Frases sobre conveniencia

Una colección de frases y citas sobre el tema del conveniencia.

Temas relacionados

Un total de 33 citas, filtro:


Platón Foto
Máximo Gorki Foto
Platón Foto

„Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte.“

—  Platón filósofo griego clásico que creo la teoría de las ideas -427 - -347 a.C.

William Shakespeare Foto
Averroes Foto

„Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias.“

—  Averroes filósofo y médico andalusí 1126 - 1198

Fuente: Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4, p. 246.

Michel Foucault Foto
Eduardo Santos Foto
Giordano Bruno Foto
Alberto Blest Gana Foto

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Charles Dudley Warner Foto

„La excelencia de un regalo reside en su conveniencia y no en su valor.“

—  Charles Dudley Warner escritor estadounidense 1829 - 1900

Original: «The excellence of a gift lies in its appropriateness rather than in its value».
Fuente: Amate Pou, Jordi. Paseando por una parte de la Historia: Antología de citas. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial España, 2017. ISBN 9788417321871. p. 110.
Fuente: Thnay, Vincent. Abc of Quotes. Editorial Lulu Press, Inc, 2015. ISBN 9781329684645.

Isabel Allende Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Marco Aurelio Foto
Martín Caparrós Foto

„Mi padre era un hombre decente. O, por lo menos, eso que llamaríamos un hombre decente: alguien que, en las pequeñas circunstancias de la vida, prefiere no complicarse con las molestias de la indecencia. Uno que, por ejemplo, si al salir de la panadería desecubre que se lleva, además de las facturas, pebetes y miñones, un cuarto kilo de cuernitos sin pagar, vuelve al local, compone una sonrisa tímida, turbada - que le sale perfecta- e intenta un chiste malo para decirle a la dueña que ha vuelto porque es un hombre decente:

-¡Vengo a denunciar un robo!

Le dirá, por ejemplo, y que él es el delincuente que acaba de llevarse el cuarto de cuernitos sin previo abono de su precio estipulado. O sea: mi padre era un hombre cómodo, que nunca quiso tomarse el trabajo de ver qué haía un poco más allá de la decencia, de la conveniencia, de los buenos modales y las reglas morales. La decencia, en general, es cuestión de falta de imaginación o de pereza, y mi padre tenía, por lo que sé, bastante de las dos. Aunque, por supuesto, no sé qué habría pasado si alguna vez la tentación de la indecencia lo hubiera asaltado en serio, armada de una buena recompensa. Es fácil ser decente cuando te cuesta un cuarto de cuernitos; de allí en más se hace más y más difícil, hasta que llega al punto en que cada cual encuentra su temperatura de fundido. Si no hay metal que resista el calor pertinente, ¿por qué habría hombres o mujeres? Es - si existen tales cosas - una de esas verdades innegables; sabiéndolo, ¿no es preferible ahorrarse el fuego de decenas, cientos de grados celsius, y fundirse cin tanto despilfarro?“

—  Martín Caparrós escritor y periodista argentino 1957

Henry David Thoreau Foto
Ignacio Manuel Altamirano Foto
Baruch Spinoza Foto

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“