Frases sobre sombra

Una colección de frases y citas sobre el tema del sombra, luz, vida, vida.

Un total de 415 citas, filtro:

Adolf Hitler Foto

„Lo único que queda tras la vida de un hombre son sus sombras y el recuerdo que deja.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Alejandra Pizarnik Foto

„Mátenme al alba. Con cuchillos [ilegible] y con cuchillas oxidadas. Estaré en cuclillas esperando. Salva tu amor. No lo salves. Desafección y mierda violenta que aprendió a expresarse en nuestros días mediante fórmulas atroces como «hacer el amor» y «asumir la responsabilidad» y «negar el pasado» y «el hombre es lo que se hace». No hay más que la memoria, maravilla sin igual, horror sin semejanza. Hace mucho que me entregué a las sombras. Y no me contenta mi destino sombrío, mi destino asombrado. Me han asolado, me han agostado. Libérame de ti pues te amo y no estás. No me hables. No te apostes en mis rincones preferidos. Estás aquí. Me deliras. Me cortas las cintas de colores que me aliaban a las niñas que fui. Me abandonas loca furiosa, comiendo sombras furiosamente, girando convulsa con las manos espantadas, revolcándome en tu huida hasta los atroces orgasmos y gritos de bestia asesinada. Pero te amo. A ti te asumo, ante ti sin pasado ni relojes ni sonidos. Sucia y susurrante, leve, ingrávida, llena de sangre y de sustancias sexuales, húmeda, mojada, reventando de calor, de sangre que pide. Me dañas la columna vertebral, tantos días despeñada sobre tu cuerpo imaginado. Me dañas la cabeza que di contra las paredes porque no sabía qué hacer salvo esto: que debía golpearme y castigarme ya que tú no venías. Con tu sonrisa de paraíso exactamente situado en el tiempo y en el espacio. Con tus ojos que sonríen antes que tus labios. En tus ojos encuentro mi persona súbitamente reconstruida. En tus ojos se acumulan mis fragmentos que se unen apenas me miras. En tus ojos vivo una vida de aire puro, de respiración fiel. En tus ojos no necesito del conocimiento, no necesito del lenguaje. En tus ojos me siento y sonrío y hay una niña azul en el jardín de un castillo. Ahora que no estás me atrae la caída, la mierda, lo abyecto, lo denigrante. Salgo a la calle y siento la suciedad, la ruina. Entro en los bares más siniestros y tomo un vino como sangre coagulada, como menstruación, y me rodean brujas negras, perros sarnosos, viejos mutilados y jóvenes putos de ambos sexos. Yo bebo y me miro en el espejo lleno de mierda de moscas. Después no me veo más. Después hablo en no sé cuál idioma. Hablo con estos desechos que no me echan, ellos me aceptan, me incorporan, me reconocen. Recito poemas. Discuto cuestiones inverosímiles. Acaricio a los perros y me chupo las manos. Sonrío a los mutilados. Me dejo tocar, palpar, manos en mi cuerpo adolescente que tanto te gustaba por ser ceñido y firme y suave. («La lisura de tu vientre, tus caderas de efebo solar, tu cintura hecha a la medida de mis manos cerrándose, tus pechos de niña salvaje que los deja desnudos aun cuando llueve, tu sexo y tus gritos rítmicos, que deshacían la ciudad y me llevaban a una selva musical en donde todo confabulaba para que los cuerpos se reconozcan y se amen con sonidos de leves tambores incesantes. Esas noches en que hacíamos el amor debajo de las grandes palabras que perdían su sentido, porque no había más que nuestros cuerpos rítmicos y esenciales… Y ahora llueve y tengo náuseas y vomito casi todo el día y siempre que hay un olor espantoso en la calle, un olor a paquete olvidado, a muerto olvidado. Y tengo miedo. Eso quería decir: que no estás y tengo miedo.»)“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Diarios: edición definitiva

Simón Bolívar Foto

„A la sombra de la ignorancia trabaja el crimen.“

—  Simón Bolívar militar y político venezolano 1783 - 1830

Pablo Neruda Foto
Baltasar Gracián Foto
Alejandra Pizarnik Foto

„¿Tendré tiempo para hacerme una máscara cuando emerja de la sombra?“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Obras Completas

Arcángel (cantante) Foto
Haruki Murakami Foto

„El odio es una sombra negra y alargada. En muchos casos, ni siquiera quien lo siente sabe de dónde le viene. Es un arma de doble filo. Al mismo tiempo que herimos al contrincante nos herimos a nosotros mismos. Cuanto mas grave es la herida que le infligimos, mas grave es la nuestra. El odio es muy peligroso. Y, una vez que ha arraigado en nuestro corazón, extirparlo es una tarea titánica.“

—  Haruki Murakami, libro Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

The Wind-Up Bird Chronicle
"Crónica del pájaro que da cuerda al mundo"
Variante: El odio es una sombra negra y alargada. En muchos casos, ni siquiera quien lo siente sabe de dónde le viene. Es un arma de doble filo. Al mismo tiempo que herimos al contrincante nos herimos a nosotros mismos. Cuanto más grave es la herida que le infligimos, más grave es la nuestra. El odio es muy peligroso. Y, una vez que ha arraigado en nuestro corazón, extirparlo es una tarea titánica.

Rubén Darío Foto
Rabindranath Tagore Foto
Juan Bosch Foto
Mario Benedetti Foto
Clarice Lispector Foto
Cielo Latini Foto
Alejandro Sanz Foto

„El amor brilla en los ojos cuando se ve la sombra de tu ser amado.“

—  Alejandro Sanz cantautor y músico español 1968

Sin fuentes

El Chojin Foto
Juan Rulfo Foto
Max Lucado Foto
Alejandra Pizarnik Foto
Arturo Uslar Pietri Foto
León Tolstói Foto
Helen Keller Foto

„Si conservas tu rostro dirigido al sol, nunca verás las sombras.“

—  Helen Keller escritora, oradora y activista política sordociega estadounidense y teosofia 1880 - 1968

Sin fuentes

Anne Rice Foto
Rapsusklei Foto

„A la sombra de este arbol me dormi siendo un niño, y desperte siendo un hombre“

—  Rapsusklei Rapero de Zaragoza 1980

Poesia basica 13

Javier Marías Foto
Virginia Woolf Foto
Roger Bartra Foto
Haruki Murakami Foto
Roberto Bolaño Foto
Oscar Wilde Foto

„Son muy pocos aquellos de entre nosotros que no se han despertado a veces antes del alba, o después de una de esas noches sin sueños que casi nos hacen amar la muerte, o de una de esas noches de horror y de alegría monstruosa, cuando se agitan en las cámaras del cerebro fantasmas más terribles que la misma realidad, rebosantes de esa vida intensa, inseparable de todo lo grotesco, que da al arte gótico su imperecedera vitalidad, puesto que ese arte bien parece pertenecer sobre todo a los espíritus atormentados por la enfermedad del ensueño. Poco a poco, dedos exangües surgen de detrás de las cortinas y parecen temblar. Adoptando fantásticas formas oscuras, sombras silenciosas se apoderan, reptando, de los rincones de la habitación para agazaparse allí. Fuera, se oye el agitarse de pájaros entre las hojas, o los ruidos que hacen los hombres al dirigirse al trabajo, o los suspiros y sollozos del viento que desciende de las montañas y vaga alrededor de la casa silenciosa, como si temiera despertar a los que duermen, aunque está obligado a sacar a toda costa al sueño de su cueva de color morado. Uno tras otro se alzan los velos de delicada gasa negra, las cosas recuperan poco a poco forma y color y vemos cómo la aurora vuelve a dar al mundo su prístino aspecto. Los lívidos espejos recuperan su imitación de la vida. Las velas apagadas siguen estando donde las dejamos, y a su lado descansa el libro a medio abrir que nos proponíamos estudiar, o la flor preparada que hemos lucido en el baile, o la carta que no nos hemos atrevido a leer o que hemos leído demasiadas veces. Nada nos parece que haya cambiado. De las sombras irreales de la noche renace la vida real que conocíamos. Hemos de continuar allí donde nos habíamos visto interrumpidos, y en ese momento nos domina una terrible sensación, la de la necesidad de continuar, enérgicamente, el mismo ciclo agotador de costumbres estereotipadas, o quizá, a veces, el loco deseo de que nuestras pupilas se abran una mañana a un mundo remodelado durante la noche para agradarnos, un mundo en el que las cosas poseerían formas y colores recién inventados, y serían distintas, o esconderían otros secretos, un mundo en el que el pasado tendría muy poco o ningún valor, o sobreviviría, en cualquier caso, sin forma consciente de obligación o de remordimiento, dado que incluso el recuerdo de una alegría tiene su amargura, y la memoria de un placer, su dolor.“

—  Oscar Wilde, libro El retrato de Dorian Gray

The Picture of Dorian Gray

John Katzenbach Foto
William Shakespeare Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Walt Whitman Foto

„Mantén tu cara siempre hacia la luz del sol - y las sombras caerán detrás de ti.“

—  Walt Whitman poeta, enfermero voluntario, ensayista, periodista y humanista estadounidense 1819 - 1892

Joseph Addison Foto

„En verdad que el hombre no es más que una sombra, y la vida, un sueño.“

—  Joseph Addison dramaturgo inglés 1672 - 1719

Fuente: Morales Uribe, Alberto. Historias casi ficticias. Número 44 de Colección Cultiva. Editor Cultivalibros, 2009. ISBN 9788492519767, p. 9.

Jim Morrison Foto
José Saramago Foto
Edmund Burke Foto

„¡Qué sombras somos, y qué sombras perseguimos!“

—  Edmund Burke Filósofo y político conservador británico (1729-1797) 1729 - 1797

Leonardo Da Vinci Foto

„Antes habrá cuerpo sin sombra que virtud sin envidia.“

—  Leonardo Da Vinci pintor y polímata del Renacimiento 1452 - 1519

Fuente: [Gálvez], Christian. Matar a Leonardo da Vinci (Crónicas del Renacimiento 1). Penguin Random House Grupo Editorial España, 2014. ISBN 9788483656365.

Leandro Fernández de Moratín Foto

„A la sombra del mérito se ve crecer la envidia.“

—  Leandro Fernández de Moratín dramaturgo, poeta, traductor y escritor español 1760 - 1828

Louis Kahn Foto

„Una obra se hace entre los ruidos atronadores de la industria y, cuando el polvo se posa, la pirámide, que recoge el eco del silencio, tiende al sol su sombra.“

—  Louis Kahn arquitecto estadounidense 1901 - 1974

Verificadas
Fuente: Louis I. Kahn, Idea e Imagen (por Christian Norberg-Schulz)

Francisco Palau y Quer Foto
Yalal ad-Din Muhammad Rumi Foto
Damon Albarn Foto

„Una alegre mañana la vida nació, en las sombras de un amanecer muerto.“

—  Damon Albarn Músico, cantante y compositor británico 1968

Sin fuentes

Luis Alberto Spinetta Foto

„Y se desvive el alba entre los árboles rotos de luz y sombra“

—  Luis Alberto Spinetta Músico argentino 1950 - 2012

Citas de canciones por banda, Solista

María Zambrano Foto
Plutarco Foto

„«No necesito amigos que cambian cuando yo cambio, y asienten cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor».“

—  Plutarco 46 - 127

Sin fuentes
Variante: No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.

Demócrito Foto
Kutxi Romero Foto
Machado de Assis Foto
Gustavo Adolfo Bécquer Foto

„Sacudimiento extraño que agita las ideas, como huracán que empuja las olas en tropel. Murmullo que en el alma se eleva y va creciendo como volcán que sordo anuncia que va a arder. Deformes siluetas de seres imposibles; paisajes que aparecen como al través de un tul. Colores que fundiéndose remedan en el aire los átomos del iris que nadan en la luz. Ideas sin palabras, palabras sin sentido; cadencias que no tienen ni ritmo ni compás. Memorias y deseos de cosas que no existen; accesos de alegría, impulsos de llorar. Actividad nerviosa que no halla en qué emplearse; sin riendas que le guíen, caballo volador. Locura que el espíritu exalta y desfallece, embriaguez divina del genio creador… Tal es la inspiración. Gigante voz que el caos ordena en el cerebro y entre las sombras hace la luz aparecer. Brillante rienda de oro que poderosa enfrena de la exaltada mente el volador corcel. Hilo de luz que en haces los pensamientos ata; sol que las nubes rompe y toca en el zenít. Inteligente mano que en un collar de perlas consigue las indóciles palabras reunir. Armonioso ritmo que con cadencia y número las fugitivas notas encierra en el compás. Cincel que el bloque muerde la estatua modelando, y la belleza plástica añade a la ideal. Atmósfera en que giran con orden las ideas, cual átomos que agrupa recóndita atracción. Raudal en cuyas ondas su sed la fiebre apaga, oasis que al espíritu devuelve su vigor… Tal es nuestra razón. Con ambas siempre en lucha y de ambas vencedor, tan sólo al genio es dado a un yugo atar las dos.“

—  Gustavo Adolfo Bécquer, libro Rimas

Rimas

Isabel Allende Foto

„Detente, sombra de mi amor esquivo, imagen del hechizo que más quiero, bella ilusión por quien alegre muero, dulce ficción por quien penosa vivo.“

—  Isabel Allende, libro El amante japonés

El amante japonés
Variante: Detente, sombra de mi amor esquivo, imagen del hechizo que más quiero, bella ilusión por quien alegre muero, dulce ficción por quien penosa vivo.   SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

Isabel Allende Foto

„Recorría sin descanso la inmensidad del sur con su pequeño ejército, adentrándose en los bosques húmedos y sombríos, bajo la alta cúpula verde tejida por los árboles más nobles y coronada por la soberbia araucaria, que se perfilaba contra el cielo con su dura geometría. Las patas de los caballos pisaban un colchón fragante de humus, mientras los jinetes se abrían camino con las espadas en la espesura, a ratos impenetrable, de los helechos. Cruzaban arroyos de aguas frías, donde los pájaros solían quedar congelados en las orillas, las mismas aguas donde las madres mapuche sumergían a los recién nacidos. Los lagos eran prístinos espejos del azul intenso del cielo, tan quietos, podían contarse las piedrecillas en el fondo. Las arañas tejían sus encajes, perlados de rocío, entre las ramas de robles, arrayanes y avellanos. Las aves del bosque cantaban reunidas, diuca, chincol, jilguero, torcaza, tordo, zorzal, y hasta el pájaro carpintero, marcando el ritmo con su infatigable tac-tac-tac. Al paso de los caballeros se levantaban nubes de mariposas y los venados, curiosos, se acercaban a saludar. La luz se filtraba entre las hojas y dibujaba sombras en el paisaje; la niebla subía del suelo tibio y envolvía el mundo en un hálito de misterio. Lluvia y más lluvia, ríos, lagos, cascadas de aguas blancas y espumosas, un universo líquido. Y al fondo, siempre, las montañas nevadas, los volcanes humeantes, las nubes viajeras. En otoño el paisaje era de oro y sangre, enjoyado, magnífico. A Pedro de Valdivia se le escapaba el alma y se le quedaba enredada entre los esbeltos troncos vestidos de musgo, fino terciopelo. El Jardín del Edén, la tierra prometida, el paraíso. Mudo, mojado de lágrimas, el conquistador conquistado iba descubriendo el lugar donde acaba la tierra, Chile.“

—  Isabel Allende, libro Inés del alma mía

Inés del alma mía

Adolf Hitler Foto
Rubén Darío Foto
Jorge Luis Borges Foto
Cassandra Clare Foto
Søren Kierkegaard Foto
Agatha Christie Foto

„Los viejos pecados tienen largas sombras“

—  Agatha Christie, Los elefantes pueden recordar

Elephants Can Remember

Isabel Allende Foto
Gustavo Adolfo Bécquer Foto
50 Cent Foto
Aristofanés Foto

„Ciegos humanos, semejantes a la hoja ligera, impotentes criaturas hechas de barro deleznable, míseros mortales que, privados de alas, pasáis vuestra vida fugaz como vanas sombras o ensueños mentirosos.“

—  Aristofanés, Las aves

Fuente: Kerényi, Karl; Ortiz-Osés, Andrés. Arquetipos y símbolos colectivos: Círculo Eranos I. Edición ilustrada. Anthropos Editorial, 1994. ISBN 9788476584354. p. 37.
Fuente: Las aves.
Fuente: Aristófanes. Las aves. NoBooks Editorial, 2011.

Salvador De Madariaga Foto

„Con la rebelión de 1934, la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936.“

—  Salvador De Madariaga diplomático, escritor y político español 1886 - 1978

Fuente: España. Ensayo de historia contemporánea.
Fuente: [Madariaga] (1979), p. 362–363.

Pedro Calderón De La Barca Foto

„¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción;
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.“

—  Pedro Calderón De La Barca escritor español (1600-1681) 1600 - 1681

Variante: ¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Nicolas Chamfort Foto
Alejandro Dolina Foto

„Hasta un solo cabello hace su sombra.“

—  Publilio Siro escritor latino

Sin fuentes
Original: «Etiam capillus unus habet umbram suam».

Roberto Iniesta Foto
Alberto Masferrer Foto

„Perfecta es la humildad de aquel que nunca olvida que la luz viene de lo Alto y no de él, y que no viene solo para él, sino para toda sombra y toda pena.“

—  Alberto Masferrer diplomático salvadoreño 1868 - 1932

Fuente: Alberto Masferrer (1976), Las Siete Cuerdas de la Lira, San Salvador: Dirección de Publicaciones.

„Todos, los castos como los lascivos, han aprendido que el sufrimiento es la sombra de todo amor, que el amor se desdobla en amor y en sufrimiento.“

—  Sergio Pitol escritor mexicano 1933 - 2018

Trilogía de la Memoria (2007), El Arte de la fuga

Constantino Cavafis Foto
Luis Alberto Spinetta Foto

„Besa el violín que ya nunca jamás sonará. Bebe la sombra de un indio en un río divino. Sin querer te marcarás hasta que al morir buscarás el sinfín. Y antes del alba tendrás tu rocío final.“

—  Luis Alberto Spinetta Músico argentino 1950 - 2012

Citas de canciones por banda, Invisible
Fuente: Invisible, Durazno sangrando, "En una lejana playa del animus", 1975.

Miguel Servet Foto
Luis Alberto Costales Foto
Emil Cioran Foto
Emil Cioran Foto
José Manuel Balmaceda Foto

„El pabellón chileno es sagrado, y a su sombra podemos todos, gobernantes y gobernados, unirnos en íntimo efusión, para bendecir a la Providencia que nos bendice, y para congratularnos por las conquistas del progreso y del ingenio humano.“

—  José Manuel Balmaceda Ex presidente de Chile 1840 - 1891

Fuente: Discursos de José Manuel Balmaceda: iconografía, Volumen 3. José Manuel Balmaceda. Editor Rafael Sagredo B. Editorial Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 1992. p. 228.

Manuel Belgrano Foto

„La sombra de la Junta que traigo conmigo hace prodigios; la Junta será la vencedora, no yo; su nombre solo con el aspecto de nuestros bravos atrae a los afectos y aterra a los malvados.“

—  Manuel Belgrano político y militar argentino 1770 - 1820

Carta a Moreno el 27 de octubre de 1810.
Fuente: Belgrano, Manuel. Epistolario Belgraniano. Editora y compiladora María Teresa Piragino. Colaborador y editor Academia Nacional de la Historia (Argentina), 1970. p. 69.

Amos Oz Foto
Alejandro Jodorowsky Foto

„A donde quiera que vas arrastras una sombra tan inmóvil como el ladrón crucificado.“

—  Alejandro Jodorowsky escritor y director de cine chileno-francés, de ascendencia judeo-ucraniana 1929

Fuente: Jodorowsky, Alejandro. Poesía sin fin. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial España, 2013. ISBN 9788490329108.

Penélope Cruz Foto
Iosu Espósito Foto
Thomas Stearns Eliot Foto
William Shakespeare Foto

„Mañana, y mañana, y mañana se arrastra con paso mezquino día tras día hasta la sílaba final del tiempo escrito, y la luz de todo nuestro ayer guió a los bobos hacia el polvo de la muerte. ¡Apágate, apágate breve llama! La vida es una sombra que camina, un pobre actor que en escena se arrebata y contonea y nunca más se le oye. Es un cuento que cuenta un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada.“

—  William Shakespeare, Macbeth

Macbeth
Variante: Mañana y mañana y mañana se arrastra con paso mezquino día tras día hasta la sílaba final del tiempo escrito. La luz de nuestro ayer guió a los necios hacia el polvo de la muerte. ¡Apágate, apágate breve llama! La vida es una sombra que camina, un pobre actor que en escena se arrebata y contonea y a quien nunca más se oye. La vida es un cuento narrado por un idiota, lleno de ruido y furia, y que nada significa.

Mike Mignola Foto

„Volviste la espalda a la luz del día para caminar por la sombra conmigo“

—  Mike Mignola 1960

Hellboy, Vol. 3: The Chained Coffin and Others

William Shakespeare Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto

„Te vas en sombras, pensé. Como viviste.“

—  Carlos Ruiz Zafón, libro La sombra del viento

The Shadow of the Wind

Michel Foucault Foto
Cassandra Clare Foto
Mathias Malzieu Foto
David Levithan Foto

„Comprendí que la luz del sol es despiadada, son las sombras las que nos protegen“

—  Antonio Santa Ana

Los ojos del perro siberiano

Patrick Rothfuss Foto

„Volvía a ser de noche. En la posada Roca de Guía reinaba el silencio, un silencio triple.
El primer silencio era una calma hueca y resonante, constituida por las cosas que faltaban. Si hubiera habido caballos en los establos, estos habrían piafado y mascado y lo habrían hecho pedazos. Si hubiera habido gente en la posada, aunque solo fuera un puñado de huéspedes que pasaran allí la noche, su agitada respiración y sus ronquidos habrían derretido el silencio como una cálida brisa primaveral. Si hubiera habido música… pero no, claro que no había música. De hecho, no había ninguna de esas cosas, y por eso persistía el silencio.
En la posada Roca de Guía, un hombre yacía acurrucado en su mullida y aromática cama. Esperaba el sueño con los ojos abiertos en la oscuridad, inmóvil. Eso añadía un pequeño y asustado silencio al otro silencio, hueco y mayor. Componían una especie de aleación, una segunda voz.
El tercer silencio no era fácil reconocerlo. Si pasabas una hora escuchando, quizá empezaras a notarlo en las gruesas paredes de piedra de la vacía taberna y en el metal, gris y mate, de la espada que colgaba detrás de la barra. Estaba en la débil luz de la vela que alumbraba una habitación del piso de arriba con sombras danzarinas. Estaba en el desorden de unas hojas arrugadas que se habían quedado encima de un escritorio. Y estaba en las manos del hombre allí sentado, ignorando deliberadamente las hojas que había escrito y que había tirado mucho tiempo atrás.
El hombre tenía el pelo rojo como el fuego. Sus ojos eran oscuros y distantes, y se movía con la sutil certeza de quienes saben muchas cosas.
La posada Roca de Guía era suya, y también era suyo el tercer silencio. Así debía ser, pues ese era el mayor de los tres silencios, y envolvía a los otros dos. Era profundo y ancho como el final del otoño. Era grande y pesado como una gran roca alisada por la erosión de las aguas de un río. Era un sonido paciente e impasible como el de las flores cortadas; el silencio de un hombre que espera la muerte.“

—  Patrick Rothfuss, libro El nombre del viento

The Name of the Wind

Carlos Ruiz Zafón Foto
Federico García Lorca Foto