Frases sobre todavía

Una colección de frases y citas sobre el tema del todavía, vida, puede, vida.

Un total de 782 citas, filtro:

Baltasar Hidalgo de Cisneros Foto
Paulo Coelho Foto
Vincent Van Gogh Foto

„Es necesario haber amado, después perder el amor y luego volver a amar todavia.“

—  Vincent Van Gogh pintor neerlandés 1853 - 1890

Citas en sus Cartas a Theo

Margaret Thatcher Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Charles Bukowski Foto
Martin Luther King Foto

„Si supiera que el mundo se acaba mañana,
yo, hoy todavía, plantaría un árbol.“

—  Martin Luther King líder del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos de América 1929 - 1968

Chuck Palahniuk Foto
Platón Foto

„¿Qué tal andas, Sófocles, con respecto al amor? ¿Eres capaz todavía de estar con una mujer?. Y el repuso: "No me hables, buen hombre; me he librado de él con la mayor satisfacción, como quien escapa de un amo furioso y salvaje.“

—  Platón, La República

Fuente: [García Peña], Ignacio. El jardín del alma: mito, eros y escritura en el «Fedro» de Platón. Volumen 271 de Colección Vítor. Tesis doctorales. Editorial Universidad de Salamanca, 2009. ISBN 9788478001767, p. 131.
Fuente: La República, Libro I

Isaac Asimov Foto
Alejandra Pizarnik Foto
Antonio Machado Foto
Pablo Neruda Foto
Max Lucado Foto
Otto Von Bismarck Foto
Patrick Rothfuss Foto
Isabel Allende Foto
Antonio de Padua Foto
José López Portillo Foto

„A los desposeídos y marginados si algo pudiera pedirles sería perdón por no haber acertado todavía a sacarlos de su postración[…]“

—  José López Portillo político y abogado mexicano 1920 - 2004

Pronunciada durante su discurso de toma de posesión. 1 de diciembre de 1976
Fuente: Discurso de Toma de Posesión como Presidente de José López Portillo. 1 de diciembre de 1976 http://www.biblioteca.tv/artman2/uploads/1976a.pdf

Thomas Bernhard Foto

„me habia quedado tambien casi por completo sin contactos con quienes anteriormente mehabia permitido confrontaciones, es decir, confrontaciones intelectuales en diálogos y discusiones, de todas esas personas, con mi inmersión cada vez más rigurosa en mi trabajo científico, em había apartado y mantenido alejado cada vez más y, como tuve que comprender de pronto, de la forma más peligrosa y, a partir de un momento determinado, no había tenido ya fuerzas para reanudar todos esos lazos intelectuales necesarios, ciertamente había comprendido de pronto que, sin esos contactos, difícilmente podría avanzar, que sin esos contactosm probablemente, en un plazo previsible, no podría ya pensar, que pronto tampoco podría ya existir, pero me faltaban fuerzas para detener, mediante mi propia inicativa, lo que veía ya que se me acercaba, la atrofia de mi pensamiento producida por el apartamiento voluntariamente provocado, de todas las personas suceptibles de un contacto que excediera del más imprescindible, del llamado vernáculo, simplemente del derivado de las necesidades más apremiantes de la existencia en mi casa y su entorno inmediato, y habían pasado años ya desde que había dejado de mantener correpondencia, totalmente absorbido en mis ciencias, había dejado pasar el momento en que todavía hubiera sido posible reanudar esos contactos y correspondencia abandonados, todos mis esfuerzos en ese sentido habían fracasado siempre, porque en el fondo me habían faltado ya por completo, si no las fuerzas para ello, sí, probablemente, la voluntad de hacerlo, y aunque en realidad había comprendido claramente que el camino que había tomado y había seguido ya durante años no era el verdadero camino, que sólo podía ser un camino hacia el aislamiento total, aislamiento no sólo de mi mente y de mi pensamiento, sino en realidad aislamiento de todo mi ser, de toda mi existencia, siempre espantada ya, de todos modos, por ese aislamiento, no había hecho ya nada para remediarlo, había seguido avanzando siempre por ese camino, aunque siempre horrorizado por su lógica, temiendo continuamente ese camino en el que, sin embargo, no hubiera podido ya dar la vuelta; había previsto ya muy pronto la catástrofe, pero no había podido evitarla y, en realidad, se había producido ya mucho antes de que yo la reconociera como tal. Por un lado, la necesidad de aislarse por amor al trabajo científico es la primera de las necesidades deun intelectual, por otro, sin embargo, el peligro de que ese aislamiento se produzca de una forma demasiado radical que, en fin de cuentas, no tenga ya consecuencias estimulantes como se pretendía, sino inhibidoras e incluso aniquiladoras, en el trabajo intelectual es el mayor de los peligros y, a partir de cierto momento, mi aislamiento del entorno por amor a mi trabajo científico (sobre los anticuerpos) había tenido precisamente esas consecuencias aniquiladoras en mi trabajo científico. La comprensión llega siempre, como había tenido que reconocer en mi mente de la forma más dolorosa, demasiado tarde y sólo queda, si es que queda algo, la desesperación, o sea, la comprensión directa del hecho de que ese estado devastador y, por tanto, intelectual, sentimental y, en fin de cuentas corporalmente devastador, surgido de pronto, no puede cambiarse ya, ni por ningún medio.“

—  Thomas Bernhard, libro Yes

Yes

Charles Bukowski Foto
Albert Szent-Györgyi Foto

„Investigar es ver lo que todo el mundo ya ha visto y pensar lo que nadie ha pensado todavía.“

—  Albert Szent-Györgyi bioquímico húngaro 1893 - 1986

Fuente: Citado en: Worth repeating: more than 5000 classic and contemporary quotes. Bob Kelly. Kregel Academic, 2003. ISBN 978-0-8254-2985-9. Pág. 296.

Michael Jackson Foto
Tom Felton Foto
Gabriel García Márquez Foto

„Era todavía demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado.“

—  Gabriel García Márquez, libro El amor en los tiempos del cólera

Love in the Time of Cholera
El amor en los tiempos del cólera (1985)
Variante: Era demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado.

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Thich Nhat Hanh Foto
Ludwig Van Beethoven Foto

„Hay momentos en que me parece que el lenguaje no sirve todavía absolutamente para nada.“

—  Ludwig Van Beethoven compositor, director de orquesta y pianista germanoaustríaco 1770 - 1827

Alejandro Dolina Foto
Marguerite Duras Foto
María de la O Lejárraga Foto

„Desde luego somos seres humanos y Patria única de todos debiera ser la Tierra; pero todavía nos faltan capacidad en el entendimiento, fuerza en la voluntad y energía en el corazón para comprender, sentir y defender la fraternidad humana.“

—  María de la O Lejárraga política y escritora española 1874 - 1974

Citas por obras, Realidad
Fuente: Página 8. http://www.juntadeandalucia.es/institutodelamujer/catalogo/doc/iam/2003/14116335.pdf

Bernhard Schlink Foto
Abdus Salam Foto

„Su principal contribución sería su demostración de que todavía es posible ser un erudito en el siglo XX.“

—  Abdus Salam físico teórico de Pakistán 1926 - 1996

Comentario sobre su colega, el científico Ashoka Jahnavi-Prasad.
Fuente: Philip Barker, Top 1000 Scientists (1999)

Ramón Sampedro Foto

„Mi mente es la única parte de mi cuerpo que todavía esta viva. Soy una cabeza atada a un cuerpo muerto.“

—  Ramón Sampedro marino y escritor español (1943-1998) 1943 - 1998

frase dicha en 1994 en ocasión de pedir a la justicia que le permitieran morir.

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Abraham Lincoln Foto
Damien Echols Foto

„Las personas, por alguna razón, cuando piensan en prácticas espirituales, espiritualidad, piensan que estamos aquí para ser uno con Dios o, ya sabes, la unidad con todo lo que existe, todo este tipo de cosas, y piensan que eso es lo único a lo que deberíamos estar apuntando. Si eso fuera lo único que se suponía que debíamos hacer, nunca habríamos nacido porque éramos todo eso antes de venir aquí. Vinimos aquí con un propósito muy específico. En el budismo llaman a ese propósito tu dharma, en magia lo llamamos tu voluntad, y esto es de lo que Crowley estaba hablando cada vez que escribía sobre tu voluntad. Tu voluntad es tu dharma, por lo que el universo no va a desperdiciar energía creando personas duplicadas, todo el mundo está aquí por una razón específica, un propósito específico, ahora, tu voluntad puede superponerse con la de otras personas, puede tener cosas en común con otras personas, pero todavía hay algo, hay una experiencia única muy específica que estás aquí para tener. La mayoría de las personas ni siquiera se dan cuenta de cuál es esa experiencia, eso es lo que conduce a la infelicidad en la vida, ya sabes, las personas que simplemente tienen esta vaga sensación de descontento o angustia, cuando dicen "solo sé que esto no es lo que quiero". Cuando descubres cuál es tu voluntad, todo eso desaparece.“

—  Damien Echols 1974

Fuente: The Duncan Trussell Family Hour Podcast #314 with Damien Echols.

Julio Cortázar Foto
Arnold J. Toynbee Foto
Papa Francisco Foto
Terry Pratchett Foto

„Pero no sé adónde va a llevar esto —dijo Polly. —Ah. Mejor todavía.“

—  Terry Pratchett escritor británico de fantasía y ciencia ficción 1948 - 2015

Regimiento Monstruoso

Ignacio Ramírez Foto
Yukio Mishima Foto
Stefan Zweig Foto
Diana Gabaldon Foto
Ramón de Campoamor Foto

„Es todavía más espantosa la soledad de dos en compañía.“

—  Ramón de Campoamor autor español 1817 - 1901

Sin fuentes

Gabriel García Márquez Foto
Victor Hugo Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Rainer Maria Rilke Foto
Anne Rice Foto
Laureano Gómez Foto

„Los motivos para no volver al congreso son muy sencillos: desencanto y aburrimiento. De muchacho diome la afición de ir a las barras y conocí bastante el senado donde asistí a don Miguel Antonio Caro y la cámara donde hablaban Guillermo Valencia y Oscar Teran. Mi actuación ha sido larga, y toda actuación larga aburre al actor y a los espectadores, esa aburricion no tiene cura, si coincide como es mi caso con una curva de decadencia de la institución, como digo conocí el senado admirable de 1903, después en las cámaras a las que he acudido vi trabajar a ciudadanos eminentes que llenaban su cometido de legisladores con un gran sentido del deber, una real capacidad y el autentico esfuerzo por producir el trabajo útil, conocí el esmero solicito con que antes se intervenía en la formación de las leyes y lo comparo con el desgaire con que se hace ahora, en el estado a que ha llegado el congreso, la preparación, el estudio, el conocimiento, la demostración, el raciocinio no tienen cabida, son inoperantes y baldíos, el congreso se mueve con un truco y yo conozco el truco, se en que consiste hasta en sus menores detalles, como se inicia en que manera se desarrolla y la manera como se le hace actuar para conseguir un éxito infalible, es un truco que yo no puedo emplear por un sentimiento de dignidad personal de modo que lo que he tratado de hacer y lo que tal vez pudiera hacer todavía no sirve de nada, y lo que sirve para el éxito parlamentario yo no lo puedo hacer, sobro, me ocurre además lo que algunos niños con los juguetes mecánicos, se encantan con ellos cuando ignoran el mecanismo que los hace andar, pero si llegan a descubrir el resorte y la ruedita se aburren y los tiran; dejo el congreso con la sensación de que queda atrás algo que no vale la pena porque esta dañado y corrompido hasta el tuétano.“

—  Laureano Gómez Presidente de Colombia 1950-1951 1889 - 1965

Fuente: Diario El Pacifico de Cali (25 de diciembre de 1940).

Michael Jackson Foto
Isabel Allende Foto
Adolf Hitler Foto

„Ahora quizás surja todavía la pregunta de si hoy es conveniente hablar sobre la culpa de la guerra. […] ¡Del conocimiento viene la voluntad de resurgir! Han quedado dos millones en la lucha. También ellos tienen derechos, no solamente nosotros los sobrevivientes. Hay millones de huérfanos, lisiados y viudas entre nosotros. ¡También ellos tienen derechos! Para la Alemania de hoy ninguno ha muerto ni ha quedado lisiado, huérfano o viuda. ¡Tenemos la deuda con estos millones de construir una nueva Alemania!“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Potente cierre de discurso de Adolf Hitler. En 1923, Hitler se dirigía con estas palabras a las masas, recordando a los caídos de Alemania durante la Primera Guerra Mundial. El párrafo cerraba una larga argumentación en que atribuía toda la culpa de la guerra a los judíos.
Fuente: El enemigo de los pueblos, párrafo final.

Vincent Van Gogh Foto
Colette Foto
Faína Ranévskaia Foto

„Dios mío, que vieja soy, ¡todavía recuerdo a gente decente!“

—  Faína Ranévskaia 1896 - 1984

Cita traducida de Фаина Георгиевна Раневская, de Wikiquote en ruso.
Original: «Бог мой, как я стара — я ещё помню порядочных людей!»
Fuente: Владимир Гуга. Фаина Раневская. Великая и непредсказуемая. Издательство Litres, 2017. ISBN 9785040228881.

Arturo Pérez-Reverte Foto
Epicuro Foto
Will Smith Foto
Virginia Woolf Foto
Albert Hofmann Foto

„Hay experiencias de las que la mayoría de nosotros no se atreven a hablar, porque no se ajustan a la realidad cotidiana y desafían toda explicación racional. No se trata de particulares ocurrencias externas, sino más bien de acontecimientos de nuestra vida interior, que generalmente son descartados como invenciones de la imaginación y excluidos de nuestra memoria. De repente, el punto de vista familiar de nuestro entorno se transforma de una manera extraña, deliciosa, o alarmante: se nos aparece bajo una nueva luz, adquiere un significado especial. Esta experiencia puede ser tan ligera y fugaz como un soplo de aire, o puede que se grabe profundamente en nuestras mentes.
Un encantamiento de ese tipo, que yo experimenté en la infancia, se ha mantenido muy vivo en mi memoria desde entonces. Sucedió una mañana de mayo - se me ha olvidado el año - pero todavía puedo señalar el lugar exacto donde ocurrió, en una pista forestal en Martinsberg, junto a Baden, Suiza. Mientras caminaba por los bosques verdes, llenos de cantos de pájaros e iluminados por el sol de la mañana, todo a la vez se apareció bajo una luz extrañamente clara. ¿No sería algo que yo no hubiera sido capaz de percibir antes? ¿Estaba descubriendo de repente el bosque de primavera, tal como parecía en realidad? Brillaba con el resplandor más bello, hablando al corazón, como si quisiera acompañarme en su majestuosidad. Estaba lleno de una sensación indescriptible de alegría, unidad y maravillosa seguridad.
No tengo idea de cuánto tiempo me quedé allí fascinado. Pero recuerdo la preocupación que sentí cuando el resplandor se disolvió lentamente y yo caminaba: ¿cómo podía una visión que era tan real y convincente, tan directa y profundamente sentida - como podía terminar tan pronto? ¿Y cómo podría yo hablarle a nadie sobre esto, ya que mi alegría desbordante me obligaba a hacerlo, ya que sabía que no había palabras para describir lo que había visto? Parecía extraño que yo, como un niño, hubiera visto algo tan maravilloso, algo que los adultos, obviamente, no perciben - porque yo nunca había oído hablar de ello.
Cuando todavía era un niño, viví algunos otros de estos momentos de profunda euforia en mis paseos por bosques y prados. Fueron estas experiencias las que dieron forma a las líneas principales de mi visión del mundo y me convencieron de la existencia de una realidad milagrosa, impactante, insondable, que estaba oculto a la visión cotidiana.“

—  Albert Hofmann químico suizo 1906 - 2008

Ralph Nader Foto
Clarice Lispector Foto
Richelle Mead Foto
José Zorrilla Foto
Alfonsina Storni Foto
Douglas Adams Foto

„El tiempo es una ilusión. Y la hora de comer, más todavía.“

—  Douglas Adams, Guía del autoestopista galáctico

Serie The Hitchhiker's Guide to the Galaxy (5 libros)
Fuente: Guía del autoestopista galáctico.
Fuente: Adams, Douglas. Guía del autoestopista galáctico. Editorial Anagrama, 2016. ISBN 9788433927996. https://books.google.es/books?id=2GacDQAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=The+Hitchhiker%27s+Guide+to+the+Galaxy&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwinqLjHieTfAhVp8OAKHYJxCNgQ6AEIKDAA#v=onepage&q=El%20tiempo%20es%20una%20ilusi%C3%B3n.%20Y%20la%20hora%20de%20comer%2C%20m%C3%A1s%20todav%C3%ADa&f=false

Stephen Chbosky Foto

„Somos quienes somos por un montón de razones. Quizás nunca conozcamos la mayoría de ellas. Pero aunque no tengamos el poder de elegir de donde venimos, todavía podemos elegir a donde vamos desde ahí. Todavía podemos hacer cosas. Y podemos intentar sentirnos bien con ellas.“

—  Stephen Chbosky, libro The Perks of Being a Wallflower

The Perks of Being a Wallflower
Variante: Somos quienes somos por un montón de razones. Quizás nunca conozcamos la mayoría de ellas. Pero, aunque no tengamos el poder de elegir de donde venimos, todavía podemos elegir a dónde vamos desde ahí. Todavía podemos hacer cosas. Y podemos intentar sentirnos bien con ellas.

Norbert Elias Foto
Fernando Vallejo Foto
Geoffrey Chaucer Foto
Cassandra Clare Foto
Jenny Han Foto
Julio Cortázar Foto
Yogi Berra Foto

„Si no hubiese despertado, todavía estaría durmiendo.“

—  Yogi Berra jugador y entrenador estadounidense de béisbol 1925 - 2015

Hildegarda de Bingen Foto

„¡Pobre alma, hija de tantas miserias! Estás como calcinada por tantos y tan crueles sufrimientos físicos. Sin embargo, todavía te invade el flujo abismal de los misterios de Dios.“

—  Hildegarda de Bingen Santa medieval, profetisa, mística, escritora, compositora y doctora de la Iglesia 1098 - 1179

Escribiría sobre sí misma.

Stefan Zweig Foto
Arturo Uslar Pietri Foto

„DÍA A DÍA

Decir que el tiempo es río es decir nada,
ni nace ni termina su corriente,
fluye desde horizontes infinitos
y seguirá, sin duda, hasta el olvido,
nacer nadie lo vio, ni le verá acabar,
en él flotamos por confusos trechos,
el tiempo de surgir y sumergirse
es el de nuestra vida, tan pequeña,
tan torpe, tan voraz, tan impaciente
que apenas nace y a morir empieza.


Feliz llamaban los antiguos vates
al que joven moría, eran los dioses
los que daban el don de no ir más lejos.
El fin siempre es temprano, cada día
es toda la vida en tiempo pleno,
no hay más que el hoy,
que este momento solo
en que conozco que estoy vivo y siento.

Cada día es el día y cada hora
es la única hora de la vida,
todo el ayer se fue en reminiscencia
y el mañana no existe todavía.

No llegamos a viejos, sólo somos
en la invariable vaguedad del ser,
los nombres son equívocos, las fechas
hacen inerte cuenta sin sentido,
no somos el de ayer ni el de mañana,
somos el de hoy apenas,
la vida empieza en cada amanecida
y la conciencia muere en cada noche.

Yo podría contar la historia vana
de una vida que acaso fue la mía,
pero que es tan ajena y tan extraña
ante esta hora en que me nombro y busco.

No se es viejo ni joven, se está vivo
y soy yo, el de hoy, quien hace el mundo
con mi mano segura o temblorosa,
con la errada visión que siempre tuve,
jugando el juego
de ausencias y presencias
que sólo para mí tiene sentido.

Todo está en ti, día que amaneces,
toda mi vida en mí sin sobra y falta,
como fue en cada hora ya contada,
como será en un siempre día a día.“

—  Arturo Uslar Pietri escritor y político venezolano 1906 - 2001

El hombre que voy siendo

Tácito Foto

„Una mala paz es todavía peor que la guerra.“

—  Tácito historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio romano 54 - 120

Sin fuentes

Fernando Savater Foto

„¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida?
Pues no ser imbéciles. La palabra «imbécil» es más sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín baculus que
significa «bastón»: el imbécil es el que necesita bastón para
caminar. Que no se enfaden con nosotros los cojos ni los
ancianitos, porque el bastón al que nos referimos no es el que se
usa muy legítimamente para ayudar a sostenerse y dar pasitos a un cuerpo quebrantado por algún accidente o por la edad. El imbécil puede ser todo lo ágil que se quiera y dar brincos como una gacela olímpica, no se trata de eso. Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del ánimo: es su espíritu el debilucho y cojitranco, aunque su cuerpo pegue unas volteretas de órdago. Hay imbéciles de varios modelos, a elegir:
a) El que cree que no quiere nada, elque dice que todo le da igual,
el que vive en un perpetuo bostezo o en siesta permanente, aunque tenga los ojos abiertos y no ronque.
b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y
lo contrario de lo que se le presenta: marcharse y quedarse, bailar y estar sentado, masticar ajos y dar besos sublimes, todo a la vez.
c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo.
Imita los quereres de sus vecinos o les lleva la contraria porque sí,
todo lo que hace está dictado por la opinión mayoritaria de los que
le rodean: es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.
d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, más o menos,
sabe por qué lo quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca
fuerza. A fin de cuentas, termina siempre haciendo lo que no quiere y dejando lo que quiere para mañana, a ver si entonces se
encuentra más entonado.
e) El que quiere con fuerza y ferocidad, en plan bárbaro, pero se
ha engañado a sí mismo sobre lo que es la realidad, se despista
enormemente y termina confundiendo la buena vida con aquello
que va a hacerle polvo.
Todos estos tipos de imbecilidad necesitan bastón, es decir, necesitan apoyarse en cosas de fuera, ajenas, que no tienen nada que ver con la libertad y la reflexión propias. Siento decirte que los
imbéciles suelen acabar bastante mal, crea lo que crea la opinión
vulgar. Cuando digo que «acaban mal» no me refiero a que
terminen en la cárcel o fulminados por un rayo (eso sólo suele pasar en las películas), sino que te aviso de que suelen fastidiarse a sí mismos y nunca logran vivir la buena vida esa que tanto nos
apetece a ti y a mí. Y todavía siento más tener que informarte qué
síntomas de imbecilidad solemos tener casi todos; vamos, por lo
menos yo me los encuentro un día sí y otro también, ojalá a ti te
vaya mejor en el invento…
Conclusión: ¡alerta!, ¡en guardia!, ¡la
imbecilidad acecha y no perdona!“

—  Fernando Savater, libro Ética para Amador

Ética para Amador

„La mera posibilidad no es todavía una libertad.“

—  Gabriel Zaid escritor mexicano 1934

El secreto de la fama

Robert Downey Jr. Foto
Jane Austen Foto
Jane Austen Foto
Jane Austen Foto

„No sé, todavía qué es lo que separa el aprecio del amor.“

—  Jane Austen, libro Sense and Sensibility

Sense and Sensibility

Juan Carlos Onetti Foto

„Cuando volví a verlo, cuando iniciamos esta segunda amistad que espero no terminará ya nunca, dejé de pensar en toda forma de ataque. Quedó resuelto que no le hablaría jamás de Inés ni del pasado y que, en silencio, yo mantendría todo aquello viviente dentro de mí. Nada más que esto hago, casi todas las tardes, frente a Roberto y las caras familiares del café. Mi odio se conservará cálido y nuevo mientras pueda seguir viviendo y escuchando a Roberto; nadie sabe de mi venganza, pero la vivo, gozosa y enfurecida, un día y otro. Hablo con él, sonrío, fumo, tomo café. Todo el tiempo pensando en Bob, en su pureza, su fe, en la audacia de sus pasados sueños. Pensando en el Bob que amaba la música, en el Bob que planeaba ennoblecer la vida de los hombres construyendo una ciudad de enceguecedora belleza para cinco millones de habitantes, a lo largo de la costa del río; el Bob que no podía mentir nunca; el Bob que proclamaba la lucha de los jóvenes contra los viejos, el Bob dueño del futuro y del mundo. Pensando minucioso y plácido en todo eso frente al hombre de dedos sucios de tabaco llamado Roberto, que lleva una vida grotesca, trabajando en cualquier hedionda oficina, casado con una mujer a quien nombra “mi señora”; el hombre que se pasa estos largos domingos hundido en el asiento del café, examinando diarios y jugando a las carreras por teléfono.

Nadie amó a mujer alguna con la fuerza con que yo amo su ruindad, su definitiva manera de estar hundido en la sucia vida de los hombres. Nadie se arrobó de amor como yo lo hago ante sus fugaces sobresaltos, los proyectos sin convicción que un destruido y lejano Bob le dicta algunas veces y que sólo sirven para que mida con exactitud hasta donde está emporcado para siempre.

No sé si nunca en el pasado he dado la bienvenida a Inés con tanta alegría y amor como diariamente le doy la bienvenida a Bob al tenebroso y maloliente mundo de los adultos. Es todavía un recién llegado y de vez en cuando sufre sus crisis de nostalgia. Lo he visto lloroso y borracho, insultándose y jurando el inminente regreso a los días de Bob. Puedo asegurar que entonces mi corazón desborda de amor y se hace sensible y cariñoso como el de una madre. En el fondo sé que no se irá nunca porque no tiene sitio donde ir; pero me hago delicado y paciente y trato de conformarlo. Como ese puñado de tierra natal, o esas fotografías de calles y monumentos, o las canciones que gustan traer consigo los inmigrantes, voy construyendo para él planes, creencias y mañanas distintos que tienen luz y el sabor del país de juventud de donde él llegó hace un tiempo. Y él acepta; protesta siempre para que yo redoble mis promesas, pero termina por decir que sí, acaba por muequear una sonrisa creyendo que algún día habrá de regresar al mundo de las horas de Bob y queda en paz en medio de sus treinta años, moviéndose sin disgusto ni tropiezo entre los cadáveres pavorosos de las antiguas ambiciones, las formas repulsivas de los sueños que se fueron gastando bajo la presión distraída y constante de tantos miles de pies inevitables.“

—  Juan Carlos Onetti Escritor uruguayo 1909 - 1994

Cuentos completos

Isabel Allende Foto
Jenny Han Foto

„Cuando pierdes a alguien y todavía duele, ahí es cuando sabes que el amor fue real.“

—  Jenny Han escritora estadounidense 1980

P.S. I Still Love You

Vasili Grossman Foto
William Shakespeare Foto
Dmitri Mendeléyev Foto

„Todavía podemos esperar descubrir muchos cuerpos simples desconocidos; por ejemplo, los similares al aluminio y el silicio, elementos con pesos atómicos de entre 65 y 75.“

—  Dmitri Mendeléyev químico ruso, creador de la Tabla periódica de los elementos 1834 - 1907

Sin fuentes
Mendeléyev dejó espacios en blanco para dieciséis elementos nuevos.

Herman Melville Foto

„Primero está Aries o el carnero, representa la lujuria de la cual todos fuimos engendrados. Después sigue Taurus o el toro, que nos muestra como vamos creciendo y volviéndonos fuertes. Luego viene Géminis o los mellizos, o sea, la Virtud y el Vicio; en la juventud tratamos de alcanzar la Virtud pero llega Cáncer, o el cangrejo, y nos arrastra hacia atrás. Cuando vamos dejando detrás la Virtud nos encuentra Leo, un rugiente león, que nos marca ya la mitad de la senda. Da unas cuántas dentelladas y zarpazos, creemos que no seguiremos adelante, pero llega Virgo, la virgen, el amor de nuestra vida. Nos casamos, pensamos en ser felices juntos por siempre, pero llega Libra, la balanza que todo lo mide. Pondera nuestra felicidad y la encuentra deficitaria, y cuando nos hayamos tristes a causa de esta cuestión… ¡Señor! Escorpio, o escorpión, nos hace dar un salto repentino, pues nos pincha por detrás. Todavía nos estamos curando de la herida cuando llega el flechazo, es Sagitario, el arquero, que se está divirtiendo. Mientras estamos arrancándonos el dardo llega Capricornio, o el macho cabrío. Completamente lanzado, llega como un huracán y nos hecha de cabeza lejos de nuestro hogar. Luego Acuario, o el portador de agua, nos arroja su diluvio ahogándonos. Y damos la vuelta completa con Piscis, o los peces, que finalmente nos llevan a descansar.“

—  Herman Melville, libro Moby Dick

Fuente: Moby-Dick. Cap. «El doblón», 1851.

„Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.“

—  Augusto Monterroso escritor hondureño 1920 - 2003

Fuente:
Fuente: Cuentos breves para leer en la cama (varios autores). Madrid: Santillana Ediciones Generales SL. 2009. ISBN 978-84-663-2340-6.

Javier Marías Foto