„Yo había crecido en el convencimiento de que aquella lenta procesión de la posguerra, un mundo de quietud, miseria y rencores velados, era tan natural como el agua del grifo, y que aquella tristeza muda que sangraba por las paredes de la ciudad herida era el verdadero rostro de su alma. Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas. Aquella noche primeriza de verano, caminando por ese anochecer oscuro y traicionero de Barcelona, no conseguía borrar de mi pensamiento el relato de Clara en torno a la desaparición de su padre. En mimundo, la muerte era una mano anónima e incomprensible, un vendedor a domicilio que se llevaba madres, mendigos o vecinos nonagenarios como si se tratase de una lotería del infierno. La idea de que la muerte pudiera caminar a mi lado, con rostro humano y corazón envenenado de odio, luciendo uniforme o gabardina, que hiciese cola en el cine, riese en los bares o llevase a los niños de paseo al parque de la Ciudadela por la mañana y por la tarde hiciese desaparecer a alguien en las mazmorras del castillo de Montjuïc, o en una fosa común sin nombre ni ceremonial, no me cabía en la cabeza. Dándole vueltas, se me ocurrió que tal vez aquel universo de cartón piedra que yo daba porbueno no fuese más que un decorado. En aquellos años robados, el fin de la infancia, como la Renfe, llegaba cuando llegaba.“

Última actualización 17 de Diciembre de 2020. Historia

Citas similares

Carlos Ruiz Zafón Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto

„Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas“

—  Carlos Ruiz Zafón, libro Cocaína

Marina
Variante: Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón son demasiado profundas.

Carlos Ruiz Zafón Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Charles Bukowski Foto
Hermann Hesse Foto

„Aquella mirada llegaba al corazón de toda la humanidad.“

—  Hermann Hesse literato alemán 1877 - 1962

En El lobo estepario

Heinrich Böll Foto
François de La  Rochefoucauld Foto
Cassandra Clare Foto
Grazia Deledda Foto

„Cambiamos todos, de un día a otro, por lentas e inconscientes evoluciones, ganadas por aquella ley ineluctable del tiempo que ahora deja de borrar lo que escribió ayer en las misteriosas tablas del corazón humano.“

—  Grazia Deledda escritora italiana 1871 - 1936

Original en italiano: «Mutiamo tutti, da un giorno all'altro, per lente e inconsapevoli evoluzioni, vinti da quella legge ineluttabile del tempo che oggi finisce di cancellare ciò che ieri aveva scritto nelle misteriose tavole del cuore umano».
Fuente:La veccchia canzone.
Fuente: Deledda, Grazia. Versi e prose giovanili: a cura di Antonio Scano Colaborador: Antonio Scano Editorial Virgilio, 1972. Procedencia del original: Universidad de Michigan. Digitalizado 6 julio 2006.

Amy Tan Foto
Emil Cioran Foto
Sherrilyn Kenyon Foto
Sylvia Plath Foto

„Era demasiado tarde
y su rostro se tornó más nítido,
amoroso, como si yo estuviera lista.“

—  Sylvia Plath escritora Estadounidense 1932 - 1963

Drei Frauen: Ein Gedicht für drei Stimmen

Orson Scott Card Foto
Aldous Huxley Foto
Mathias Malzieu Foto
Marcel Prévost Foto

Temas relacionados