„Cuando invitamos a Dios a nuestro mundo, él entra. Nos ofrece una multitud de regalos: gozo, paciencia, fortaleza. Las ansiedades llegan, pero no se quedan. Los temores se asoman, pero luego se van. Los pesares aterrizan en el parabrisas, pero luego viene el limpiaparabrisas de la oración. El diablo todavía me presenta rocas de culpa, pero me volteo y se las entrego a Cristo. Estoy“

—  Max Lucado, Antes del amén: El poder de una oración sencilla

Citas similares

Charles Lamb Foto
Antonio de Padua Foto
Antonio de Padua Foto
Terry Pratchett Foto
Maruja Torres Foto
Arcadi Espada Foto
Ayumi Hamasaki Foto
Hilaire Belloc Foto
Groucho Marx Foto
 Persio Foto