„En la misma escala en que el Führer perdió la convicción sobre lo que sostenía, su dialéctica se hace hueca y superficial, en tanto que se deprava en la elección de sus métodos. Mientras él personalmente no piensa ya arriesgarse en serio en defensa de sus revelaciones políticas las exigencias que les impone a sus correligionarios se hacen sin embargo cada vez mayores y más desvergonzadas, hasta el punto de acabar por sacrificar el último resto del carácter que inviste al Führer y descender así a la condición del “político”, es decir, a aquella categoría de hombres cuya única convicción es su falta de convicción, aparejada a una arrogante insolencia y un arte refinadísimo para el mentir.“

—  Adolf Hitler, libro Mi lucha

Citas de Mein Kampf
Fuente: Mein Kampf, Parte primera, Capítulo 3.

Última actualización 21 de Mayo de 2020. Historia

Citas similares

Adolf Hitler Foto

„Tengo la evidencia de que en general el hombre, excepción hecha de casos singulares de talento, no debe actuar en política antes de los 30 años, porque hasta esa edad se está formando en su mentalidad una plataforma desde la cual podrá después analizar los diversos problemas políticos y definir su posición frente a ellos. Sólo entonces, después de haber adquirido una concepción ideológica fundamental y con esto logrado afianzar su propio modo de pensar acerca de los diferentes problemas de la vida diaria, debe o puede el hombre, conformado por lo menos así espiritualmente, participar en la dirección política de la colectividad en que vive. De otro modo corre el peligro de tener que cambiar un día de opinión en cuestiones fundamentales o de quedar - en contra de su propia convicción - estratificado en un criterio ya relegado por la razón y el entendimiento. El primer caso resulta muy penoso para él, personalmente, pues si él mismo vacila, no puede ya esperar le pertenezca en igual medida que antes la fe de sus adeptos, para quienes la claudicación del caudillo significa desconcierto y no pocas veces les provoca el sentimiento de una cierta vergüenza frente a sus adversarios políticos. En el segundo caso ocurre aquello que hoy se observa con mucha frecuencia: en la misma escala en que el Jefe perdió la convicción sobre lo que sostenía, su dialéctica se hace hueca y superficial, en tanto que se deprava en la elección de sus métodos. Mientras él personalmente no piensa ya arriesgarse en serio en defensa de sus revelaciones políticas (no se inmola la vida por una causa que uno mismo no profesa), las exigencias que les impone a sus correligionarios se hacen, sin embargo, cada vez mayores y más desvergonzadas, hasta el punto de acabar por sacrificar el último resto del carácter que inviste el Jefe y descender así a la condición del "político", es decir, a aquella categoría de hombres cuya única convicción es su falta de convicción, aparejada a una arrogante insolencia y a un arte refinadísimo en el mentir.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Elisa Carrió Foto
George Bernard Shaw Foto

„Patriotismo es la convicción de que tu país es superior a todo el resto sólo porque naciste en él“

—  George Bernard Shaw escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de literatura en 1925 y del Óscar en 1938 1856 - 1950

Yukio Mishima Foto
Idries Shah Foto
Friedrich Nietzsche Foto

„Las convicciones son prisiones.“

—  Friedrich Nietzsche, libro El Anticristo

El Anticristo, maldición sobre el cristianismo (1888)
Fuente: LIV

Hermann Hesse Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Franklin Pierce Adams Foto

„El problema con este país es que hay demasiados políticos que creen, con una convicción basada en la experiencia, que puedes engañar a todas las personas todo el tiempo.“

—  Franklin Pierce Adams 1881 - 1960

Página 74.
Nods and Becks (1944)
Original: «The trouble with this country is that there are too many politicians who believe, with a conviction based on experience, that you can fool all of the people all of the time».
Fuente: Rawson, Hugh; Miner, Margaret. The Oxford Dictionary of American Quotations. Editores Hugh Rawson, Margaret Miner. Edición reimpresa, revisada y anotada. Editorial Oxford University Press, USA, 2006. ISBN 9780195168235. p. 508.

Jean Rostand Foto
Guy De Maupassant Foto
Elisa Carrió Foto
Elias Canetti Foto

„Una convicción nunca se acaba, hay que llevarla al abrevadero“

—  Elias Canetti escritor búlgaro de lengua alemana 1905 - 1994

Theodor Heuss Foto

„Cada pueblo tiene la ingenua convicción de ser la mejor ocurrencia de Dios“

—  Theodor Heuss presidente de la República Federal de Alemania desde 1949 a 1959 1884 - 1963

Friedrich Nietzsche Foto

„La gran pasión nunca se somete a las convicciones.“

—  Friedrich Nietzsche, libro El Anticristo

El Anticristo, maldición sobre el cristianismo (1888)

David Markson Foto
Arnold J. Toynbee Foto

„Retener las propias convicciones no es incompatible con abandonar una actitud tradicional de rivalidad y hostilidad hacia las personas cuyas convicciones difieren de las nuestras.“

—  Arnold J. Toynbee historiador británico 1889 - 1975

Fuente: Christianity among the Religions of the World pág. 82 (1958).
Fuente: El cristianismo entre las religiones del mundo (1960).

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Orson Welles Foto

„No tomo el arte tan en serio como la política.“

—  Orson Welles actor, director, guionista y productor de cine estadounidense 1915 - 1985

José Ortega Y Gasset Foto

„No se puede hacer política viviendo al azar, bajo la anécdota de lo que en cada momento la opinión pública sostenga o no sostenga; todo eso hay que atenderlo, pero es menester ir a la política con un conjunto, por no decir pedantemente con un sistema, de convicciones firmes, siquiera sobre cómo es profundamente nuestro pueblo, porque sólo así se pueden prever sus graves reacciones.“

—  José Ortega Y Gasset filósofo y ensayista español 1883 - 1955

Fuente: [Ortega y Gasset], José. «Segunda intervención sobre el Estatuto catalán.» Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, pp. 33-34.

Temas relacionados