„El otoño. Nuestra barca en lo alto de las brumas inmóviles vira hacia el puerto de la miseria, la ciudad enorme de cielo manchado de fuego y lodo. ¡Ah! ¡los harapos podridos, el pan empapado en lluvia, la embriagues, los mil amores que me han crucificado! ¿No acabará nunca esta vampira, soberana de millones de almas y de cuerpos muertos y que serán juzgados! Vuelvo a verme, la piel devorada por el fango y la peste, lleno de gusanos los cabellos y las axilas y con gusanos aún mayores en el corazón, tendido entre desconocidos sin edad, sin sentimiento… Hubiera podido morir allí… ¡Horrible evocación! Execro la miseria.“

A Season in Hell

Última actualización 19 de Junio de 2021. Historia

Citas similares

José Hernández Foto
Orhan Pamuk Foto
Roberto Bolaño Foto
Enrique Bunbury Foto

„Cuando abandones tu sueños, sabrás que has muerto y los gusanos siempre están hambrientos“

—  Enrique Bunbury músico español 1967

Bendecida, Héroes del Silencio.
Con Héroes del Silencio, El espíritu del vino

Charles Baudelaire Foto

„Oh, tú, el más sabio y bello de los ángeles,
Dios traicionado por el destino y de alabanzas privado,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Oh, Príncipe del exilio, a quien se ha agraviado,
y que, vencido, siempre más poderoso vuelves a levantarte,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que todo lo sabes, gran Rey de las cosas subterráneas,
tú, familiar sanador de las angustias humanas,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que, hasta a los leprosos y los parias malditos,
enseñas mediante el amor el sabor del Paraíso,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Oh tú que de la Muerte, esa amante vieja y poderosa,
engendras la Esperanza, esa adorable loca,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que das al condenado esa mirada en torno al cadalso
que, arrogante y serena, a todo un pueblo condena,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que sabes en qué rincón de las tierras ansiosas
el celosos Dios ocultó sus piedras preciosas,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú cuya clara mirada conoce los profundos arsenales
en donde duerme amortajado el pueblo de los metales,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú cuya extendida mano oculta los precipicios
al sonámbulo que vaga al borde de los edificios,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que, mágicamente, haces flexibles los viejos huesos
del borracho rezagado al que los caballos atropellaron,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que, para consolar al frágil que sufre,
nos enseñas a mezclar el salitre y el azufre,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que pones tu marca, oh cómplice sutil,
en la frente del Creso despiadado y vil,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Tú que pones en el corazón de las muchachas
el culto a las heridas y el amor a los harapos,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Báculo del desterrado, lámpara del inventor,
confesor del ahorcado y del conspirador,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!

Padre adoptivo de aquellos a quienes, en su negra cólera,
Dios padre del Paraíso terrenal expulsó,

¡oh, Satán, apiádate de mi enorme miseria!¡Gloria y alabanza a ti, Satán, en las alturas
del Cielo, donde reinas, y en las profundidades
del Infierno, donde, vencido, en silencio sueñas!
¡Haz que mi alma un día, bajo el árbol de la Ciencia,
cerca de ti descanse, en la hora en que sobre tu frente
como un Templo nuevo sus ramas se extiendan!“

—  Charles Baudelaire, libro Las flores del mal

Les Fleurs du Mal

Steven D. Levitt Foto
William Blake Foto

„Ah! ¿Hay otras guerras además de las guerras de la espada y el fuego?/Y ¿hay otras tristezas además de las tristezas de la miseria? Y ¿Y hay otras alegrías además de las alegrías de la riqueza y la comodidad?“

—  William Blake poeta y pintor inglés 1757 - 1827

Traducción de Pablo Neruda, Madrid, noviembre de 1934
Visiones de las hijas de Albión (1793)
Original: «Ah! are there other wars, beside the wars of sword and fire!/And are there other sorrows, beside the sorrows of poverty!/And are there other joys, beside the joys of riches and ease?».
Fuente: [Loyola], Hernán. El joven Neruda: 1904-1935, «Capítulo 9: La sangre y el vino.» Penguin Random House Grupo Editorial Chile, 2014. ISBN 9568856188, 9789568856182. https://books.google.es/books?id=2fjqBQAAQBAJ&pg=PT303&dq=William+Blake+alegr%C3%ADas&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwir28ebgN3kAhUGbcAKHUSrDgQQ6AEITDAF#v=onepage&q=William%20Blake%20alegr%C3%ADas&f=false En Google Books. Consultado el 19 de septiembre de 2019.
Fuente: [Blake], William (en inglés). [erdman.blakearchive.org/#b2 «Visions of the Daughters of Albion», p. 48.] The William Blake Archive. Consultado el 19 de septiembre de 2019.

Knut Hamsun Foto
Terencio Foto

„No hay mayor miseria que vivir en la ignorancia eterna.“

—  Terencio -185 - -159 a.C.

Sin fuentes
Atribuidas:

„La soledad es nuestro nido de gusanos.“

—  Juan Gil-Albert poeta y ensayista español 1904 - 1994

Fuente: Candente horror (1936).
Fuente: Juan Gil-Albert, Manuel Aznar Soler: Mi voz comprometida(1936-1939). Laia, 1980. Página 102 https://books.google.es/books?id=3GSwxX64UnMC&q=La+soledad+es+nuestro+nido+de+gusanos.+Gil-Albert&dq=La+soledad+es+nuestro+nido+de+gusanos.+Gil-Albert&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwi1upPM69nhAhXBA2MBHV7XAEIQ6AEIPzAF ISBN 9788472229846.

Diego Armando Maradona Foto

„Este tiene más arrugas que frenada de gusano.“

—  Diego Armando Maradona futbolista y entrenador de fútbol argentino 1960

Recuerdos de sus frases con el diario Olé
Fuente: http://www.ole.com.ar/seleccion/Frases-maradonianas_0_362963815.html

„Fue el fuego de las bombas el que quemó mi cuerpo. Fue la habilidad de los doctores la que curó mi piel. Pero fue necesario el poder del amor de Dios para sanar mi corazón.“

—  Kim Phuc víctima de la guerra de Vietnam y activista 1963

Fuente: Chong, Denise. The Girl in the Picture: The Story of Kim Phuc, the Photograph, and the Vietnam War. http://www.amazon.com/The-Girl-Picture-Photograph-Vietnam/dp/0140280219 (2001)

William Blake Foto
Mario Benedetti Foto
Matilde Asensi Foto
Anne Frank Foto

„No veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda.“

—  Anne Frank víctima del Holocausto y autora de un diario 1929 - 1945

Jean de La Bruyere Foto
Alejandro Sanz Foto
Giacomo Casanova Foto

Temas relacionados