„Si ustedes en 300 años, desde 1714 hasta ahora no han aprendido siquiera a decir 'Josep-Lluis', pero en cambio saben decir 'Schwarzenegger' o 'Shevardnadze', ustedes tienen un problema, no yo.“

Intervenciones "Tengo una pregunta para usted..."
Fuente: YouTube http://www.youtube.com/watch?v=0OYbLqQhqqM#t=1m11s.

Última actualización 21 de Mayo de 2020. Historia
Josep-Lluís Carod-Rovira Foto
Josep-Lluís Carod-Rovira24
político español 1952

Citas similares

Álvaro Mutis Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto

„Le podria decir a usted que es el corazon, pero lo que mata es la soledad“

—  Carlos Ruiz Zafón, libro La sombra del viento

The Shadow of the Wind
Variante: Le podría decir a usted que es el corazón, pero lo
que lo mata es la soledad. Los recuerdos son peores que las balas.

Terry Pratchett Foto

„Se podría decir que algo sé de todos ustedes —dijo—. Mucho de algunos, lo suficiente de la mayoría.“

—  Terry Pratchett escritor británico de fantasía y ciencia ficción 1948 - 2015

Regimiento Monstruoso

Óscar Arias Sánchez Foto
Gwyneth Paltrow Foto

„He aprendido a no decir nunca.“

—  Gwyneth Paltrow Actriz, empresaria, escritora y cantante estadounidense 1972

Óscar Arias Sánchez Foto
Erik Satie Foto
Francisco Ayala Foto
Fernando Henrique Cardoso Foto

„El pueblo se debe estar preguntando: ¿ustedes son pescado o carne de vaca? Tenemos que decir claramente quién somos.“

—  Fernando Henrique Cardoso presidente de Brasil 1931

Criticando la aproximación Partido da Social Democracia Brasileña (PSDB) hacia el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Fuente: Revista Istoé, Frases 2007, n° 1991. 26/12/2007, página 106.

Douglas Hofstadter Foto
Tina Turner Foto
Joseph Joubert Foto

„Unos gustan decir lo que saben; otros lo que piensan.“

—  Joseph Joubert 1754 - 1824

Fuente: Citado en Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases celebres. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013 ISBN 978-60-7311-631-2.

Mario Benedetti Foto
Luigi Pirandello Foto
Mario Benedetti Foto

„Usted tiene todas las condiciones para concurrir a mi felicidad, pero yo tengo muy pocas para concurrir a la suya. Y no crea que me estoy mandando la parte. En otra posición (quiero decir, más bien, en otras edades) lo más correcto sería que yo le ofreciese un noviazgo serio, muy serio, quizá demasiado serio, con una clara perspectiva de casamiento al alcance de la mano. Pero si yo ahora le ofreciese algo semejante, calculo que sería muy egoísta, porque sólo pensaría en mí, y lo que yo más quiero ahora no es pensar en mí sino pensar en usted. Yo no puedo olvidar usted tampoco que dentro de diez años yo tendré sesenta. Escasamente un viejo, podrá decir un optimista o un adulón, pero el adverbio importa muy poco. Quiero que quede a salvo mi honestidad al decirle que ni ahora ni dentro de unos meses, podré juntar fuerzas como para hablar de matrimonio. Pero siempre hay un pero ¿de qué hablar entonces? Yo sé que, por más que usted entienda esto, es difícil, sin embargo, que admita otro planteo. Porque es evidente que existe otro planteo. En ese otro planteo hay cabida para el amor, pero no la hay en cambio para el matrimonio. Levantó los ojos, pero no interrogaba. Es probable que sólo haya querido ver mi cara al decir eso. Pero, a esta altura, yo ya estaba decidido a no detenerme. A ese otro planteo, la imaginación popular, que suele ser pobre en denominaciones, lo llama una Aventura o un Programa, y es bastante lógico que usted se asuste un poco. A decir verdad, yo también estoy asustado, nada más que porque tengo miedo de que usted crea que le estoy proponiendo una aventura. Tal vez no me apartaría ni un milímetro de mi centro de sinceridad, si le dijera que lo que estoy buscando denodadamente es un acuerdo, una especie de convenio entre mi amor y su libertad. Ya sé, ya sé. Usted está pensando que la realidad es precisamente la inversa; que lo que yo estoy buscando es justamente su amor y mi libertad. Tiene todo el derecho de pensarlo, pero reconozca que a mi vez tengo todo el derecho de jugármelo todo a una sola carta. Y esa sola carta es la confianza que usted pueda tener en mí.“

—  Mario Benedetti, libro La tregua

La tregua

Rick Warren Foto
Nélson Rodrigues Foto
Gabriel García Márquez Foto

„«Los años de ahora ya no vienen como los de antes», solía decir, sintiendo que la realidad cotidiana se le escapaba de las manos.“

—  Gabriel García Márquez, libro Cien años de soledad

Cien años de soledad
Variante: Los años de ahora ya no vienen como los de antes, solía decir, sintiendo que la realidad cotidiana se le escapaba de las manos

Temas relacionados