„Los detectives eran como el vino, pensó Cayetano, como el vino, el ron, el tequila o la cerveza, hijos de la tierra y su clima, y quien lo olvidaba terminaba cosechando fracasos. ¿Podía alguien imaginarse a Philip Marlowe frente a la catedral de La Habana? Lo achicharraría el sol de las dos de la tarde, y lo despojarían hasta del sombrero y el impermeable sin que ni siquiera lo notara. ¿O a Miss Marple caminando con su paso lento y distinguido, de dama ya mayor, por el centro de Lima? Se intoxicaría con el primer cebiche que probara, los siniestros taxistas limeños la desviarían del aeropuerto a una casucha, donde la estarían esperando un par de facinerosos. No encontrarían ni su placa de bien montados dientes falsos. ¿Y qué decir del amanerado Hercules Poirot cruzando el mercado Cardonal de Valparaíso con el traserito erguido y las manos enguantadas de blanco? Le hurtarían el bastón de caña, el reloj de bolsillo con cadena de oro y hasta el sombrero de hongo. La gente se burlaría de ellos en sus propias narices, los perros vagos los corretearían a dentelladas y los niños de la calle los apedrearían con crueldad.“

—  Roberto Ampuero, The Neruda Case
Anuncio

Citas similares

Ken Follett Foto
Agatha Christie Foto
Anuncio
Diego Armando Maradona Foto
Jimmy Page Foto
Julián Hernández Foto
 Solón Foto
Anuncio
Fernando Savater Foto
Alí Primera Foto
Abraham Lincoln Foto

„Me gustan los sombreros. No lo desmentiré.“

—  Abraham Lincoln decimosexto presidente de los Estados Unidos 1809 - 1865

Anuncio
Enrique Bunbury Foto
Jomo Kenyatta Foto
Milán Füst Foto
John Connolly Foto
Siguiente