Frases sobre la primavera

Una colección de frases y citas sobre el tema del verano, temporada, primavera, veces.

Mejores frases sobre la primavera

Rosalía de Castro Foto

„Frío y calor, otoño o primavera, ¿dónde… dónde se encuentra la alegría?“

—  Rosalía de Castro poetisa y novelista de España en lengua gallega y castellano 1837 - 1885

Albert Camus Foto
Pablo Neruda Foto

„Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.“

—  Pablo Neruda, libro Veinte poemas de amor y una canción desesperada

Sin fuentes
Variante: Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos
Fuente: Twenty Love Poems and a Song of Despair

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Margaret Atwood Foto
Salvador Allende Foto

„Aquí no hay primavera de Praga, es la primavera de Chile.“

—  Salvador Allende médico y político de Chile, presidente de la República entre 1970 y 1973 1908 - 1973

declaraciones al diario mexicano Excelsior.
Fuente: https://books.google.es/books?id=qZwkAQAAIAAJ&q=false Allende en llamas. Julio Scherer García. Edición reimpresa. Almadía, 2008. ISBN 9786074110012. Página 33

Pablo Neruda Foto

„Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.“

—  Pablo Neruda poeta 1904 - 1973

Fuente: Señor, Luis (editor). Diccionario de citas. Editorial Espasa Calpe, 2005. ISBN 8423992543, p. 415.

Alejandro Jodorowsky Foto

„Cuando se abre una flor, es primavera en todo el mundo.“

—  Alejandro Jodorowsky escritor y director de cine chileno-francés, de ascendencia judeo-ucraniana 1929

Fuente: Jodorowsky, Alejandro. Psicomagia. Editorial Siruela, 2011. ISBN 9788498415728.

Roberto Iniesta Foto
Yosa Buson Foto

„La puesta del sol en primavera camina sobre la cola del faisán dorado.“

—  Yosa Buson pintor de Japon 1716 - 1783

Sin fuentes

Quino Foto

„Indudablemente, la primavera es lo más publicitario que tiene la vida.“

—  Quino humorista gráfico e historietista hispano-argentino 1932

Toda Mafalda

Todas frases sobre la primavera

Un total de 108 citas primavera, filtro:

Jennifer Niven Foto
Gibran Jalil Gibran Foto

„En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.“

—  Gibran Jalil Gibran poeta libanés 1883 - 1931

Fuente: [Navajo], José Luis. Todo es por Gracia. Editorial Thomas Nelson Inc, 2012 ISBN 978-16-0255-732-1.

Haruki Murakami Foto

„Dime más cosas bonitas.
–Me gustas, Midori.
–¿Cuánto?
–Me gustas como un oso en primavera.
–¿«Un oso en primavera»? –Midori volvió a levantar la cabeza–. ¿Qué es esto? ¡«Un oso en primavera»!
–Imagina que paseas sola por un prado y se te acerca un osito cn la piel aterciopelada y unos ojazos. De pronto el osito te dice: «¡Buenos fías señorita! ¿Quiere usted rodar conmigo?» Entonces tú y el osito os pasais el día entero rodando abrazados por una ladera sembrada de tréboles. Es bonito, ¿no?
–Muy bonito.
–Pues a mi me gustas tanto como eso.“

—  Haruki Murakami, libro Tokio blues

Norwegian Wood
Variante: Me gustas como un oso en primavera. –¿«Un oso en primavera»? –Midori volvió a levantar la cabeza–. ¿Qué es esto? ¡«Un oso en primavera»! –Imagina que paseas sola por un prado y se te acerca un osito con la piel aterciopelada y unos ojazos. De pronto el osito te dice: «¡Buenos días, señorita! ¿Quiere usted rodar conmigo?». Entonces tú y el osito os pasáis el día entero rodando abrazados por una ladera sembrada de tréboles. Es bonito, ¿no? –Muy bonito. –Pues a mí me gustas tanto como eso.

Alfonsina Storni Foto
Wisława Szymborska Foto
Philip Yancey Foto
Patrick Rothfuss Foto
Conde de Lautréamont Foto
Isabel Allende Foto
Taylor Swift Foto
Gabriel García Márquez Foto
Lucy Maud Montgomery Foto
John Henry Newman Foto

„Tenemos conocimiento del orden, la constancia y perpetua renovación del mundo material que nos rodea. A pesar de que cada una de sus partes es frágil y transitoria y que son inquietos y migratorios sus elementos, sin embargo, perdura. Está sometido a una ley de permanencia, y aunque muere una y otra vez, siempre vuelve a la vida. La disolución no hace más que dar nacimiento a nuevos modos de organización, y una muerte es la madre de mil vidas. Por lo tanto, cada hora es sólo un testimonio de cuán efímera y, sin embargo, segura y cierta es la gran totalidad. Es como una imagen en el agua, que siempre es la misma, aunque el agua fluya constantemente. El sol se esconde para levantarse de nuevo, el día es engullido por la oscuridad de la noche, para nacer de ella, tan puro como si nunca se hubiera apagado. La primavera se convierte en verano y, a través del verano y el otoño, en invierno, para retornar, con mayor seguridad, a triunfar sobre esa tumba hacia la cual se ha acercado rápidamente desde su primera hora. Nosotros lloramos los capullos de mayo por que se van a marchitar, pero sabemos que mayo es un día que se vengará de noviembre, por la rotación de ese solemne círculo que nunca se detiene, el cual nos enseña, en la cúspide de nuestra esperanza, que hemos de ser siempre equilibrados y que, en la profundidad de la desolación, no debemos desesperarnos nunca.“

—  John Henry Newman 1801 - 1890

La Segunda Primavera

Rubén Darío Foto

„Hoy, en plena primavera, dejo abierta la puerta de la jaula al pobre pájaro azul.“

—  Rubén Darío poeta nicaragüense 1867 - 1916

Azul...

Ernesto Cardenal Foto
Albert Hofmann Foto

„Hay experiencias de las que la mayoría de nosotros no se atreven a hablar, porque no se ajustan a la realidad cotidiana y desafían toda explicación racional. No se trata de particulares ocurrencias externas, sino más bien de acontecimientos de nuestra vida interior, que generalmente son descartados como invenciones de la imaginación y excluidos de nuestra memoria. De repente, el punto de vista familiar de nuestro entorno se transforma de una manera extraña, deliciosa, o alarmante: se nos aparece bajo una nueva luz, adquiere un significado especial. Esta experiencia puede ser tan ligera y fugaz como un soplo de aire, o puede que se grabe profundamente en nuestras mentes.
Un encantamiento de ese tipo, que yo experimenté en la infancia, se ha mantenido muy vivo en mi memoria desde entonces. Sucedió una mañana de mayo - se me ha olvidado el año - pero todavía puedo señalar el lugar exacto donde ocurrió, en una pista forestal en Martinsberg, junto a Baden, Suiza. Mientras caminaba por los bosques verdes, llenos de cantos de pájaros e iluminados por el sol de la mañana, todo a la vez se apareció bajo una luz extrañamente clara. ¿No sería algo que yo no hubiera sido capaz de percibir antes? ¿Estaba descubriendo de repente el bosque de primavera, tal como parecía en realidad? Brillaba con el resplandor más bello, hablando al corazón, como si quisiera acompañarme en su majestuosidad. Estaba lleno de una sensación indescriptible de alegría, unidad y maravillosa seguridad.
No tengo idea de cuánto tiempo me quedé allí fascinado. Pero recuerdo la preocupación que sentí cuando el resplandor se disolvió lentamente y yo caminaba: ¿cómo podía una visión que era tan real y convincente, tan directa y profundamente sentida - como podía terminar tan pronto? ¿Y cómo podría yo hablarle a nadie sobre esto, ya que mi alegría desbordante me obligaba a hacerlo, ya que sabía que no había palabras para describir lo que había visto? Parecía extraño que yo, como un niño, hubiera visto algo tan maravilloso, algo que los adultos, obviamente, no perciben - porque yo nunca había oído hablar de ello.
Cuando todavía era un niño, viví algunos otros de estos momentos de profunda euforia en mis paseos por bosques y prados. Fueron estas experiencias las que dieron forma a las líneas principales de mi visión del mundo y me convencieron de la existencia de una realidad milagrosa, impactante, insondable, que estaba oculto a la visión cotidiana.“

—  Albert Hofmann químico suizo 1906 - 2008

Alfonsina Storni Foto
Oscar Wilde Foto

„La mayoría de las personas son otras personas. Sus pensamientos son las opiniones de otro, su vida un remedo, sus pasiones una cita. Cristo no fue sólo el Individualista supremo, sino el primero de la Historia. Se ha querido hacer de él un vulgar Filántropo, como los espantosos filántropos del siglo diecinueve, o se le ha colocado como Altruista al lado de los acientíficos y los sentimentales. Pero en realidad no fue ni lo uno ni lo otro. Tiene compasión, naturalmente, de los pobres, de los que están encerrados en las cárceles, de los humildes, de los desdichados, pero tiene mucha más compasión de los ricos, de los hedonistas duros, de los que dilapidan su libertad en hacerse esclavos de las cosas, de los que visten telas suaves y viven en las casas de los reyes. La Riqueza y el Placer le parecían tragedias realmente mayores que la Pobreza y el Dolor. Y en cuanto al Altruismo, ¿quién supo mejor que él que es la vocación y no la volición lo que nos determina, y que no se pueden recoger uvas de los espinos ni higos de los cardos? Vivir para los demás como objetivo concreto y deliberado no fue su credo. No fue la base de su credo. Cuando dice: « Perdonad a vuestros enemigos», no lo dice por el bien del enemigo sino por el bien de uno mismo, y porque el Amor es más bello que el Odio. Cuando ruega al joven al que amó con verle: «Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres », no es en el estado de los pobres en lo que está pensando, sino en el alma del joven, el alma gentil que la riqueza estaba desfigurando. En su visión de la vida coincide con el artista que sabe que por la ley inevitable del propio perfeccionamiento el poeta ha de cantar, y el escultor pensar en bronce, y el pintor hacer del mundo espejo de sus estados de ánimo, tan seguro y tan cierto como que el majuelo ha de florecer en primavera, y el trigo llamear de oro al tiempo de la siega, y la Luna en sus ordenadas andanzas cambiar de escudo en hoz y de hoz en escudo.“

—  Oscar Wilde escritor irlandés 1854 - 1900

Obras - Coleccion de Oscar Wilde

Edward Estlin Cummings Foto
Gabriel García Márquez Foto
Frances Hodgson Burnett Foto

„Sólo muy de vez en cuando se puede estar seguro de que se va a vivir para siempre jamás, y ésa es una de las curiosidades de la vida. A veces sucede cuando uno se levanta al amanecer, ese momento de meliflua solemnidad, y se sale al jardín y se queda uno allí quieto y solo; y se levanta mucho la mirada, más y más arriba, y se observa cómo muda de color el pálido cielo azul, sonrojándose, cómo va sucediendo lo insólito y maravilloso, hasta que el Oriente casi le hace a uno clamar, y el corazón parece que cesara de latir ante la inexplicable, imperturbable majestad del sol naciente. Desde hace miles y miles de años, esto es lo que acontece cada mañana, y es entonces cuando durante un instante se sabe que uno va a vivir siempre. Y también se sabe a veces cuando uno está solo en un bosque, a la hora del crepúsculo; y la misteriosa quietud de oro intenso que desciende inclinándose entre las ramas, y bajo ellas, parece que nos dijera muy despacio, una y otra vez, algo que no se termina de entender, por más que se escuche. Y luego a veces nos lo confirma el inmenso sosiego de la oscuridad azul de la noche, en la que nos aguardan y observan millones de estrellas; y a veces nos lo dice una música lejana, y otras, está escrito en unos ojos que nos miran.
Y esto mismo le sucedió a Colin cuando, por vez primera, vio y escuchó y sintió la primavera entre los muros de un jardín oculto.“

—  Frances Hodgson Burnett, El jardín secreto

The Secret Garden

Oscar Wilde Foto

„Porque posee usted la más maravillosa juventud, y la juventud es lo más precioso que se puede poseer.

–No lo siento yo así, lord Henry.

–No; no lo siente ahora. Pero algún día, cuando sea viejo y feo y esté lleno de arrugas, cuando los pensamientos le hayan marcado la frente con sus pliegues y la pasión le haya quemado los labios con sus odiosas brasas, lo sentirá, y lo sentirá terriblemente. Ahora, dondequiera que vaya, seduce a todo el mundo. ¿Será siempre así?… Posee usted un rostro extraordinariamente agraciado, señor Gray. No frunza el ceño. Es cierto. Y la belleza es una manifestación de genio; está incluso por encima del genio, puesto que no necesita explicación. Es uno de los grandes dones de la naturaleza, como la luz del sol, o la primavera, o el reflejo en aguas oscuras de esa concha de plata a la que llamamos luna. No admite discusión. Tiene un derecho divino de soberanía. Convierte en príncipes a quienes la poseen. ¿Se sonríe? ¡Ah! Cuando la haya perdido no sonreirá… La gente dice a veces que la belleza es sólo superficial. Tal vez. Pero, al menos, no es tan superficial como el pensamiento. Para mí la belleza es la maravilla de las maravillas. Tan sólo las personas superficiales no juzgan por las apariencias. El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo que no se ve… Sí, señor Gray, los dioses han sido buenos con usted. Pero lo que los dioses dan, también lo quitan, y muy pronto. Sólo dispone de unos pocos años en los que vivir de verdad, perfectamente y con plenitud. Cuando se le acabe la juventud desaparecerá la belleza, y entonces descubrirá de repente que ya no le quedan más triunfos, o habrá de contentarse con unos triunfos insignificantes que el recuerdo de su pasado esplendor hará más amargos que las derrotas. Cada mes que expira lo acerca un poco más a algo terrible. El tiempo tiene celos de usted, y lucha contra sus lirios y sus rosas. Se volverá cetrino, se le hundirán las mejillas y sus ojos perderán el brillo. Sufrirá horriblemente… ¡Ah! Disfrute plenamente de la juventud mientras la posee. No despilfarre el oro de sus días escuchando a gente aburrida, tratando de redimir a los fracasados sin esperanza, ni entregando su vida a los ignorantes, los anodinos y los vulgares. Ésos son los objetivos enfermizos, las falsas ideas de nuestra época. ¡Viva! ¡Viva la vida maravillosa que le pertenece! No deje que nada se pierda. Esté siempre a la busca de nuevas sensaciones. No tenga miedo de nada… Un nuevo hedonismo: eso es lo que nuestro siglo necesita. Usted puede ser su símbolo visible. Dada su personalidad, no hay nada que no pueda hacer. El mundo le pertenece durante una temporada… En el momento en que lo he visto he comprendido que no se daba usted cuenta en absoluto de lo que realmente es, de lo que realmente puede ser. Había en usted tantas cosas que me encantaban que he sentido la necesidad de hablarle un poco de usted. He pensado en la tragedia que sería malgastar lo que posee. Porque su juventud no durará mucho, demasiado poco, a decir verdad. Las flores sencillas del campo se marchitan, pero florecen de nuevo. Las flores del codeso serán tan amarillas el próximo junio como ahora. Dentro de un mes habrá estrellas moradas en las clemátides y, año tras año, la verde noche de sus hojas sostendrá sus flores moradas. Pero nosotros nunca recuperamos nuestra juventud. El pulso alegre que late en nosotros cuando tenemos veinte años se vuelve perezoso con el paso del tiempo. Nos fallan las extremidades, nuestros sentidos se deterioran. Nos convertimos en espantosas marionetas, obsesionados por el recuerdo de las pasiones que nos asustaron en demasía, y el de las exquisitas tentaciones a las que no tuvimos el valor de sucumbir. ¡Juventud! ¡Juventud! ¡No hay absolutamente nada en el mundo excepto la juventud!“

—  Oscar Wilde, libro El retrato de Dorian Gray

The Picture of Dorian Gray

William Faulkner Foto
Armando Palacio Valdés Foto

„un traje decente, una taza de café, al teatro los sábados y a los conciertos los domingos de primavera.“

—  Armando Palacio Valdés escritor español 1853 - 1938

El orígen del pensamiento

Mika Waltari Foto
Primo Levi Foto

„Para mí la química representaba una nube indefinida de posibilidades futuras, que nimbaba mi porvenir de negras volutas heridas por resplandores de fuego, parecida a aquella nube que ocultaba el Monte Sinaí. Esperaba, como Moisés, que de aquella nube descendiera mi ley y el orden en torno mío, dentro de mí y para el mundo. Estaba empachado de libros que seguía devorando, sin embargo, con voracidad insensata, en busca de otra clave para las verdades fundamentales; una clave tenía que haberla, y estaba convencido de que, por culpa de alguna monstruosa conspiración contra mí y en perjuicio del mundo, no la iba a encontrar en las aulas. En clase me suministraban toneladas de nociones que digería con prontitud, pero que no me calentaban la sangre en las venas. Miraba hincharse los brotes de los árboles en primavera, miraba resplandecer la mica dentro del granito, miraba mis propias manos, y me decía para mis adentros: "Llegaré a entender también esto, lo entenderé todo, pero no como "ellos" quieren. Encontraré un atajo, me fabricaré una ganzúa, forzaré las puertas". Era enervante y nauseabundo escuchar discursos sobre el problema del ser y del conocer, cuando todo en torno era un puro misterio que pugnaba por desvelarse: la vetusta madera de los bancos, la esfera del Sol por encima de los ventanales y los tejados, el vuelo inútil de los vilanos en el aire de junio. Ahí estaba: ¿podrían ser capaces todos los filósofos y ejércitos del mundo juntos de construir ese mosquito? No, ni siquiera de entenderlo; y eso era una vergüenza, algo abominable, había que tirar por otro camino.“

—  Primo Levi 1919 - 1987

El Sistema Periódico (1975)

Steve Allen Foto

„Por supuesto que nos haremos daño, pero esta es la condición misma de la existencia. Para convertirse en primavera, primero hay que ser invierno. Para llegar a ser presencia, primero hay que ser ausencia. ANTOINE DE SAINT EXUPERY, AUTOR“

—  Steve Allen 1921 - 2000

Inspiración diaria - Un año de sabiduría diaria de grandes pensadores, empresarios, escritores, humoristas y más: 365 citas de inspiración, motivación y felicidad

Henry Van Dyke Foto
Woody Allen Foto
Charles Dickens Foto
Ernest Hemingway Foto
Friedrich Hebbel Foto
Iósif Stalin Foto
George Carlin Foto
Antonio Gala Foto
Víctor Jara Foto

„Ahí, debajo de la tierra, no estas dormido, hermano, compañero.
Tu corazón oye brotar la primavera que, como tú, soplando irán los vientos.
Ahí enterrado cara al sol, la nueva tierra cubre tu semilla, la raíz profunda se hundirá y nacerá la flor del nuevo día.“

—  Víctor Jara artista y activista político chileno 1932 - 1973

El alma llena de banderas (1970)
Textos de canciones, Víctor Jara [Canto a lo humano] (1966), El derecho de vivir en paz (1970)

Víctor Jara Foto
Ernesto Guevara Foto

„Podrán cortar todas las flores, pero nunca terminarán con la primavera.“

—  Ernesto Guevara político e ideólogo argentino-cubano 1928 - 1967

Esta frase se le atribuye, pero es en realidad de Pablo Neruda.
Atribuidas

Pierre de Ronsard Foto

„Que paso a paso nos sigue la inoportuna vejez,
y que Amor y flores sólo duran una primavera.“

—  Pierre de Ronsard escritor y poeta francés 1524 - 1585

De sus obras, Sonetos para Helena (Sonnets pour Hélène)

Roberto Iniesta Foto
Albert Hofmann Foto
Javier Sicilia Foto

„Yo creo que la democracia la ejercemos nosotros y de repente aparece; es una primavera en medio del invierno“

—  Javier Sicilia Activista y poeta mexicano 1956

En la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011

Carmen Calvo Poyato Foto

„El Rocío es la explosión de la primavera en el Mediterráneo.“

—  Carmen Calvo Poyato escritora y política española 1957

Atribuidas

Manu Chao Foto

„¡Nos engañaron con la primavera!“

—  Manu Chao Músico, cantante y productor francoespañol 1961

Sin fuentes
Versos de canciones

Andrés Calamaro Foto

„Qué más quisiera que pasar la vida entera como estudiante el día de la primavera“

—  Andrés Calamaro Cantante argentino nacionalizado español 1961

La Parte De Adelante, Honestidad Brutal CD1 (1999)
Canciones

Li Bai Foto
León Tolstói Foto
Tiziano Ferro Foto

„La historia nuestra es como una ventana en primavera…“

—  Tiziano Ferro productor, cantante, cantautor italiano 1979

De Canciones (Albumes), Rosso Relativo (Rojo Relativo)

Arturo Pérez-Reverte Foto

„Algo parecido a la Primavera de Vivaldi silbada por Jack el Destripador en plena faena. En tono bajito, casi íntimo.“

—  Arturo Pérez-Reverte escritor y periodista español 1951

Sobre el silbido de Gualterio Malatesta)

Arturo Pérez-Reverte Foto
Alfonsina Storni Foto
Alfonsina Storni Foto
Alfonsina Storni Foto
Fito Cabrales Foto
Celeste Carballo Foto

„El invierno fue de los necios. Y la primavera, la primavera será nuestra.“

—  Celeste Carballo Cantante y Compositora Argentina 1956

Los Poetas De Latinoamérica. Celeste y La Generación(1986)
Atribuidas

Susanna Tamaro Foto
Henning Mankell Foto
William Faulkner Foto
Gabriel García Márquez Foto

„Aturdido por dos nostalgias enfrentadas como dos espejos, perdió su maravilloso sentido de irrealidad, hasta que terminó por recomendarles a todos que se fueran de Macondo, que olvidaran cuento él les había enseñado del mundo y del corazón humano, que se cagaran en Horacio, y que en cualquier lugar en que estuvieran recordaran siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tiene caminos de regreso, que toda primavera antigua es irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera“

—  Gabriel García Márquez, libro Cien años de soledad

Cien años de soledad
Variante: Aturdido por dos nostalgias enfrentadas como dos espejos, perdió su maravilloso sentido de la irrealidad, hasta que terminó por recomendarles a todos que se fueran de Macondo, que olvidaran cuanto él les había enseñado del mundo y del corazón humano, que se cagaran en Horacio, y que en cualquier lugar en que estuvieran recordaran siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenía caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera.

Carlos Ruiz Zafón Foto
Pablo Neruda Foto

„Cuando yo abro los ojos y los cierro, cuando mis pasos van, cuando vuelven mis pasos, niégame el pan, el aire, la luz, la primavera, pero tu risa nunca porque me moriría“

—  Pablo Neruda poeta 1904 - 1973

Veinte poemas de amor y una canción desesperada / Los versos del capitán

Lev Grossman Foto
Viktor Frankl Foto
Gabriel García Márquez Foto
Pablo Neruda Foto

„Ella —la que me amaba—se murió en primavera.
Y se llevó la primavera al cielo.“

—  Pablo Neruda poeta 1904 - 1973

Regalo de un Poeta

Mario Benedetti Foto
Emma Bull Foto
J.C. Ryle Foto
Patrick Rothfuss Foto
Rainer Maria Rilke Foto

„Con estas cartas he iniciado mi aproximación a Rilke. No cabe duda de que el checo respiraba y exhalaba poesía. Para ilustrarlo, unas breves citas que no necesitan mayor explicación, sólo hay que gozarlas.


“Y aun permaneciendo en mi tristeza, soy feliz sintiendo que es usted, Bella; soy feliz por haberme entregado sin miedo a su belleza como un pájaro se entrega al espacio; feliz, Querida, por haber caminado como un verdadero creyente sobre las aguas de nuestra incertidumbre hasta la isla de su corazón donde florecen dolores. En fin: feliz.”

"El trabajo del artista debe ser como la muerte; hay que entrar por entero en él, sin reserva alguna, solo, sin poseer nada salvo esta moneda que se ponía en la boca de los muertos para asegurarles el trayecto de ese río trágico que les separaba para siempre de sus amigos. ¿Sentirá usted, al menos, mi alma que volteará a menudo a su alrededor y al de nuestros queridos recuerdos?"


"Estará usted aquí, se lo digo a mi habitación, sobre todo al gran sillón al que le gusta hacerse más vasto a su alrededor y que está infinitamente orgulloso de ser casi tocado por un Alma; pues sabe que sólo un poco de delicioso cuerpo lo separa de la suya. Hasta la vista, Querida, has muy pronto."


"Mi estado, tal como lo vio, seguía empeorando; no he escrito ni una sola línea durante esos largos meses y ni siquiera la primavera ha sabido, esta vez, aliviarme; aumentaba, pero yo estaba separado de ella por todos mis sentidos que permanecían cerrados y opacos. Ése debe de ser (cuántas veces lo habré pensado) el estado de un tallo roto que una brizna de corteza sujeta todavía a su árbol, pero que, interiormente, no corresponde ya a la feliz savia con la que se embriagan todas las ramas a su alrededor.“

—  Rainer Maria Rilke poeta austríaco 1875 - 1926

Haruki Murakami Foto
Andrzej Sapkowski Foto
Pablo Neruda Foto

„No te engañó la primavera
con besos que no florecieron?“

—  Pablo Neruda poeta 1904 - 1973

The Book of Questions

Paulo Coelho Foto
Ray Bradbury Foto
Pablo Neruda Foto
Manuel Puig Foto
Scott Westerfeld Foto
Patrick Rothfuss Foto
Luigi Pirandello Foto
Félix Lope de Vega y Carpio Foto
Paulo Coelho Foto

„Yo te amo. Te amo porque todos los amores del mundo son como ríos diferentes que corren hacia un mismo lago, y allí se encuentran y se transforman en un amor único que se hace lluvia y bendice la tierra. »Yo te amo como un río, que crea las condiciones para que la vegetación y las flores crezcan por donde él pasa. Yo te amo como un río, que da de beber al que tiene sed y transporta a la gente hasta donde quiere llegar. »Yo te amo como un río, que entiende que tiene que correr de manera distinta en una cascada y aprender a reposar en una depresión del terreno. Yo te amo porque todos nacemos en el mismo lugar, en la misma fuente, que sigue alimentándonos siempre con más agua. Así, cuando somos débiles todo lo que tenemos que hacer es esperar un poco. Vuelve la primavera, las nieves del invierno se derriten y vuelven a llenarnos de nueva energía. »Yo te amo como un río que empieza solitario y débil en una montaña, poco a poco va creciendo y uniéndose a otros ríos que se acercan hasta que, a partir de un determinado momento, puede evitar cualquier obstáculo para llegar a donde desea. »Entonces, yo recibo tu amor y te entrego mi amor. No el amor de un hombre por una mujer, no el amor de un padre por una hija, no el amor de Dios por sus criaturas. Sino un amor sin nombre, sin explicación, como un río que no puede explicar su curso, simplemente sigue adelante. Un amor que no pide y que no da nada a cambio, simplemente se manifiesta. Nunca voy a ser tuyo, tú nunca vas a ser mía, pero aun así puedo decir: yo te amo, yo te amo, yo te amo.“

—  Paulo Coelho escritor brasileño 1947

O Aleph

Patrick Rothfuss Foto
Thomas Wolfe Foto
Joaquín Sabina Foto
Pablo Neruda Foto
Leopoldo Marechal Foto
Emily Brontë Foto
Virginia Woolf Foto

„El relámpago de una realidad terrible que estalla, como ocurre siempre, en el corazón de la primavera.“

—  Virginia Woolf escritora inglesa 1882 - 1941

Un cuarto propio y otros ensayos

José Velicia Foto

„Ofrecemos algo elemental simple y sencillo: que la vida no sea asesinada en primavera.“

—  Carlos Pizarro Político colombiano 1952 - 1990

Fuente: Última alocución a los colombianos por los canales de televisión, como candidato a la presidencia, realizada el 20 de abril de 1990.