Frases sobre cuestas

Una colección de frases y citas sobre el tema del cuestas.

Temas relacionados

Un total de 165 citas, filtro:


José Luis Sampedro Foto

„La austeridad es muy triste cuando nos la imponen, pero no cuesta ningún trabajo cuando se tiene.“

—  José Luis Sampedro escritor, humanista y economista español 1917 - 2013

Entrevista en Salvados. Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=VJ3KS3eu6H8

Fernando Vallejo Foto
Citát „Lo difícil se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida.“
Bertolt Brecht Foto

„Lo difícil se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida.“

—  Bertolt Brecht biografía, dramaturgo y poeta alemán, creador del llamado teatro épico 1898 - 1956

„La sonrisa cuesta menos que la electricidad; aparte, da más luz.“

—  Héctor del Mar locutor de radio y televisión español de origen argentino 1942 - 2019

Helena Petrovna Blavatsky Foto

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Marcelino Champagnat Foto

„Dennos un aplauso. ¡No sean gachos, hombre!¡A ver qué les cuesta, hombre!“

—  Chalino Sánchez cantante mexicano Decidio cantar en en Torreon 1960 - 1992

Grabación en directo de la canción Los sufrimientos.

Sócrates Foto

„Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida.“

—  Sócrates filósofo griego clásico ateniense -470 - -399 a.C.

Sin fuentes

Hermann Hesse Foto
Martín Caparrós Foto

„Mi padre era un hombre decente. O, por lo menos, eso que llamaríamos un hombre decente: alguien que, en las pequeñas circunstancias de la vida, prefiere no complicarse con las molestias de la indecencia. Uno que, por ejemplo, si al salir de la panadería desecubre que se lleva, además de las facturas, pebetes y miñones, un cuarto kilo de cuernitos sin pagar, vuelve al local, compone una sonrisa tímida, turbada - que le sale perfecta- e intenta un chiste malo para decirle a la dueña que ha vuelto porque es un hombre decente:

-¡Vengo a denunciar un robo!

Le dirá, por ejemplo, y que él es el delincuente que acaba de llevarse el cuarto de cuernitos sin previo abono de su precio estipulado. O sea: mi padre era un hombre cómodo, que nunca quiso tomarse el trabajo de ver qué haía un poco más allá de la decencia, de la conveniencia, de los buenos modales y las reglas morales. La decencia, en general, es cuestión de falta de imaginación o de pereza, y mi padre tenía, por lo que sé, bastante de las dos. Aunque, por supuesto, no sé qué habría pasado si alguna vez la tentación de la indecencia lo hubiera asaltado en serio, armada de una buena recompensa. Es fácil ser decente cuando te cuesta un cuarto de cuernitos; de allí en más se hace más y más difícil, hasta que llega al punto en que cada cual encuentra su temperatura de fundido. Si no hay metal que resista el calor pertinente, ¿por qué habría hombres o mujeres? Es - si existen tales cosas - una de esas verdades innegables; sabiéndolo, ¿no es preferible ahorrarse el fuego de decenas, cientos de grados celsius, y fundirse cin tanto despilfarro?“

—  Martín Caparrós escritor y periodista argentino 1957

Patrick Rothfuss Foto
Valerio Massimo Manfredi Foto
François-René de Chateaubriand Foto

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“