„«Hubiera jurado que usted era incrédulo», dijo.
El médico no se volvió siquiera a mirarlo:
«Qué más quisiera yo, señor».“

Última actualización 3 de Noviembre de 2020. Historia
Gabriel García Márquez Foto
Gabriel García Márquez579
modelo de bigotes 1927 - 2014

Citas similares

Mario Benedetti Foto
Yogi Berra Foto
Gabriel García Márquez Foto
Boris Vian Foto
Gabriel García Márquez Foto
Francis Scott Fitzgerald Foto
Jonathan Swift Foto
Sinéad O'Connor Foto
Juan José Ibarretxe Foto

„El futuro del autogobierno en Euskadi no lo van a decidir en reuniones, usted señor Zapatero, usted señor Rajoy, no van a sustituir ustedes la voluntad de los vascos.“

—  Juan José Ibarretxe político español 1957

Presentación ante el Congreso de Diputados de la Propuesta de Nuevo Estatuto Político de Euskadi aprobada por el Parlamento Vasco, 1 de febrero de 2005.

Doctor Tangalanga Foto
Joaquín Sabina Foto
El Gran Wyoming Foto
Terry Pratchett Foto

„No pierde usted el tiempo, maestre —comentó el señor Turbio.“

—  Terry Pratchett escritor británico de fantasía y ciencia ficción 1948 - 2015

Javier Sicilia Foto
Groucho Marx Foto

„Siempre me casó un juez: debí haber exigido un jurado.“

—  Groucho Marx humorista estadounidense 1890 - 1977

Fuente: Citado en Ruibarbo, Maya ¿Sin trabajo? Pues me caso Editora Maria Rosario Lopez Alvarez, 2014. ISBN 9781503062184. p. 254.

Mahoma Foto
Fiódor Dostoyevski Foto
Boris Vian Foto

„¿Ha visto usted los periódicos? Los conformistas nos la están preparando buena, ¿no?
- ¿Eh…? Sí…, sí, señor -murmuró Claude.
- Esos cerdos… Ha llegado el momento de espabilarse… Como usted sabe, están todos armados.
- Oh… -dijo Claude.
- Claramente se vio durante el Liberacionamiento. Llevaban armas para llenar camiones. Y, naturalmente, las personas decentes, como usted o como yo, no tenemos armas.
- Muy cierto.
- Usted, ¿no tiene?
- No, señor Saknussem.
- ¿Podría usted agenciarme un revólver? -preguntó Saknussem a quemarropa.
- Es que… -dijo Claude-. Quizás el cuñado de la señora que me alquila la habitación… No sé…
- Perfecto -dijo su jefe-. Cuento con usted, ¿eh? Que tampoco resulte demasiado caro; y con cartuchos, eh. Esos cerdos conformistas… No queda más remedio que ser precavido, ¿eh?
- Indudablemente -dijo Claude.
- Gracias, Léon. Cuento con usted. ¿Cuándo podría traérmelo?
- Tengo que preguntar.
- Por supuesto. Tómese el tiempo que necesite. Si quiere salir un poco antes…
- Oh, no. No merece la pena.
- Perfectamente. Y, por otra parte, cuidado con los borrones, ¿eh? Preocúpese de su trabajo. Qué diablos, no se le paga para no hacer nada.
- Tendré cuidado señor Saknussem -prometió Claude.
- Y llegue a su hora -concluyó el jefe-. Ayer llegó usted con seis minutos de retraso.
- Sin embargo, hoy estaba aquí nueve minutos antes… -dijo Claude.
- Sí -dijo Saknussem-, pero habitualmente llega usted con cuarto de hora de adelanto.“

—  Boris Vian, libro Autumn in Peking

Autumn in Peking

Edith Stein Foto
Cielo Latini Foto

Temas relacionados