„No es tarea del teorizante establecer el grado posible de realización de una idea, sino el saber exponerla; es decir, que el teorizante tiene que preocuparse menos del camino a seguir que de la finalidad perseguida. Lo decisivo es, pues, la exactitud de una idea en principio y no la dificultad que ofrezca su realización. Así, cuando el teorizante busca, en lugar de la verdad absoluta, tomar en consideración las llamadas "oportunidad" y "realidad", dejará éste de ser una estrella polar para transformarse en un recetador cotidiano. El teorizante de un Movimiento ideológico puntualiza la finalidad de éste; el político aspira a realizarla. El primero se subordina en su modo de pensar a la verdad eterna, en tanto que el segundo somete su manera de obrar a la realidad práctica. La grandeza de uno reside en la verdad absoluta y abstracta de su idea, la del otro en el punto de vista cierto en que se coloca con relación a los hechos y al aprovechamiento útil de los mismos, debiendo servir de guía a éste el objetivo del teorizante. En cuanto al éxito de los planes, esto es, la realización de esas acciones, pueden ser consideradas como piedra de toque en la importancia de un político, ya que nunca se podrá realizar la última intención del teorizante sin éste, pues al pensamiento humano le es dado comprender las verdades, adornar ideales claros como el cristal, sin embargo la realización de los mismos es demolida por la imperfección e insuficiencia humanas. Cuanto más abstractamente cierta, y, por tanto, más formidable fuera una idea, tanto más imposible se vuelve su realización, una vez que ésta depende de criaturas humanas. Es por eso que no se debe medir la importancia de los teorizantes por la realización de sus fines, y sí por la verdad de los mismos y por la influencia que ellos tuvieron en el desarrollo de la Humanidad. Si así no fuese, los fundadores de religiones no podrían ser considerados entre los mayores hombres de este mundo, por cuanto la realización de sus intenciones éticas nunca será, ni aproximadamente, íntegra. Incluso la religión del amor, en su acción, no es más que un reflejo débil de la voluntad de su sublime fundador; su importancia por consiguiente reside en las directrices que ella procuró imprimir en el desarrollo general de la cultura y de la moralidad entre los hombres.“

—  Adolf Hitler, Mi Lucha
Anuncio

Citas similares

Pierre Bonnard Foto
Deepak Chopra Foto

„La realización es el resultado de pensamientos correctos, sentimientos correctos y acciones correctas.“

—  Deepak Chopra médico, conferencista y escritor indio 1947
La receta de felicidad: Las siete claves de la felicidad y la iluminacion

Anuncio
Erich Fromm Foto
Oscar Wilde Foto

„El progreso es la realización de las utopías.“

—  Oscar Wilde escritor irlandés 1854 - 1900
The Soul of Man Under Socialism

José Pablo Feinmann Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Fernando Pessoa Foto
Anuncio
María Zambrano Foto
Santiago Carrillo Foto
Ernesto Sabato Foto
Anuncio
Aldous Huxley Foto
Zygmunt Bauman Foto
Georg Wilhelm Friedrich Hegel Foto
Erich Fromm Foto
Siguiente