Frases sobre la venganza

Una colección de frases y citas sobre el tema del venganza, justicia, justicia, carrillo.

Mejores frases sobre la venganza

Ernest Hemingway Foto
Tupac Shakur Foto

„La venganza es el mejor placer después del sexo.“

—  Tupac Shakur músico estadounidense 1971 - 1996

Sin fuentes

Honoré De Balzac Foto

„En la venganza el más débil es siempre más feroz.“

—  Honoré De Balzac novelista francés 1799 - 1850

Fuente: Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4, p. 285.

Marco Aurelio Foto

„Abstenerse de la imitación es la mejor venganza.“

—  Marco Aurelio emperador del Imperio Romano 121 - 180

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Konrad Adenauer Foto

„Haz de Europa tu venganza.“

—  Konrad Adenauer político alemán. Canciller de la República Federal de Alemania 1876 - 1967

Policarpa Salavarrieta Foto
Jorge Luis Borges Foto

„La venganza no es menos vanidosa y ridícula que el perdón.“

—  Jorge Luis Borges escritor argentino 1899 - 1986

Fuente: Episodio del enemigo.

Johann Wolfgang von Goethe Foto
Alejo Carpentier Foto

„El Dios de los blancos ordena el crimen. Nuestros dioses nos piden venganza.“

—  Alejo Carpentier biografía, escritor cubano 1904 - 1980

The Kingdom of This World

Cassandra Clare Foto

„No busque venganza y la llame justicia.“

—  Cassandra Clare, Cazadores de Sombras

The Mortal Instruments

Todas frases sobre la venganza

Un total de 191 citas venganza, filtro:

Sacha Guitry Foto

„«Si alguno os quiere robar la esposa, la mejor forma de vengaros de él es dejar que se la lleve».“

—  Sacha Guitry dramaturgo de Francia 1885 - 1957

Sin fuentes

Richelle Mead Foto
Simón Bolívar Foto
Peter Kürten Foto
Frédéric Chopin Foto

„El enemigo ha entrado en casa […] Oh, Dios, ¿existes? Haces y aún no cobras venganza. ¿Acaso no tuviste suficiente con los crímenes de Moscú? O… ¡O quizás Tú seas moscovita!“

—  Frédéric Chopin compositor y virtuoso pianista polaco del romanticismo 1810 - 1849

Cita de los llamados diarios de Stuttgart en su desesperación al recibir la noticia de la caída de Varsovia ante las tropas rusas.

Osamu Dazai Foto
Álvaro Arzú Irigoyen Foto
Tácito Foto

„Los hombres prefieren pagar un perjuicio a un beneficio, porque la gratitud es una carga, y la venganza, un placer.“

—  Tácito historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio romano 54 - 120

Sin fuentes

Jorge Luis Borges Foto

„Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón.“

—  Jorge Luis Borges escritor argentino 1899 - 1986

Fuente: «Fragmentos de un Evangelio apócrifo», de Elogio de la Sombra.

Arturo Pérez-Reverte Foto

„El poder de las viejas es inmenso. No es verdad que las manden a esta Casa para que pasen sus últimos días en paz, como dicen ellos. Esto es una prisión, llena de celdas, con barrotes en las ventanas, con un carcelero implacable a cargo de las llaves. Los patrones las mandan a encerrar aquí cuando se dan cuenta de que les deben demasiado a estas viejas y sienten pavor porque estas miserables, un buen día, pueden revelar su poder y destruirlos. Los servidores acumulan los privilegios de la miseria. Las conmiseraciones, las burlas, las limosnas, las ayuditas, las humillaciones que soportan los hacen poderosos. Ellas conservan los instrumentos de la venganza porque van acumulando en sus manos ásperas y verrugosas esa otra mitad de sus patrones, la mitad inútil, descartada, lo sucio y lo feo que ellos, confiados y sentimentales, les han ido entregando con el insulto de cada enagua gastada que les regalan, cada camisa chamuscada por la plancha que les permiten que se lleven. ¿Cómo no van a tener a sus patrones en su poder si les lavaron la ropa, y pasaron por sus manos todos los desórdenes y suciedades que ellos quisieron eliminar de sus vidas? Ellas barrieron de sus comedores las migas caídas y lavaron los platos y las fuentes y los cubiertos, comiéndose lo que sobró. Limpiaron el polvo de sus salones las hilachas de sus costuras, los papeles arrugados de sus escritorios y sus oficinas. Restablecieron el orden en las camas donde hicieron el amor legítimo o ilegítimo, satisfactorio o frustrador, sin sentir asco ante esos olores y manchas ajenos. Cosieron los jirones de sus ropas, les sonaron las narices cuando niños, los acostaron cuando llegaron borrachos y limpiaron vómitos y meados, zurcieron sus calcetines y lustraron sus zapatos, les cortaron las uñas y los callos, les escobillaron la espalda en el baño, los peinaron, les pusieron lavativas y les dieron purgantes y tisanas para la fatiga, el cólico o la pena. Desempeñando estos menesteres, las viejas fueron robándose algo integral de las personas de sus patrones al colocarse en su lugar para hacer algo que ellos se negaban a hacer… y la avidez de ellas crece al ir apoderándose de más cosas, y codician más humillaciones y más calcetines viejos regalados como dádivas, quieren apoderarse de todo.“

—  José Donoso

The Obscene Bird of Night

Patrick Rothfuss Foto
William Ospina Foto
Simón Bolívar Foto
Rubén Darío Foto
Nach Foto
Ernesto Cardenal Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Marqués de Sade Foto

„Soy un libertino, pero no soy un criminal ni un asesino, y como me siento obligado a presentar mis disculpas junto con mi vindicación, por lo tanto diré que podría ser posible que aquellos que me condenan tan injustamente como yo he podido. ellos mismos no pueden compensar las infamias con buenas obras tan claramente establecidas como las que puedo contrastar con mis errores. Soy un libertino, pero tres familias que residen en su área han vivido de mi caridad durante cinco años y los he salvado de las más profundas profundidades de la pobreza. Soy libertino, pero he salvado a un desertor de la muerte, un desertor abandonado por todo su regimiento y por su coronel. Soy un libertino, pero en Evry, con toda tu familia mirando, salvé a un niño, a riesgo de mi vida, que estaba a punto de ser aplastado bajo las ruedas de un carro tirado por caballos, arrebatando el niño desde debajo de ella. Soy un libertino, pero nunca he comprometido la salud de mi esposa. Tampoco he sido culpable de los otros tipos de libertinaje que a menudo son fatales para la fortuna de los niños: ¿los he arruinado al apostar o por otros gastos que podrían haberlos privado, o incluso por un solo día, de su herencia? ¿He manejado mal mi propia fortuna, siempre que haya tenido algo que decir al respecto? En una palabra, ¿anuncié en mi juventud un corazón capaz de las atrocidades de las que hoy estoy acusado? … ¿Cómo, por lo tanto, supones que, desde una infancia y juventud tan inocentes, de repente he llegado a lo último de lo premeditado? ¿horror? No, no lo crees. Y sin embargo, usted que hoy me tiraniza tan cruelmente, usted tampoco lo cree: su venganza ha engañado su mente, ha procedido ciegamente a tiranizarla, pero su corazón sabe el mío, lo juzga más justamente y sabe muy bien que es inocente.
Marquis de Sade

This passage comes from a letter addressed to his wife. It was written during his imprisonment at the Bastille.

Fuente: https://citas.in/community/translations/11797/“

—  Marqués de Sade novelista y filósofo francés 1740 - 1814

Adolf Hitler Foto

„Siguiendo el ejemplo de Francia, se podría restringir artificialmente la natalidad y de este modo evitar una superpoblación. La Naturaleza misma suele oponerse al aumento de población en determinados países o en ciertas razas, y esto en épocas de hambre o por condiciones climáticas desfavorables, así como tratándose de la escasa fertilidad del suelo. Por cierto que la Naturaleza obra aquí sabiamente y sin contemplaciones; no anula propiamente la capacidad de procreación, pero sí se opone ala conservación de la prole al someter a ésta a rigurosas pruebas y privaciones tan arduas, que todo el que no es fuerte y sano vuelve al seno de lo desconocido. El que entonces sobrevive, a pesar de los rigores de la lucha por la existencia, resulta mil veces experimentado, fuerte y apto para seguir generando, de tal suerte que el proceso de la selección puede empezar de nuevo. Actuando de ese modo brutal contra el individuo y llamándolo de nuevo momentáneamente a desaparecer, por no ser capaz de resistir la tempestad de la vida, la Naturaleza mantiene la Raza, la propia especie vigorosa y la hace capaz de las mayores realizaciones. La disminución del número implica así la vigorización del individuo y con ello, finalmente, la consolidación de la Raza. Otra cosa es que el hombre, por sí mismo, se empeñe en restringir su descendencia. Aquí es preciso considerar no sólo el factor natural, sino también el humano. El hombre cree saber más que esa cruel Reina de toda la sabiduría, la Naturaleza. Él no limita la conservación del individuo, sino la propia reproducción. Eso le parece a él (que siempre se ve a sí mismo y nunca a la Raza) más humano y más justificado que lo otro. Infelizmente, las consecuencias son también inversas. En cuanto a la Naturaleza, liberando la generación, somete, entre tanto, la conservación de la especie a una prueba de las más severas, escogiendo dentro de un gran número de individuos los que juzga mejores, y sólo a éstos preserva para la perpetuación de la especie; el hombre limita la procreación y se esfuerza denodadamente para que cada ser, una vez nacido, se conserve a cualquier precio. Esta corrección de la voluntad divina le parece ser tan sabia como humana, y él se alegra más de una vez por haber sobrepujado a la Naturaleza y hasta haber demostrado la insuficiencia de la misma. Y el hijo de Adán no quiere ver ni oír hablar que, en realidad, el número es limitado, pero a costa del abatimiento del individuo. Siendo limitada la procreación, por disminución del número de nacimientos, sobreviene, en lugar de la natural lucha por la vida (que sólo deja en pie al más fuerte y al más sano), como lógica consecuencia, el prurito de "salvar" a todo trance también al débil y hasta al enfermo, cimentando el germen de una progenie que irá degenerando progresivamente, mientras persista ese escarnio de la Naturaleza y sus leyes. El resultado final es que un pueblo tal perderá algún día el derecho a la existencia en este mundo, pues el hombre puede, durante un cierto tiempo, desafiarlas leyes eternas de la conservación, pero la venganza vendrá, más tarde o más temprano. Una generación más fuerte expulsará a los débiles, pues el ansia por la vida, en su última forma, siempre romperá todas las corrientes ridículas del llamado espíritu de humanidad individualista. En su lugar aparecerá una Humanidad natural, que destruirá la debilidad para engendrar la fuerza.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Juan Carlos Onetti Foto

„Cuando volví a verlo, cuando iniciamos esta segunda amistad que espero no terminará ya nunca, dejé de pensar en toda forma de ataque. Quedó resuelto que no le hablaría jamás de Inés ni del pasado y que, en silencio, yo mantendría todo aquello viviente dentro de mí. Nada más que esto hago, casi todas las tardes, frente a Roberto y las caras familiares del café. Mi odio se conservará cálido y nuevo mientras pueda seguir viviendo y escuchando a Roberto; nadie sabe de mi venganza, pero la vivo, gozosa y enfurecida, un día y otro. Hablo con él, sonrío, fumo, tomo café. Todo el tiempo pensando en Bob, en su pureza, su fe, en la audacia de sus pasados sueños. Pensando en el Bob que amaba la música, en el Bob que planeaba ennoblecer la vida de los hombres construyendo una ciudad de enceguecedora belleza para cinco millones de habitantes, a lo largo de la costa del río; el Bob que no podía mentir nunca; el Bob que proclamaba la lucha de los jóvenes contra los viejos, el Bob dueño del futuro y del mundo. Pensando minucioso y plácido en todo eso frente al hombre de dedos sucios de tabaco llamado Roberto, que lleva una vida grotesca, trabajando en cualquier hedionda oficina, casado con una mujer a quien nombra “mi señora”; el hombre que se pasa estos largos domingos hundido en el asiento del café, examinando diarios y jugando a las carreras por teléfono.

Nadie amó a mujer alguna con la fuerza con que yo amo su ruindad, su definitiva manera de estar hundido en la sucia vida de los hombres. Nadie se arrobó de amor como yo lo hago ante sus fugaces sobresaltos, los proyectos sin convicción que un destruido y lejano Bob le dicta algunas veces y que sólo sirven para que mida con exactitud hasta donde está emporcado para siempre.

No sé si nunca en el pasado he dado la bienvenida a Inés con tanta alegría y amor como diariamente le doy la bienvenida a Bob al tenebroso y maloliente mundo de los adultos. Es todavía un recién llegado y de vez en cuando sufre sus crisis de nostalgia. Lo he visto lloroso y borracho, insultándose y jurando el inminente regreso a los días de Bob. Puedo asegurar que entonces mi corazón desborda de amor y se hace sensible y cariñoso como el de una madre. En el fondo sé que no se irá nunca porque no tiene sitio donde ir; pero me hago delicado y paciente y trato de conformarlo. Como ese puñado de tierra natal, o esas fotografías de calles y monumentos, o las canciones que gustan traer consigo los inmigrantes, voy construyendo para él planes, creencias y mañanas distintos que tienen luz y el sabor del país de juventud de donde él llegó hace un tiempo. Y él acepta; protesta siempre para que yo redoble mis promesas, pero termina por decir que sí, acaba por muequear una sonrisa creyendo que algún día habrá de regresar al mundo de las horas de Bob y queda en paz en medio de sus treinta años, moviéndose sin disgusto ni tropiezo entre los cadáveres pavorosos de las antiguas ambiciones, las formas repulsivas de los sueños que se fueron gastando bajo la presión distraída y constante de tantos miles de pies inevitables.“

—  Juan Carlos Onetti Escritor uruguayo 1909 - 1994

Cuentos completos

Peter May Foto
José Miguel Carrera Foto
Patrick Rothfuss Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Elisa Carrió Foto
William Ospina Foto
Andrzej Sapkowski Foto
Bartolomé de las Casas Foto
Milan Kundera Foto

„«Sí, de repente lo ví así: la mayoría de la gente se engaña mediante una doble creencia errónea: cree en el eterno recuerdo (de la gente, de las cosas, de los actos, de las naciones) y en la posibilidad de reparación (de los actos, de los errores, de los pecados, de las injusticias). Ambas creencias son falsas. La realidad es precisamente al contrario: todo será olvidado y nada será reparado. El papel de la reparación (de la venganza y del perdón) lo lleva a cabo el olvido. Nadie reparará las injusticias que se cometieron, pero todas las injusticias serán olvidadas.“

—  Milan Kundera Novelista y poeta checo 1929

Novelas, La Broma (1967)
Variante: Sí, de repente lo ví así: la mayoría de la gente se engaña mediante una doble creencia errónea: cree en el eterno recuerdo (de la gente, de las cosas, de los actos, de las naciones) y en la posibilidad de reparación (de los actos, de los errores, de los pecados, de las injusticias. Ambas creencias son falsas. La realidad es precisamente al contrario: todo será olvidado y nada será reparado. El papel de la reparación (de la venganza y el perdón) lo lleva a cabo el olvido. Nadie reparará las injusticias que se cometieron, pero todas las injusticias serán olvidadas”.
Fuente: https://archive.is/20130106235152/personal.telefonica.terra.es/web/ideasmuertas/filosofia/kundera.htm

John Katzenbach Foto
Manuel Belgrano Foto
Fito Cabrales Foto
John Katzenbach Foto

„¿No estás de acuerdo en que hasta la venganza más terrible empieza con una simple pregunta?“

—  John Katzenbach escritor estadounidense 1950

The Analyst

Marilyn Monroe Foto
José Ortega Y Gasset Foto
Eleanor Roosevelt Foto
Jean Jacques Rousseau Foto
Walter Scott Foto

„La venganza es el manjar más sabroso condimentado en el infierno.“

—  Walter Scott escritor del Romanticismo británico 1771 - 1832

Fuente: Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 285.

George Bernard Shaw Foto

„El odio es la venganza del cobarde.“

—  George Bernard Shaw escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de literatura en 1925 y del Óscar en 1938 1856 - 1950

Atribuidas

Miguel de Cervantes Foto
Gustave Flaubert Foto

„Describir es una venganza.“

—  Gustave Flaubert escritor francés (1821-1900) 1821 - 1880

Indíra Gándhí Foto
Alfred Hitchcock Foto

„La venganza es dulce y no engorda.“

—  Alfred Hitchcock director de cine británico 1899 - 1980

Sin fuentes

David Hume Foto
Pierre-Augustin de Beaumarchais Foto

„Cuando el deshonor es público, es preciso que también lo sea la venganza.“

—  Pierre-Augustin de Beaumarchais, Las bodas de Fígaro

El Conde, V, 8.
Las bodas de Fígaro (Le mariage de Figaro), CUARTO ACTO

Friedrich Nietzsche Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Friedrich Nietzsche Foto

„Pablo ha sido el más grande de todos los apóstoles de la venganza.“

—  Friedrich Nietzsche, libro El Anticristo

El Anticristo, maldición sobre el cristianismo (1888)
Fuente: XLV

Friedrich Nietzsche Foto
Alejandro Sanz Foto

„Yo no escribo para hacer discos, escribo por necesidad, no por venganza.“

—  Alejandro Sanz cantautor y músico español 1968

Sin fuentes

Pietro Metastasio Foto
Juan Luis Vives Foto
Bernardo O'Higgins Foto

„Siento no depositar esta insignia ante la asamblea nacional, de quien la había recibido; siento retirarme sin haber consolidado las instituciones que ella había creído propias del país y que había jurado defender; pero al menos tengo el consuelo de dejar a Chile independiente de toda dominación extranjera, respetado en el exterior y cubierto de gloria por sus hechos de armas. Doi gracias a la divina providencia que me ha elegido instrumento para tales bienes, y que me ha concedido la fortaleza de ánimo necesaria para resistir el inmenso peso que sobre mi han hecho gravitar las azarosas circunstancias en que he ejercido el mando. Pido muy de veras al cielo proteja del mismo modo a los que deben sucederme. Señores, al presente soy un simple particular. Mientras he estado investido de la primera dignidad de la república, el respeto, sino mi persona, al menos a ese alto empleo, debía haber impuesto silencio a vuestras quejas. Ahora podeis hablar sin conveniencia. Que se presenten mis acusadores. Quiero conocer los males que he causado, las lágrimas que he hecho derramar. Salid y acusadme. Si las desgracias que me hechais en rostro han sido, no el efecto preciso de la época del poder sino del desahogo de malas pasiones, esas desgracias no pueden purgarse sino con mi sangre. Tomad de mi la venganza que queráis, que yo no os opondré resistencia. ¡Aquí esta mi pecho!“

—  Bernardo O'Higgins político y militar chileno 1778 - 1842

Fuente: Abdicación de O'Higgins.

Anne Rice Foto
Confucio Foto

„Antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas.“

—  Confucio filósofo chino -551 - -479 a.C.

Citas sin referencias
Fuente: Citado en [McEwan], Ian. Cáscara de nuez. Editorial Anagrama, 2017. ISBN 9788433937711. Capítulo 14.

Confucio Foto

„La venganza eterniza los odios.“

—  Confucio filósofo chino -551 - -479 a.C.

Citas sin referencias

Manuel Azaña Foto
Luca Prodan Foto
José Ingenieros Foto
Jacinto Benavente Foto

„Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser nunca más que la venganza de los cobardes.“

—  Jacinto Benavente, La ciudad alegre y confiada

Fuente: La ciudad alegre y confiada.
Fuente: Comedia en tres cuadros y un prólogo, considerados como tres actos: segunda parte de Los intereses creados. Ed. T. Velasco, 1916. 14. https://archive.org/details/laciudadalegreyc00bena/page/14Página

Matilde Asensi Foto
Robert Greene Foto

„Los hombres son más prestos a devolver un agravio que un favor, porque la gratitud es una carga y la venganza un placer. TÁCITO, ca. 55-120 d. C.“

—  Robert Greene Escritor estadounidense de origen judio 1959

Guía rápida de las 48 leyes del poder (Alta definición)
Variante: Los hombres son más prestos a devolver un agravio que un favor, porque la gratitud es una carga y la venganza un placer.

„La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena“

—  Roberto Gómez Bolaños actor y productor mexicano 1929 - 2014

El diario de El Chavo del Ocho
Frases de "El Chavo del Ocho"

Allan Kardec Foto

„¿Pero se ha de tomar literalmente esta máxima? No, lo mismo que la que dice que nos arranquemos el ojo si nos es ocasión de escándalo. Llevada adelante con todas sus consecuencias, seria condenar toda represión, aun cuando fuese legal, y dejar el campo libre a los malos quitándoles todo miedo; si no se pusiera un freno a sus agresiones, muy pronto serían víctimas suyas todos los buenos. El mismo instinto de conservación, que es una ley de la naturaleza, dice que no debe uno presentar voluntariamente el cuello al asesino. Con estas palabras, pues, Jesús no prohibió la defensa; sino que "condenó la venganza". Diciendo que se presenta una mejilla cuando se ha herido la otra, es decir, bajo otra forma, que no debe volverse nunca mal por mal, que el hombre debe aceptar con humildad todo lo que tiende a rebajar su orgullo; que es más glorioso para él ser herido que herir, sobrellevar con paciencia una injusticia que cometerla él mismo; que vale más ser engañado que engañar y ser arruinado que arruinar a los demás. Es, al mismo tiempo, la condenación del duelo que no es otra cosa que un alarde de orgullo. La fe en la vida futura y en la justicia de Dios, que nunca deja el mal impune, puede sólo dar la fuerza para soportar con paciencia los tiros dirigidos a nuestros intereses y a nuestro amor propio y por esto decimos sin cesar: Dirigid vuestras miradas al porvenir, pues cuanto más os elevéis con el pensamiento sobre la vida material, menos os atormentarán las cosas de la tierra.“

—  Allan Kardec 1804 - 1869

El Evangelio segun los Espiritus

Fernando Aramburu Foto
Paco Ignacio Taibo II Foto
Gabriel García Márquez Foto
Patrick Rothfuss Foto

„La mejor venganza es ser feliz.“

—  Patrick Rothfuss, libro El temor de un hombre sabio

The Wise Man's Fear

William Goldman Foto
Susan Sontag Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Ken Follett Foto
Jodi Picoult Foto
Peter May Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Julio Cortázar Foto
Jaime Manrique Foto
Fernando Vallejo Foto

„Puedes tener justicia o puedes tener venganza. Pero no ambas cosas.“

—  Devin Grayson escritora estadounidense 1970

Batman #3

Emily Brontë Foto
Marjane Satrapi Foto
Mario Vargas Llosa Foto
Allan Kardec Foto
John Katzenbach Foto

„Ojo por ojo, la esencia de todas las venganzas.“

—  John Katzenbach escritor estadounidense 1950

The Analyst

„Una fuente de paz sin explotar Una fuente de paz sin explotar, pues la única esperanza real es recurrir a la sabiduría colectiva de las mujeres, aquellas que tienen experiencia directa del precio de una guerra: la vida de un niño, de un nieto, un hermano, un esposo; la pérdida de un miembro o de la cordura de alguien cercano y querido; la pérdida de la risa, la dominación del miedo; la pérdida de esperanza para el futuro.   Una fuente de paz sin explotar, aquellas que han vivido la violencia doméstica: que han visto en sus hijos los efectos de la intimidación, que han visto enmudecer a sus hijas, que han visto apagarse la luz en sus ojos; aquellas que saben que cuando cada niña y cada niño importen, cuando ninguno de ellos pase hambre, soporte abusos o quede excluido, el mundo será un lugar más amable para todos nosotros.   Una fuente de paz sin explotar, las mujeres con empatía que viven en un mundo aparte, que se sienten seguras, queridas, afortunadas y, no obstante, son capaces de imaginar lo que es verse impotente, golpeada, violada, forzada luego a dar a luz a esa criatura concebida en la violencia; mujeres que saben en lo hondo de sus corazones que lo que le sucede a cualquier mujer en cualquier parte podría sucederles a ellas.   Una fuente de paz sin explotar, las mujeres que ven a sus seres queridos sedientos de venganza, llenos de odio, constantemente en guardia, devorados por el miedo o temerosos de dormirse a causa de las pesadillas; maridos, hermanos, hijos, y ahora hijas que vuelven de la guerra y se parecen poco a lo que hubieran podido ser en un mundo de paz.   Una fuente de paz sin explotar, las mujeres reunidas en círculos, las mujeres conectadas, las mujeres unidas que traen la feminidad sagrada, el instinto maternal, el arquetipo de la hermana, el poder de la Madre al mundo.   JEAN SHINODA BOLEN“

—  Jean Shinoda Bolen psiquiatra estadounidense 1936

Mensaje urgente a las mujeres

Zygmunt Bauman Foto
George Orwell Foto
Franz-Olivier Giesbert Foto
Allan Kardec Foto

„generalmente se equivocan sobre el sentido de la palabra "amor" en esta circunstancia; Jesús no entendió, por esas palabras, que se deba amar a su enemigo con el cariño que se tiene a un hermano o a un amigo; la ternura supone confianza, y no se puede tener confianza en aquél que se sabe que es capaz de hacernos mal, y no se pueden tener con él las expansiones de la amistad, porque se sabe que seria capaz de abusar de ellas; entre las personas que desconfían unas de otras, no pueden existir los arranques de simpatía que existen entre aquellos que son de una misma comunión de pensamientos; en fin, no puede tenerse el mismo placer encontrándose con un enemigo que con su amigo. Este sentimiento es también el resultado de una ley física: la de la asimilación y de la repulsión de los fluidos: el pensamiento malévolo dirige una corriente fluidica cuya impresión es penosa; el pensamiento benévolo nos envuelve en una emanación agradable y de aquí resulta la diferencia de sensaciones que se experimentan al aproximarse un amigo o un enemigo. Amar a sus enemigos, no puede, pues, significar que no debe hacerse ninguna diferencia entre ellos y los amigos; este precepto parece difícil y aun imposible de practicar, porque se cree falsamente que prescribe que demos a ambos el mismo puesto en el corazón. Si la pobreza de las lenguas humanas obliga a servirse de la misma palabra para expresar diversos grados de sentimiento, la razón debe establecer la diferencia según los casos. Amar a sus enemigos, no es tenerles un afecto que no está en la naturaleza, porque el contacto de un enemigo hacer latir el corazón de muy diferente modo que el de un amigo; es no tenerle ni odio, ni rencor, ni deseo (le venganza; es perdonarle "sin segunda intención y sin condición" el mal que nos hace, sin Poner ningún obstáculo a la reconciliación; es desearles bien en vez de quererles ni al, alegrarse en vez de afligirse (leí bien que les acontece, tenderles una mano caritativa en caso (le necesidad, abstenerse "en palabras y en acciones" de todo lo que puede perjudicarles; es' en fin, volverles siempre bien por mal, "sin intención de humillarles". Cualquiera que haga esto, llena las condiciones del mandamiento: "Amad a vuestros enemigos".“

—  Allan Kardec 1804 - 1869

El Evangelio segun los Espiritus