No hay retorno a la conciencia tras el desvarío del amor tempestuoso.

—  Enrique Bunbury




Citas similares