„Yo caminaba por las calles de Ginebra mirándolo todo con recelo, como si de cada esquina fuera a salir el mounstro. La ciudad, como el mismo Borges decía, parece no darse cuenta cabal de que existe, y está en un país que parece pesar sobre el mundo sin sobresaltos, pero es en realidad una ciudad fantástica en un país que, más allá de sus cavernas de lingotes y de su manía de tasar el tiempo en relojes, ha engrendrado cismas y revoluciones, convulsiones del arte y cataclismos de la fe, cerebros iluminados por tempestades eléctricas y obras que significaron la aniquilación de cánones y estéticas. Me dije que esa ciudad que se finge tan serena y tan clásica, esa ciudad de relojes y de lingotes de oro, ocultaba detrás de la máscara su rostro verdadero de pesadillas y de cismas, y que eso la hacía más atractiva.“

— William Ospina, El año del verano que nunca llegó

Anuncio

Citas similares

Dante Alighieri Foto
John Katzenbach Foto
Anuncio
John Boyne Foto
Marqués de Sade Foto
 ZPU Foto
Julio Cortázar Foto
Santiago Gamboa Foto
Anuncio
Hakim Bey Foto
Luis Alberto Spinetta Foto
Clarice Lispector Foto
Mathias Malzieu Foto
Anuncio
Jacque Fresco Foto
Francisco Martín Moreno Foto
Ayrton Senna da Silva Foto
Siguiente