Frases sobre obstáculo

Una colección de frases y citas sobre el tema del obstáculo, ser, vida, hombre.

Un total de 170 citas, filtro:

Manuel Belgrano Foto
Maria Montessori Foto
Carlos Gaviria Díaz Foto
Joseph Murphy Foto
Alexandre Dumas (padre) Foto
Octavio Paz Foto
Terence McKenna Foto
Max Nettlau Foto
Nicolás Maquiavelo Foto
Booker T. Washington Foto

„Tal vez el principal obstáculo que nos impide comprender la muerte es que nuestro inconsciente es incapaz de aceptar que nuestra existencia deba terminar.“

—  Elisabeth Kübler-Ross psiquiatra y tanatolaga experta en cuidados paliativos 1926 - 2004

The Wheel of Life: A Memoir of Living and Dying

Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Patañjali Foto
Elizabeth Gilbert Foto

„La sonrisa es el acto perfecto, tal cual una suave caricia por demás expedita para franquear obstáculos y acortar distancias entre dos personas.“

—  Hermes Antonio Varillas Labrador

Fuente: http://www.frasedehoy.com/frase/4644/la-sonrisa-es-el-mecanismo-perfecto-y-mas-expedito-para-franquear-obstaculo

Anthony Doerr Foto

„«Piensa en los obstáculos como en oportunidades“

—  Anthony Doerr, libro La luz que no puedes ver

La luz que no puedes ver

Joel Osteen Foto
Ruth Baza Foto

„La mujer sola se siente libre y liebre, corre en la dirección que le dicta su instinto, reposta y reposa donde desea y con quien desea, corre herida o sin pupas, con cicatrices sentimentales o sin ellas. Corre sin pudor, sorteando obstáculos que no son trabas si sabe bien lo que busca“

—  Ruth Baza Escritora y periodista española 1972

Fuente: Mejor Sola. Generación XXI nº57
http://www.cervantesvirtual.com/buscador/?q=Generaci%C3%B3n+XXI+%3A+revista+universitaria+de+difusi%C3%B3n+gratuita.+N%C3%BAm.+57%2C+2.%C2%AA+Quincena+de+octubre+200

Isabel Allende Foto
Thomas Mann Foto
Josep Pla Foto

„El dinero no da la felicidad, ciertamente; pero tampoco es un serio obstáculo.“

—  Josep Pla escritor y periodista español 1897 - 1981

Fuente: http://www.sabidurias.com/cita/es/9659/josep-pla/el-dinero-no-da-la-felicidad-ciertamente-pero-tampoco-es-un-serio-obstaculo

Christian Chávez Foto
El Chojin Foto
Franz Kafka Foto
Friedrich August von Hayek Foto
Allan Kardec Foto
Henry Ford Foto

„Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta.“

—  Henry Ford empresario industrial estadounidense 1863 - 1947

De Henry Ford

Francois Mauriac Foto
José María Blanco White Foto
José María Velasco Ibarra Foto
Enzo Ferrari Foto
Arthur Schopenhauer Foto

„Siempre me resultó un obstáculo en mi vida y en todo lo que emprendí que hasta una edad bastante avanzada no fuera capaz de formarme una idea lo suficientemente clara de la pequeñez y miseria de los hombres.“

—  Arthur Schopenhauer filósofo alemán 1788 - 1860

Sin fuentes
[Schopenhauer, Arthur, Alianza Editorial, El arte de conocerse a sí mismo, p. 62, 978-84-206-6095-0]

Lemony Snicket Foto
John C. Maxwell Foto
María (madre de Jesús) Foto
Antoine de Saint-Exupéry Foto

„El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.“

—  Antoine de Saint-Exupéry escritor y aviador francés 1900 - 1944

Fuente: [Señor] (1997), p. 10. Source: [Ortega] (2013), p. 2425.

Sherrilyn Kenyon Foto
Josemaría Escrivá de Balaguer Foto
Stendhal Foto

„Querer es tener el valor de chocar con los obstáculos.“

—  Stendhal escritor francés 1783 - 1842

Sin fuentes

Franz Kafka Foto
Jacinto Benavente Foto

„Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos.“

—  Jacinto Benavente literato español 1866 - 1954

Fuente: [Señor] (1997), p. 30.
Fuente: Buena boda.
Fuente: Teatro de Jacinto Benavente, Volumen 11. Ed. F. Fé, 1917. Página 200.

Madonna Foto
Osho Foto
Pierre Joseph Proudhon Foto

„‭«‬La monarquía,‭ ‬por si y en virtud de su principio,‭ ‬no conoce limites a su desarrollo y que otro tanto sucede con la democracia.‭ ‬Esa facultad de expansión ha pasado de los gobiernos simples o a priori‭; ‬a los gobiernos mixtos o de hecho,‭ ‬democracias y aristocracias,‭ ‬imperios democráticos y monarquías constitucionales,‭ ‬gobiernos todos que en este particular han obedecido fielmente a su idea.‭ ‬De aquí los sueños mesiánicos y todos los ensayos de monarquía o república universal.‭ ‬Donde reinan esos sistemas,‭ ‬la absorción no tiene limites.‭ ‬Allí es donde puede decirse que la idea de fronteras naturales es una ficción,‭ ‬o mejor una superchería política‭; ‬allí es donde los ríos,‭ ‬las montañas y los mares están considerados,‭ ‬no como limites naturales,‭ ‬sino como obstáculos que debe ir venciendo la libertad de la nación y la del soberano.‭ ‬Así lo exige la razón del principio mismo:‭ ‬la facultad de poseer,‭ ‬de acumular,‭ ‬de mandar y de explotar es indefinida‭; ‬no tiene por limites sino el universo.‭ ‬El más famoso ejemplo de esa absorción de territorios y pueblos ha sido el Imperio romano,‭ ‬que tenía su centro y su capital en una península,‭ ‬en medio de una mar dilatado,‭ ‬y sus provincias hasta donde podían alcanzar los ejércitos y los agentes del fisco»‭.“

—  Pierre Joseph Proudhon político francés 1809 - 1865

Sin fuentes

Henry David Thoreau Foto
Thomas Carlyle Foto

„El ideal está en ti; el obstáculo para su cumplimiento también.“

—  Thomas Carlyle 1795 - 1881

Fuente: [Palomo Triguero], Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4, p. 160.

Mihai Eminescu Foto
Gabriel García Márquez Foto
David Hume Foto
Franz Kafka Foto
Karl Kraus Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
Stephen King Foto
Alphonse De Lamartine Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Ayn Rand Foto
Iósif Stalin Foto
Iósif Stalin Foto
Iósif Stalin Foto

„Quizá me haya convertido yo en un obstáculo para la unidad del partido. Si es así, camaradas, estoy dispuesto a desaparecer…“

—  Iósif Stalin Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética 1879 - 1953

Frase pronunciada después de la muerte de su mujer Nadejda, 9 de noviembre de 1932).
Cronología de citas, 1932

Robert Kennedy Foto

„Las crueldades y los obstáculos de este planeta, que cambia velozmente, no cederán ante dogmas obsoletos y consignas agotadas.“

—  Robert Kennedy político estadounidense 1925 - 1968

Del discurso pronunciado con motivo del Día de Afirmación de la Libertad Académica y Humana. Universidad de Ciudad del Cabo, 6 de junio de 1966.

Andréi Tarkovski Foto
William Crookes Foto
Samuel Hahnemann Foto
Robert S. Mulliken Foto

„Me gustaría subrayar con fuerza mi convicción de que la era de los químicos computacionales, en la que cientos si no miles de químicos trabajarán con ordenadores en lugar de hacerlo en el laboratorio para incrementar muchos aspectos de la información sobre productos químicos, ya está próxima. Sólo hay un obstáculo, a saber, que alguien debe pagar por el tiempo de cálculo.“

—  Robert S. Mulliken 1896 - 1986

Fuente: Mulliken, Robert Sanderson: Spectroscopy, Molecular Orbitals, and Chemical Bonding, Discurso de aceptación del premio Nobel http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/chemistry/laureates/1966/mulliken-lecture.pdf (12 de diciembre de 1966). En: Nobel Lectures: Chemistry 1963-1970 (1972), 159.

Alberto Hurtado Foto
Laocio Foto
Francisco Palau y Quer Foto
Sergio Leone Foto
Douglas Engelbart Foto
Joaquín Sabina Foto
Rafael Barrett Foto
Carlos Pellicer Cámara Foto
Juan de la Cruz Foto
Roque Valero Foto
Primo Levi Foto
Santiago Carrillo Foto
Daína Chaviano Foto

„Por las venas de Cuba no corre sangre, sino fuego: melodioso fuego que derrite texturas y obstáculos, que impide la mesura y, muchas veces, la reflexión. Pero así somos, y ése es nuestro mayor encanto y defecto: estamos hechos de música.“

—  Daína Chaviano escritora cubana 1957

De El hombre, la hembra y el hambre (Planeta 1998, Barcelona), Premio de Novela Azorín 1998.
Fuente: Chaviano, Daína. El hombre, la hembra y el hambre. Planeta 1998, Barcelona, p. 206-7

Samael Aun Weor Foto
Bibiana Aído Foto

„Las palabras guay y fistro tuvieron que superar menos obstáculos“

—  Bibiana Aído política española 1977

que la palabra miembra–, "para ser admitidas por el diccionario de la Real Academia Española.

Ricardo Flores Magón Foto
Kaarlo Pentti Linkola Foto

„¿Me parece casi inconcebible que incluso individuos inteligentes puedan aún, en contra de toda evidencia, creer en el hombre y en la mayoría, chocando una y otra vez con el mismo obstáculo. ¿Cómo puede uno negar incluso en la actual situación que el ser humano es posible sólo cuando otros seres humanos con más visión le imponen disciplina y prohibiciones, le oprimen para impedir que satisfaga sus impulsos destructivos, que se suicide? ¿Cómo puede uno justificar la democracia? No está suficientemente claro que a no ser que el hombre, el mundo occidental, gane en humildad y prudencia, arrasará y rapiñará con seguridad el globo hasta dejarlo en sus huesos, sin importar que pueda reutilizar los productos químicos o cambiar los métodos de producción de energía? ¿Cómo se puede ignorar que si nos aferramos al dominio del hombre sobre la naturaleza y mantenemos el valor que la vida humana tiene en el mundo occidental, esto nos llevará de cabeza al agujero negro de la extinción? ¿Cómo puede alguien estar tan enfermo como para afirmar que toda vida humana tiene el mismo valor y que la humanidad debe regirse por esta moral, sin tomar en consideración los números? Para mí está claro que cada vez que un niño nace, el valor de la vida decrece ligeramente. Me resulta obvio que la moral que rige en estos tiempos de explosión demográfica es completamente diferente a la que se aplicaba cuando el hombre era una especie escasa y noble, en sus comienzos.“

—  Kaarlo Pentti Linkola 1932

Javier Marías Foto

„Una pareja, pensé, que depende y vive de sus obstáculos: una pareja que se deshará cuando ya no los haya, si es que no la deshacen antes esos mismos obstáculos tan fatigosos y prolongados, que sin embargo tendrán que alimentar y cuidar y procurar hacer eternos, si ya les ha alcanzado el momento de no poder pasarse sin ti y sin mí, o sin el uno el otro.“

—  Javier Marías, libro Corazón tan blanco

Corazón tan blanco
Variante: Una pareja, pensé, que depende y vive de sus obstáculos: una pareja que se deshará cuando ya no los haya, si es que no la deshacen antes esos mismos obstáculos tan fatigosos y prolongados, que sin embargo tendrán que alimentar y cuidar y procurar hacer eternos, si ya les ha alcanzado el momento de no poder pasarse sin ti y sin mí, o el uno sin el otro.

Paulo Coelho Foto

„Introducción a la parte III En el capítulo 2, vimos que la pregunta «¿qué podemos hacer?» a menudo da lugar a intentos de mejoras poco consistentes. La pregunta más difícil y focalizada es: «¿qué tenemos que hacer?» ¿Cómo responde Toyota a esta pregunta? En pocas palabras, la rutina continuamente repetida de la kata de mejora de Toyota funciona así: (1) consideración de una visión, dirección u objetivo, y (2) un conocimiento de primera mano del estado actual, (3) se define un siguiente estado objetivo situado en la ruta que va a la visión. Cuando entonces (4) avanzamos paso a paso hacia el estado objetivo, nos encontramos con obstáculos que definen en lo que tenemos que trabajar, y de los que aprendemos (figura P3.1). Figura P3.1. La kata de mejora en síntesis.“

—  Mike Rother 1958

TOYOTA KATA: El método que ayudó a miles de empresas a optimizar la gestión de sus negocios
Variante: Introducción a la parte III En el capítulo 2, vimos que la pregunta «¿qué podemos hacer?» a menudo da lugar a intentos de mejoras poco consistentes. La pregunta más difícil y focalizada es: «¿qué tenemos que hacer?» ¿Cómo responde Toyota a esta pregunta? En pocas palabras, la rutina continuamente repetida de la kata de mejora de Toyota funciona así: (1) consideración de una visión, dirección u objetivo, y (2) un conocimiento de primera mano del estado actual, (3) se define un siguiente estado objetivo situado en la ruta que va a la visión. Cuando entonces (4) avanzamos paso a paso hacia el estado objetivo, nos encontramos con obstáculos que definen en lo que tenemos que trabajar, y de los que aprendemos (figura P3.1).

Isaac Asimov Foto
Franz Kafka Foto

„Ante la Ley hay un guardián. Hasta ese guardián llega un campesino y le ruega que le permita entrar a la Ley. Pero el guardián responde que en ese momento no le puede franquear el acceso. El hombre reflexiona y luego pregunta si es que podrá entrar más tarde. —Es posible —dice el guardián—, pero ahora, no. Las puertas de la Ley están abiertas, como siempre, y el guardián se ha hecho a un lado, de modo que el hombre se inclina para atisbar el interior. Cuando el guardián lo advierte, ríe y dice: —Si tanto te atrae, intenta entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda esto: yo soy poderoso. Y yo soy sólo el último de los guardianes. De sala en sala irás encontrando guardianes cada vez más poderosos. Ni siquiera yo puedo soportar la sola vista del tercero. El campesino no había previsto semejantes dificultades. Después de todo, la Ley debería ser accesible a todos y en todo momento, piensa. Pero cuando mira con más detenimiento al guardián, con su largo abrigo de pieles, su gran nariz puntiaguda, la larga y negra barba de tártaro, se decide a esperar hasta que él le conceda el permiso para entrar. El guardián le da un banquillo y le permite sentarse al lado de la puerta. Allí permanece el hombre días y años. Muchas veces intenta entrar e importuna al guardián con sus ruegos. El guardián le formula, con frecuencia, pequeños interrogatorios. Le pregunta acerca de su terruño y de muchas otras cosas; pero son preguntas indiferentes, como las de los grandes señores, y al final le repite siempre que aún no lo puede dejar entrar. El hombre, que estaba bien provisto para el viaje, invierte todo —hasta lo más valioso— en sobornar al guardián. Este acepta todo, pero siempre repite lo mismo: —Lo acepto para que no creas que has omitido algún esfuerzo. Durante todos esos años, el hombre observa ininterrumpidamente al guardián. Olvida a todos los demás guardianes y aquél le parece ser el único obstáculo que se opone a su acceso a la Ley. Durante los primeros años maldice su suerte en voz alta, sin reparar en nada; cuando envejece, ya sólo murmura como para sí. Se vuelve pueril, y como en esos años que ha consagrado al estudio del guardián ha llegado a conocer hasta las pulgas de su cuello de pieles, también suplica a las pulgas que lo ayuden a persuadir al guardián. Finalmente su vista se debilita y ya no sabe si en la realidad está oscureciendo a su alrededor o si lo engañan los ojos. Pero en aquellas penumbras descubre un resplandor inextinguible que emerge de las puertas de la Ley. Ya no le resta mucha vida. Antes de morir resume todas las experiencias de aquellos años en una pregunta, que nunca había formulado al guardián. Le hace una seña para que se aproxime, pues su cuerpo rígido ya no le permite incorporarse. El guardián se ve obligado a inclinarse mucho, porque las diferencias de estatura se han acentuado señaladamente con el tiempo, en desmedro del campesino. —¿Qué quieres saber ahora? –pregunta el guardián—. Eres insaciable. —Todos buscan la Ley –dice el hombre—. ¿Y cómo es que en todos los años que llevo aquí, nadie más que yo ha solicitado permiso para llegar a ella? El guardián comprende que el hombre está a punto de expirar y le grita, para que sus oídos debilitados perciban las palabras. —Nadie más podía entrar por aquí, porque esta entrada estaba destinada a ti solamente. Ahora cerraré.“

—  Franz Kafka, libro Ante la ley

Ante la ley

Jean Jacques Rousseau Foto