Frases sobre último

Una colección de frases y citas sobre el tema del último, veces, ser, puede.

Un total de 1013 citas, filtro:

Carlos Cuauhtémoc Sánchez Foto
Adolf Hitler Foto
Alejandra Pizarnik Foto

„Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Poesía completa

Francisco Franco Foto

„Españoles: Al llegar para mí la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio pido a Dios que me acoja benigno a su presencia, pues quise vivir y morir como católico. En el nombre de Cristo me honro, y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir. Pido perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos, sin que yo los tuviera como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquellos que lo fueron de España, a la que amo hasta el último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida, que ya sé próximo. Quiero agradecer a cuantos han colaborado con entusiasmo, entrega y abnegación, en la gran empresa de hacer una España unida, grande y libre. Por el amor que siento por nuestra patria os pido que perseveréis en la unidad y en la paz y que rodeéis al futuro Rey de España, don Juan Carlos de Borbón, del mismo afecto y lealtad que a mí me habéis brindado y le prestéis, en todo momento, el mismo apoyo de colaboración que de vosotros he tenido. No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta. Velad también vosotros y para ello deponed frente a los supremos intereses de la patria y del pueblo español toda mira personal. No cejéis en alcanzar la justicia social y la cultura para todos los hombres de España y haced de ello vuestro primordial objetivo. Mantened la unidad de las tierras de España, exaltando la rica multiplicidad de sus regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la patria. Quisiera, en mi último momento, unir los nombres de Dios y de España y abrazaros a todos para gritar juntos, por última vez, en los umbrales de mi muerte, ¡¡ARRIBA ESPAÑA!! ¡¡VIVA ESPAÑA!!“

—  Francisco Franco general y dictador español 1892 - 1975

Último mensaje de Franco a los Españoles.

Carlos Cuauhtémoc Sánchez Foto
Citát „Los hombres siempre se empeñan en ser el primer amor de una mujer. Las mujeres prefieren ser la última novela de un hombre.“
Oscar Wilde Foto
Francisco Franco Foto

„En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.“

—  Francisco Franco general y dictador español 1892 - 1975

Parte oficial de guerra del 1 de abril de 1939, que puso fin a la Guerra Civil Española.

José Antonio Primo de Rivera Foto

„Ojalá fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles. Ojalá encontrara ya en paz el pueblo español, tan rico en buenas cualidades entrañables, la Patria, el Pan y la Justicia.“

—  José Antonio Primo de Rivera político español 1903 - 1936

Fuente: Testamento de José Antonio Primo de Rivera http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0196.html, 18 de noviembre de 1936.

Charles Bukowski Foto
Porfirio Díaz Foto

„Que ningún ciudadano se perpetúe en el poder y esta será la última revolución.“

—  Porfirio Díaz Presidente de México 1830 - 1915

Fuente: Plan de la Noria 1871.

Francisco Solano López Foto
Simón Bolívar Foto

„¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.“

—  Simón Bolívar militar y político venezolano 1783 - 1830

Fuente: Párrafo final de su última proclama del 10 de diciembre de 1830.

Denis Diderot Foto

„El hombre sólo será libre cuando el último rey sea ahorcado con las tripas del último sacerdote.“

—  Denis Diderot escritor, filósofo y enciclopedista francés 1713 - 1784

Fuente: [Amate Pou] (2017), p. 110.

Quino Foto
Gabriel García Márquez Foto
Adolf Hitler Foto

„Siguiendo el ejemplo de Francia, se podría restringir artificialmente la natalidad y de este modo evitar una superpoblación. La Naturaleza misma suele oponerse al aumento de población en determinados países o en ciertas razas, y esto en épocas de hambre o por condiciones climáticas desfavorables, así como tratándose de la escasa fertilidad del suelo. Por cierto que la Naturaleza obra aquí sabiamente y sin contemplaciones; no anula propiamente la capacidad de procreación, pero sí se opone ala conservación de la prole al someter a ésta a rigurosas pruebas y privaciones tan arduas, que todo el que no es fuerte y sano vuelve al seno de lo desconocido. El que entonces sobrevive, a pesar de los rigores de la lucha por la existencia, resulta mil veces experimentado, fuerte y apto para seguir generando, de tal suerte que el proceso de la selección puede empezar de nuevo. Actuando de ese modo brutal contra el individuo y llamándolo de nuevo momentáneamente a desaparecer, por no ser capaz de resistir la tempestad de la vida, la Naturaleza mantiene la Raza, la propia especie vigorosa y la hace capaz de las mayores realizaciones. La disminución del número implica así la vigorización del individuo y con ello, finalmente, la consolidación de la Raza. Otra cosa es que el hombre, por sí mismo, se empeñe en restringir su descendencia. Aquí es preciso considerar no sólo el factor natural, sino también el humano. El hombre cree saber más que esa cruel Reina de toda la sabiduría, la Naturaleza. Él no limita la conservación del individuo, sino la propia reproducción. Eso le parece a él (que siempre se ve a sí mismo y nunca a la Raza) más humano y más justificado que lo otro. Infelizmente, las consecuencias son también inversas. En cuanto a la Naturaleza, liberando la generación, somete, entre tanto, la conservación de la especie a una prueba de las más severas, escogiendo dentro de un gran número de individuos los que juzga mejores, y sólo a éstos preserva para la perpetuación de la especie; el hombre limita la procreación y se esfuerza denodadamente para que cada ser, una vez nacido, se conserve a cualquier precio. Esta corrección de la voluntad divina le parece ser tan sabia como humana, y él se alegra más de una vez por haber sobrepujado a la Naturaleza y hasta haber demostrado la insuficiencia de la misma. Y el hijo de Adán no quiere ver ni oír hablar que, en realidad, el número es limitado, pero a costa del abatimiento del individuo. Siendo limitada la procreación, por disminución del número de nacimientos, sobreviene, en lugar de la natural lucha por la vida (que sólo deja en pie al más fuerte y al más sano), como lógica consecuencia, el prurito de "salvar" a todo trance también al débil y hasta al enfermo, cimentando el germen de una progenie que irá degenerando progresivamente, mientras persista ese escarnio de la Naturaleza y sus leyes. El resultado final es que un pueblo tal perderá algún día el derecho a la existencia en este mundo, pues el hombre puede, durante un cierto tiempo, desafiarlas leyes eternas de la conservación, pero la venganza vendrá, más tarde o más temprano. Una generación más fuerte expulsará a los débiles, pues el ansia por la vida, en su última forma, siempre romperá todas las corrientes ridículas del llamado espíritu de humanidad individualista. En su lugar aparecerá una Humanidad natural, que destruirá la debilidad para engendrar la fuerza.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Cielo Latini Foto
Alejandra Pizarnik Foto

„¿Y si nos vamos anticipando
de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza?“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Poesía completa

Francisco de Miranda Foto
Patrick Rothfuss Foto

„Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera puerta es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que <> es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.“

—  Patrick Rothfuss, libro El nombre del viento

The Name of the Wind
Variante: Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que «el tiempo todo lo cura» es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.

José Antonio Primo de Rivera Foto
Eazy-E Foto
Michel De Montaigne Foto
Jane Austen Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Rosa Montero Foto
Henry Miller Foto
Gabriel García Márquez Foto

„No le dijo a nadie que se iba, no se despidió de nadie, con el hermetismo férreo con que sólo le reveló a la madre el secreto de su pasión reprimida, pero a la víspera del viaje cometió a conciencia una locura última del corazón que bien pudo costarle la vida. Se puso a la medianoche su traje de domingo, y tocó a solas bajo el balcón de Fermina Daza el valse de amor que había compuesto para ella, que sólo ellos dos conocían y que fue durante tres años el emblema de su complicidad contrariada. Lo tocó murmurando la letra, con el violín bañado en lágrimas, y con una inspiración tan intensa que a los primeros compases empezaron a ladrar los perros de la calle, y luego los de la ciudad, pero después se fueron callando poco a poco por el hechizo de la música, y el valse terminó con un silencio sobrenatural. El balcón no se abrió, ni nadie se asomó a la calle, ni siquiera el sereno que casi siempre acudía con su candil tratando de medrar con las migajas de las serenatas. El acto fue un conjuro de alivio para Florentino Ariza, pues cuando guardó el violín en el estuche y se alejó por las calles muertas sin mirar hacia atrás, no sentía ya que se iba la mañana siguiente, sino que se había ido desde hacía muchos años con la disposición irrevocable de no volver jamás..“

—  Gabriel García Márquez, libro El amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera (1985)

Marilyn Manson Foto
John Katzenbach Foto
Luca Prodan Foto
Héctor Abad Faciolince Foto
Buenaventura Durruti Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Gioconda Belli Foto
Juan Rulfo Foto
Raymond Carver Foto
Arthur Schopenhauer Foto
Ernesto Cardenal Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Billy Graham Foto
Caligula Foto
Viktor Frankl Foto
George Patton Foto

„Quiero que me mate la última bala disparada de la última guerra.“

—  George Patton general estadounidense, destacado en la Segunda Guerra Mundial 1885 - 1945

Stendhal Foto

„Muy a menudo, las lágrimas son la última sonrisa del amor.“

—  Stendhal escritor francés 1783 - 1842

Sin fuentes

Irène Joliot-Curie Foto
Miley Cyrus Foto

„La esperanza y la Fé es lo último que hay que perder».“

—  Miley Cyrus Cante, Actriz, Escritora y compositora americana 1992

Sin fuentes

Marcos Pérez Jiménez Foto
Hugo Chávez Foto

„El ALBA tiene que ser eso, un proyecto social. El ALBA es un proyecto geopolítico, político, económico, pero el fin último es el fin social.“

—  Hugo Chávez político venezolano y expresidente de Venezuela 1954 - 2013

Sin fuentes
28 de enero de 2008, durante La Clausura de la VI Cumbre Presidencial del ALBA.
Variante: El ALBA tiene que ser eso, un proyecto social. El ALBA es un proyecto geopolítico, político, económico, pero el fin último es el fin social.

Heath Ledger Foto

„Es un psicópata, un asesino de masas, un payaso esquizofrénico sin empatía… La última semana habré dormido una media de dos horas al día. No podía parar de pensar. Mi cuerpo estaba exhausto, y mi mente ida.“

—  Heath Ledger actor estadounidense 1979 - 2008

Dicho durante el rodaje de El caballero oscuro. Sobre su preparación para interpretar el personaje del Joker.
Fuente: Citado en el New York Times (4 de noviembre de 2002)

Adolf Hitler Foto

„Lo que más me preocupó en la cuestión del parlamentarismo fue la notoria falta de un elemento responsable. Por funestas que pudieran ser las consecuencias de una ley sancionada por el Parlamento, nadie lleva la responsabilidad ni a nadie le es posible exigirle cuentas. ¿O es que puede llamarse asumir responsabilidad el hecho de que después de un fiasco sin precedentes dimita el gobierno culpable, o cambie la coalición existente, o, por último, se disuelva el Parlamento? ¿Puede acaso hacerse responsable a una vacilante mayoría? ¿No es cierto que la idea de responsabilidad presupone la idea de la personalidad? ¿Puede prácticamente hacerse responsable al dirigente de un gobierno por hechos cuya gestión y ejecución obedecen exclusivamente a la voluntad y al arbitrio de una pluralidad de individuos? ¿O es que la misión del gobernante - en lugar de radicar en la concepción de ideas constructivas y planes- consiste más bien en la habilidad con que éste se empeñe en hacer comprensible a un hato de borregos lo genial de sus proyectos, para después tener que mendigar de ellos mismos una bondadosa aprobación? ¿Cabe en el criterio del hombre de Estado poseer en el mismo grado el arte de la persuasión, por un lado, y por otro la perspicacia política necesaria para adoptar directivas o tomar grandes decisiones? ¿Prueba acaso la incapacidad de un Führer el solo hecho de no haber podido ganar en favor de una determinada idea el voto de mayoría de un conglomerado resultante de manejos más o menos honestos? ¿Fue acaso alguna vez capaz ese conglomerado de comprender una idea, antes de que el éxito obtenido por la misma revelara la grandiosidad de ella? ¿No es en este mundo toda acción genial una palpable protesta del genio contra la indolencia de la masa? ¿Qué debe hacer el gobernante que no logra granjearse el favor de aquel conglomerado para la consecución de sus planes? ¿Deberá sobornar? ¿O bien, tomando en cuenta la estulticia de sus conciudadanos, tendrá que renunciar a la realización de medidas reconocidas como vitales, dejando el gobierno, o quedarse en él a pesar de todo? ¿No es cierto que en un caso tal el hombre de verdadero carácter se coloca frente a un conflicto insoluble entre su comprensión de la necesidad y su rectitud de criterio o, mejor dicho, su honradez? ¿Dónde acaba aquí el límite entre la noción del deber para la colectividad y la noción del deber para la propia dignidad personal? ¿No debe todo Führer de verdad rehusar que de ese modo se le degrade a la categoría de traficante político? ¿O es que, inversamente, todo traficante deberá sentirse predestinado a "especular" en política, puesto que la suprema responsabilidad jamás pesará sobre él, sino sobre un anónimo e inaprensible conglomerado de gentes? Sobre todo, ¿no conducirá el principio de la mayoría parlamentaria a la demolición de la Idea-Führer? Pero, ¿es que aún cabe admitir que el progreso del mundo se debe a la mentalidad de las mayorías y no al cerebro de unos cuantos? ¿O es que se cree que tal vez en el futuro se podría prescindir de esta condición previa, inherente a la cultura humana? ¿No parece, por el contrario, que ella es hoy más necesaria que nunca?“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

William Faulkner Foto
Aleksandr Solzhenitsyn Foto
Isabel Allende Foto
Almudena Grandes Foto

„La Historia inmortal hace cosas raras cuando se cruza con el amor de los cuerpos mortales. O quizás no, y es sólo que el amor de la carne no aflora a esa versión oficial de la historia que termina siendo la propia Historia, con una mayúscula severa, rigurosa, perfectamente equilibrada entre los ángulos rectos de todas sus esquinas, que apenas condesciende a contemplar los amores del espíritu, más elevados, sí, pero también mucho más pálidos, y por eso menos decisivos. Las barras de carmín no afloran a las páginas de los libros. Los profesores no las tienen en cuenta mientras combinan factores económicos, ideológicos, sociales, para delimitar marcos interdisciplinares y exactos, que carecen de casillas en las que clasificar un estremecimiento, una premonición, el grito silencioso de dos miradas que se cruzan, la piel erizada y la casualidad inconcebible de un encuentro que parece casual, a pesar de haber sido milimétricamente planeado en una o muchas noches en blanco. En los libros de Historia no caben unos ojos abiertos en la oscuridad, un cielo delimitado por las cuatro esquinas del techo de un dormitorio, ni el deseo cocinándose poco a poco, desbordando los márgenes de una fantasía agradable, una travesura intrascendente, una divertida inconveniencia, hasta llegar a hervir en la espesura metálica del plomo derretido, un líquido pesado que seca la boca, y arrasa la garganta, y comprime el estómago, y expande por fin las llamas de su imperio para encender una hoguera hasta en la última célula de un pobre cuerpo humano, mortal, desprevenido. Los amores del espíritu son más elevados, pero no aguantan ese tirón. Nada, nadie lo aguanta.“

—  Almudena Grandes, libro Inés y la alegría

Inés y la alegría

Stephen King Foto
Hans Urs Von Balthasar Foto
Haruki Murakami Foto
Cassandra Clare Foto
Stephen King Foto
Sherrilyn Kenyon Foto
Marilyn Manson Foto
Antonio Gamoneda Foto
Fiódor Dostoyevski Foto
Rollo May Foto
Arthur Miller Foto

„El campo de concentración es la expresión final del estado de separación humana y su última consecuencia. Es el abandono organizado.“

—  Arthur Miller dramaturgo estadounidense 1915 - 2005

Fuente: Paris Review (verano de 1966)

Rabindranath Tagore Foto
Denis Diderot Foto

„Los médicos trabajan para conservarnos la salud, y los cocineros para destruirla, pero estos últimos están más seguros de lograr su intento.“

—  Denis Diderot escritor, filósofo y enciclopedista francés 1713 - 1784

Fuente: [Palomo Triguero] (1997), p. 258.

Viktor Frankl Foto

„El amor es la meta última y más alta a que puede aspirar el hombre.“

—  Viktor Frankl, libro El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido
El hombre en busca de sentido
Variante: el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre.

Johann Wolfgang von Goethe Foto
Adolf Hitler Foto
Steve Jobs Foto
Samuel Johnson Foto

„El patriotismo es el último refugio de los canallas.“

—  Samuel Johnson Ensayista y poeta inglés 1709 - 1784

Variante: El patriotismo es el último refugio de los canallas".

Francis Scott Fitzgerald Foto
Norbert Elias Foto
Roberto Benigni Foto
Francisco de Quevedo Foto
José Antonio Primo de Rivera Foto
Pierre Simon Laplace Foto

„¡Lo último que esperábamos de usted, general, es una lección de geometría!“

—  Pierre Simon Laplace matemático y astrónomo francés 1749 - 1827

Laplace a Napoleón, después de que éste le había informado sobre algunos resultados de la nueva geometría elemental.
Variante: «General, podíamos esperar cualquier cosa de vos menos lecciones de geometría».
Fuente: Una Historia de las MatemÁticas: Retos y conquistas a través de sus personajes http://books.google.es/books?id=4YOfMzU5bCUC&pg=PA319. Miguel A. Pérez. Editorial Visión Libros. ISBN : 8498863856, pág. 319

Marcelino Champagnat Foto
Gene Simmons Foto
Felipe González Foto
Tom Felton Foto
Nacho Vegas Foto
Santiago Bernabéu Foto
Thom Yorke Foto
Carlos Bernardo Gonzalez Pecotche Foto

„Las cosas que se hacen en la vida y que toman un envase mucho mayor que el cuerpo físico permanecen aunque este último no exista;..“

—  Carlos Bernardo Gonzalez Pecotche biografía, educador y humanista argentino, fundador del método logosófico 1901 - 1963

Del libro Introducción al Conocimiento Logosófico.

Dolores Ibárruri Foto

„Este es tu último discurso.“

—  Dolores Ibárruri política española 1895 - 1989

Atribuida a Pasionaria por el historiador y político Salvador de Madariaga, ella siempre negó haberla pronunciado. Presuntamente la habría dirigido a José Calvo Sotelo, portavoz de la derecha parlamentaria, tras el discurso de éste el 10 de julio de 1936, en su última intervención parlamentaria antes de morir asesinado.
Citas de La Pasionaria, Apócrifas
Fuente: España. Ensayo de historia contemporánea. Libro de Salvador de Madariaga.

Aparicio Saravia Foto

„Ésta debe ser la última guerra; ésta debe ser la guerra por la paz.“

—  Aparicio Saravia político uruguayo 1856 - 1904

Sin fuentes

Enrique Vila-Matas Foto
Santiago Roncagliolo Foto
Isaac Asimov Foto

„La violencia es el último recurso del incompetente.“

—  Isaac Asimov escritor estadounidense 1920 - 1992

Variante: La violencia –fue la contestación– es el último recurso del incompetente.
Fuente: Violencia e institucionalidad: Informe del Observatorio Venezolano de Violencia 2012. Autores Alberto Camardiel, Olga Ávila, Roberto Briceño León. Editorial Alfa, 2016. ISBN 9788416687282.

Pablo Neruda Foto