„La muerte era de una naturaleza piadosa, significativa y tristemente bella, es decir, espiritual; pero, al mismo tiempo, también poseía una segunda naturaleza, casi contraria, muy física y material que, desde luego, no se podía considerar bella, ni significativa, ni piadosa, ni siquiera triste. La naturaleza solemne y espiritual se expresaba en la suntuosa mortaja y ataúd del difunto, las magníficas flores y las palmas que, como se sabe, significan la paz celestial (...) Todas aquellas disposiciones claramente hallaban su sentido y su buen fin en la idea de que el abuelo había adoptado su forma definitiva y verdadera para siempre. Pero además, como muy bien captó el pequeño Hans Castorp, aunque no quiso reconocerlo, todo aquello, y especialmente a su vez, la enorme cantidad de flores (y, entre éstas, en particular de nardos) tenía otro sentido y otro fin más prosaico: mitigar ese otro aspecto de la muete que no es ni bello ni realmente triste, sino más bien casi indecente, bajo, indignamente físico; hacer olvidar o impedir tomar conciencia de la muerte (pp.43-44)“

Anuncio

Citas similares

Helena Petrovna Blavatsky Foto
Ricardo Flores Magón Foto
Anuncio
Alphonse De Lamartine Foto
 Cicerón Foto

„Con la costumbre casi se forma otra naturaleza.“

—  Cicerón jurista, político, filósofo, escritor y orador romano -106 - -43 a.C.

Scott Westerfeld Foto
Patrick Rothfuss Foto
George G. Byron Foto
Anuncio
Baruch Spinoza Foto
Francesco Petrarca Foto
Oscar Wilde Foto
Wayne Dyer Foto
Anuncio
Anne Frank Foto
Oscar Wilde Foto
Oscar Wilde Foto
Siguiente