Frases de Mustafa Kemal Atatürk

Mustafa Kemal Atatürk Foto

6   3

Mustafa Kemal Atatürk

Fecha de nacimiento: 1881
Fecha de muerte: 10. Noviembre 1938

Mustafa Kemal Atatürk, hasta 1934 Gazi Mustafa Kemal Paşa , fue un oficial del ejército turco y célebre estadista turco, así como el fundador y primer presidente de la República de Turquía. Mustafa Kemal se consagró como general de renombre al mando de una división en la batalla de Galípoli. Después de la derrota del Imperio otomano y la ocupación de Constantinopla entre 1918 y 1923 a manos de los Aliados y la partición del Imperio otomano, Mustafa Kemal encabezó el Movimiento Nacional turco, que desembocaría en la Guerra de Independencia Turca o Kurtuluş Savaşı —«Guerra de Liberación»—. Sus brillantes campañas militares condujeron a la liberación del país y al establecimiento de la República de Turquía. Como primer presidente de la República, Mustafa Kemal impuso una serie de reformas de gran alcance para crear un Estado moderno, democrático y laico.

El considerado comúnmente como sobrenombre o título de Atatürk es el nuevo apellido que asignaron unánimemente a Mustafa Kemal como resultado de la Ley sobre los apellidos de 1934. Anteriormente la población carecía de éste, siendo conocidos por su población de origen u ocupación. Esta ley aprobada por la Asamblea Nacional de Turquía le adjudicó el apellido de «Atatürk» el 24 de noviembre de 1934.

Frases Mustafa Kemal Atatürk


„A menos que la vida de una nación este en peligro, la guerra es un asesinato.“

„Todo lo que vemos sobre la faz de la Tierra, es obra de la mujer.“


„Paz en la patria, paz en el mundo.“

„Debemos considerar a la humanidad como un cuerpo único y a cada nación como un órgano del mismo.“

„La nación ha puesto su fe en el precepto que todas las leyes deben ser inspiradas por la necesidades reales aquí en la Tierra como hecho básico de la vida nacional.“

„No consideramos nuestros principios como dogmas inspirados en libros que se dicen venidos del cielo. Nosotros obtenemos nuestra inspiración, no del cielo, o de un mundo invisible, sino directamente de la vida.“