Frases sobre aquel

Una colección de frases y citas sobre el tema del aquel, hombre, hombro, ser.

Un total de 931 citas, filtro:

Adolf Hitler Foto
José Joaquín de Olmedo Foto

„Un buen gobierno es aquel donde buenas leyes hacen felices a buenos ciudadanos.“

—  José Joaquín de Olmedo Abogado, escritor y político guayaquileño. (Guayaquil, 20 de marzo de 1780 - ibídem, 19 de febrero de 1847) 1780 - 1847

Sin fuentes

Friedrich Nietzsche Foto
John Katzenbach Foto

„«El mejor juego es aquel en el que no te das cuenta de que estás jugando»“

—  John Katzenbach escritor estadounidense 1950

El psicoanalista
Variante: El mejor juego es aquel en el que no te das cuenta de que estas jugando.

Anne Brontë Foto
Simón Bolívar Foto
Rosa Parks Foto

„Ni siquiera tenía certeza de que sobreviviría aquel día.“

—  Rosa Parks figura importante del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos 1913 - 2005

Sin fuentes
Tras preguntarle si sabía que su acto tendría tal impacto.

Enrique Bunbury Foto

„Como si aquel instante fuera a ser el primero, del resto de sus vidas…“

—  Enrique Bunbury músico español 1967

Días de borrasca (Víspera de resplandores), Héroes del Silencio.
Con Héroes del Silencio, Avalancha

Rapsusklei Foto

„Yo quisiera perderme en la miel de aquel pincel que dibujo tus curvas.“

—  Rapsusklei Rapero de Zaragoza 1980

De cuajetón

Anne Frank Foto
Pablo Neruda Foto

„«¿Sufre más el que espera siempre que aquel que nunca esperó a nadie?»“

—  Pablo Neruda poeta 1904 - 1973

Sin fuentes
Variante: Sufre más el que espera siempre
Que aquel que nunca esperó a nadie?

Lucio Anneo Seneca Foto

„Aquel que tú crees que ha muerto, no ha hecho más que adelantarse en el camino.“

—  Lucio Anneo Seneca filósofo, político, orador y escritor romano -4 - 65 a.C.

Fuente: [Vigil], Mercedes. El alquimista de la Rambla Wilson: la historia de Humberto Pittamiglio. Edición ilustrada. Editorial Fin de Siglo, 2001, p. 145.

Francisco de Miranda Foto

„Nunca reconoceremos por gobierno legitimo de nuestra patria, sino aquel que sea elegido por la libre y espontánea voluntad del pueblo; y siendo el sistema republicano el mas adaptable al gobierno de las Américas, propondremos, por cuantos medios estén a nuestro alcance, a que los pueblos se decidan por él.“

—  Francisco de Miranda político, militar, diplomático, escritor, humanista e ideólogo venezolano 1750 - 1816

La Gran Reunión Americana de Londres / Logia de los Caballeros Racionales / Logia Lautaro -extracto- (1.797)

Pitágoras Foto
Nach Foto
Adolf Hitler Foto

„La autoridad del Estado no puede ser un fin en sí misma, porque ello significaría consagrar la inviolabilidad de toda tiranía en el mundo. Si por los medios que están al alcance de un gobierno se precipita una nacionalidad en la ruina, entonces la rebelión no es sólo un derecho, sino un deber para cada uno de los hijos de ese pueblo. La pregunta: "¿cuándo se presenta este caso?", no se resuelve mediante disertaciones teóricas, sino por la acción y por el éxito. Como todo gobierno, por malo que sea y aún cuando haya traicionado una y mil veces los intereses de una nacionalidad, reclama para sí el deber que tiene de mantener la autoridad del Estado, el instinto de conservación nacional en lucha contra un gobierno semejante tendrá que servirse, para lograr su libertad o su independencia, de las mismas armas que aquél emplea para mantenerse en al mando. Según esto, la lucha será sostenida por medios "legales" mientras el poder que se combate no utilice otros; pero no habrá que vacilar ante el recurso de medios ilegales si es que el opresor mismo se sirve de ellos. En general, no debe olvidarse que la finalidad suprema de la razón de ser de los hombres no reside en el mantenimiento de un Estado o de un gobierno: su misión es conservar su Raza. Y si esta misma se hallase en peligro de ser oprimida o hasta eliminada, la cuestión de la legalidad pasa a un plano secundario. Entonces poco importará ya que el poder imperante aplique en su acción los mil veces llamados medios "legales"; el instinto de conservación de los oprimidos podrá siempre justificar en grado superlativo el empleo de todo recurso. Sólo así se explican en la Historia ejemplos edificantes de luchas libertarias contra la esclavitud (interna o externa) de los pueblos. En este caso el derecho humano se impone sobre el derecho político. Si un pueblo sucumbe sin luchar por los derechos del hombre, es porque al haber sido pesado en la balanza del Destino resultó demasiado débil para tener la suerte de seguir subsistiendo en el mundo terrenal. Porque quien no está dispuesto a luchar por su existencia o no se siente capaz de ello es que ya está predestinado a desaparecer, y esto por la justicia eterna de la Providencia. ¡El mundo no se ha hecho para los pueblos cobardes!“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Alejandra Pizarnik Foto
Joseph Conrad Foto
Bartolomé de las Casas Foto
Dalai Lama Foto
Jesús de Nazaret Foto

„Aquel que esté libre de pecado que arroje la primera piedra“

—  Jesús de Nazaret figura principal y fundador del cristianismo -7 - 30 a.C.

Jesús de Nazaret Foto
Amado Nervo Foto
Victor Hugo Foto

„(…) Vivimos en una sociedad sombría. Lograr el éxito, ésta es la enseñanza que, gota a gota, cae de la corrupción a plomo sobre nosotros.

Digamos, sin embargo, que eso que se llama éxito es algo bastante feo. Su falso parecido con el mérito engaña a los hombres. Para la muchedumbre, el triunfo tiene casi el mismo aspecto que la supremacía. El éxito, este artificio del talento, tiene una víctima a quien engañar: la historia. Juvenal y Tácito son los únicos que protestan. En nuestros días, ha entrado como sirviente en casa del éxito una filosofía casi oficial, que lleva la librea de su amo y le rinde homenaje en la antecámara. Hay que tener éxito: ésa es la teoría. La prosperidad supone capacidad. Ganen la lotería y ya serán capaces. El que triunfa es objeto de veneración. Todo consiste en nacer de pie. Tengan suerte, lo demás ya llegará; sean felices, y los considerarán grandes. Fuera de cinco o seis excepciones importantes, que constituyen la luz de un siglo, la admiración contemporánea no es más que miopía. Lo dorado es considerado oro. No importa ser un cualquiera, si se llega el primero. El vulgo es un viejo Narciso que se adora a sí mismo y que celebra todo lo vulgar. Esa facultad enorme, por la cual el hombre se convierte en Moisés, Esquilo, Dante, Migue Ángel o Napoleón, la multitud la concede por unanimidad y por aclamación a quien logra su objetivo, sea quien fuere. Que un notario se transforme en diputado; que un falso Corneille haga el Tiridate; que un eunuco llegue a poseer un harén; que un militar adocenado gane por casualidad la batalla decisiva de una época; que un boticario invente las suelas de cartón para el ejército del Sambre-et-Meuse y obtenga, con aquel cartón vendido como cuero, una renta de cuatrocientos mil francos; que un buhonero contraiga matrimonio con la usura, y tenga de ella por hijos siete y ocho millones, de los cuales él es el padre y ella, la madre; que un predicador llegue a obispo por la gracia de ser gangoso; que un intendente de buena casa, al dejar el servicio, sea tan rico que lo nombren ministro de Hacienda; no importa: los hombres llaman a eso Genio, tal como Belleza a la figura de Mousqueton, y Majestad al talante de Claudio, confundiendo así con las constelaciones del abismo las huellas estrelladas que dejan en el lodo blando las patas de los gansos.“

—  Victor Hugo, libro Los miserables

Les Misérables

Jean-Luc Nancy Foto
Paulo Coelho Foto
Wisława Szymborska Foto
Alejandro Dolina Foto
Nelson Mandela Foto
Ludwig von Mises Foto
Jim Morrison Foto

„Un amigo es aquel que te da la libertad de ser tú mismo.“

—  Jim Morrison cantante, compositor y poeta estadounidense 1943 - 1971

Milton Friedman Foto
Friedrich Schiller Foto

„Aquel que es demasiado precavido realiza muy poco en la vida.“

—  Friedrich Schiller poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán 1759 - 1805

Sin fuentes

Francisco Franco Foto

„Querido hermano: Recibo atónito tu carta y me asombro de los sanos consejos que en ella me das.
Tienes formado muy mal concepto de las fuerzas republicanas y excesivamente bueno de las monárquicas y de lo que representa el trono.
Siguiendo la monarquía en España, ya conoces el rumbo de la nación. La nobleza, que se considera casta superior, en su mayoría descendientes bastardos de otros nobles, viviendo a costa del país al amparo de la monarquía, con delegaciones regias, negocios dudosos, puestos políticos influyentes, y escarneciendo a las clases inferiores -más morales cuanto más inferiores- con sus desenfrenos de todos conocidos.
El alto clero y las congregaciones, que tienen su principal apoyo en la dinastía reinante, asfixiando las libertades públicas con sus demandas y desafueros, llevándose en forma directa o indirecta un buen trozo del presupuesto, mientras el país languidece y la incultura perdura por falta de escuelas y elementos de enseñanza, pues en los presupuestos no queda dinero para tan perentorias atenciones.
Los príncipes, infantes y demás parientes más o menos cercanos al trono, hacen truculentos negocios con el amparo que les presta el poder.
El ejército, que debiera ser servidor de la nación, hoy sólo sirve al trono y, para proteger a éste, se atreve a ametrallar al pueblo ansioso de recuperar su soberanía, atropellada y escarnecida por la dictadura borbónica.
Mientras, el ejército se apropia el oficio de verdugo de la nación, descuida su eficiencia guerrera y es tan sólo una caricatura de lo que debiera ser.
En cambio, se lleva la tercera parte de los presupuestos nacionales.
La vieja política, desacreditada, dando origen al golpe de Estado del año 23, llegó a aquel punto de descrédito, gobernando, o mejor dicho, desgobernando las clases monárquicas en cooperación con el poder moderador - por no llamarle absoluto - de ese trono que tanto defiendes.
En la monarquía no aparecen valores nuevos. Las mismas causas de antaño producirán los mismos efectos.
Tras una nueva etapa de desgobierno, funesta, desde luego, vendrá otra etapa de dictadura, que completará la labor de la dictadura anterior, terminando de ahogar todo espíritu liberal y ciudadano y convirtiéndonos en lo que son hoy algunas repúblicas americanas.
Los pocos ciudadanos que pueden, para no morir a manos reaccionarias tendrán que emigrar, perdiéndose para España los valores que ellos representan.
Los generales -incapaces- que hoy se agrupan en torno del trono para defenderlo, no llevan otras miras que evitar la llegada de un orden nuevo, en el que por su incapacidad no tendrían puesto decoroso; y para salvar su actual posición privilegiada, defienden a su señor con instinto y dote de esclavos, tratando de poner una vez más el ejército enfrente del pueblo.
Esto, que sucedió otras veces, ya no lo conseguirán, y el soldado y el oficial se pondrán al lado de aquél para ayudarle a sacudir sus yugos legendarios y hacer justicia, su justicia, la verdadera justicia, la justicia popular.
El pueblo paga al ejército y al trono para que le sirvan y no para que lo tiranicen, y cuando se cansa de pagar servidores desleales, está en su legítimo derecho a prescindir de ellos.
El trono rompió la constitución, que es el pacto que tenía con el pueblo; roto el pacto, al pueblo, sólo al pueblo, corresponde rehacerlo o elegir el régimen de gobierno que le ofrezca más sólida garantía de progreso y bienestar.
Un régimen que por evoluciones parlamentarias y no por revoluciones sangrientas consiga que no sea un mito el significado de las tres palabras "Libertad, Igualdad, Fraternidad".
Ese régimen no puede ser ya la monarquía, puesto que ha demostrado cumplidamente que sólo satisface sus egoísmos, sin importarle un ardite las necesidades del país.
El mundo en pocos años ha evolucionado rápidamente. Casi todas las naciones de Europa están hoy constituidas en repúblicas, lo están todas las de América. Los que sentimos el culto de la patria, debemos quererla republicana, única forma de que progrese y se coloque al nivel del resto de Europa, respecto al cual vamos atrasados muchos años.
Una república moderada sería la solución al actual estado de cosas.
Ella atraería a la gobernación del país a las clases privilegiadas sin espantarlas ni ponerles enfrente, como sucedería con el establecimiento de una república radical.
Los elementos más radicales la respetarían, porque verían siempre en ella la posibilidad de evolucionar hacia sus ideales, tratando de ganar puestos en los comicios con su conducta, sus programas y una adecuada propaganda.
El país se gobernaría en definitiva como quisiera y evitaríamos la llegada de una revolución que camina con pasos de gigante y que cuanto más tarde más violenta ha de ser.
Dices en tu carta con un profundo desconocimiento que las izquierdas son averiada mercancía. ¡Mercancía y bien averiada son las derechas! ¡Ya hemos visto cómo se vendían o alquilaban! Lo poco bueno que en ellas quedaban, se ha marchado a la república, por no convivir con tanto profesional de la indignidad y de la falta de decoro. Los partidos monárquicos ¡¡ésos sí que son averiada mercancía!!“

—  Francisco Franco general y dictador español 1892 - 1975

Carta de Ramón Franco a su hermano
Fuente: "Autobiografía del general Franco" de Manuel Vázquez Montalbán.

Gibran Jalil Gibran Foto

„Aquel que te perdona un pecado que no has cometido, se perdona a sí mismo su propio crimen.“

—  Gibran Jalil Gibran poeta libanés 1883 - 1931

Fuente: Dichos espirituales, "Dichos", 1963 (póstuma).

Ernesto Sabato Foto
Giuseppe Marello Viale Foto
John Dillinger Foto
José Antonio Primo de Rivera Foto
Yasunari Kawabata Foto
Ravi Zacharias Foto
Silvina Ocampo Foto
Adolf Hitler Foto

„En aquel tiempo, en mi ingenuidad de joven, creí poder evidenciar los errores de su doctrina. En el pequeño círculo en el que me desenvolvía, me esforzaba, por todos los medios a mi alcance, de convencerlos de lo pernicioso de los errores del marxismo y pensaba lograr ese objetivo; pero lo contrario es lo que siempre acontecía. Parecía que el examen cada vez más profundo de la actuación desmoralizadora de las teorías marxistas en sus aplicaciones prácticas, servía sólo para volver cada vez más firmes las decisiones de los judíos. Cuanto más discutía con ellos, mejor aprendía su dialéctica. Partían éstos de la creencia en la estupidez de sus adversarios, y cuando eso no daba resultados, se hacían pasar ellos mismos por estúpidos. Si fallaban ambos recursos, rehusaban entender lo que se les decía y, de repente, cambiaban de tema, saliendo con argumentos que, una vez aceptados, trataban de aplicar a casos completamente diferentes. Entonces, cuando de nuevo eran alcanzados en el propio terreno, que les era familiar, fingían debilidad y alegaban no tener suficientes conocimientos sobre el particular. Por donde quiera que se golpease a estos apóstoles, ellos se escabullían como anguilas en manos de los adversarios; cuando alguna vez se lograba reducir a uno de ellos, porque, observado por los presentes, no le había ya quedado otro recurso que asentir, grande debía ser la sorpresa que al día siguiente se experimentaba al constatar que ese mismo judío no recordaba ni lo más mínimo de lo acontecido la víspera y seguía repitiendo los dislates de siempre, como si nada, absolutamente nada, hubiera acontecido. Se fingía encolerizado, sorprendido y, sobre todo, desmemoriado por completo, excepto que el debate había terminado por evidenciar la verdad de sus afirmaciones. Muchas veces quedé atónito.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

William Blake Foto
Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie Foto
Henry Ward Beecher Foto
Giovanni Papini Foto
Ramón Gómez De La Serna Foto

„Aquel tipo tenía un tic, pero le faltaba un tac; por eso no era un reloj.“

—  Ramón Gómez De La Serna escritor y periodista español 1888 - 1963

Greguerías, En Greguerías: Selección 1910-1960
Fuente: Página 96.

Cicerón Foto

„El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretenda hacerse superior a las leyes.“

—  Cicerón jurista, político, filósofo, escritor y orador romano -106 - -43 a.C.

Fuente: Grases, Pedro. Estudios bolivarianos. Volumen 4 de Obras de Pedro Grases. Editorial Seix Barral, 1981. p. 96.

Alfonsina Storni Foto

„Alma: ¿Dónde está el oro aquel que viste?
Todo ha cambiado cuando estuvo enfrente;
Mis ojos tocan realidad tan triste
Que digo: es el presente.“

—  Alfonsina Storni, Languidez

Citas de poemas
Variante: Alma: ¿Dónde está el oro aquel que viste? Todo ha cambiado cuando estuvo enfrente; mis ojos tocan realidad tan triste que digo: es el presente.
Fuente: Languidez.

Adolf Hitler Foto

„Lo que más me preocupó en la cuestión del parlamentarismo fue la notoria falta de un elemento responsable. Por funestas que pudieran ser las consecuencias de una ley sancionada por el Parlamento, nadie lleva la responsabilidad ni a nadie le es posible exigirle cuentas. ¿O es que puede llamarse asumir responsabilidad el hecho de que después de un fiasco sin precedentes dimita el gobierno culpable, o cambie la coalición existente, o, por último, se disuelva el Parlamento? ¿Puede acaso hacerse responsable a una vacilante mayoría? ¿No es cierto que la idea de responsabilidad presupone la idea de la personalidad? ¿Puede prácticamente hacerse responsable al dirigente de un gobierno por hechos cuya gestión y ejecución obedecen exclusivamente a la voluntad y al arbitrio de una pluralidad de individuos? ¿O es que la misión del gobernante - en lugar de radicar en la concepción de ideas constructivas y planes- consiste más bien en la habilidad con que éste se empeñe en hacer comprensible a un hato de borregos lo genial de sus proyectos, para después tener que mendigar de ellos mismos una bondadosa aprobación? ¿Cabe en el criterio del hombre de Estado poseer en el mismo grado el arte de la persuasión, por un lado, y por otro la perspicacia política necesaria para adoptar directivas o tomar grandes decisiones? ¿Prueba acaso la incapacidad de un Führer el solo hecho de no haber podido ganar en favor de una determinada idea el voto de mayoría de un conglomerado resultante de manejos más o menos honestos? ¿Fue acaso alguna vez capaz ese conglomerado de comprender una idea, antes de que el éxito obtenido por la misma revelara la grandiosidad de ella? ¿No es en este mundo toda acción genial una palpable protesta del genio contra la indolencia de la masa? ¿Qué debe hacer el gobernante que no logra granjearse el favor de aquel conglomerado para la consecución de sus planes? ¿Deberá sobornar? ¿O bien, tomando en cuenta la estulticia de sus conciudadanos, tendrá que renunciar a la realización de medidas reconocidas como vitales, dejando el gobierno, o quedarse en él a pesar de todo? ¿No es cierto que en un caso tal el hombre de verdadero carácter se coloca frente a un conflicto insoluble entre su comprensión de la necesidad y su rectitud de criterio o, mejor dicho, su honradez? ¿Dónde acaba aquí el límite entre la noción del deber para la colectividad y la noción del deber para la propia dignidad personal? ¿No debe todo Führer de verdad rehusar que de ese modo se le degrade a la categoría de traficante político? ¿O es que, inversamente, todo traficante deberá sentirse predestinado a "especular" en política, puesto que la suprema responsabilidad jamás pesará sobre él, sino sobre un anónimo e inaprensible conglomerado de gentes? Sobre todo, ¿no conducirá el principio de la mayoría parlamentaria a la demolición de la Idea-Führer? Pero, ¿es que aún cabe admitir que el progreso del mundo se debe a la mentalidad de las mayorías y no al cerebro de unos cuantos? ¿O es que se cree que tal vez en el futuro se podría prescindir de esta condición previa, inherente a la cultura humana? ¿No parece, por el contrario, que ella es hoy más necesaria que nunca?“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Adolf Hitler Foto
Agatha Christie Foto
Alejandro Casona Foto

„En aquel momento comprendí que iba a ser suya para siempre, aunque fuera de lejos, aunque él no volviera a verme nunca más.“

—  Alejandro Casona dramaturgo español 1903 - 1965

Los árboles mueren de pie

Friedrich Nietzsche Foto
John Milton Foto
Fernando Vallejo Foto
Jorge Luis Borges Foto
Paulo Coelho Foto

„«Bendito aquel que consigue darles a sus hijos alas y raíces»“

—  Paulo Coelho, libro El vencedor está solo

The Winner Stands Alone

Mathias Malzieu Foto
Lucio Anneo Seneca Foto

„Aquel que es valiente es libre.“

—  Lucio Anneo Seneca filósofo, político, orador y escritor romano -4 - 65 a.C.

Henry David Thoreau Foto
Bahá'u'lláh Foto
William Blake Foto
Citát „Un verdadero amigo es aquel que llega cuando todos se han ido.“
Albert Camus Foto
Benjamin Franklin Foto

„Aquél que se ama a sí mismo no tiene rival ninguno.“

—  Benjamin Franklin político, científico e inventor estadounidense 1706 - 1790

Fuente: Gabbard, Glen O. Psiquiatría psicodinámica en la práctica clínica. Editorial Ed. Médica Panamericana, 2002. ISBN 9789500608909, p. 530. https://books.google.es/books?id=4zl8YgdjdMEC&pg=PA530&dq=Aqu%C3%A9l+que+se+ama+a+s%C3%AD+mismo+no+tiene+rival+ninguno.+Benjamin+Franklin&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwij0rzI3v3gAhUKhRoKHV9bAd8Q6AEIKzAB#v=onepage&q=Aqu%C3%A9l%20que%20se%20ama%20a%20s%C3%AD%20mismo%20no%20tiene%20rival%20ninguno.%20Benjamin%20Franklin&f=false

Citát „Aquel que sólo luche por una paz momentánea no merece ninguna.“
Benjamin Franklin Foto

„Aquel que sólo luche por una paz momentánea no merece ninguna.“

—  Benjamin Franklin político, científico e inventor estadounidense 1706 - 1790

Sacha Guitry Foto
Elbert Hubbard Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
Milan Kundera Foto
Georges Bernanos Foto

„El hombre de antaño no se parecía al de hoy. Nunca hubiese aquél formado parte de este rebaño que las democracias plutocráticas, marxistas o racistas alimentan para la fábrica y el osario.“

—  Georges Bernanos, libro La France contre les robots

La France contre les robots.
Fuente: [https://books.google.es/books?id=qYU4AQAAIAAJ&q=false Revista del foro. Colaborador Colegio de Abogados de Lima (Perú). Publicado en 1977. Página 62.

Friedrich Nietzsche Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Ayn Rand Foto
Alexandre Dumas (padre) Foto

„¡Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciados!“

—  Alexandre Dumas (padre) novelista y dramaturgo francés 1802 - 1870

Sin fuentes

Gibran Jalil Gibran Foto

„Poeta es aquel que te hace sentir, tras haber leído su poema, que sus mejores versos aún no han sido compuestos.“

—  Gibran Jalil Gibran poeta libanés 1883 - 1931

Fuente: Dichos espirituales, "Dichos", 1963 (póstuma).

Roberto Alemann Foto
Menandro Foto

„El hombre justo no es aquel que no comete ninguna injusticia, si no el que pudiendo ser injusto no quiere serlo.“

—  Menandro comediógrafo de la Antigua Grecia -342 - -291 a.C.

Fuente: Eusebio, Sebastián Arribas Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0. p. 235.

Alexander Sutherland Neill Foto
Miguel Abuelo Foto

„La vida es un libro útil para aquel que puede comprender. Tengo confianza en la balanza que inclina mi parecer.“

—  Miguel Abuelo músico de rock de Argentina 1946 - 1988

Fuente: El Fuego Que Nos Encandila. Autor De la Horra, Gustavo Adrián. Editorial Dunken, 2013. ISBN 9789870268635. p. 46. https://books.google.es/books?id=LU0RAgAAQBAJ&pg=PA46&dq=La+vida+es+un+libro+%C3%BAtil+para+aquel+que+puede+comprender.+Tengo+confianza+en+la+balanza+que+inclina+mi+parecer.+Miguel+Abuelo&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjpkJfKlYfhAhXNAGMBHXRbCxkQ6AEIKDAA#v=onepage&q=La%20vida%20es%20un%20libro%20%C3%BAtil%20para%20aquel%20que%20puede%20comprender.%20Tengo%20confianza%20en%20la%20balanza%20que%20inclina%20mi%20parecer.%20Miguel%20Abuelo&f=false

Miguel Abuelo Foto
Marcelino Champagnat Foto
Cornelio Saavedra Foto

„«Los hijos de Buenos Aires con estos hechos ya querían se realizase la separación del mando de Cisneros, y se reasumiesen por los americanos. Se hicieron varias reuniones, se hablaba con calor de estos proyectos y se quería atropellar por todo. Yo, siempre, fui opositor a estas ideas. Toda mi resolución o dictamen era decirles: ‘Paisanos y señores, aún no es tiempo; dejen que las brevas maduren y entonces las comeremos’. A la verdad, quién era en aquel tiempo el que no juzgase que Napoleón triunfaría y realizaría sus planes con la España? Esto era lo que yo esperaba muy en breve, la oportunidad o tiempo que creía conveniente para dar el grito de libertad en esas partes. Esta era la breva que decía era útil para esperar que madurase. Efectivamente así sucedió. El mismo Cisneros, el 18 de mayo del año 1810 anunció al público por su proclama, que sólo Cádiz y la isla de León se hallaban libres del yugo de Napoleón. Yo me hallaba ese día en el pueblo de San Isidro; don Juan José Viamonte, sargento mayor que era de mi cuerpo, me escribió diciendo era preciso regresase a la ciudad sin demora, porque había novedades; en consecuencia, así lo ejecuté. Cuando me presenté en su casa, encontré en ella una porción de oficiales y otros paisanos, cuyo saludo fue preguntándome: "¿Aún dirá usted que no es tiempo?"“

—  Cornelio Saavedra estadista y militar argentino 1759 - 1829

Entonces me pusieron en las manos la proclama de aquel día. Luego que la leí, les dije: "Señores, ahora digo que no es sólo tiempo, sino que no se debe perder una sola hora"».
Fuente: Memoria Autógrafa. Buenos Aires: Eudeba, 1968.

Agustín de Hipona Foto

„Aquél que no es celoso no está enamorado.“

—  Agustín de Hipona ideólogo cristiano de los siglos IV y V 354 - 430

Machado de Assis Foto
Victor Hugo Foto
Richard Bach Foto
Xavier Velasco Foto
Yasunari Kawabata Foto
Cesare Pavese Foto
Virginia Woolf Foto

„[…] las cosas por las que se nos conoce son simples chiquilladas. Por debajo, todo está oscuro, todo se extiende, todo es insondablemente profundo; pero de cuando en cuando salimos a la superficie y por eso se nos conoce. A la señora Ramsay su horizonte le parecía no tener límites. Estaban todos los lugares que no había visto; las llanuras de la India; también se veía apartando la gruesa cortina de cuero de una iglesia romana. El núcleo de oscuridad podía ir a cualquier sitio, porque nadie lo veía. Nadie podía detenerlo, pensó, exultante. Allí estaba la libertad, allí estaba la paz, allí estaba —bien más precioso que ningún otro— la posibilidad de recogerse, de descansar sobre una plataforma de estabilidad. De acuerdo con su experiencia, nunca se encontraba descanso en tanto que uno mismo (aquí realizó una maniobra muy hábil con las agujas), pero sí como cuña de oscuridad. Al perder la personalidad se perdía la preocupación, la prisa, la agitación; y siempre le subía hasta los labios alguna exclamación para expresar su triunfo sobre la vida cuando las cosas confluían en aquella paz, aquel descanso, aquella eternidad; y, haciendo una pausa, volvió la vista para encontrarse con el destello del faro, el destello largo, el último de los tres, que era su destello; porque, siempre, al contemplar las cosas con aquel estado de ánimo a aquella hora del día, resultaba inevitable sentirse especialmente atraída por una de ellas; y aquella cosa, aquel destello largo, era su destello.“

—  Virginia Woolf, libro Al faro

To the Lighthouse