Frases de Marco Enríquez-Ominami

Marco Enríquez-Ominami Foto

3   0

Marco Enríquez-Ominami

Fecha de nacimiento: 12. Junio 1973

Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio es un político y cineasta chileno.

Miembro del Partido Socialista entre 1990 y 2009, fue diputado entre 2006 y 2010 por el Distrito n.º 10. En 2009 renunció a dicho partido para participar como candidato independiente en las elecciones presidenciales de ese año, en las que salió tercero. En 2010 fundó el Partido Progresista, cuyo consejo federal lo proclamó unánimemente en julio de 2013 candidato a las presidenciales de fines de año, donde obtuvo nuevamente la tercera mayoría.

En artes visuales, es mayormente conocido por haber dirigido la serie de televisión La vida es una lotería, transmitida en cinco temporadas entre 2002 y 2005 por TVN y entre 2006 y 2007 por Mega. Desde mediados de 2013 conduce el programa Cambio de switch en radio Universidad de Chile. Es profesor honoris causa de la Universidad de Aquino, Bolivia y profesor invitado en la Universidad Nacional de Rosario, Argentina.

Frases Marco Enríquez-Ominami


„Si se entiende que un socialista del siglo XXI es el que concibe que el estado es el brazo para derrotar la pobreza y el mercado la herramienta que crea riqueza, pero que es incapaz de distribuir riqueza, sí soy un socialista.“

„En el Chile de hoy, ser izquierdista es para mí primero, ser un inconformista permanente y no un conservador, como la derecha, que es guardián de la constitución. Segundo, entender que el Estado no es la herramienta, es el brazo para derrotar la pobreza. El mercado es la herramienta que puede crear riqueza pero no es capaz de repartirla. Tercero, en materia de derechos civiles tengo una definición muy ideológica: el Estado no puede estar ni con la pena de muerte ni involucrarse penalizando los derechos sexuales y reproductivos. Este país está pidiendo pronunciamientos mucho más complejos sobre otros temas, transgénicos, propiedad intelectual, remedios genéricos...“

„Lo central es que yo me niego a que en política haya que violarse a todo el mundo. Con Álvaro (Escobar) nos reíamos, la impresión que teníamos es que algunos andaban con el pico (pene) afuera, erecto, tratando de ensartarte a la primera. Tú vas caminando y puff, entonces dicen “Perdón, es que me ensarté”. No todos, pero tienes la sensación de que algunos andan con el marrueco abierto, con los pantalones abajo. Eso a mí me dolió mucho cuando llegué al Congreso. Le pasó al Álvaro también. ¿Por qué chucha hay que aceptar, cuando entras en la política, que todo lo que dices es sospechoso? Esa es la tesis de Schopenhauer. Y a propósito de pedantería, él tiene una frase muy buena: dijo que odiaba a los políticos porque siempre tenían un interés personal, que nunca una conversación era posible porque siempre trataban de sacarte algo. Yo me niego, y con Álvaro tenemos una gran amistad por eso, porque ninguno de los dos se utiliza, los dos nos protegemos en este punto.“

Autores similares