Frases de Maximilien Robespierre

Maximilien Robespierre Foto

32   23

Maximilien Robespierre

Fecha de nacimiento: 6. Mayo 1758
Fecha de muerte: 28. Julio 1794
Otros nombres: Robespierre

Maximilien François Marie Isidore de Robespierre, más conocido como Maximilien Robespierre , fue un abogado, escritor, orador y político francés apodado «el Incorruptible». Fue uno de los más prominentes líderes de la Revolución francesa, diputado, presidente por dos veces de la Convención Nacional, jefe indiscutible de la facción más radical de los jacobinos y miembro del Comité de Salvación Pública, entidad que gobernó Francia durante el periodo revolucionario conocido como el Terror.

Robespierre, jurista de profesión, inició su carrera como juez penal de la diócesis de Arras, además de ejercer como defensor legal, especialmente de los sectores más desposeídos, lo cual, junto con su entonces fuerte oposición a la pena de muerte y la notoriedad que acumuló como escritor, lo convirtieron en uno de los más notorios abogados de Arras. Su notoriedad pronto lo conllevó a la política, resultando electo diputado por el Tercer Estado en los Estados Generales en 1789, encarrilándose desde entonces hacia un rápido ascenso político, hasta alcanzar la presidencia de la Convención Nacional y transformarse en uno de los más poderosos líderes de la Revolución.

Entre 1793 y 1794, lideró el denominado «Reino del Terror», durante el cual gobernó Francia de forma autocrática, sumiendo al país en un período de persecuciones políticas, incertidumbre generalizada y continuas ejecuciones por traición, sedición, conspiración, entre muchos otros crímenes. Este periodo presentó a un Robespierre firme, autoritario y decidido a purificar a Francia de cualquier opositor a la Revolución, llegando a justificar en su defensa el uso de la pena de muerte a la que tanto se había opuesto en el pasado.

Finalmente, tras la muerte de Danton, se desencadenaron una serie de divisiones políticas dentro de la Convención Nacional, y Robespierre reaccionó concentrando cada vez más poder en el Comité de Salvación Pública. Esto sólo agravó aún más la situación, provocando que un cuerpo de soldados opuestos a sus políticas asaltaran el Ayuntamiento de París, donde él y varios de sus allegados se encontraban, siendo herido en la mandíbula en circunstancias inciertas. Fue arrestado y guillotinado el 28 de julio de 1794 junto a veintiuno de sus seguidores.

Robespierre acabó sucumbiendo a su caída política ocasionada por la propia inestabilidad que él mismo había generado. Su muerte fue seguida de una reacción termidoriana que desmanteló el régimen del Terror e hizo añicos el gobierno puramente revolucionario, que fue reemplazado por el Directorio, de carácter más conservador.


„Debemos temer el valor de nuestras opiniones, la flexibilidad de nuestros deberes.“

„¡El hombre ha nacido para la felicidad y para la libertad y en todas partes es esclavo e infeliz!¡La sociedad tiene como fin la conservación de sus derechos y la perfección de su ser; y por todas partes la sociedad lo degrada y lo oprime!¡Ha llegado el tiempo de recordarle sus verdaderos destinos!“


„Si la virtud es perfecta, tal vez el hombre sea el imperfecto.“

„Es urgente que cada ciudadano sepa, con el fin de hacer valer y hacer cumplir lo que les corresponde, los derechos que adquiere por nacimiento. La ignorancia es la base del despotismo y el hombre es verdaderamente libre el día en que pueda decir a los tiranos: "Retírate, soy lo suficientemente mayor para ser capaz de gobernarme a mí mismo!“

„El rey debe morir para que el país pueda vivir.“

„Se puede derrocar un trono por la fuerza, pero solo la sabiduría puede fundar una república.“

„Hay algunos hombres útiles, pero ninguno es imprescindible. Sólo el pueblo es inmortal“

„Cuando la tiranía se derrumba procuremos no darle tiempo para que se levante.“


„Si invocan el cielo, es para usurpar la tierra.“

„El peor de todos los despotismos, es el gobierno militar.“

„No podemos hacer una tortilla sin romper los huevos.“

„El secreto de la libertad radica en educar a las personas, mientras que el secreto de la tiranía está en mantenerlos ignorantes.“


„Porque siento compasión por los oprimidos, no puedo sentirla por los opresores.“

„Si el resorte del gobierno popular en tiempos de paz es la virtud, el resorte del gobierno durante la revolución son, al mismo tiempo, la Virtud y el Terror; la virtud sin la cual el terror es mortal; el terror sin el cual la virtud es impotente“

„Una gran revolución no es más que un crimen estruendoso que destruye a otro crimen.“

„Los que niegan la inmortalidad del alma se hacen justicia.“

Autores similares