Frases sobre el té

Una colección de frases y citas sobre el tema del cocina, café, comida, té.

Mejores frases sobre el té

Henry Fielding Foto
Amaia Montero Foto

„Lo nunca dicho se disuelve en un té, como el infiel dice, nunca lo haré“

—  Amaia Montero Cantautora española 1976

Amaia Montero, Pablo Benegas y Xabi SanMartín, "Muñeca de Trapo"
Guapa

Noel Gallagher Foto

„Drogarse, es como tomar una taza de té“

—  Noel Gallagher Cantante, compositor, guitarrista 1967

Entrevista para MTV 1996

Guido Ceronetti Foto

„Bebed té y no os desesperéis.“

—  Guido Ceronetti escritor, periodista, poeta, titiritero y traductor italiano 1927 - 2018

Todas frases sobre el té

Un total de 27 citas té, filtro:

Terry Pratchett Foto
Okakura Kakuzō Foto

„Se levanta y hace la cama, luego recoge del suelo unos libros de bolsillo (novelas policíacas) y los pone en la librería. Tiene ropa que lavar antes de irse, ropa que guardar, medias que emparejar y meter en los cajones. Envuelve la basura en papel de periódico y baja tres pisos para dejarla en el cubo de la basura. Saca los calcetines de Cal de detrás de la cama y los sacude, dejándolos sobre la mesa de la cocina. Hay trapos que lavar, hollín en el alféizar de las ventanas, cacerolas en remojo por fregar, hay que poner un plato bajo el radiador por si funciona durante la semana (se sale). Oh. Aj. Que se queden las ventanas como están, aunque a Cal no le gusta verlas sucias. Esa espantosa tarea de restregar el retrete, pasarle el plumero a los muebles. Ropa para planchar. Siempre se caen cosas cuando recoges otras. Se agacha una y otra vez. La harina y el azúcar se derraman sobre los estantes que hay encima de la pila y tiene que pasar un paño; hay manchas y salpicaduras, hojas de rábano podridas, incrustaciones de hielo dentro de la vieja nevera (hay que mantener la puerta abierta con una silla, para que se descongele). Pedazos de papel, caramelos, cigarrillos y ceniza por toda la habitación. Tiene que quitarle el polvo a todo. Decide limpiar las ventanas a pesar de todo, porque quedan más bonitas. Estarán asquerosas después de una semana. Por supuesto, nadie la ayuda. Nada tiene la altura adecuada. Añade los calcetines de Cal a la ropa de ambos que tiene que llevar a la lavandería de autoservicio, hace un montón separado con la ropa de él que tiene que coser, y pone la mesa para sí misma. Raspa los restos de comida del plato del gato, y le pone agua limpia y leche. «Mr. Frosty» no parece andar por allí. Debajo de la pila encuentra un paño de cocina, lo recoge y lo cuelga sobre la pila, se recuerda a sí misma que tiene que limpiar allí abajo más tarde, y se sirve cereales, té, tostadas y zumo de naranja. (El zumo de naranja es un paquete del gobierno de naranja y pomelo en polvo y sabe a demonios.) Se levanta de un salto para buscar la fregona debajo de la pila, y el cubo, que también debe estar por allí. Es hora de fregar el suelo del cuarto de baño y el cuadrado de linóleo que hay delante de la pila y la cocina. Primero termina el té, deja la mitad del zumo de naranja y pomelo (haciendo una mueca) y algo del cereal. La leche vuelve a la nevera —no, espera un momento, tírala—, se sienta un minuto a escribir una lista de comestibles para comprarlos en el camino del autobús a casa, cuando vuelva dentro de una semana. Llena el cubo, encuentra el jabón, lo deja, friega sólo con agua. Lo guarda todo. Lava los platos del desayuno. Coge una novela policíaca y la hojea, sentada en el sofá. Se levanta, limpia la mesa, recoge la sal que ha caído en la alfombra y la barre. ¿Eso es todo? No, hay que arreglar la ropa de Cal y la suya. Oh, déjalo. Tiene que hacer la maleta y preparar la comida de Cal y la suya (aunque él no se marcha con ella). Eso significa volver a sacar las cosas de la nevera y volver a limpiar la mesa, dejar pisadas en el linóleo otra vez. Bueno, no importa. Lava el plato y el cuchillo. Ya está. Decide ir por la caja de costura para arreglar la ropa de él, cambia de opinión. Coge la novela policíaca. Cal dirá: «No has cosido mi ropa.» Va a coger la caja de costura del fondo del armario, pisando maletas, cajas, la tabla de plancha, su abrigo y ropa de invierno. Pequeñas manos salen de la espalda de Jeannine y recogen lo que ella tira. Se sienta en el sofá y arregla el desgarrón de la chaqueta de verano de él, cortando el hilo con los dientes. Vas a estropearte el esmalte. Botones. Zurce tres calcetines. (Los otros están bien.) Se frota los riñones. Cose el forro de una falda que está descosido. Limpia zapatos. Hace una pausa y mira sin ver. Luego reacciona y con aire de extraordinaria energía saca la maleta mediana del armario y empieza a meter su ropa para“

—  Joanna Russ, libro El hombre hembra

The Female Man

Hugh Laurie Foto
Cecelia Ahern Foto
Virginia Woolf Foto
Iósif Stalin Foto
Julio Cortázar Foto
Cary Grant Foto

„Es un milagro que no me haya pegado nunca. Cuando le servía el té a las 5 tenía miedo de que las galletas no fueran frescas porque entonces me insultaba. Me puse enferma y debo curarme.“

—  Cary Grant actor británico nacionalizado estadounidense 1904 - 1986

Dyan Cannon, cuarta esposa de Grant, desde 1965 a 1968; en 1968.
Lo que dicen sus esposas de él

Gilbert Keith Chesterton Foto

„En el deseo sexual, la mujer es un animal que bebe té y el hombre uno que bebe agua“

—  Valérie Tasso escritora y sexóloga francesa 1969

Citas de Antimanual de sexo

Julio Cortázar Foto

„los pétalos de la flor del cactus se cosechan, secan y posteriormente se venden sueltos o en bolsitas de té, cápsulas o extracto líquido.“

—  Ran Knishinsky

Usos médicos del nopal: Tratamientos para la diabetes, el colesterol y el sistema inmunológico

Julio Cortázar Foto
Amos Oz Foto
Rudyard Kipling Foto
Cyril Connolly Foto
Javier Cercas Foto
Eduardo Sacheri Foto

„Rivas estuvo bien, justo es decirlo. Nos hizo sentar, nos sirvió té, nos explicó sin prisa, y hasta nos hizo un dibujito en un recetario.“

—  Eduardo Sacheri escritor argentino 1967

La vida que pensamos: Cuentos de fútbol

Julio Cortázar Foto
Steven D. Levitt Foto
Marcel Proust Foto

„Todo lo que se supone que debes hacer es de vez en cuando darles un poco de té y simpatía a los niños.“

—  Robert Anderson, Tea and Sympathy

Original; «All you’re supposed to do is every once in a while give the boys a little tea and sympathy».
Fuente: Book of Humorous Quotations. Wordsworth Collection. Editor Connie Robertson. Editorial Wordsworth Editions, 1998. ISBN 9781853267598. p. 4.
Fuente: "Tea and Sympathy" (1957) act 1

John Dos Passos Foto