Frases sobre dolor

Una colección de frases y citas sobre el tema del dolor, dolor, vida, vida.

Un total de 941 citas, filtro:

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Lil Peep Foto
Alejandra Pizarnik Foto
Enrique Bunbury Foto

„Sueña lejos de la tristeza, sueña lejos del dolor, como si no hubiera ocurrido y aún estuvieras intacto tu corazón.“

—  Enrique Bunbury músico español 1967

Lejos de la tristeza - Pequeño
En solitario, Pequeño

Till Lindemann Foto
Charles Bukowski Foto
Jim Morrison Foto
Isabel II del Reino Unido Foto

„El dolor es el precio que pagamos por el amor.“

—  Isabel II del Reino Unido reina del Reino Unido 1926

En una carta que se leyó en un monumento por las víctimas británicas en los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York.

Jorge Eliécer Gaitán Foto
Arthur Schopenhauer Foto
José Martí Foto
Epicteto Foto

„Porque el dolor y la muerte no son terribles, sino el miedo al dolor o a la muerte.“

—  Epicteto filósofo estoico griego 50 - 138

Fuente: "Discursos", Libro II, capítulo I. http://classics.mit.edu/Epictetus/discourses.2.two.html

Oscar Wilde Foto

„La mayoría de las personas son otras personas. Sus pensamientos son las opiniones de otro, su vida un remedo, sus pasiones una cita. Cristo no fue sólo el Individualista supremo, sino el primero de la Historia. Se ha querido hacer de él un vulgar Filántropo, como los espantosos filántropos del siglo diecinueve, o se le ha colocado como Altruista al lado de los acientíficos y los sentimentales. Pero en realidad no fue ni lo uno ni lo otro. Tiene compasión, naturalmente, de los pobres, de los que están encerrados en las cárceles, de los humildes, de los desdichados, pero tiene mucha más compasión de los ricos, de los hedonistas duros, de los que dilapidan su libertad en hacerse esclavos de las cosas, de los que visten telas suaves y viven en las casas de los reyes. La Riqueza y el Placer le parecían tragedias realmente mayores que la Pobreza y el Dolor. Y en cuanto al Altruismo, ¿quién supo mejor que él que es la vocación y no la volición lo que nos determina, y que no se pueden recoger uvas de los espinos ni higos de los cardos? Vivir para los demás como objetivo concreto y deliberado no fue su credo. No fue la base de su credo. Cuando dice: « Perdonad a vuestros enemigos», no lo dice por el bien del enemigo sino por el bien de uno mismo, y porque el Amor es más bello que el Odio. Cuando ruega al joven al que amó con verle: «Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres », no es en el estado de los pobres en lo que está pensando, sino en el alma del joven, el alma gentil que la riqueza estaba desfigurando. En su visión de la vida coincide con el artista que sabe que por la ley inevitable del propio perfeccionamiento el poeta ha de cantar, y el escultor pensar en bronce, y el pintor hacer del mundo espejo de sus estados de ánimo, tan seguro y tan cierto como que el majuelo ha de florecer en primavera, y el trigo llamear de oro al tiempo de la siega, y la Luna en sus ordenadas andanzas cambiar de escudo en hoz y de hoz en escudo.“

—  Oscar Wilde escritor irlandés 1854 - 1900

Obras - Coleccion de Oscar Wilde

William Shakespeare Foto
José María Arguedas Foto
Haruki Murakami Foto
Sherrilyn Kenyon Foto
Rick Riordan Foto
Robin S. Sharma Foto

„«El precio de la disciplina es siempre menor que el dolor del arrepentimiento».“

—  Robin S. Sharma 1965

Éxito. Una guía extraordinaria

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Charles Bukowski Foto
Rosalía de Castro Foto

„Inexplicable angustia, hondo dolor del alma, recuerdo que no muere, deseo que no acaba“

—  Rosalía de Castro poetisa y novelista de España en lengua gallega y castellano 1837 - 1885

John Katzenbach Foto

„El impacto y el dolor de una pesadilla puede ser mucho mayor que el de un puñetazo.“

—  John Katzenbach escritor estadounidense 1950

De su novela El psicoanalista (The analyst, 2009).

Gabriel García Márquez Foto
Oscar Wilde Foto
Rick Warren Foto
Rick Warren Foto
Hermann Hesse Foto

„Hay que estar orgulloso del dolor; todo es un recuerdo de nuestra condición elevada.“

—  Hermann Hesse literato alemán 1877 - 1962

En El lobo estepario

Pitágoras Foto
John Katzenbach Foto

„La Memoria suele nublar el Dolor.“

—  John Katzenbach escritor estadounidense 1950

La Historia del loco.

Cielo Latini Foto
Mathias Malzieu Foto
Patrick Rothfuss Foto

„Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera puerta es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que <> es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.“

—  Patrick Rothfuss, libro El nombre del viento

The Name of the Wind
Variante: Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que «el tiempo todo lo cura» es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.

Arthur Schopenhauer Foto

„La felicidad es solamente la ausencia del dolor.“

—  Arthur Schopenhauer filósofo alemán 1788 - 1860

Sin fuentes

Paulo Coelho Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Sófocles Foto
Ernesto Sabato Foto
Pier Paolo Pasolini Foto

„EL PRIVILEGIO DE PENSAR

¡Ah, reconcentrarse, y pensar!
Decirse, esto es, ahora pienso
sentado sobre el banco junto a la ventanilla amiga.
¡Puedo pensar! Quema los ojos, el rostro,
por la verriondez de Piazza Vittorio,
la mañana, y mísero, adhesivo,
mortifica el olor del carbón
la avidez de los sentidos: un dolor terrible
pesa en el corazón, así de nuevo vivo.

Bestia vestida de hombre
niño arrojado solo al mundo,
con su abrigo y sus cien liras,
heroico y ridículo me voy a trabajar,
yo también, para vivir… Poeta, es verdad,
pero mientras heme aquí en este tren,
cargado tristemente de empleados
como por broma, blanco de cansancio,
heme aquí sudando mi salario,
dignidad de mi falsa juventud,
miseria de quienes con humildad interna
y aspereza ostentada me defiendo…
¡Pero pienso! Pienso, en el rincón amigo,
en la íntegra mediahora del recorrido,
desde San Lorenzo a las Capannelle,
desde las Capannelle hasta el aeropuerto,
pensando, buscando infinitas lecciones
en un solo verso, en un trocito de verso.
¡Qué estupenda mañana! ¡A ninguna otra
igual! Ahora hijos de débil
neblina, ignorada detrás de los murallones
del acueducto, recubierto
de casitas pequeñas como perreras,
y calles arrojadas allá, abandonadas,
frecuentadas sólo por aquella pobre gente.
Ahora arrebatos de sol, sobre praderas de grutas
y cuevas, barroco natural, con verdes
extendidos por un Corot pordiosero: ahora soplos de oro
sobre las pistas donde con deliciosas grupas marrones
corren los caballos, montados por muchachos
que parecen aún más jóvenes, y no saben
cuánta luz en el mundo hay en torno a ellos.“

—  Pier Paolo Pasolini escritor, poeta y director de cine italiano 1922 - 1975

Poems

Max Lucado Foto
Alejandra Pizarnik Foto
Reinaldo Arenas Foto
Patrick Rothfuss Foto
Gabriela Mistral Foto

„Besos

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Este maravilloso poema de Gabriela Mistral, nos describe de una manera muy simple y sentida, una de las grandes expresiones de amor o quizas las principal. Me he tomado el trabajo de narrarlo, asumiendo el riesgo de no ser capaz de transmitir la verdadera intensidad o altura que tienen las palabras de esta destacada artista de las letras.

Lucila de María Godoy Alcayaga, conocida como Gabriela Mistral. Nacida en Vicuña, Chile el 7 de abril de 1889 y fallecida Nueva York, el 10 de enero de 1957, Poetisa, diplomática, y pedagoga. Gabriela Mistral, una de las principales figuras de la literatura chilena y latinoamericana, fue la primera persona de América Latina en ganar el Premio Nobel de Literatura,2 que recibió en 1945.“

—  Gabriela Mistral poeta, diplomática, feminista y pedagoga chilena, lucila de maria del perpetuo godoy alcayaga 1889 - 1957

Julio Cortázar Foto

„Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.“

—  Julio Cortázar, libro Rayuela

Rayuela

Arthur Schopenhauer Foto

„La vida oscila entre el dolor y el hastío.“

—  Arthur Schopenhauer filósofo alemán 1788 - 1860

Sin fuentes

Josemaría Escrivá de Balaguer Foto
Clive Staples Lewis Foto
Silvina Ocampo Foto
Fernando Pessoa Foto
Alessandro Baricco Foto

„Es un dolor extraño. […] Morir de nostalgia por algo que no vivirás nunca (p.102)“

—  Alessandro Baricco, libro Seda

Silk
Variante: Morir de nostalgia por algo que no vivirás jamás.

Laura Restrepo Foto
Sherrilyn Kenyon Foto
Chuck Palahniuk Foto
Oscar Wilde Foto
Rosa Montero Foto
Alejandra Pizarnik Foto

„Dolor en los huesos al despertar después de haber creído que se durmió junto a quien se ama.“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Diarios: edición definitiva

Jane Austen Foto
Wisława Szymborska Foto
Josemaría Escrivá de Balaguer Foto
Josemaría Escrivá de Balaguer Foto
Viktor Frankl Foto
Milan Kundera Foto

„No hay nada más pesado que la compasión. Ni siquiera el propio dolor es tan pesado que el dolor sentido, por alguien, para alguien, multiplicado por la imaginación, prolongado en mil ecos.“

—  Milan Kundera, libro La insoportable levedad del ser

The Unbearable Lightness of Being
Novelas, La insoportable levedad del ser (1984)
Variante: No hay nada más pesado que la compasión. Ni siquiera el propio dolor es tan pesado como el dolor sentido con alguien, por alguien, para alguien, multiplicado por la imaginación, prolongado en mil ecos.

Mae West Foto
Ovidio Foto

„Sed paciente y duro; algún día este dolor te será útil.“

—  Ovidio poeta en lengua latina -43 - 17 a.C.

Sin fuentes

Luis Alberto Spinetta Foto

„Oh no, no rechaces este Sol aunque duela, aunque no sea tu despertar. Ya no te quedes en el dolor, no tengas miedo de sanar.“

—  Luis Alberto Spinetta Músico argentino 1950 - 2012

Citas de canciones por banda, Spinetta y Los Socios del Desierto

Eduardo Galeano Foto
Gregorio Marañón Foto
Nach Foto
Blas Infante Foto
Jesús de Nazaret Foto
Oscar Wilde Foto

„El dolor es una herida que sangra en cuanto la roza cualquier mano que no sea la del amor, y que sangra, aunque ya sin sufrir cuando esta la toca“

—  Oscar Wilde, libro De profundis

De Profundis
Variante: El dolor es una herida que sangra en cuanto la roza cualquier mano que no sea la del amor, y que sangra, aunque ya sin sufrir cuando esta la toca.

Alejandra Pizarnik Foto
Mathias Malzieu Foto
Alejandro Jodorowsky Foto

„Por primera vez descubrí la dulzura de ser yo mismo, sin estar deformado por el dolor o el miedo.“

—  Alejandro Jodorowsky escritor y director de cine chileno-francés, de ascendencia judeo-ucraniana 1929

La vida es un cuento

Stephen King Foto
Rosa Montero Foto
Oscar Wilde Foto

„Son muy pocos aquellos de entre nosotros que no se han despertado a veces antes del alba, o después de una de esas noches sin sueños que casi nos hacen amar la muerte, o de una de esas noches de horror y de alegría monstruosa, cuando se agitan en las cámaras del cerebro fantasmas más terribles que la misma realidad, rebosantes de esa vida intensa, inseparable de todo lo grotesco, que da al arte gótico su imperecedera vitalidad, puesto que ese arte bien parece pertenecer sobre todo a los espíritus atormentados por la enfermedad del ensueño. Poco a poco, dedos exangües surgen de detrás de las cortinas y parecen temblar. Adoptando fantásticas formas oscuras, sombras silenciosas se apoderan, reptando, de los rincones de la habitación para agazaparse allí. Fuera, se oye el agitarse de pájaros entre las hojas, o los ruidos que hacen los hombres al dirigirse al trabajo, o los suspiros y sollozos del viento que desciende de las montañas y vaga alrededor de la casa silenciosa, como si temiera despertar a los que duermen, aunque está obligado a sacar a toda costa al sueño de su cueva de color morado. Uno tras otro se alzan los velos de delicada gasa negra, las cosas recuperan poco a poco forma y color y vemos cómo la aurora vuelve a dar al mundo su prístino aspecto. Los lívidos espejos recuperan su imitación de la vida. Las velas apagadas siguen estando donde las dejamos, y a su lado descansa el libro a medio abrir que nos proponíamos estudiar, o la flor preparada que hemos lucido en el baile, o la carta que no nos hemos atrevido a leer o que hemos leído demasiadas veces. Nada nos parece que haya cambiado. De las sombras irreales de la noche renace la vida real que conocíamos. Hemos de continuar allí donde nos habíamos visto interrumpidos, y en ese momento nos domina una terrible sensación, la de la necesidad de continuar, enérgicamente, el mismo ciclo agotador de costumbres estereotipadas, o quizá, a veces, el loco deseo de que nuestras pupilas se abran una mañana a un mundo remodelado durante la noche para agradarnos, un mundo en el que las cosas poseerían formas y colores recién inventados, y serían distintas, o esconderían otros secretos, un mundo en el que el pasado tendría muy poco o ningún valor, o sobreviviría, en cualquier caso, sin forma consciente de obligación o de remordimiento, dado que incluso el recuerdo de una alegría tiene su amargura, y la memoria de un placer, su dolor.“

—  Oscar Wilde, libro El retrato de Dorian Gray

The Picture of Dorian Gray

Marianne Williamson Foto
Sherrilyn Kenyon Foto
Taylor Caldwell Foto
Suzanne Collins Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Cicerón Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Madeline Miller Foto
Marco Aurelio Foto

„El dolor no puede ser nunca ni insoportable ni de larga duración, a menos que tú lo agrandas a fuerza de la imaginación; debes verlo dentro de sus límites naturales.“

—  Marco Aurelio emperador del Imperio Romano 121 - 180

Fuente: [Ortega Blake] (2013), «Tiempo.» https://books.google.es/books?hl=es&id=QJIAVIKP1dgC&q=aurelio#v=snippet&q=aurelio&f=false En Google Books. Consultado el 14 de diciembre de 2019.

William Shakespeare Foto
William Blake Foto
Auguste Comte Foto
Samuel Johnson Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Christina Aguilera Foto
Cristina Fernández de Kirchner Foto
Fiódor Dostoyevski Foto

„Quien sabe de dolor, todo, todo lo sabe.“

—  Héctor del Mar locutor de radio y televisión español de origen argentino 1942 - 2019