Frases sobre tributo

Una colección de frases y citas sobre el tema del tributo.

Temas relacionados

Un total de 19 citas, filtro:


Adolf Hitler Foto
Murray Rothbard Foto
Emilia Pardo Bazán Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
Suzanne Collins Foto
Carlos III de España Foto

„¿Qué, creías que había yo de ser eterno? Es preciso paguemos todos el debido tributo al Creador.“

—  Carlos III de España Su Católica Majestad Carlos III, Rey de España (1759 - 1788) 1716 - 1788
Nota: A Floridablanca, que lloraba. Esta frase la dijo mientras firmaba el testamento desde la cama, diciembre de 1788.

Suzanne Collins Foto
Dilma Rousseff Foto

„Todo lo que la oposición no quiere es que nosotros comparemos el gobierno del presidente Lula con el gobierno anterior, porque el gobierno anterior pierde 400 a cero. En la crisis, ellos aumentaban los tributos [impuestos], tasas de interés, reducían la inversión y deprimían al Brasil. Nosotros disminuimos las tasas, tributos y aumentamos las inversiones“

—  Dilma Rousseff Presidenta de Brasil 1947
Comparando los gobiernos de Fernando Henrique Cardoso y de Luiz Inácio Lula da Silva en noviembre de 2009. Fuente: Portal de noticias Terra. http://noticias.terra.com.br/brasil/noticias/0,,OI4092886-EI7896,00-Lula+ganha+de+a+zero+do+governo+FHC+diz+Dilma.html

Charles-Augustino de Coulomb Foto

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Nicolás Maquiavelo Foto

„Nuestra iglesia ya no quema herejes, apenas imparte anatemas, ha rebajado el nivel de confrontación con la ciencia y las costumbres, pero se ha guardado las llaves de la vida y de la muerte. En ese peaje exige un tributo.“

—  Manuel Vicent escritor español 1936
Source: [Vicent], Manuel. «Visionarios.» 16 de septiembre de 2019. https://elpais.com/diario/2001/09/16/ultima/1000591201_850215.html El País. Consultado el 13 de noviembre de 2019.

Woody Allen Foto
Ayn Rand Foto
Charles Baudelaire Foto

„Madre de los juegos latinos y los deleites griegos,
Lesbos, donde los besos, lánguidos o gozosos,
cálidos como soles, frescos como las sandías,
son el adorno de noches y días gloriosos;
madre de los juegos latinos y los deleites griegos.

Lesbos, donde los besos son como cascadas
que se arrojan sin miedo en las simas sin fondo,
y fluyen, entrecortados de sollozos y risas,
tormentosos y secretos, hormigueantes y profundos;
¡Lesbos, donde los besos son como las cascadas!

Lesbos, donde las Frinés se atraen entre sí,
donde nunca un suspiro dejó de hallar un eco,
las estrellas te admiran tanto como a Pafos,
¡y Venus con razón puede envidiar a Safo!
Lesbos, donde las Frinés se atraen entre sí,

Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas,
que hacen que en sus espejos, ¡infecundo deleite!
las niñas de ojos hundidos, enamoradas de sus cuerpos,
acaricien los frutos ya maduros de su nubilidad;
Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas,

deja al viejo Platón fruncir su ceño austero;
obtienes tu perdón del exceso de besos,
reina del dulce imperio, tierra noble y amable,
y de refinamientos siempre sin agotar,
deja al viejo Platón fruncir su ceño austero.

Obtienes tu perdón del eterno martirio,
infligido sin tregua a los corazones ambiciosos,
que atrae lejos de nosotros la radiante sonrisa,
¡vagamente entrevista al borde de otros cielos!
¡Obtienes tu perdón del eterno martirio!

¿Qué Dios se atreverá a ser tu juez, oh Lesbos?,
y a condenar tu frente pálida por penosas labores,
si sus balanzas de oro no han pesado el diluvio,
de lágrimas que en el mar vertieron tus arroyos?
¿Qué Dios se atreverá a ser tu juez, oh Lesbos?

¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y lo injusto?
Vírgenes de corazón sublime, honra del Archipiélago,
vuestra religión es augusta como cualquiera,
¡y el amor se reirá del Infierno y del Cielo!
¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y lo injusto?

Pues Lesbos me ha elegido en la tierra entre todos,
para cantar el secreto de sus floridas vírgenes,
y desde la infancia que inicié en el negro misterio,
de las risas sin freno mezcladas con los llantos sombríos;
pues Lesbos me ha elegido en la tierra entre todos

y desde entonces velo en la cumbre del Léucato,
igual que un centinela de mirada segura y penetrante,
que vigila noche y día,, tartana o fragata,
cuyas formas a lo lejos se agitan en el azul;
y desde entonces velo en la cumbre del Léucato,

para saber si el mar es indulgente y bueno,
y si entre los sollozos que en la roca resuenan,
un día llevará a Lesbos, que perdona,
el cadáver adorado de Safo, que partió,
¡para saber si el mar es indulgente y bueno!

De Safo la viril, la amante y la poetisa,
¡por su palidez triste más hermosa que Venus!
—Al ojo azul venció el negro que mancilla
el tenebroso círculo trazado por las penas
¡de Safo la viril, la amante y la poetisa!

Presentándose al mundo más hermosa que Venus
y vertiendo el tesoro de su serenidad
y el brillo de su rubia juventud,
sobre el viejo Océano prendado de su hija;
¡presentándose al mundo más hermosa que Venus!

—De Safo, que murió el día de su blasfemia,
cuando, insultando el rito y el culto establecido,
convirtió su hermoso cuerpo en pasto supremo
de un bruto cuyo el orgullo castigó la impiedad
de aquella que murió el día de su blasfemia,

y desde entonces Lesbos lanza lamentaciones,
y, pese a los honores que le tributa el mundo,
cada noche le embriaga la voz de la tormenta,
¡que elevan hacia el cielo sus orillas desiertas!
¡y desde entonces Lesbos lanza lamentaciones!“

—  Charles Baudelaire, libro Las flores del mal
Les Fleurs du Mal

Suzanne Collins Foto
Benjamin Tucker Foto
Marcelino Menéndez Pelayo Foto
x