Frases sobre la infancia

Una colección de frases y citas sobre el tema del infancia, vida, vida, ser.

Mejores frases sobre la infancia

Rainer Maria Rilke Foto

„La verdadera patria del hombre es la infancia.“

—  Rainer Maria Rilke poeta austríaco 1875 - 1926

Sin fuentes

Michael Jackson Foto

„Yo nunca tuve ese algo que ustedes llaman infancia“

—  Michael Jackson cantante, compositor y bailarín estadounidense de música 1958 - 2009

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Peter Handke Foto

„Si una nación pierde a sus narradores, pierde su infancia.“

—  Peter Handke escritor, guionista y director austriaco 1942

Theodor W. Adorno Foto

„Disponer de una infancia mágica es la fuerza del débil.“

—  Theodor W. Adorno filósofo, sociólogo, teórico de la música y compositor alemán 1903 - 1969

Fuente: Cuadernos hispanoamericanos, Números 649-650. Colaborador Seminario de Problemas Hispanoamericanos. Ediciones Cultura Hispánica, 2004, p. 192.

Dennis Rodman Foto
Auguste Comte Foto

„Las mujeres viven en una infancia perpetua.“

—  Auguste Comte filósofo y sociólogo francés 1798 - 1857

Sin fuentes

Gilbert Keith Chesterton Foto
Johann Wolfgang von Goethe Foto
Héctor Abad Faciolince Foto

„La cronología de la infancia no esta hecha de líneas sino de sobresaltos.“

—  Héctor Abad Faciolince escritor de novela 1958

p. 137

Todas frases sobre la infancia

Un total de 184 citas infancia, filtro:

José María Arguedas Foto
Joseph Murphy Foto
Isadora Duncan Foto
Hermes Binner Foto

„Las Malvinas y demás islas del Atlántico Sur son, por historia y geografía argentinas. Así lo sentimos y lo aprendimos desde nuestra infancia todos los argentinos.“

—  Hermes Binner político de Argentina 1943

Conmemoración por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, en Rosario.
Fuente: Télam, 02/04/2012 http://www.telam.com.ar/nota/20640/
Fuente: La Capital, 02/04/2012 http://www.lacapital.com.ar/politica/Binner-pidio-nuevos-caminos-y-una-politica-de-Estado-eficaz-para-recuperar-Malvinas-20120402-0089.html

Vicente Huidobro Foto
Alexander Sutherland Neill Foto
Isabel Allende Foto

„Blanca, en cambio, se había acostumbrado a vivir sola. Terminó por encontrar paz
en sus quehaceres de la gran casa, en su taller de cerámica y en sus Nacimientos de
animales inventados, donde lo único que correspondía a las leyes de la biología era la
Sagrada Familia perdida en una multitud de monstruos. El único hombre de su vida era
Pedro Tercero, pues tenía vocación para un solo amor. La fuerza de ese
inconmovible sentimiento la salvó de la mediocridad y de la tristeza de su destino.
Permanecía fiel aun en los momentos en que él se perdía detrás de algunas ninfas de
pelo lacio y huesos largos, sin amarlo menos por ello. Al principio creía morir cada vez
que se alejaba, pero pronto se dio cuenta de que sus ausencias duraban lo que un
suspiro y que invariablemente regresaba más enamorado y más dulce. Blanca prefería
esos encuentros furtivos con su amante en hoteles de cita, a la rutina de una vida en
común, al cansancio de un matrimonio y a la pesadumbre de envejecer juntos
compartiendo las penurias de fin de mes, el mal olor en la boca al despertar, el tedio
de los domingos y los achaques de la edad. Era una romántica incurable. Alguna vez
tuvo la tentación de tomar su maleta de payaso y lo que quedaba de las joyas del
calcetín, e irse con su hija a vivir con él, pero siempre se acobardaba. Tal vez temía
que ese grandioso amor, que había resistido tantas pruebas, no pudiera sobrevivir a la
más terrible de todas: la convivencia. Alba estaba creciendo muy rápido y comprendía
que no le iba a durar mucho el buen pretexto de velar por su hija para postergar las
exigencias de su amante, pero prefería siempre dejar la decisión para más adelante.
En realidad, tanto como temía la rutina, la horrorizaba el estilo de vida de Pedro
Tercero, su modesta casita de tablas y calaminas en una población obrera, entre
cientos de otras tan pobres como la suya, con piso de tierra apisonada, sin agua y con
un solo bombillo colgando del techo. Por ella, él salió de la población y se mudó a un
departamento en el centro, ascendiendo así, sin proponérselo, a una clase media a la
cual nunca tuvo aspiración de pertenecer. Pero tampoco eso fue suficiente para Blanca.
El departamento le pareció sórdido, oscuro, estrecho y el edificio promiscuo. Decía que
no podía permitir que Alba creciera allí, jugando con otros niños en la calle y en las
escaleras, educándose en una escuela pública. Así se le pasó la juventud y entró en la
madurez, resignada a que los únicos momentos de placer eran cuando salía
disimuladamente con su mejor ropa, su perfume y las enaguas de mujerzuela que a
Pedro Tercero cautivaban y que ella escondía, arrebolada de vergüenza, en lo más
secreto de su ropero, pensando en las explicaciones que tendría que dar si alguien las
descubría. Esa mujer práctica y terrenal para todos los aspectos de la existencia,
sublimó su pasión de infancia, viviéndola trágicamente. La alimentó de fantasías, la idealizó, la defendió con fiereza, la depuró de las verdades prosaicas y pudo convertirla
en un amor de novela.“

—  Isabel Allende, libro La casa de los espíritus

The House of the Spirits

Elena Garro Foto
Milan Kundera Foto

„En griego, «regreso» se dice nostos. Algos significa “sufrimiento”. La nostalgia es, pues, el sufrimiento causado por el deseo incumplido de regresar. La mayoría de los europeos puede emplear para esta noción fundamental una palabra de origen griego (nostalgia) y, además, otras palabras con raíces en la lengua nacional: en español decimos “añoranza”; en portugués, saudade. En cada lengua estas palabras poseen un matiz semántico distinto. Con frecuencia tan sólo significan la tristeza causada por la imposibilidad de regresar a la propia tierra. Morriña del terruño. Morriña del hogar. En inglés sería homesickness, o en alemán Heimweh, o en holandés heimwee. Pero es una reducción espacial de esa gran noción. El islandés, una de las lenguas europeas más antiguas, distingue claramente dos términos: söknudur: nostalgia en su sentido general; y heimfra: morriña del terruño. Los checos, al lado de la palabra “nostalgia” tomada del griego, tienen para la misma noción su propio sustantivo: stesk, y su propio verbo; una de las frases de amor checas más conmovedoras es styska se mi po tobe: “te añoro; ya no puedo soportar el dolor de tu ausencia”. En español, “añoranza” proviene del verbo “añorar”, que proviene a su vez del catalán enyorar, derivado del verbo latino ignorare (ignorar, no saber de algo). A la luz de esta etimología, la nostalgia se nos revela como el dolor de la ignorancia. Estás lejos, y no sé qué es de ti. Mi país queda lejos, y no sé qué ocurre en él. Algunas lenguas tienen alguna dificultad con la añoranza: los franceses sólo pueden expresarla mediante la palabra de origen griego (nostalgie) y no tienen verbo; pueden decir: je m? ennuie de toi (equivalente a «te echo de menos» o “en falta”), pero esta expresión es endeble, fría, en todo caso demasiado leve para un sentimiento tan grave. Los alemanes emplean pocas veces la palabra “nostalgia” en su forma griega y prefieren decir Sehnsucht: deseo de lo que está ausente; pero Sehnsucht puede aludir tanto a lo que fue como a lo que nunca ha sido (una nueva aventura), por lo que no implica necesariamente la idea de un nostos; para incluir en la Sehnsucht la obsesión del regreso, habría que añadir un complemento: Senhsucht nach der Vergangenheit, nach der verlorenen Kindheit, o nach der ersten Liebe (deseo del pasado, de la infancia perdida o del primer amor).“

—  Milan Kundera, libro La ignorancia

Ignorance

Michael Jackson Foto
Ludwig von Mises Foto
Marguerite Yourcenar Foto
Albert Hofmann Foto

„Hay experiencias de las que la mayoría de nosotros no se atreven a hablar, porque no se ajustan a la realidad cotidiana y desafían toda explicación racional. No se trata de particulares ocurrencias externas, sino más bien de acontecimientos de nuestra vida interior, que generalmente son descartados como invenciones de la imaginación y excluidos de nuestra memoria. De repente, el punto de vista familiar de nuestro entorno se transforma de una manera extraña, deliciosa, o alarmante: se nos aparece bajo una nueva luz, adquiere un significado especial. Esta experiencia puede ser tan ligera y fugaz como un soplo de aire, o puede que se grabe profundamente en nuestras mentes.
Un encantamiento de ese tipo, que yo experimenté en la infancia, se ha mantenido muy vivo en mi memoria desde entonces. Sucedió una mañana de mayo - se me ha olvidado el año - pero todavía puedo señalar el lugar exacto donde ocurrió, en una pista forestal en Martinsberg, junto a Baden, Suiza. Mientras caminaba por los bosques verdes, llenos de cantos de pájaros e iluminados por el sol de la mañana, todo a la vez se apareció bajo una luz extrañamente clara. ¿No sería algo que yo no hubiera sido capaz de percibir antes? ¿Estaba descubriendo de repente el bosque de primavera, tal como parecía en realidad? Brillaba con el resplandor más bello, hablando al corazón, como si quisiera acompañarme en su majestuosidad. Estaba lleno de una sensación indescriptible de alegría, unidad y maravillosa seguridad.
No tengo idea de cuánto tiempo me quedé allí fascinado. Pero recuerdo la preocupación que sentí cuando el resplandor se disolvió lentamente y yo caminaba: ¿cómo podía una visión que era tan real y convincente, tan directa y profundamente sentida - como podía terminar tan pronto? ¿Y cómo podría yo hablarle a nadie sobre esto, ya que mi alegría desbordante me obligaba a hacerlo, ya que sabía que no había palabras para describir lo que había visto? Parecía extraño que yo, como un niño, hubiera visto algo tan maravilloso, algo que los adultos, obviamente, no perciben - porque yo nunca había oído hablar de ello.
Cuando todavía era un niño, viví algunos otros de estos momentos de profunda euforia en mis paseos por bosques y prados. Fueron estas experiencias las que dieron forma a las líneas principales de mi visión del mundo y me convencieron de la existencia de una realidad milagrosa, impactante, insondable, que estaba oculto a la visión cotidiana.“

—  Albert Hofmann químico suizo 1906 - 2008

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Marqués de Sade Foto

„Soy un libertino, pero no soy un criminal ni un asesino, y como me siento obligado a presentar mis disculpas junto con mi vindicación, por lo tanto diré que podría ser posible que aquellos que me condenan tan injustamente como yo he podido. ellos mismos no pueden compensar las infamias con buenas obras tan claramente establecidas como las que puedo contrastar con mis errores. Soy un libertino, pero tres familias que residen en su área han vivido de mi caridad durante cinco años y los he salvado de las más profundas profundidades de la pobreza. Soy libertino, pero he salvado a un desertor de la muerte, un desertor abandonado por todo su regimiento y por su coronel. Soy un libertino, pero en Evry, con toda tu familia mirando, salvé a un niño, a riesgo de mi vida, que estaba a punto de ser aplastado bajo las ruedas de un carro tirado por caballos, arrebatando el niño desde debajo de ella. Soy un libertino, pero nunca he comprometido la salud de mi esposa. Tampoco he sido culpable de los otros tipos de libertinaje que a menudo son fatales para la fortuna de los niños: ¿los he arruinado al apostar o por otros gastos que podrían haberlos privado, o incluso por un solo día, de su herencia? ¿He manejado mal mi propia fortuna, siempre que haya tenido algo que decir al respecto? En una palabra, ¿anuncié en mi juventud un corazón capaz de las atrocidades de las que hoy estoy acusado? … ¿Cómo, por lo tanto, supones que, desde una infancia y juventud tan inocentes, de repente he llegado a lo último de lo premeditado? ¿horror? No, no lo crees. Y sin embargo, usted que hoy me tiraniza tan cruelmente, usted tampoco lo cree: su venganza ha engañado su mente, ha procedido ciegamente a tiranizarla, pero su corazón sabe el mío, lo juzga más justamente y sabe muy bien que es inocente.
Marquis de Sade

This passage comes from a letter addressed to his wife. It was written during his imprisonment at the Bastille.

Fuente: https://citas.in/community/translations/11797/“

—  Marqués de Sade novelista y filósofo francés 1740 - 1814

Xavier Velasco Foto
José Antonio Páez Foto
George Santayana Foto
Gaston Leroux Foto
Hildegarda de Bingen Foto

„Oh Padre rectísimo y dulcísimo, escucha en tu bondad a tu indigna sirvienta, a mí que, desde la infancia, jamás he vivido segura. […] Quiero, Padre, que por el amor de Dios me recuerdes en tus oraciones.“

—  Hildegarda de Bingen Santa medieval, profetisa, mística, escritora, compositora y doctora de la Iglesia 1098 - 1179

Carta a San Bernardo de Claraval.

Greta Thunberg Foto
Marilynne Robinson Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto

„Yo había crecido en el convencimiento de que aquella lenta procesión de la posguerra, un mundo de quietud, miseria y rencores velados, era tan natural como el agua del grifo, y que aquella tristeza muda que sangraba por las paredes de la ciudad herida era el verdadero rostro de su alma. Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas. Aquella noche primeriza de verano, caminando por ese anochecer oscuro y traicionero de Barcelona, no conseguía borrar de mi pensamiento el relato de Clara en torno a la desaparición de su padre. En mimundo, la muerte era una mano anónima e incomprensible, un vendedor a domicilio que se llevaba madres, mendigos o vecinos nonagenarios como si se tratase de una lotería del infierno. La idea de que la muerte pudiera caminar a mi lado, con rostro humano y corazón envenenado de odio, luciendo uniforme o gabardina, que hiciese cola en el cine, riese en los bares o llevase a los niños de paseo al parque de la Ciudadela por la mañana y por la tarde hiciese desaparecer a alguien en las mazmorras del castillo de Montjuïc, o en una fosa común sin nombre ni ceremonial, no me cabía en la cabeza. Dándole vueltas, se me ocurrió que tal vez aquel universo de cartón piedra que yo daba porbueno no fuese más que un decorado. En aquellos años robados, el fin de la infancia, como la Renfe, llegaba cuando llegaba.“

—  Carlos Ruiz Zafón escritor español 1964

José de Espronceda Foto
Steven D. Levitt Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Roberto Bolaño Foto
Nach Foto
Fernando Pessoa Foto
Mary Shelley Foto
Patrick Rothfuss Foto
Patrick Rothfuss Foto
Patrick Rothfuss Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto

„Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo.“

—  Carlos Ruiz Zafón escritor español 1964

La Sombra del Viento

Reinaldo Arenas Foto
Mario Vargas Llosa Foto
Friedrich Nietzsche Foto

„La felicidad de la infancia, la pérdida de la niñez, el sentimiento de lo que ya no volverá.“

—  Friedrich Nietzsche filósofo alemán 1844 - 1900

El caminante y su sombra (1879)

Blas Infante Foto
Ernesto Sabato Foto
Ernesto Sabato Foto
Silvina Ocampo Foto
Silvina Ocampo Foto
Giacomo Casanova Foto
Nach Foto

„La inocencia de la infancia, el sueño de la adolescencia en ti, mi carcel y mi paraiso, mi principio y fin“

—  Nach Rapero Español. 1974

(Mi pais) Poesía Difusa

John Katzenbach Foto
Antoine de Saint-Exupéry Foto

„A veces en el silencio de la noche, todos sus recuerdos le eran devueltos con la plenitud de una canción de infancia… En la soledad, nadie escapa a los recuerdos.“

—  Antoine de Saint-Exupéry escritor y aviador francés 1900 - 1944

Fuente: «Tierra de hombres» en Obras Completas, Editorial Plaza y Janés 1967, p. 268

Enrique Bunbury Foto
Mika Waltari Foto
Aldous Huxley Foto
Woody Allen Foto
Isabel Allende Foto
Henry Miller Foto
Henry Miller Foto
Osho Foto
Bertrand Russell Foto

„La Mayoría de la gente cree en Dios porque le han enseñado a creer desde su infancia, y esa es la razón principal.“

—  Bertrand Russell filósofo, matemático, lógico y escritor británico 1872 - 1970

Bertrand Russell Porque no soy Cristiano
Fuente: Por qué no soy cristiano (1927), traducción Luis Escobar Bareño, en Escritos básicos II (B. Russell), Barcelona, 1985, ISBN 978-84-350-3475-3.

Peter Ustinov Foto
Albert Einstein Foto
Sigmund Freud Foto

„En la infancia el clítoris de la niña desempeña enteramente el papel del pene“

—  Sigmund Freud médico neurólogo austriaco, considerado el padre del psicoanálisis 1856 - 1939

David Hume Foto
David Hume Foto
David Hume Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
Friedrich Schiller Foto

„Que tu sabiduría sea la sabiduría de las canas, pero que tu corazón sea el corazón de la infancia candorosa.“

—  Friedrich Schiller poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán 1759 - 1805

Sin fuentes

Ayn Rand Foto
Francisco Umbral Foto
Andréi Tarkovski Foto
Neil Strauss Foto
Will Smith Foto

„Yo no voy a la batalla preparado, sé que la voy a ganar.“

—  Will Smith rapero y actor estadounidense 1968

Ésta frase fue inspirada por Efrén Betancor Gordillo, amigo de Will y compañero de infancia.

Taylor Swift Foto
Albert Hofmann Foto
Albert Hofmann Foto
Ana María Matute Foto
Ana María Matute Foto

„Yo en la novela digo que a veces la infancia es más larga que la vida.“

—  Ana María Matute escritora española 1925 - 2014

17 de diciembre de 2008, presentando su novela «Paraíso inhabitado» (Destino).
Entrevistas
Fuente: La Razón Matute: «La infancia es más larga que la vida» http://www.larazon.es/noticia/la-infancia-es-mas-larga-que-la-vida

Albert Espinosa Foto
António Lobo Antunes Foto

„El amigo de la infancia que triunfa, consciente de su papel de amigo de la infancia que triunfa“

—  António Lobo Antunes escritor portugués 1942

La muerte de Carlos Gardel (1994)

„Mi padre, al irse, le regaló medio siglo a mi infancia.“

—  Antonio Porchia 1885 - 1968

Variante: Mi padre, al irse, regaló medio siglo a mi niñez.

Carlos Gardel Foto
José Mourinho Foto

„Es un juego donde un niño hizo algunas declaraciones sin demostrar madurez ni respeto, tal vez tiene que ver con una infancia difícil, sin la educación apropiada, tal vez sea una consecuencia de eso, por eso creí que tenía que darle una respuesta, después Sir Alex creyó que debía defender a su chico. Pero son cosas que pasan… No tengo ningún problema ni con Ferguson ni con su chico.“

—  José Mourinho entrenador de fútbol portugués 1963

Respondiendo a Alex Ferguson, que había defendido a Cristiano Ronaldo a raiz de las declaraciones del entrenador luso.
Disputas
Fuente: http://cristianoronaldo101.com/2007/04/ronaldo-vs-mourinho-war-of-words-part-2/

„Es más peligroso que la infancia de Al Capone.“

—  Héctor del Mar locutor de radio y televisión español de origen argentino 1942 - 2019

Cristiano Ronaldo Foto

„Mi caso es un poco especial porque yo nunca tuve ídolos en la infancia. Yo jugaba en el barrio con los colegas por puro placer. Yo solo quería jugar, manejar la pelota, marcar goles.“

—  Cristiano Ronaldo futbolista portugués 1985

Fuente: Frasecelebre.net http://www.frasecelebre.net/Frases_De_Cristiano_Ronaldo.html

Arturo Pérez-Reverte Foto
José Luis Sampedro Foto
Rafael Humberto Moreno-Durán Foto
Nach Foto

„Mirando en mis pensamientos, éstos me llevan a mi infancia, cuando aún no distinguía sabiduría de ignorancia“

—  Nach Rapero Español. 1974

(Abre tu mente y cruza el universo) En la brevedad de los días

Susanna Griso Foto
Joan Manuel Serrat Foto
Reinaldo Arenas Foto
Tita Merello Foto

„Mi infancia fue la que pudo darme mi madre, y ella por cierto estuvo muy limitada.“

—  Tita Merello actriz y cantante argentina 1904 - 2002

Fuente: Tita, según sus propias definiciones http://www.clarin.com/diario/2002/12/26/c-494973.htm

Silvina Ocampo Foto

„¿Por qué no dormiré? Porque en la oscuridad hay ubicuos ejércitos que llegan de mi infancia“

—  Silvina Ocampo escritora, cuentista y poeta argentina 1903 - 1993

Cornelia frente al espejo)

Waris Dirie Foto
Félix Rodríguez de la Fuente Foto
Gisela Valcárcel Foto
Julio Iglesias Foto
Ignacio Manuel Altamirano Foto