Frases sobre la adicción

Una colección de frases y citas sobre el tema del dependencia.

Temas relacionados

Un total de 40 citas dependencia, filtro:


Ulrike Meinhof Foto
Maria Montessori Foto
Anuncio
Tiziano Ferro Foto

„Hay diferencia entre amor y toda su dependencia.“

—  Tiziano Ferro productor, cantante, cantautor italiano 1979
De Canciones (Albumes), Nessuno È Solo (Nadie Está Solo)

Friedrich Schelling Foto
Madison Grant Foto

„La continuidad de los rasgos físicos y la limitación de los efectos del medio ambiente en el individuo sólo ahora son tan ampliamente reconocidos por los científicos que es a lo sumo una cuestión de tiempo que las consecuencias sociales que resultan de tales cruces sean generalmente comprendidas por el público a la larga. Tan pronto como los legisladores aprecien la verdadera relevancia y sentido de los hechos, inevitablemente ocurrirá un cambio completo en nuestra estructura política y nuestra actual dependencia de las influencias de la educación será reemplazada por un reajuste basado en los valores raciales.“

—  Madison Grant 1865 - 1937
Source: Grant, Madison. The passing of teh great race or teh racial basis of european history. Publicado en 1916. p. 262. «The continuity of physical traits and the limitation of the effects of environment to the individual only are now so thoroughly recognized by scientists that it is at most a question of time when the social consequences which result from such crossings will be generally understood by the public at large. As soon as the true bearing and import of the facts are appreciated by lawmakers, a complete change in our political structure will inevitably occur, and our present reliance on the influences of education will be superseded by a readjustment based on racial values.»

Yayo Herrero Foto
María Pazos Morán Foto
Alberto Fuguet Foto

„Las dependencias, supongo, son vicios difíciles de quebrar.“

—  Alberto Fuguet escritor y director de cine chileno 1964
Mala onda

Rosa Montero Foto
Patrick Rothfuss Foto

„Veréis, mi espectacular llegada a la Universidad había causado un revuelo considerable. Había entrado en el Arcano en tres días en lugar de en tres bimestres, que era lo habitual. Era el miembro más joven, con casi dos años de diferencia. Había desafiado abiertamente a un maestro delante de toda la clase y me había salvado de la expulsión. Me habían azotado y no había llorado ni sangrado.
Por si eso fuera poco, había conseguido enfurecer al maestro Elodin hasta el punto de que él me había empujado desde el tejado de las Gavias. Dejé que esa historia circulara sin corregirla, pues era preferible a la bochornosa verdad.
Todo eso era suficiente para generar un constante flujo de rumores sobre mí, y decidí aprovecharme de ello. La reputación es como una especie de armadura, o un arma que puedes blandir en caso de necesidad. Decidí que, ya que iba a ser arcanista, ¿por qué no ser un arcanista famoso?
Así que solté unas cuantas informaciones: me habían admitido sin carta de recomendación. Los maestros me habían dado tres talentos en lugar de cobrarme la matrícula. Había sobrevivido varios años en las calles de Tarbean, viviendo de mi ingenio.
Incluso lancé unos cuantos rumores que eran auténticas sandeces, mentiras descaradas que la gente repetía pese a que resultaba evidente que no eran ciertas. Tenía sangre de demonio en las venas. Veía en la oscuridad. Solo dormía una hora todas las noches. Cuando había luna llena, hablaba en sueños, en un idioma extraño que nadie entendía.
Basil, mi antiguo compañero de litera de las Dependencias, me ayudó a propagar esos rumores. Yo me inventaba la historia, él se la contaba a unos cuantos, y juntos veíamos cómo se extendían como el fuego por un campo. Era un pasatiempo muy entretenido.“

—  Patrick Rothfuss, libro El nombre del viento
The Name of the Wind

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
John Katzenbach Foto
Albert Einstein Foto
Adolf Hitler Foto

„Cuanto más tacaño fuera, hoy en día, en espíritu y saber, un tal mercader de cueros, cuanto más clara su propia intuición le hiciera ver su triste figura, tanto más alabará un sistema que no le exige la fuerza y el genio de un gigante, sino que se contenta con la astucia de un alcaide y llega incluso a ver con mejores ojos esa especie de sabiduría que la de Pericles. Además de eso, un paleto así no precisa atormentarse con la responsabilidad de su acción. Él está fundamentalmente exento de esa preocupación, porque, cualquiera que fuere el resultado de sus locuras como estadista, sabe muy bien que, desde hace mucho tiempo, su fin está escrito: un día tendrá que ceder el lugar a otro espíritu tan pequeño como el suyo propio. Una de las características de tal decadencia es el hecho de aumentar la cantidad de "grandes estadistas" en la proporción en la que se contrae la escala del valor individual. El valor personal tendrá que volverse menor a medida que crece su dependencia de las mayorías parlamentarias, pues tanto los grandes espíritus rehusarán ser esbirros de ignorantes y parlanchines, como inversamente los representantes de la mayoría, esto es, de la estupidez, odiarán a las cabezas que destaquen. Siempre consuela a una asamblea de papanatas, consejeros municipales, saber que tienen a su cabeza un jefe cuya sabiduría corresponde al nivel de los presentes. Cada cual tendrá el placer de hacer brillar, de cuando en cuando, una chispa de su ingenio, y, sobre todo, si Pedro puede hoy ser jefe, ¿por qué no lo puede ser Pablo mañana? Pero, últimamente, esa invención democrática hizo surgir una actitud que hoy se ha transformado en una verdadera vergüenza, como es la cobardía de gran parte de nuestros llamados "líderes". ¡Qué felicidad poder esconderse, en todas las verdaderas decisiones de alguna importancia, detrás de las llamadas mayorías!“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945
Mi Lucha

Mary Higgins Clark Foto
María Pazos Morán Foto
Ludwig Erhard Foto

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“