Citas del libro
El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido
Viktor FranklTítulo original …trotzdem Ja zum Leben sagen: Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager (Alemán, 1946)

El hombre en busca de sentido es un libro escrito por el psiquiatra austriaco Viktor Emil Frankl, publicado en Alemania en 1946. En inglés se editó con los títulos From Death-Camp to Existentialism en 1959 y Man´s Search for Meaning en 1962.


Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto

„Son las circunstancias excepcionalmente adversas o difíciles las que otorgan al hombre la oportunidad de crecer espiritualmente más allá de si mismo.“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

Man's Search for Meaning
Variante: son las circunstancias excepcionalmente adversas o difíciles las que otorgan al hombre la oportunidad de crecer espiritualmente más allá de sí mismo.

Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto

„El amor es la meta última y más alta a que puede aspirar el hombre.“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido
El hombre en busca de sentido
Variante: el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre.

Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto

„EL DESTINO, UN REGALO El talante con el que un hombre acepta su ineludible destino y todo el sufrimiento que le acompaña, la forma en que carga con su cruz, le ofrece una singular oportunidad incluso bajo las circunstancias más adversas para dotar a su vida de un sentido más profundo. Aun en esas situaciones se le permite conservar su valor, su dignidad, su generosidad. En cambio, si se zambulle en la amarga lucha por la supervivencia, es capaz de olvidar su humana dignidad y se comporta poco más allá a como lo haría un animal, igual que nos recuerda la psicología de los internados en un campo de concentración. En esa decisión personal reside la posibilidad de atesorar o despreciar la dignidad moral que cualquier situación difícil ofrece al hombre para su enriquecimiento interior. Y ello determina si es o no merecedor de sus sufrimientos. No piensen que estas consideraciones son ilusorias o muy alejadas de la vida real. Alcanzar metas tan excelsas está reservado a unas cuantas personas. En efecto, sólo unos pocos prisioneros conservaron esa fortaleza de la libertad y aprovecharon los atroces sufrimientos para una madurez interior. Ahora bien, aunque sólo se diese un caso bastaría para demostrar que la libertad interior puede elevar al hombre muy por encima de su destino adverso. Y este tipo de hombres no surge, además, únicamente en los campos de concentración. Cualquier hombre, en toda existencia, se verá cara a cara con su destino y siempre tendrá la oportunidad de conquistar algún valor por vía del sufrimiento, por vía de su propio sacrificio.“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Viktor Frankl Foto

„Una vez fui testigo del estrecho nexo entre la pérdida de la fe en el futuro y este peligroso darse por vencido. F., el jefe de mi barracón, compositor y libretista famoso, me confió un día: «Me gustaría contarle algo, doctor. He tenido un extraño sueño. Una voz me invitaba a desear cualquier cosa, bastaba con preguntar lo que quería conocer y mis preguntas serían satisfechas de inmediato. ¿Sabe qué pregunté? Cuándo terminaría la guerra para mí. Ya sabe lo que quiero decir, doctor, ¡para mí! Conocer cuándo seríamos liberados los de este campo y cuándo terminarían nuestros sufrimientos». «¿Y cuándo tuvo usted ese sueño?», le pregunté. «En febrero de 1945», contestó. Por entonces estábamos a principios de marzo. «¿Qué respondió la voz en su sueño?» En voz baja, casi furtivamente, me susurró: «El treinta de marzo.» Cuando F. me contó aquel sueño todavía se encontraba rebosante de esperanza y convencido de la certeza y veracidad del oráculo de la voz. Sin embargo, a medida que se acercaba el día prometido, las noticias que recibíamos sobre la guerra menguaban las esperanzas de ser liberados en la fecha indicada. El veintinueve de marzo, de repente, F. cayó enfermo con una fiebre muy alta. El treinta de marzo, el día en que según su profecía terminaría la guerra y el sufrimiento para él, empezó a delirar y perdió la conciencia. El treinta y uno de marzo falleció. Según todas las apariencias murió de tifus… Los que conocen la estrecha relación entre el estado de ánimo de una persona su valor y su esperanza, o su falta de ambos y el estado de su sistema inmunológico comprenderán cómo la pérdida repentina de la esperanza y el valor pueden desencadenar un desenlace mortal. La causa última de la muerte de mi amigo fue la honda decepción que le produjo no ser liberado en el día señalado. De pronto se debilitó la resistencia de su organismo y sus defensas disminuyeron, dejándole a merced de la infección tifoidea latente. Su esperanza en el futuro y su voluntad de vivir se paralizaron, y su cuerpo sucumbió víctima de la enfermedad. Después de todo, la voz de sus sueños se hizo realidad. La observación de este caso, y sus consecuencias psicológicas, concuerda con un hecho que el médico del campo me hizo notar: la tasa de mortandad semanal durante las Navidades de 1944 y el Año Nuevo de 1945 superó en mucho las estadísticas habituales del campo. En su opinión, la explicación de este aumento de mortalidad no había que buscarla en el empeoramiento de las condiciones de trabajo, ni en una disminución de la ración alimenticia, ni en un cambio climatológico, ni en el brote de nuevas epidemias. A su entender, se trataba sencillamente de la ingenua esperanza que abrigaron la mayoría de los presos de ser liberados por las fiestas navideñas. Según se acercaba esa fecha, y al no recibir ninguna noticia alentadora, los prisioneros perdieron su valor y les venció el desaliento. Muchos de ellos murieron al debilitarse su capacidad de resistencia. Ya advertimos“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido

Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto

„Hoy día hay cada vez más personas que tienen medios de vida suficientes, pero para las que ésta carece de sentido.“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido
Fuente: De la publicación en jw.org, ¿Cómo ser feliz en la vida?

Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto

„Una vez fui testigo del estrecho nexo entre la pérdida de la fe en el futuro y este peligroso darse por vencido. F., el jefe de mi barracón, compositor y libretista famoso, me confió un día: «Me gustaría contarle algo, doctor. He tenido un extraño sueño. Una voz me invitaba a desear cualquier cosa, bastaba con preguntar lo que quería conocer y mis preguntas serían satisfechas de inmediato. ¿Sabe qué pregunté? Cuándo terminaría la guerra para mí. Ya sabe lo que quiero decir, doctor, ¡para mí! Conocer cuándo seríamos liberados los de este campo y cuándo terminarían nuestros sufrimientos». «¿Y cuándo tuvo usted ese sueño?», le pregunté. «En febrero de 1945», contestó. Por entonces estábamos a principios de marzo. «¿Qué respondió la voz en su sueño?» En voz baja, casi furtivamente, me susurró: «El treinta de marzo.» Cuando F. me contó aquel sueño todavía se encontraba rebosante de esperanza y convencido de la certeza y veracidad del oráculo de la voz. Sin embargo, a medida que se acercaba el día prometido, las noticias que recibíamos sobre la guerra menguaban las esperanzas de ser liberados en la fecha indicada. El veintinueve de marzo, de repente, F. cayó enfermo con una fiebre muy alta. El treinta de marzo, el día en que según su profecía terminaría la guerra y el sufrimiento para él, empezó a delirar y perdió la conciencia. El treinta y uno de marzo falleció. Según todas las apariencias murió de tifus… Los que conocen la estrecha relación entre el estado de ánimo de una persona su valor y su esperanza, o su falta de ambos y el estado de su sistema inmunológico comprenderán cómo la pérdida repentina de la esperanza y el valor pueden desencadenar un desenlace mortal. La causa última de la muerte de mi amigo fue la honda decepción que le produjo no ser liberado en el día señalado. De pronto se debilitó la resistencia de su organismo y sus defensas disminuyeron, dejándole a merced de la infección tifoidea latente. Su esperanza en el futuro y su voluntad de vivir se paralizaron, y su cuerpo sucumbió víctima de la enfermedad. Después de todo, la voz de sus sueños se hizo realidad.“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido

Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl Foto

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“

Autores similares

Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl108
neurólogo y psiquiatra austriaco 1905 - 1997
Sigmund Freud Foto
Sigmund Freud71
médico neurólogo austriaco, considerado el padre del psic...
Peter Handke Foto
Peter Handke6
escritor, guionista y director austriaco
Ludwig von Mises Foto
Ludwig von Mises35
Economista de la escuela austriaca
Carl Gustav Jung Foto
Carl Gustav Jung51
Psicólogo y psiquiatra suizo
Stefan Zweig Foto
Stefan Zweig60
escritor austríaco
Arnold Schwarzenegger Foto
Arnold Schwarzenegger12
actor y político estadounidense nacido en Austria
Martin Buber Foto
Martin Buber5
Filósofo y escritor judío.
Friedrich August von Hayek Foto
Friedrich August von Hayek26
economista y y filósofo británico
Autores similares
Viktor Frankl Foto
Viktor Frankl108
neurólogo y psiquiatra austriaco 1905 - 1997
Sigmund Freud Foto
Sigmund Freud71
médico neurólogo austriaco, considerado el padre del psic...
Peter Handke Foto
Peter Handke6
escritor, guionista y director austriaco
Ludwig von Mises Foto
Ludwig von Mises35
Economista de la escuela austriaca
Carl Gustav Jung Foto
Carl Gustav Jung51
Psicólogo y psiquiatra suizo