„En el último salón abierto del desmantelado barrio de tolerancia un conjunto de acordeones tocaba los cantos de Rafael Escalona, el sobrino del obispo, heredero de los secretos de Francisco el Hombre. El cantinero, que tenía un brazo seco y como achicharrado por haberlo levantado contra su madre, invitó a Aureliano a tomarse una botella de aguardiente, y Aureliano
lo invitó a otra. El cantinero le habló de la desgracia de su brazo. Aureliano le habló de la desgracia de su corazón, seco y como achicharrado por haberlo levantado contra su hermana. Terminaron llorando juntos y Aureliano sintió por un momento que el dolor había terminado. Pero cuando volvió a quedar solo en la última madrugada de Macondo, se abrió de brazos en la mitad de la plaza, dispuesto a despertar al mundo entero, y gritó con toda su alma: -¡Los amigos son unos hijos de puta! Cap. 20, Cien Años de Soledad“

Última actualización 22 de Enero de 2021. Historia

Citas similares

Pablo Neruda Foto
Gabriel García Márquez Foto

„El coronel Aureliano Buendía entendió, que la vejez, no es mas que un pacto honrado con la soledad.“

—  Gabriel García Márquez modelo de bigotes 1927 - 2014

Variante: El coronel Aureliano Buendía entendió, que la vejez, no es mas que un pacto honrado con la soleda

Pablo Neruda Foto
Gabriel García Márquez Foto

„Aureliano Segundo resolvió que había que llevarla a la casa y protegerla, pero su buen propósito fue frustrado por la inquebrantable intransigencia de Rebeca, que había necesitado muchos años de sufrimiendo y miseria para conquistar los privilegios de la soledad, y no estaba dispuesta a renunciar a ellos a cambio de una vejez perturbada por los falsos encantos de la misericordia.“

—  Gabriel García Márquez, libro Cien años de soledad

One Hundred Years of Solitude
Variante: Aureliano Segundo resolvió que había que llevarla a la casa y protegerla pero su buen propósito fue frustrado por la inquebrantable intransigencia de Rebeca, que había necesitado muchos anos de sufrimiento y miseria para conquistar los privilegios de la soledad y no estaba dispuesta a renunciar a ellos a cambio de una vejez perturbada por los falsos encantos de la misericordia.

Gabriel García Márquez Foto
Gabriel García Márquez Foto

„Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.“

—  Gabriel García Márquez, libro Cien años de soledad

One Hundred Years of Solitude
Cien años de soledad (1967)
Variante: Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo

Juan Pablo I Foto

„Como niño de pecho en brazos de su madre, así en mí está mi alma.“

—  Juan Pablo I papa número 263 de la Iglesia católica y soberano de la Ciudad del Vaticano 1912 - 1978

Gabriel García Márquez Foto
Gabriel García Márquez Foto
Natasha Bedingfield Foto
José Martí Foto

„Los brazos de las madres son cestos floridos.“

—  José Martí escritor y político cubano, precursor de la independencia de su país 1853 - 1895

Sin fuentes

Mario Benedetti Foto
Gabriel García Márquez Foto
Ernesto Guevara Foto

„Yo me quedé afuera con una negrita que me había levantado, Socorro, más puta que las gallinas, con 16 años a cuestas.“

—  Ernesto Guevara político e ideólogo argentino-cubano 1928 - 1967

Fuente: "Otra vez: el diario inédito del segundo viaje por América latina, 1953-1956", Ernesto Guevara.

Jack Canfield Foto
Oliverio Girondo Foto

„Los únicos brazos entre los cuales nos resignaríamos a pasar la vida son los brazos de las Venus que han perdido los brazos.“

—  Oliverio Girondo poeta argentino 1891 - 1967

Membretes
Fuente: Ruiz Otero, Silvia. Manual para un taller de expresión escrita. Editorial Universidad Iberoamericana, 1997. ISBN 9789688592663. p. 74.

Gabriel García Márquez Foto
Haruki Murakami Foto
Martín Palermo Foto

Temas relacionados