Muero siendo un buen servidor del rey, pero primero de Dios.

—  Tomás Moro




Citas similares