„Mirad, porque a fe mía es cosa curiosa. Allí tenéis un hombre que estaba resignado a su suerte, que marchaba al patíbulo, que iba a morir como un cobarde, es verdad, pero, después de todo, iba a morir sin blasfemar y sin resistirse, ¿y sabéis lo que le daba alguna fuerza? ¿Sabéis lo que le consolaba? ¿Sabéis lo que le hacía sufrir el suplicio con resignación…?, el que otro participaba de su angustia, que otro iba a morir como él, que otro iba a morir antes que él. Llevad dos carneros o dos bueyes al matadero, y haced comprender a uno de ellos que su compañero no morirá. El carnero balará de gozo y el buey mugirá de placer. Pero el hombre, el hombre que Dios ha creado a su imagen, el hombre a quien Dios impuso por primera, por única, por suprema ley, el amor al prójimo, el hombre a quien ha dado una voz para expresar su pensamiento, ¿cuál será su primer grito al saber que su compañero se ha salvado? Una blasfemia. ¡Oh!, ¡honor al hombre, a esa obra maestra de la naturaleza, a ese rey de la creación!“

—  Alexandre Dumas (padre), The Count of Monte Cristo
Anuncio

Citas similares

 Isócrates Foto
Hannah Arendt Foto

„Los hombres, aunque han de morir, no nacieron para morir, sino para innovar“

—  Hannah Arendt filósofa política alemana y posteriormente estadounidense 1906 - 1975

Anuncio
 Epicteto Foto
John Steinbeck Foto
Tita Merello Foto
Anuncio
 Plutarco Foto
Marilyn Manson Foto
Clarice Lispector Foto
Martin Luther King Foto

„Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir.“

—  Martin Luther King líder del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos de América 1929 - 1968

Anuncio
José de San Martín Foto
Diógenes de Sinope Foto
Edgar Allan Poe Foto
Siguiente