Frases sobre orilla

Una colección de frases y citas sobre el tema del orilla.

Temas relacionados

Un total de 91 citas, filtro:


Diógenes de Sinope Foto
José Zorrilla Foto
Anuncio
Rabindranath Tagore Foto
Giuseppe Marello Viale Foto
William Ospina Foto
Fernando Pessoa Foto

„Me detengo a orillas de mí y me asomo… Abismo… Y en ese abismo el Universo.“

— Fernando Pessoa 1888 - 1935
El primer Fausto / Todavía más allá del otro océano

Isabel Allende Foto

„Recorría sin descanso la inmensidad del sur con su pequeño ejército, adentrándose en los bosques húmedos y sombríos, bajo la alta cúpula verde tejida por los árboles más nobles y coronada por la soberbia araucaria, que se perfilaba contra el cielo con su dura geometría. Las patas de los caballos pisaban un colchón fragante de humus, mientras los jinetes se abrían camino con las espadas en la espesura, a ratos impenetrable, de los helechos. Cruzaban arroyos de aguas frías, donde los pájaros solían quedar congelados en las orillas, las mismas aguas donde las madres mapuche sumergían a los recién nacidos. Los lagos eran prístinos espejos del azul intenso del cielo, tan quietos, podían contarse las piedrecillas en el fondo. Las arañas tejían sus encajes, perlados de rocío, entre las ramas de robles, arrayanes y avellanos. Las aves del bosque cantaban reunidas, diuca, chincol, jilguero, torcaza, tordo, zorzal, y hasta el pájaro carpintero, marcando el ritmo con su infatigable tac-tac-tac. Al paso de los caballeros se levantaban nubes de mariposas y los venados, curiosos, se acercaban a saludar. La luz se filtraba entre las hojas y dibujaba sombras en el paisaje; la niebla subía del suelo tibio y envolvía el mundo en un hálito de misterio. Lluvia y más lluvia, ríos, lagos, cascadas de aguas blancas y espumosas, un universo líquido. Y al fondo, siempre, las montañas nevadas, los volcanes humeantes, las nubes viajeras. En otoño el paisaje era de oro y sangre, enjoyado, magnífico. A Pedro de Valdivia se le escapaba el alma y se le quedaba enredada entre los esbeltos troncos vestidos de musgo, fino terciopelo. El Jardín del Edén, la tierra prometida, el paraíso. Mudo, mojado de lágrimas, el conquistador conquistado iba descubriendo el lugar donde acaba la tierra, Chile.“

— Isabel Allende escritora chilena 1942
Inés del alma mía

Anuncio
Paulo Coelho Foto
Nicanor Parra Foto
Wisława Szymborska Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Anuncio
Mario Benedetti Foto
Fernando Vallejo Foto
Pablo Neruda Foto
Siguiente