„Apenas llegado a Sharax, el fatigado emperador había ido a sentarse a la orilla del mar, frente a las densas aguas del Golfo Pérsico. En aquel momento no dudaba todavía de la victoria, pero por primera vez lo abrumaba la inmensidad del mundo, la conciencia de su edad y de los límites que nos encierran. Gruesas lágrimas rodaron por las arrugadas mejillas del hombre a quien se creía incapaz de llorar. El jefe que había llevado las águilas romanas a riberas hasta entonces inexploradas, comprendió que no se embarcaría jamás en aquel mar tan soñado; la India, la Bactriana, todo ese Oriente tenebroso del que se había embriagado a distancia, se reducirían para él a unos nombres y a unos ensueños. A la mañana siguiente, las malas noticias lo forzaron a retroceder. Cada vez que el destino me ha dicho no, he recordado aquellas lágrimas derramadas una noche en lejanas playas por un anciano que quizá miraba por primera vez su vida cara a cara.“

—  Marguerite Yourcenar, Memoirs of Hadrian
Anuncio

Citas similares

Gillian Flynn Foto
Madeline Miller Foto
Anuncio
 Eminem Foto
Marcel Proust Foto
Stefan Zweig Foto
Javier Cercas Foto
David Foster Wallace Foto
Anuncio
Amaia Montero Foto
Italo Calvino Foto
 Osho Foto
Gibran Jalil Gibran Foto
Anuncio
Richard Wagner Foto
Haruki Murakami Foto
Alessandro Manzoni Foto
Yogi Berra Foto
Siguiente