Frases sobre colores

Una colección de frases y citas sobre el tema del color, ser, vida, vida.

Mejores frases sobre colores

Carmen de Mairena Foto
Jennifer Niven Foto
Vincent Van Gogh Foto
Katy Perry Foto
Oscar Wilde Foto
Subcomandante Marcos Foto
Fito Cabrales Foto
Luis Alberto Spinetta Foto

„Ponte color…que al morir, los hombres son blancos.“

—  Luis Alberto Spinetta Músico argentino 1950 - 2012

Citas de canciones por banda, Almendra
Fuente: Almendra I, "A estos hombres tristes", 1969

Vicente Aleixandre Foto

„Hay quien llora lágrimas del color de la ira.“

—  Vicente Aleixandre poeta español 1898 - 1984

Fragmentos de poemas
Fuente: [Albaigès Olivart] (1997), p. 211.
Fuente: Pasión de la tierra (1935).

Dante Alighieri Foto

„El color del corazón muestra el aspecto.“

—  Dante Alighieri poeta italiano 1265 - 1321

Vida Nueva
Fuente: Capítulo XV.

Todas frases sobre colores

Un total de 372 citas color, filtro:

José María Arguedas Foto
Alejandra Pizarnik Foto

„Mátenme al alba. Con cuchillos [ilegible] y con cuchillas oxidadas. Estaré en cuclillas esperando. Salva tu amor. No lo salves. Desafección y mierda violenta que aprendió a expresarse en nuestros días mediante fórmulas atroces como «hacer el amor» y «asumir la responsabilidad» y «negar el pasado» y «el hombre es lo que se hace». No hay más que la memoria, maravilla sin igual, horror sin semejanza. Hace mucho que me entregué a las sombras. Y no me contenta mi destino sombrío, mi destino asombrado. Me han asolado, me han agostado. Libérame de ti pues te amo y no estás. No me hables. No te apostes en mis rincones preferidos. Estás aquí. Me deliras. Me cortas las cintas de colores que me aliaban a las niñas que fui. Me abandonas loca furiosa, comiendo sombras furiosamente, girando convulsa con las manos espantadas, revolcándome en tu huida hasta los atroces orgasmos y gritos de bestia asesinada. Pero te amo. A ti te asumo, ante ti sin pasado ni relojes ni sonidos. Sucia y susurrante, leve, ingrávida, llena de sangre y de sustancias sexuales, húmeda, mojada, reventando de calor, de sangre que pide. Me dañas la columna vertebral, tantos días despeñada sobre tu cuerpo imaginado. Me dañas la cabeza que di contra las paredes porque no sabía qué hacer salvo esto: que debía golpearme y castigarme ya que tú no venías. Con tu sonrisa de paraíso exactamente situado en el tiempo y en el espacio. Con tus ojos que sonríen antes que tus labios. En tus ojos encuentro mi persona súbitamente reconstruida. En tus ojos se acumulan mis fragmentos que se unen apenas me miras. En tus ojos vivo una vida de aire puro, de respiración fiel. En tus ojos no necesito del conocimiento, no necesito del lenguaje. En tus ojos me siento y sonrío y hay una niña azul en el jardín de un castillo. Ahora que no estás me atrae la caída, la mierda, lo abyecto, lo denigrante. Salgo a la calle y siento la suciedad, la ruina. Entro en los bares más siniestros y tomo un vino como sangre coagulada, como menstruación, y me rodean brujas negras, perros sarnosos, viejos mutilados y jóvenes putos de ambos sexos. Yo bebo y me miro en el espejo lleno de mierda de moscas. Después no me veo más. Después hablo en no sé cuál idioma. Hablo con estos desechos que no me echan, ellos me aceptan, me incorporan, me reconocen. Recito poemas. Discuto cuestiones inverosímiles. Acaricio a los perros y me chupo las manos. Sonrío a los mutilados. Me dejo tocar, palpar, manos en mi cuerpo adolescente que tanto te gustaba por ser ceñido y firme y suave. («La lisura de tu vientre, tus caderas de efebo solar, tu cintura hecha a la medida de mis manos cerrándose, tus pechos de niña salvaje que los deja desnudos aun cuando llueve, tu sexo y tus gritos rítmicos, que deshacían la ciudad y me llevaban a una selva musical en donde todo confabulaba para que los cuerpos se reconozcan y se amen con sonidos de leves tambores incesantes. Esas noches en que hacíamos el amor debajo de las grandes palabras que perdían su sentido, porque no había más que nuestros cuerpos rítmicos y esenciales… Y ahora llueve y tengo náuseas y vomito casi todo el día y siempre que hay un olor espantoso en la calle, un olor a paquete olvidado, a muerto olvidado. Y tengo miedo. Eso quería decir: que no estás y tengo miedo.»)“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Diarios: edición definitiva

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Charles Bukowski Foto
James Clerk Maxwell Foto

„El color que percibimos es una función de tres variables independientes, por lo menos son tres las que yo creo suficientes, pero el tiempo dirá si prosperan.“

—  James Clerk Maxwell físico escocés 1831 - 1879

Fuente: Maxwell, en una carta a William Thomson, The Scientific Letters and Papers of James Clerk Maxwell: 1846-1862 (1990), p. 245.

Luis Alberto Spinetta Foto

„Y no hables más muchacha, corazón de tiza, cuando todos duerman te robaré un color“

—  Luis Alberto Spinetta Músico argentino 1950 - 2012

"Fuente: "Muchacha ojos de papel", "Almendra"
Citas de canciones por banda, Almendra

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Rabindranath Tagore Foto
Alejandro Dolina Foto
Jorge Luis Borges Foto
Subcomandante Marcos Foto

„Debo empezar por unas disculpas ("mal comienzo", decía mi abuela).

¿De qué tenemos que pedir perdón? ¿De qué nos van a perdonar? ¿De no morirnos de hambre? ¿De no callarnos en nuestra miseria? ¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono? ¿De habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados? ¿De no habernos atenido al Código Penal de Chiapas, el más absurdo y represivo del que se tenga memoria? ¿De haber demostrado al resto del país y al mundo entero que la dignidad humana vive aún y está en sus habitantes más empobrecidos? ¿De habernos preparado bien y a conciencia antes de iniciar? ¿De haber llevado fusiles al combate, en lugar de arcos y flechas? ¿De haber aprendido a pelear antes de hacerlo? ¿De ser mexicanos todos? ¿De ser mayoritariamente indígenas? ¿De llamar al pueblo mexicano todo a luchar de todas las formas posibles, por lo que les pertenece? ¿De luchar por libertad, democracia y justicia? ¿De no seguir los patrones de las guerrillas anteriores? ¿De no rendirnos? ¿De no vendernos? ¿De no traicionarnos? ¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo? ¿Los que, durante años y años, se sentaron ante una mesa llena y se saciaron mientras con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra que acabamos por dejar de tenerle miedo? ¿Los que nos llenaron las bolsas y el alma de declaraciones y promesas? ¿Los muertos, nuestros muertos, tan mortalmente muertos de muerte "natural", es decir, de sarampión, tosferina, dengue, cólera, tifoidea, mononucleosis, tétanos, pulmonía, paludismo y otras lindezas gastrointestinales y pulmonares? ¿Nuestros muertos, tan mayoritariamente muertos, tan democráticamente muertos de pena porque nadie hacía nada, porque todos los muertos, nuestros muertos, se iban así nomás, sin que nadie llevara la cuenta, sin que nadie dijera, por fin, el "¡YA BASTA!", que devolviera a esas muertes su sentido, sin que nadie pidiera a los muertos de siempre, nuestros muertos, que regresaran a morir otra vez pero ahora para vivir? ¿Los que nos negaron el derecho y don de nuestras gentes de gobernar y gobernarnos? ¿Los que negaron el respeto a nuestra costumbre, a nuestro color, a nuestra lengua? ¿Los que nos tratan como extranjeros en nuestra propia tierra y nos piden papeles y obediencia a una ley cuya existencia y justeza ignoramos? ¿Los que nos torturaron, apresaron, asesinaron y desaparecieron por el grave "delito" de querer un pedazo de tierra, no un pedazo grande, no un pedazo chico, sólo un pedazo al que se le pudiera sacar algo para completar el estómago?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?

¿El presidente de la república? ¿Los secretarios de estado? ¿Los senadores? ¿Los diputados? ¿Los gobernadores? ¿Los presidentes municipales? ¿Los policías? ¿El ejército federal? ¿Los grandes señores de la banca, la industria, el comercio y la tierra? ¿Los partidos políticos? ¿Los intelectuales? ¿Galio y Nexos? ¿Los medios de comunicación? ¿Los estudiantes? ¿Los maestros? ¿Los colonos? ¿Los obreros? ¿Los campesinos? ¿Los indígenas? ¿Los muertos de muerte inútil?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?“

—  Subcomandante Marcos ideólogo del EZLN 1957

Marqués de Sade Foto
Richelle Mead Foto
Oscar Wilde Foto

„Son muy pocos aquellos de entre nosotros que no se han despertado a veces antes del alba, o después de una de esas noches sin sueños que casi nos hacen amar la muerte, o de una de esas noches de horror y de alegría monstruosa, cuando se agitan en las cámaras del cerebro fantasmas más terribles que la misma realidad, rebosantes de esa vida intensa, inseparable de todo lo grotesco, que da al arte gótico su imperecedera vitalidad, puesto que ese arte bien parece pertenecer sobre todo a los espíritus atormentados por la enfermedad del ensueño. Poco a poco, dedos exangües surgen de detrás de las cortinas y parecen temblar. Adoptando fantásticas formas oscuras, sombras silenciosas se apoderan, reptando, de los rincones de la habitación para agazaparse allí. Fuera, se oye el agitarse de pájaros entre las hojas, o los ruidos que hacen los hombres al dirigirse al trabajo, o los suspiros y sollozos del viento que desciende de las montañas y vaga alrededor de la casa silenciosa, como si temiera despertar a los que duermen, aunque está obligado a sacar a toda costa al sueño de su cueva de color morado. Uno tras otro se alzan los velos de delicada gasa negra, las cosas recuperan poco a poco forma y color y vemos cómo la aurora vuelve a dar al mundo su prístino aspecto. Los lívidos espejos recuperan su imitación de la vida. Las velas apagadas siguen estando donde las dejamos, y a su lado descansa el libro a medio abrir que nos proponíamos estudiar, o la flor preparada que hemos lucido en el baile, o la carta que no nos hemos atrevido a leer o que hemos leído demasiadas veces. Nada nos parece que haya cambiado. De las sombras irreales de la noche renace la vida real que conocíamos. Hemos de continuar allí donde nos habíamos visto interrumpidos, y en ese momento nos domina una terrible sensación, la de la necesidad de continuar, enérgicamente, el mismo ciclo agotador de costumbres estereotipadas, o quizá, a veces, el loco deseo de que nuestras pupilas se abran una mañana a un mundo remodelado durante la noche para agradarnos, un mundo en el que las cosas poseerían formas y colores recién inventados, y serían distintas, o esconderían otros secretos, un mundo en el que el pasado tendría muy poco o ningún valor, o sobreviviría, en cualquier caso, sin forma consciente de obligación o de remordimiento, dado que incluso el recuerdo de una alegría tiene su amargura, y la memoria de un placer, su dolor.“

—  Oscar Wilde, libro El retrato de Dorian Gray

The Picture of Dorian Gray

Mario Vargas Llosa Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Tupac Shakur Foto
Heráclito Foto

„El alma se tiñe del color de sus pensamientos. Piensa sólo en aquellas cosas que están en línea con tus principios y que puedan ver la luz del día. El contenido de tu carácter lo eliges tú. Día a día, lo que eliges, lo que piensas, y lo que haces, es en lo que te conviertes. Tu integridad es tu destino… es la luz que guía tu camino.“

—  Heráclito filósofo presocrático -535

Fuente: Citado en Álvarez, Jorge. El poder de la conciencia y la receptividad: Cómo lograr el cambio: Enseñanzas prácticas. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial México, 2016. ISBN 9786073145824.

John Frusciante Foto
Buda Gautama Foto

„Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas.“

—  Buda Gautama religioso namekusei -563 - -483 a.C.

Fuente: Dhammapada Capítulo 4: Flores, Verso 51

Santiago Roncagliolo Foto
Gustavo Adolfo Bécquer Foto

„Sacudimiento extraño que agita las ideas, como huracán que empuja las olas en tropel. Murmullo que en el alma se eleva y va creciendo como volcán que sordo anuncia que va a arder. Deformes siluetas de seres imposibles; paisajes que aparecen como al través de un tul. Colores que fundiéndose remedan en el aire los átomos del iris que nadan en la luz. Ideas sin palabras, palabras sin sentido; cadencias que no tienen ni ritmo ni compás. Memorias y deseos de cosas que no existen; accesos de alegría, impulsos de llorar. Actividad nerviosa que no halla en qué emplearse; sin riendas que le guíen, caballo volador. Locura que el espíritu exalta y desfallece, embriaguez divina del genio creador… Tal es la inspiración. Gigante voz que el caos ordena en el cerebro y entre las sombras hace la luz aparecer. Brillante rienda de oro que poderosa enfrena de la exaltada mente el volador corcel. Hilo de luz que en haces los pensamientos ata; sol que las nubes rompe y toca en el zenít. Inteligente mano que en un collar de perlas consigue las indóciles palabras reunir. Armonioso ritmo que con cadencia y número las fugitivas notas encierra en el compás. Cincel que el bloque muerde la estatua modelando, y la belleza plástica añade a la ideal. Atmósfera en que giran con orden las ideas, cual átomos que agrupa recóndita atracción. Raudal en cuyas ondas su sed la fiebre apaga, oasis que al espíritu devuelve su vigor… Tal es nuestra razón. Con ambas siempre en lucha y de ambas vencedor, tan sólo al genio es dado a un yugo atar las dos.“

—  Gustavo Adolfo Bécquer, libro Rimas

Rimas

Patrick Rothfuss Foto
Orhan Pamuk Foto

„El color es el tacto del ojo, la música de los sordos, una palabra en la oscuridad.“

—  Orhan Pamuk escritor turco y Premio Nobel de Literatura 1952

My Name is Red

Frances Hodgson Burnett Foto
Markus Zusak Foto
Patrick Rothfuss Foto
Frances Hodgson Burnett Foto

„Sólo muy de vez en cuando se puede estar seguro de que se va a vivir para siempre jamás, y ésa es una de las curiosidades de la vida. A veces sucede cuando uno se levanta al amanecer, ese momento de meliflua solemnidad, y se sale al jardín y se queda uno allí quieto y solo; y se levanta mucho la mirada, más y más arriba, y se observa cómo muda de color el pálido cielo azul, sonrojándose, cómo va sucediendo lo insólito y maravilloso, hasta que el Oriente casi le hace a uno clamar, y el corazón parece que cesara de latir ante la inexplicable, imperturbable majestad del sol naciente. Desde hace miles y miles de años, esto es lo que acontece cada mañana, y es entonces cuando durante un instante se sabe que uno va a vivir siempre. Y también se sabe a veces cuando uno está solo en un bosque, a la hora del crepúsculo; y la misteriosa quietud de oro intenso que desciende inclinándose entre las ramas, y bajo ellas, parece que nos dijera muy despacio, una y otra vez, algo que no se termina de entender, por más que se escuche. Y luego a veces nos lo confirma el inmenso sosiego de la oscuridad azul de la noche, en la que nos aguardan y observan millones de estrellas; y a veces nos lo dice una música lejana, y otras, está escrito en unos ojos que nos miran.
Y esto mismo le sucedió a Colin cuando, por vez primera, vio y escuchó y sintió la primavera entre los muros de un jardín oculto.“

—  Frances Hodgson Burnett, El jardín secreto

The Secret Garden

Edward Estlin Cummings Foto
Cassandra Clare Foto

„Negro para la caza durante la noche
El color blanco para la muerte y el luto
Oro para una novia en su vestido de boda
Y el rojo para deshacer encantamientos.
Seda blanca cuando nuestros cuerpos se queman,
Banderas azules cuando lo perdido regresa.
Flamas por el nacimiento de un Nefilim,
Y para lavar nuestros pecados.
Gris por el mejor conocimiento jamás dicho
Hueso para aquellos que no envejecen.
El azafrán ilumina la marcha de la victoria,
El verde reparará nuestros corazones rotos.
Plata para las torres de los demonios,
Y el bronce para convocar los poderes malvados.“

—  Cassandra Clare escritora estadounidense 1973

City of Heavenly Fire
Variante: Negro para la caza durante la noche El color blanco para la muerte y el luto Oro para una novia en su vestido de boda Y el rojo para deshacer encantamientos. Seda blanca cuando nuestros cuerpos se queman, Banderas azules cuando lo perdido regresa. Flamas por el nacimiento de un Nefilim, Y para lavar nuestros pecados. Gris por el mejor conocimiento jamás dicho Hueso para aquellos que no envejecen. El azafrán ilumina la marcha de la victoria, El verde reparará nuestros corazones rotos. Plata para las torres de los demonios, Y el bronce para convocar los poderes malvados.

Terry Pratchett Foto
George Carlin Foto
Jean Jacques Rousseau Foto
Hans Urs Von Balthasar Foto
Toni Morrison Foto
Robert Green Ingersoll Foto
Claude Debussy Foto

„Estoy cada vez más convencido de que por su naturaleza misma la música es algo que no puede ajustarse a una forma tradicional fija. Está formada por colores y ritmos. El resto es un montón de basura inventado por imbéciles frígidos que cabalgan aferrados a las espaldas de los Maestros, quienes, en general, compusieron casi exclusivamente música de época. Solamente Bach tenía cierta idea de la verdad.“

—  Claude Debussy músico francés 1862 - 1918

Fuente: Schonberg, Harold C. y Aníbal Leal. Los grandes compositores, pp. 573-4, 576-578. Ediciones Robinbook, 2007. https://books.google.es/books?id=3CgBKMcbKAoC&pg=PA573&dq=debussy+impresionismo&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjJtsum8PnhAhW5XRUIHTXvANsQ6AEILjAB#v=onepage&q=debussy%20impresionismo&f=false En Google Books. Consultado el 1 de mayo de 2019.

Anaxagorás Foto
Bob Marley Foto
Vincent Van Gogh Foto
William Faulkner Foto
Michael Jackson Foto
Roberto Iniesta Foto
Roberto Iniesta Foto
Albert Hofmann Foto
William Edward Burghardt Du Bois Foto

„El problema del siglo XX es el problema de la división por color … ¿Soy estadounidense o negro? ¿Puedo ser ambos o es mi deber dejar de ser negro tan rápido como sea posible y ser sólo un estadounidense?“

—  William Edward Burghardt Du Bois historiador, sociólogo, activista y escritor estadunidense 1868 - 1963

Fuente: [Mitchell, Helen Buss, Raíces de la sabiduría, http://books.google.com/books?id=yQnSxOVEf4kC&pg=PA404&dq=El+problema+del+siglo+XX+es+el+problema+de+la+divisi%C3%B3n+del+color+...+%C2%BFSoy+estadounidense+o+negro?+%C2%BFPuedo+ser+ambos+o+es+mi+deber+dejar+de+ser+negro+tan+r%C3%A1pido+como+sea+posible+y+ser+s%C3%B3lo+un+estadounidense?&hl=es&ei=BHm0TZiPJcGtgQetjujFCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CCwQ6AEwAA#v=onepage&q=El%20problema%20del%20siglo%20XX%20es%20el%20problema%20de%20la%20divisi%C3%B3n%20del%20color%20...%20%C2%BFSoy%20estadounidense%20o%20negro%3F%20%C2%BFPuedo%20ser%20ambos%20o%20es%20mi%20deber%20dejar%20de%20ser%20negro%20tan%20r%C3%A1pido%20como%20sea%20posible%20y%20ser%20s%C3%B3lo%20un%20estadounidense%3F&f=false, español, 4.ª, 2006, Cengage Learning Editores, 9706864989, p. 404]

Matt Ridley Foto
Amaia Montero Foto

„Y aunque a pares tengo ojos, tengo oídos, sin ti pierden sentido el sonido y el color“

—  Amaia Montero Cantautora española 1976

Xabi SanMartin, "V.O.S."
Guapa

Carlos Ruiz Zafón Foto

„El mal presupone una determinación moral, intención y cierto pensamiento. El imbécil o cafre no se para a pensar ni a razonar. Actúa por instinto, como bestia de establo, convencido de que hace el bien, de que siempre tiene la razón y orgulloso de ir jodiendo, con perdón, a todo aquel que se le antoja diferente a é mismo, bien sea por color, por creencia, por idioma, por nacionalidad o, como en el caso de don Federico, por sus hábitos de ocio. Lo que hace falta en el mundo es más gente mala de verdad y menos cazurros limítrofes.“

—  Carlos Ruiz Zafón, libro La sombra del viento

The Shadow of the Wind
Variante: «Es que la gente es mala...» «Mala no; imbécil, que no es lo mismo. El mal presupone una determinación moral, intención y cierto pensamiento. El imbécil o cafre no se para a pensar ni a razonar. Actúa por instinto, como bestia del establo, convencido de que hace el bien, de que siempre tiene la razón y orgulloso de ir jodiendo, con perdón, a todo aquel que se le antoja diferente a él mismo, bien sea por el color, por creencia, por idioma, por nacionalidad, o por sus hábitos de ocio. Lo que hace falta en el mundo es más gente mala de verdad y menos cazurros limítrofes.»

Mario Benedetti Foto
Pablo Neruda Foto
Patrick Rothfuss Foto
Vladimir Nabokov Foto
Ngũgĩ wa Thiong'o Foto
Patrick Rothfuss Foto
Elena Garro Foto
Niall Ferguson Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Isabel Allende Foto
Henri Murger Foto

„Mimi era una mujer encantadora y con un carácter que entonaba muy bien en las aficiones plásticas y poéticas de Rodolphe. Tenía veintidós años, era baja de estatura, menuda, mimosa. El rostro parecía el apunte de una cara aristocrática, pero los rasgos, bastante delicados y a los que parecía prestar un dulce resplandor el fulgor de los ojos azules y límpidos, tenían, en algunos momentos de contrariedad o de mal humor, un aspecto brutal, casi feroz, en el que un fisiólogo habría descubierto quizá el indicio de un hondo egoísmo o de una gran insensibilidad. Pero se le veía casi siempre un rostro adorable, de sonrisa joven y lozana, de mirada tierna o rebosante de imperiosa coquetería. La sangre joven le corría, cálida y rápida, por las venas y le teñía de tonos sonrosados la piel translúcida, blanca como las camelias. Aquella belleza enfermiza seducía a Rodolphe y, por las noches, pasaba con frecuencia muchas horas coronando de besos la frente pálida de su amante dormida, cuyos ojos húmedos y cansados brillaban, entornados, bajo la cortina de la espléndida cabellera morena. Pero lo que contribuyó a que Rodolphe se enamorase locamente de la señorita Mimi fueron sus manos, que, pese a los trabajos del hogar, sabía conservar más blancas que las de la diosa Ociosidad. Pero aquellas manos tan frágiles y tan bonitas, tan suaves bajo los labios que las acariciaban, aquellas manos de niña entre las que había depositado Rodolphe el corazón, otra vez en flor, aquellas manos blancas de la señorita Mimi no iban a tardar en mutilarle el corazón al poeta con sus uñas de color de rosa.“

—  Henri Murger escritor francés 1822 - 1861

Escenas de la vida bohemia

William Faulkner Foto
Isabel Allende Foto
Santiago Gamboa Foto
Philip Yancey Foto
Mario Vargas Llosa Foto
Saul Bellow Foto
David Levithan Foto
Orhan Pamuk Foto
Frederick Douglass Foto

„Sabía que, por malo que fuera el partido republicano, el partido demócrata era mucho peor. Los elementos de los que se compuso el partido republicano dieron mejores condiciones para la esperanza final del éxito de la causa del hombre de color que las del partido demócrata.“

—  Frederick Douglass escritor, editor y orador abolicionista estadounidense 1818 - 1895

En aquella época el partido demócrata era el que luchaba por el mantenimiento de la esclvitud, y su mayoría de votos provenía de los estados esclavistas del sur de Estados Unidos.
Original: «I knew that however bad the Republican party was, the Democratic party was much worse. The elements of which the Republican party was composed gave better ground for the ultimate hope of the success of the colored man's cause than those of the Democratic party».
Fuente: The Frederick Douglass Papers: Autobiographical Writings, Life and Times of Frederick Douglass. Editor Jesse S. Crisler. Editorial Yale University Press, 2012. ISBN 9780300176346. p. 408.

„Arco Iris de siete colores bríndanos en lontananza la muy necesaria esperanza por días y tiempos mejores.“

—  @tonypotosino

Fuente: https://es.calameo.com/books/0059304086b9482298347

https://www.autoreseditores.com/libro/12513/hermes-varillas-labrador/glosas-ii-entrega.html

Lana del Rey Foto

„tengo puesto mi esmalte de uñas azul
Es mi color favorito y mi tono favorito de canción“

—  Lana del Rey cantante compositora estadounidense y modelo 1985

Fuente: Canción The Blackest Day

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Katy Perry Foto

„La inmigración es la forma más innoble de dar respuesta al gesto maternal de nuestra bondadosa Pachamama que nos ofrece alimento y vivienda sin atender a líneas fronterizas, al color de piel o credo de sus huéspedes.“

—  @tonypotosino

Fuente: "Lecciones y moralejas por escrito en gotas de cariño".
Pinceladas con poesía, con pedagogía, con filantropía por la vida.
https://pic.twitter.com/ikiva3bunO

Isabel Allende Foto
Nelson Mandela Foto

„Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión“

—  Nelson Mandela político sudafricano 1918 - 2013

Verificadas

Nelson Mandela Foto
José Martí Foto

„El color tiene límites, la palabra: labios, la música: cielo. Lo verdadero es lo que no termina y la música está perpetuamente palpitando en el espacio.“

—  José Martí escritor y político cubano, precursor de la independencia de su país 1853 - 1895

Sin fuentes

Terry Pratchett Foto
Auguste Rodin Foto
Virginia Woolf Foto
Honoré De Balzac Foto
Ambrose Bierce Foto
Claude Debussy Foto
Claude Debussy Foto
Henry Ford Foto

„Un cliente puede tener su automóvil del color que desee, siempre y cuando desee que sea negro.“

—  Henry Ford empresario industrial estadounidense 1863 - 1947

De Henry Ford

Hermann Hesse Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
John Lennon Foto
Theodor W. Adorno Foto

„La abuelita del albergue sufre una destrucción más total en el film en colores que a causa de las bombas.“

—  Theodor W. Adorno filósofo, sociólogo, teórico de la música y compositor alemán 1903 - 1969

Fuente: La industria cultural. Serie mayor. Autores Edgar Morin, Theodor W. Adorno. Editorial Galerna, 1967, p. 16.

Martin Luther King Foto

„Tengo un sueño, que mis cuatro hijos pequeños podrán vivir en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por el valor de su carácter.“

—  Martin Luther King líder del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos de América 1929 - 1968

Sin fuentes
Discurso en Washington, 28 de agosto de 1963.

Ava Gardner Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Ramón de Campoamor Foto