„En la época que nos ocupa reinaba en las ciudades un hedor apenas concebible para el hombre moderno. Las calles apestaban a estiércol, los patios interiores apestaban a orina, los huecos de las escaleras apestaban a madera podrida y excremento de rata; las cocinas, a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación apestaban a polvo enmohecido; los dormitorios, a sábanas grasientas, a edredones húmedos y al penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas apestaban a azufre; las curtidurías, a lejías cáusticas; los mataderos, a sangre coagulada. Hombres y mujeres apestaban a sudor y a ropa sucia; en sus bocas apestaban los dientes infectados, los alientos olían a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, a queso rancio, a leche agria y a tumores malignos. Apestaban los ríos, apestaban las plazas, apestaban las igelsias y el hedor se respiraba por igual bajo los puentes y en los palacios. El campesino apestaba como el clérigo; el official de artesano, como la esposa del maestro; apestaba la nobleza entera y, sí, incluso el rey apestaba como un animal carnicero y la reina como una cabra vieja, tanto en verano como en invierno.“

—  Patrick Süskind, Perfume: The Story of a Murderer
Anuncio

Citas similares

Dan Simmons Foto
Anuncio
Joaquín Sabina Foto
Patrick Rothfuss Foto
Albert Camus Foto
 Platón Foto

„El hombre es el animal que observa sus propios excrementos.“

—  Platón filósofo griego clásico que creo la teoría de las ideas -427 - -347 a.C.

Edith Wharton Foto
Jack London Foto
Anuncio
Julio Cortázar Foto
Federico Andahazi Foto
Erasmo de Rotterdam Foto
Anuncio
Robert Anson Heinlein Foto
 Aristofanés Foto
José Miguel Carrera Foto
Siguiente