Frases sobre tan

Una colección de frases y citas sobre el tema del tan.

Temas relacionados

Un total de 3373 citas, filtro:


Bertrand Russell Foto
Julio Cortázar Foto

„Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha.“

—  Julio Cortázar escritor argentino 1914 - 1984

Save Twilight: Selected Poems
Salvo el crepúsculo
Variante: Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte. Como el guante izquierdo enamorado de la mano derecha.

Emma Goldman Foto

„Muchas veces pienso que nosotros, los revolucionarios, somos como el sistema capitalista. Sacamos de los hombres y mujeres lo mejor que poseen, y después nos quedamos tan tranquilos viendo cómo terminan sus días en el abandono y la soledad.“

—  Emma Goldman anarquista rusa judía nacida en Lituania 1868 - 1940

Fuente: Citado en Hernández Padilla, Salvador. El magonismo: historia de una pasión libertaria, 1900-1922. Ediciones Era, 1988. ISBN 9789684111998. p. 11.

Teresa de Calcuta Foto

„A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.“

—  Teresa de Calcuta monja católica de origen albanés 1910 - 1997

Fuente: Citado en Varas Doval, Esther. Caramba soy humano!!! Guía práctica para aprender a sentir. Editorial Club Universitario, 2013. ISBN 9788499482965. p. 10.

Ana María Matute Foto
Esta frase esperando revisión.
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Lil Peep Foto

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Desmond Morris Foto
Emil Cioran Foto

„Es tan subjetivo el amor, que es egoísta.“

—  Eugenio María de Hostos intelectual educador, filósofo, sociólogo y escritor puertorriqueño 1839 - 1903

Haruki Murakami Foto

„Sin embargo, cada vez que debo hablar de mí mismo me siento, en cierto modo, confuso. Me veo atrapado por la clásica paradoja que conlleva la proposición: “¿Quién soy?”. Si se tratara de una simple cantidad de información, no habría nadie en este mundo que pudiera aportar más datos que yo. No obstante, al hablar sobre mí, ese yo de quien estoy hablando queda automáticamente limitado, condicionado y empobrecido en manos de otro que soy yo mismo en tanto que narrador -víctima de mi sistema de valores, de mi sensibilidad, de mi capacidad de observación y de otros muchos condicionamientos reales-. En consecuencia, ¿hasta qué punto se ajusta a la verdad el “yo” que retrato? Es algo que me inquieta terriblemente. Es más, me ha preocupado siempre.

Sin embargo, la mayoría de las personas de este mundo no parece sentir ese temor, esa incertidumbre. En cuanto tienen oportunidad hablan de sí mismos con una sinceridad pasmosa. Suelen decir frases del tipo: “Yo parezco tonto de tan franco y sincero que soy”, o “Soy muy sensible y me manejo muy mal en este mundo”, o “Yo le leo el pensamiento a la gente”. Pero he visto innumerables veces cómo personas “sensibles” herían sin mas los sentimientos ajenos. He visto a personas “francas y sinceras” esgrimir sin darse cuenta las excusas que más le convenían. He visto cómo personas que “le leían el pensamiento a la gente” eran engañadas por los halagos más burdos. Todo ello me lleva a pensar: “¿Qué sabemos, en realidad, de nosotros mismos?”.“

—  Haruki Murakami escritor y traductor japonés 1949

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“