Frases de John Kenneth Galbraith

John Kenneth Galbraith Foto

5   0

John Kenneth Galbraith

Fecha de nacimiento: 15. Octubre 1908
Fecha de muerte: 29. Abril 2006

John Kenneth Galbraith fue un economista canadiense

Galbraith no responde al estereotipo de economista norteamericano, por sus ideas iconoclastas sobre la economía y prácticas de sus pares. Su mayor preocupación no era el análisis econométrico o teoría económica, sino analizar las consecuencias de la política económica en la sociedad y la economía política, en una forma accesible y eliminando gran parte del tecnicismo utilizado por los economistas[cita requerida].

Autor de numerosos libros y artículos, fue profesor de la Universidad de Harvard desde 1949. Su obra incluye elementos del institucionalismo crítico, pues da un papel central a las instituciones y, en particular, a las organizaciones industriales con una política económica propia del keynesiano más progresista.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Galbraith trabajó en la Oficina de Administración de Precios. Después de la guerra se le encargó el estudio sobre bombardeos estratégicos de los Estados Unidos y sus aliados, concluyendo que los bombardeos no acortaron la guerra, declaración que le costó enemistades con algunos altos cargos de la administración[cita requerida]. Posteriormente, se hizo consejero de las administraciones de posguerra en Alemania y Japón.

En 1949, Galbraith fue nombrado profesor de economía en Harvard. Fue también editor de la revista Fortune.

Lo principal de su obra se puede ejemplificar en su famosa y clásica trilogía. En su primera gran obra, Capitalismo americano, señala que las grandes corporaciones han desplazado a las pequeñas o negocios de carácter familar, y, como consecuencia, los modelos de competencia perfecta no pueden ser aplicados en la economía de EE.UU. Una forma para contrarrestar ese poder, según Galbraith, es el surgimiento de grandes sindicatos. En La sociedad opulenta , contrasta la opulencia del sector privado con la avaricia ejercida sobre el sector público. Con ello demuestra que EE.UU., en los años cincuenta, era el ejemplo de un país con una economía en crecimiento, pero que en su interior existían grandes desigualdades sociales. Finalmente, en El nuevo Estado industrial señala que las grandes corporaciones dominan el mercado de EEUU. Esto, como resultado de su gran crecimiento productivo y el nivel en sus operaciones, que les permite controlar sus mercados.

Amigo del ex presidente John F. Kennedy, fue nombrado embajador de los Estados Unidos en India de 1961 a 1963. Allí intentó ayudar al gobierno indio a desarrollar su economía. Durante su estancia, procuró ayuda también a uno de los primeros departamentos de ciencias de la informática, el Instituto Indio de Tecnología en Kanpur, Uttar Pradesh.

Galbraith falleció a los 97 años de edad.

Su hijo James K. Galbraith también es un destacado economista.


„Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular.“

„El proceso mediante el cual los bancos crean dinero, es tan simple, que la mente lo rechaza.“


„Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular.“

„El estudio del tema del dinero, por encima de otros campos económicos, es el tema en el cual la complejidad se utiliza para disfrazar la verdad o para evadirla, en vez de revelarla.“

„Para manipular eficazmente a la gente es necesario hacer creer a todos que nadie les manipula.“

„The conventional view serves to protect us from the painful job of thinking.“

„The modern conservative is engaged in one of man's oldest exercises in moral philosophy; that is, the search for a superior moral justification for selfishness.“

„The only function of economic forecasting is to make astrology look respectable.“


„Under capitalism, man exploits man; while under socialism just the reverse is true.“ A Life in Our Times

„I am worried about our tendency to over invest in things and under invest in people.“

„The complaints of the privileged are too often confused with the voice of the masses.“

„Faced with the choice between changing one's mind and proving that there is no need to do so, almost everybody gets busy on the proof.“


„More die in the United States of too much food than of too little“

„If all else fails, immortality can always be assured by spectacular error.“

„All of the great leaders have had one characteristic in common: it was the willingness to confront unequivocally the major anxiety of their people in their time. This, and not much else, is the essence of leadership.“

„There are two kinds of forecasters: those who don’t know, and those who don’t know they don’t know.“

Autores similares