Frases sobre la indiferencia.

Una colección de frases y citas sobre el tema del indiferencia, fe, vida, vida.

Mejores frases sobre la indiferencia.

Carlos Ruiz Zafón Foto

„En las batallas perdidas, la última defensa es la indiferencia“

—  Carlos Ruiz Zafón, libro El laberinto de los espíritus

El laberinto de los espíritus

„¿Qué es peor, la ignorancia o la indiferencia? Ni lo sé, ni me importa.“

—  Héctor del Mar locutor de radio y televisión español de origen argentino 1942 - 2019

Elie Wiesel Foto

„La indiferencia, para mí, es la personificación del mal.“

—  Elie Wiesel escritor húngaro 1928 - 2016

US News & World Report (27 de octubre de 1986).

Antonio Gramsci Foto

„La indiferencia es el peso muerto de la Historia.“

—  Antonio Gramsci escritor, político, sociólogo y lingüista italiano 1891 - 1937

Laura Restrepo Foto
Antonio Gamoneda Foto

„La indiferencia está en mi alma. Es la vejez de la misericordia.“

—  Antonio Gamoneda poeta español 1931

Citas por obras, Descripción de la mentira
Fuente: .

Aldous Huxley Foto

„La familiaridad engendra la indiferencia.“

—  Aldous Huxley escritor británico 1894 - 1963

Variante: La familiaridad engendra la indiferencia.
Fuente: Las puertas de la percepción/ cielo e Infierno.

Denis Diderot Foto

„La indiferencia hace sabios, y la insensibilidad, monstruos.“

—  Denis Diderot escritor, filósofo y enciclopedista francés 1713 - 1784

Fuente: [Amate Pou] (2017), p. 110.

Anatole France Foto

„Prefiero los errores del entusiasmo a la indiferencia de la sabiduría.“

—  Anatole France escritor francés 1844 - 1924

Sin fuentes

Mohandas Gandhi Foto

„Más que los actos de los malos, me horroriza la indiferencia de los buenos.“

—  Mohandas Gandhi abogado, pensador y político indio 1869 - 1948

Fuente: Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 192.

Todas frases sobre la indiferencia.

Un total de 127 citas indiferencia, filtro:

Clarice Lispector Foto

„Mira a todos a tu alrededor y ve lo que hemos hecho de nosotros y de eso considerado como victoria nuestra de cada día. No hemos amado por encima de todas las cosas. No hemos aceptado lo que no se entiende porque no queremos pasar por tontos. Hemos amontonado cosas y seguridades por no tenernos el uno al otro. No tenemos ninguna alegría que no haya sido catalogada. Hemos construido catedrales y nos hemos quedado del lado de afuera, pues las catedrales que nosotros mismos construimos tememos que sean trampas. No nos hemos entregado a nosotros mismos, pues eso sería el comienzo de una vida larga y la tememos. Hemos evitado caer de rodillas delante del primero de nosotros que por amor diga: tienes miedo. Hemos organizado asociaciones y clubs sonrientes donde se sirve con o sin soda. Hemos tratado de salvarnos, pero sin usar la palabra salvación para no avergonzarnos de ser inocentes. No hemos usado la palabra amor para no tener que reconocer su contextura de odio, de amor, de celos y de tantos otros opuestos. Hemos mantenido en secreto nuestra muerte para hacer posible nuestra vida. Muchos de nosotros hacen arte por no saber cómo es la otra cosa. Hemos disfrazado con falso amor nuestra indiferencia, sabiendo que nuestra indiferencia es angustia disfrazada. Hemos disfrazado con el pequeño miedo el gran miedo mayor y por eso nunca hablamos de lo que realmente importa. Hablar de lo que realmente importa es considerado una indiscreción. No hemos adorado por tener la sensata mezquindad de acordarnos a tiempo de los falsos dioses. No hemos sido puros e ingenuos para no reírnos de nosotros mismos y para que al fin del día podamos decir «al menos no fui tonto» y así no quedarnos perplejos antes de apagar la luz. Hemos sonreído en público de lo que no sonreiríamos cuando nos quedásemos solos. Hemos llamado debilidad a nuestro candor. Nos hemos temido uno al otro, por encima de todo. Y todo eso lo consideramos victoria nuestra de cada día.“

—  Clarice Lispector escritora ucraniana-brasileña 1920 - 1977

Aprendizaje o El libro de los placeres

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Helen Keller Foto
Adolf Hitler Foto
Óscar Romero Foto
Papa Francisco Foto
Rudyard Kipling Foto

„Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia.“

—  Rudyard Kipling escritor británico 1865 - 1936

Versión: «La victoria y el fracaso son dos impostores. Hay que recibirlos con idéntica serenidad y con un sano grado de desdén».

Gilles Lipovetsky Foto
Hakim Bey Foto
Octavio Paz Foto
Papa Francisco Foto
Irantzu Varela Foto
Omar Torrijos Foto

„Nuestros mártires, han muerto ya de bala. Que no vuelvan a morir de indiferencia.“

—  Omar Torrijos Lider militar de Panamá 1929 - 1981

La Quita Frontera /Omar Torrijos, p.47

Blaise Pascal Foto
Elie Wiesel Foto
Daniel Barenboim Foto
Mao Zedong Foto

„Una de las manifestaciones del burocratismo es el relajamiento en el trabajo debido a la indiferencia o a la negligencia.“

—  Mao Zedong Presidente del Partido Comunista de China 1893 - 1976

(20 de agosto de 1933)».
1933

Robert Andrews Millikan Foto
Camilo José Cela Foto
Marguerite Duras Foto
Gustave Flaubert Foto
Antonio Gramsci Foto
Isaac Bashevis Singer Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Walt Whitman Foto
Thomas Hardy Foto

„En la unión de manera consciente e inteligente está la fuerza, en la indiferencia y apatía su entrega a los más viles intereses que saquean a Venezuela.“

—  @tonypotosino

"Lecciones y moralejas por escrito en gotas de cariño".
https://www.facebook.com/photo/?fbid=10203712903877547&set=a.1725125802410

Aldous Huxley Foto
Thomas Mann Foto
William Shakespeare Foto
Oscar Wilde Foto

„Uno jamás debería escuchar. Escuchar es un signo de indiferencia hacia los que nos escuchan.“

—  Oscar Wilde escritor irlandés 1854 - 1900

Fuente: Algunas máximas para la enseñanza de los supereducados, 1894.

Martin Luther King Foto

„«Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos».“

—  Martin Luther King líder del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos de América 1929 - 1968

Sin fuentes

Jean Jaurès Foto
Alexandre Dumas (padre) Foto
Peter Hamilton Raven Foto
Antón Chéjov Foto
Tiziano Ferro Foto

„¡Quiero amor y todas las atenciones que sabes darme, y quiero indiferencia si solo quieres herirme!“

—  Tiziano Ferro productor, cantante, cantautor italiano 1979

De Canciones (Albumes), Nessuno È Solo (Nadie Está Solo)

Ignacio Ramonet Foto
Parménides de Elea Foto

„Es indiferente para mí por donde comience; pues allí volveré nuevamente.“

—  Parménides de Elea filósofo presocrático -501 - -470 a.C.

Sin fuentes

Octavio Paz Foto

„… lo que él no soporta es tu indiferencia, no puede aceptar que cuanto menos lo ves, mejor estás…“

—  Elena Ferrante escritora italiana 1943

The Story of the Lost Child

Herman Melville Foto
Susan Elizabeth Phillips Foto
Federico Andahazi Foto
Fernando Pessoa Foto
Patrick Modiano Foto
Stanisław Lem Foto
Libba Bray Foto
Gabriel García Márquez Foto
Adolf Hitler Foto
William Hazlitt Foto
Javier Marías Foto
Mariano José de Larra Foto

„Tú buscas la felicidad en el corazón humano, y para eso le destrozas, hozando en él, como quien remueve la tierra en busca de un tesoro. Yo nada busco, y el desengaño no me espera a la vuelta de la esperanza. Tú eres literato y escritor, y ¡qué tormentos no te hace pasar tu amor propio, ajado diariamente por la indiferencia de unos, por la envidia de otros, por el rencor de muchos! Preciado de gracioso, harías reír a costa de un amigo, si amigos hubiera, y no quieres tener remordimiento. Hombre de partido, haces la guerra a otro partido; a cada vencimiento es una humillación, o compras la victoria demasiado cara para gozar de ella. Ofendes y no quieres tener enemigos. ¿A mí quién me calumnia? ¿Quién me conoce? Tú me pagas un salario bastante a cubrir mis necesidades; a ti te paga el mundo como paga a los demás que le sirven. Te llamas liberal y despreocupado, y el día que te apoderes del látigo azotarás como te han azotado. Los hombres de mundo os llamáis hombres de honor y de carácter, y a cada suceso nuevo cambiáis de opinión, apostatáis de vuestros principios. Despedazado siempre por la sed de gloria, inconsecuencia rara, despreciarás acaso a aquellos para quienes escribes y reclamas con el incensario en la mano su adulación; adulas a tus lectores para ser de ellos adulado; y eres también despedazado por el temor, y no sabes si mañana irás a coger tus laureles a las Baleares o a un calabozo.“

—  Mariano José de Larra escritor, periodista y político español (1809-1837) 1809 - 1837

Artículos

Daniel Goleman Foto
Simone de Beauvoir Foto

„A menudo me he interrogado sobre la razón y el sentido de mis rabietas. Creo que se explican en parte por una vitalidad fogosa y por un extremismo al cual nunca he renunciado del todo. Llevaba mis repugnancias hasta el vómito, mis deseos hasta la obsesión; un abismo separaba las cosas que me gustaban de las que no me gustaban. No podía aceptar con indiferencia la caída que me precipitaba de la plenitud al vacío, de la beatitud al horror; si la consideraba fatal, me resignaba; nunca me enojé contra un objeto. Pero me negaba a ceder a esa fuerza impalpable: las palabras; lo que me
sublevaba es que una frase lanzada al descuido: "Debes hacerlo… no debes hacerlo", arruinara en un instante mis empresas y mis alegrías. Lo
arbitrario de las órdenes y de las prohibiciones contra las que chocaba denunciaba su inconsistencia; ayer pelé un durazno: ¿por qué no esa ciruela?, ¿por qué dejar mis juegos justo en este minuto? En todas partes encontraba obligaciones, en ninguna parte su necesidad. En el corazón de la ley que me abrumaba con el implacable rigor de las piedras, yo entreveía
una ausencia vertiginosa: me sumergía en ese abismo, la boca desgarrada por gritos. Aferrándome al suelo, pataleando, oponía mi peso de carne al aéreo poder que me tiranizaba; lo obligaba a materializarse; me encerraban en un cuarto oscuro entre escobas y plumeros; entonces podía golpear con los pies y las manos en muros verdaderos, en vez de debatirme contra inasibles voluntades. Yo sabía que esa lucha era vana; desde el momento en que mamá me había sacado de las manos la ciruela sangrienta, en que Louise había guardado en su bolsa mi pala y mis moldes, yo estaba vencida; pero no me rendía. Cumplía el trabajo de la derrota. Mis sobresaltos, las lágrimas que me cegaban, quebraban el tiempo, borraban el espacio, abolían a la vez el objeto de mi deseo y los obstáculos que me separaban de él. Me hundía en la noche de la impotencia; ya nada quedaba salvo mi presencia desnuda y ella
explotaba en largos aullidos.“

—  Simone de Beauvoir escritora, intelectual, filósofa existencialista, activista política, feminista y teórica social francesa 1908 - 1986

Memoirs of a Dutiful Daughter
Variante: A menudo me he interrogado sobre la razón y el sentido de mis rabietas.
Creo que se explican en parte por una vitalidad fogosa y por un extremismo
al cual nunca he renunciado del todo. Llevaba mis repugnancias hasta el
vómito, mis deseos hasta la obsesión; un abismo separaba las cosas que me
gustaban de las que no me gustaban. No podía aceptar con indiferencia la
caída que me precipitaba de la plenitud al vacío, de la beatitud al horror;
si la consideraba fatal, me resignaba; nunca me enojé contra un objeto.
Pero me negaba a ceder a esa fuerza impalpable: las palabras; lo que me
sublevaba es que una frase lanzada al descuido: "Debes hacerlo... no debes
hacerlo", arruinara en un instante mis empresas y mis alegrías. Lo
arbitrario de las órdenes y de las prohibiciones contra las que chocaba
denunciaba su inconsistencia; ayer pelé un durazno: ¿por qué no esa
ciruela?, ¿por qué dejar mis juegos justo en este minuto? En todas partes
encontraba obligaciones, en ninguna parte su necesidad. En el corazón de la
ley que me abrumaba con el implacable rigor de las piedras, yo entreveía
una ausencia vertiginosa: me sumergía en ese abismo, la boca desgarrada por
gritos. Aferrándome al suelo, pataleando, oponía mi peso de carne al aéreo
poder que me tiranizaba; lo obligaba a materializarse; me encerraban en un
cuarto oscuro entre escobas y plumeros; entonces podía golpear con los pies
y las manos en muros verdaderos, en vez de debatirme contra inasibles
voluntades. Yo sabía que esa lucha era vana; desde el momento en que mamá
me había sacado de las manos la ciruela sangrienta, en que Louise había
guardado en su bolsa mi pala y mis moldes, yo estaba vencida; pero no me
rendía. Cumplía el trabajo de la derrota. Mis sobresaltos, las lágrimas que
me cegaban, quebraban el tiempo, borraban el espacio, abolían a la vez el
objeto de mi deseo y los obstáculos que me separaban de él. Me hundía en la
noche de la impotencia; ya nada quedaba salvo mi presencia desnuda y ella
explotaba en largos aullidos.

Fernando Pessoa Foto
Adolf Hitler Foto

„Una de las peores pruebas de la decadencia de Alemania, ya antes de la guerra, era la casi total indiferencia general que se notaba con respecto a todo. Esa situación mental es siempre la consecuencia de la incertidumbre sobre las cosas. De ésta y de otras causas surge la pusilanimidad, como consecuencia fatal. El sistema de educación contribuía a agravar esa situación. La educación alemana de la anteguerra adolecía de muchos defectos. Tenía una orientación particularista, concentrada en el aprendizaje puramente "teórico", dándole una importancia menor a la "práctica". Aun menos valor se le adjudicaba a la formación del carácter del individuo y mucho menos todavía a la tarea de fomentar el sentimiento de la satisfacción en la responsabilidad; finalmente, era nula la importancia dada a la educación de la voluntad y del espíritu de decisión. Los frutos de ese sistema educacional no producían realmente mentalidades fuertes, sino más bien dóciles "eruditos", como por lo general se nos consideraba a los alemanes antes de la guerra, juzgándosenos según ese criterio. Al alemán se le quería porque era un elemento utilizable, en cambio, se le respetaba poco, debido justamente a que no poseía la suficiente entereza de carácter. No sin razón perdió, pues, el alemán más fácilmente que cualquier súbdito de otros pueblos su nacionalidad y su patria.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Giambattista Vico Foto
Victor Hugo Foto

„Para el obispo, la vista de la guillotina fue un golpe terrible del cual tardó mucho tiempo en reponerse. En efecto: el patíbulo, cuando está ante nuestros ojos levantado, derecho, tiene algo que alucina. Se puede sentir cierta indiferencia hacia la pena de muerte, no pronunciarse ni en pro ni en contra, no decir ni sí ni que no mientras no se ha visto una guillotina; pero si se llega a ver una, la sacudida es violenta; es menester decidirse y tomar partido en pro o en contra de ella. Los unos admiran, como De Maistre; los otros execran, como Beccaria. La guillotina es la concreción de la ley: se llama 'vindicta'; no es indiferente ni os permite que lo seáis tampoco. Quien llega a verla se estremece con el más misterioso de los estremecimientos. Todas las cuestiones sociales alzan sus interrogantes en torno de aquella cuchilla. El cadalso es una visión: no es un tablado ni una máquina, ni un mecanismo frío de madera, de hierro y de cuerdas. Parece que es una especie de ser que tiene no sé qué sombría iniciativa. Se diría que aquellos andamios ven, que aquella madera, aquel hierro y aquellas cuerdas tienen voluntad. En la horrible meditación en que aquella vista sume al alma, el patíbulo aparece terrible y como teniendo conciencia de lo que hace. El patíbulo es el cómplice del verdugo; devora, come carne, bebe sangre. Es una especie de monstruo fabricado por el juez y por el carpintero; un espectro que parece vivir una especie de vida espantosa, hecha con todas las muertes que ha dado.“

—  Victor Hugo, libro Los miserables

Les Misérables

Fernando Pessoa Foto
Jane Austen Foto
Patrick Rothfuss Foto

„A recuperar lo q deje guardado en el baul de la indiferencia“

—  Patrick Rothfuss, libro El nombre del viento

The Name of the Wind

Gabriel García Márquez Foto
Allan Kardec Foto

„Sin caridad no hay salvación 10. Hijos míos, en la máxima: "Sin caridad no hay salvación", están contenidos los destinos de los hombres en la tierra y en el cielo; en la tierra, porque a la sombra de ese estandarte, vivirán en paz; en el cielo, porque los que la hayan practicado encontrarán gracia ante el Señor. Esta divisa es la antorcha celeste, la columna luminosa que guía al hombre en el desierto de la vida para conducirle a la Tierra prometida; brilla en el cielo como una aureola santa en la frente de los elegidos, y en la tierra está grabada en el corazón de aquellos a quienes Jesús dirá: Id, a la derecha, vosotros, los bendecidos por mi Padre. Les reconoceréis por el perfume de caridad que esparcen a su alrededor. Nada expresa mejor el pensamiento de Jesús, nada resume mejor los deberes del hombre, que esa máxima de orden divino: el Espiritismo no podía probar mejor su origen que dándola por regla, porque es el reflejo del más puro cristianismo; con semejante guía el hombre no se extraviará nunca. Aplicáos, pues, amigos míos, a comprender su sentido profundo y sus consecuencias, y a buscar en ellas vosotros mismos todas las aplicaciones. Someted todas vuestras acciones a la prueba de la caridad, y vuestra conciencia os contestará: no solamente os evitará el hacer mal, sino que os hará hacer bien, porque no basta una virtud negativa, sino que es necesario la acción de la voluntad; para no hacer mal, basta muchas veces la inercia y la indiferencia. Amigos míos, dad gracias a Dios que ha permitido que pudiéseis gozar de la luz del Espiritismo, no porque los que la poseen pueden ser los únicos que se salven, sino porque, ayudándoos a comprender mejor las enseñanzas de Cristo, hace de vosotros mejores cristianos. Haced, pues, que al veros se pueda decir, que verdadero espiritista y verdadero cristiano, son una sola cosa y una misma cosa: porque todos los que practican la caridad, son los discípulos de Jesús, cualquiera que sea el culto a que pertenezcan. (Pablo, apóstol. París, 1860.).“

—  Allan Kardec 1804 - 1869

El Evangelio segun los Espiritus

Philippe Sollers Foto
Allan Kardec Foto
Natalia Ginzburg Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
John Banville Foto

„Estas cosas son fáciles de decir, pues las palabras no sienten vergüenza y nunca se sorprenden (14)

Imágenes del pasado remoto se agolpan en mi cabeza, y la mitad de las veces soy incapaz de distinguir si son recuerdos o invenciones. Tampoco es que haya mucha diferencia, si es que hay alguna (14)

Hay quien afirma, que sin darnos cuenta, nos lo vamos inventando todo, adornándolo y embelleciéndolo, y me inclino a creerlo, pues Madame Memoria es una gran y sutil fingidora (14)

Me la debo de estar inventando (14)

En mi opinión, los nombres de las mujeres casadas nunca suenan bien. ¿Es porque todas se casan con los nombres equivocados, o, en cualquier caso, con los apellidos equivocados? (17)

…y en mi oído resonaban los tins y los plofs de sus tripas en su incesante labor de transubstanciación (18)

Ahora me pregunto si ella también estaba enamorada de mí, y esas muestras de gracioso desdén eran una manera de ocultarlo ¿O todo esto no es más que vanidad por mi parte? (25)

…y al presenciar todas aquellas cosas sentí el dolor dulce y agudo de la nostalgia, sin objeto pero definida, como el dolor fantasma de un miembro amputado (27)

…permanecimos echados boca arriba durante mucho tiempo, como si practicáramos para ser los cadáveres que seríamos algún día (34)

…y yo me quedé en medio de la sala, sin ser gran cosa, a duras penas yo mismo. Había momentos como ése, en los que uno estaba en punto muerto, por así decir, sin preocuparse de nada, a menudo sin fijarse en nada, a menudo sin ser realmente en ningún sentido vital (42)

El Tiempo y la Memoria son una quisquillosa empresa de decoradores de interiores, siempre cambiando los muebles y rediseñando y reasignando habitaciones (43)

En lugar de los tonos de color rosa y melocotón que había esperado –Rubens es en gran parte responsable de ello-, su cuerpo, de manera desconcertante, mostraba una variedad de tonos apagados que iban del blanco magnesio al plata y al estaño, un matiz mate de amarillo, ocre pálido, e incluso una especie de verde en algunos lugares y, en los recovecos, una sombra de malva musgoso (45)
¿Era eso estar enamorado, me pregunté, ese repentino y plañidero viento que te atravesaba el corazón? (62)

…no estaba acostumbrado todavía al abismo que se abre entre la comisión de un hecho y el recuerdo de lo cometido (65)

…la noche del último día ella ya me había dejado para siempre (75)

No todo significa algo (100)

Cómo anhelábamos en aquellos años, pasar aunque sólo fuera un día normal, un día en el que pudiéramos levantarnos por la mañana y desayunar sin preocuparnos por nada, leernos fragmentos del periódico el uno al otro y planear hacer cosas, y luego dar un paseo, y contemplar las vistas con una mirada inocente, y luego compartir un vaso de vino y por la noche irnos juntos a la cama (102)

Debe de ser difícil acostumbrarse a que no haya nada que hacer (107)

A lo largo de los años, los vagabundos, los auténticos vagabundos, han disminuido constantemente en calidad y cantidad (107)

Qué frágil resulta este absurdo oficio en el que me he pasado la vida fingiendo ser otras personas, y sobre todo fingiendo no ser yo mismo (119)

…tan sólo vulgarmente humana (123)

El quinto de los seis cigarrillos que según ella son su ración diaria (143)

…participar en una película es algo extraño, y al mismo tiempo no lo es en absoluto; se trata de una intensificación, una diversificación de lo conocido, una concentración en el yo ramificado; y todo eso es interesante, y confuso, y emocionante y perturbador (143)

El hecho es que me echó a perder a otras (157)

Era, como ya he dicho, todo un género en sí misma (158)

Los cisnes, con su belleza estrafalaria y sucia, siempre me dan la impresión de mantener una fachada de indiferencia tras la cual realmente viven una tortura de timidez y duda (173)“

—  John Banville escritor irlandés 1945

Isabel Allende Foto

„La tristeza se había cristalizado en indiferencia.“

—  Isabel Allende escritora chilena 1942

The Japanese Lover

Mario Benedetti Foto
Michel Faber Foto
Mario Benedetti Foto
Stephen Chbosky Foto
Milan Kundera Foto
Fernando Vallejo Foto
Horacio Quiroga Foto
Alan Bennett Foto
Aldous Huxley Foto
Francisco Goldman Foto
Gustave Flaubert Foto
Joseph Conrad Foto
Juan Montalvo Foto

„No hay nada más duro que la suavidad de la indiferencia.“

—  Juan Montalvo escritor ecuatoriano 1832 - 1889

Fuente: Amate Pou, Jordi. Paseando por una parte de la Historia: Antología de citas. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2017. ISBN 9788417321871, p. 106.

„Dicen que para ligar hay que mostrar indiferencia, por eso hay días que yo ni salgo de casa.“

—  Luis Álvaro comediante español 1979

En el monólogo "La hormiga hace vida normal"
Citas en Especiales de Comedy Central, La hormiga atómica hace vida normal (2012)

Madame de Sévigné Foto
Enrique Tierno Galván Foto
Mumia Abu-Jamal Foto

„Elie Wiesel dice que el mayor mal en el mundo no es la ira o el odio, sino la indiferencia. Si eso es cierto, entonces lo contrario también es cierto: que el mayor amor que podemos mostrar a nuestros hijos es la atención que les prestamos, el tiempo que tomamos para ellos. Tal vez servimos a los niños lo mejor simplemente reparando en ellos.“

—  Mumia Abu-Jamal 1954

Original: «Elie Wiesel says that the greatest evil in the world is not anger or hatred, but indifference. If that is true, then the opposite is also true: that the greatest love we can show our children is the attention we pay them, the time we take for them. Maybe we serve children the best simply by noticing them».
Fuente: Bevel, Helen L. Inspirational & Wisdom Sayings of African American Men. Editorial Lulu.com. ISBN 9781105154232. Página 7. https://books.google.es/books?id=XilvAwAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=Inspirational+%26+Wisdom+Sayings+of+African+American+Men&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwi8mPjM9LngAhVCx4UKHYTdBNQQ6AEIKzAA#v=onepage&q=Elie%20Wiesel%20says%20that%20the%20greatest%20evil%20in&f=false