„Vi mi vida extendiendo sus ramas frente a mí como la higuera verde del cuento.

De la punta de cada rama, como si de un grueso higo morado se tratara, pendía un maravilloso futuro, señalado y rutilante. Un higo era un marido y un hogar feliz e hijos y otro higo era un famoso poeta, y otro higo era un brillante profesor, y otro higo era Europa y África y Sudamérica y otro higo era Constantino y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesionales poco usuales, y otro higo era una campeona de equipo olímpico de atletismo, y más allá y por encima de aquellos higos había muchos más higos que no podía identificar claramente.

Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.“

—  Sylvia Plath, The Bell Jar
Anuncio

Citas similares

Paulo Coelho Foto
Anuncio
Shigeru Miyamoto Foto
Dan Brown Foto
Anaïs Nin Foto
Sylvia Plath Foto
Mario Vargas Llosa Foto
Jorge Luis Borges Foto
Anuncio
Terry Pratchett Foto
Julio Llamazares Foto
George Lucas Foto
Anuncio
Eduardo Galeano Foto
Stephen King Foto
Clarice Lispector Foto
Siguiente