„¿Pero no se parecía su vida más bien a uno de esos grandes plátanos de tronco potente que bordean las calles de la ciudad, crecido despreocupándose de las meadas de los perros, de los papeluchos, de las colillas de cigarrillos y de las latas acumuladas entre sus raíces, indiferente al espray fluorescente con el que los enamorados trenzan sus nombres, a las obscenidades, que cada temporada son más fuertes, grabadas en su corteza?
Un árbol cuyas raíces no respiran, sofocadas por el asfalto, agotadas por las vibraciones de los autobuses, con las hojas grises y el tronco ennegrecido por el hollín que, a pesar de todo, conserva su poderosa altura porque, como todos los árboles, sólo quiere una cosa -saciarse de luz- y para hacerlo debe continuar elevándose: hacia arriba, más arriba aún, hasta sobrepasar la sombra de los edificios. Una conquista que todos los inviernos es aniquilada por la implacable hacha del Servicio de Jardines que lo poda a la perfección y de sus bonitas ramas no deja más que minúsculos muñones. A pesar de la mutilación, sin embargo, el plátano no se rinde y cada primavera de sus amputados brazos despuntan numerosas varas y, de esas tiernas ramas, las primeras hojas.“

Anuncio

Citas similares

Juan Gelman Foto
Italo Calvino Foto
Anuncio
Dolly Parton Foto
Manuel Moretti Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Ricardo Blázquez Foto
Hugo Chávez Foto
Anuncio
Henning Mankell Foto
Ignacio Manuel Altamirano Foto
Paulo Coelho Foto
José Martí Foto
Anuncio
Luis Alberto Spinetta Foto
Francis Scott Fitzgerald Foto
T. Harv Eker Foto

„Si quieres cambiar los frutos, tendrás que modificar primero las raíces. Si“

—  T. Harv Eker escritor estadounidense 1954
SECRETOS DE LA MENTE MILLONARIA

Friedrich Nietzsche Foto
Siguiente