Frases sobre fundamento

Una colección de frases y citas sobre el tema del fundamento, ser, vida, vida.

Un total de 122 citas, filtro:

Carlos Cuauhtémoc Sánchez Foto
William Shakespeare Foto

„Si las masas pueden amar sin saber por qué, también pueden odiar sin mayor fundamento.“

—  William Shakespeare escritor inglés 1564 - 1616

Sin fuentes

Max Nettlau Foto
Grace Murray Hopper Foto

„Para mí la programación es más que un importante arte práctico. También es un desafío gigantesco en los fundamentos del conocimiento.“

—  Grace Murray Hopper informática y militar estadounidense 1906 - 1992

Fuente: Management and the Computer of the Future (1962). Sloan School of Management, p. 277

Bertrand Russell Foto
Adolf Hitler Foto
Peter Joseph Foto

„Una exorbitante cantidad de dinero se va a ganar a costas de la escasez de energía, y, de hecho, del colapso de la sociedad misma. Nuestro sistema económico se fundamenta en ganar dinero cuando vamos para arriba, y ganar dinero cuando bajamos“

—  Peter Joseph 1978

conferencia "Patología social" 73:27-73:40 http://www.youtube.com/watch?v=D0zy_FuJqNA&t=73m27s
An exorbitant amount of money is going to be made on the scarcity of energy and in fact, the collapse of society itself. Our economic system is predicated on making money on the way up and making money on the way down

John Piper Foto
Rick Warren Foto

„La verdadera seguridad se fundamenta solo en algo que no te pueden quitar: tu relación con Dios.“

—  Rick Warren 1954

Una vida con proposito: Para que estoy aqui en la tierra?

José Cecilio del Valle Foto

„La independencia absoluta es nuestro primer derecho y el fundamento de los demás.“

—  José Cecilio del Valle político hondureño 1777 - 1996

Obras
Fuente: Valle: Guatemala República Independiente y Libre

Frédéric Bastiat Foto
Sri Aurobindo Foto
Camilo José Cela Foto
Frederic Kenyon Foto
John Katzenbach Foto
Jane Austen Foto
Bob Black Foto

„El estereotipo social que muestra a la persona ética como un ser aburrido, aguafiestas o mojigato es absurdo y carece de todo fundamento.“

—  Walter Riso 1951

Pensar bien, sentirse bien: Nada justifica el sentimiento inútil

Terry Pratchett Foto
Benjamin Franklin Foto

„De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.“

—  Benjamin Franklin político, científico e inventor estadounidense 1706 - 1790

Fuente: Eusebio, Sebastián Arribas. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 29.

Walter Benjamin Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
Maria Montessori Foto
Maximilien Robespierre Foto

„El fundamento único de la sociedad civil es la moral.“

—  Maximilien Robespierre abogado, escritor, filósofo, orador ,político frances 1758 - 1794

Pablo de Tarso Foto
Howard Phillips Lovecraft Foto
Henning Mankell Foto
Rick Warren Foto

„el fundamento del liderazgo es el carácter; no el carisma, ni los estudios o los talentos, sino el carácter.“

—  Rick Warren 1954

Liderazgo con proposito: Lecciones de liderazgo basadas en Nehemias

Epicteto Foto
Pablo Iglesias Foto

„No nos interesa hacer hoy buenos obreros, buenos empleados, buenos comerciantes. Queremos destruir la sociedad actual desde sus fundamentos.“

—  Pablo Iglesias político español 1850 - 1925

Cita falsamente atribuida a Pablo Iglesias, en realidad perteneciente al anarquista y masón Francesc Ferrer i Guàrdia (Barcelona, 1906).
Incorrectamente atribuidas

Vicente Fatone Foto
Novalis Foto
Baruch Spinoza Foto
Baruch Spinoza Foto
Baruch Spinoza Foto
Thomas Hobbes Foto
Thomas Henry Huxley Foto

„No pretendo sugerir que las diferencias científicas deberían ser resueltas por sufragio universal, pero yo sólo concibo que las demostraciones sólidas deben basarse en algo más que en afirmaciones vacías y sin fundamento.“

—  Thomas Henry Huxley 1825 - 1895

Fuente: The cerebral structure of man and apes; A Succinct History of the Controversy respecting the Cerebral Structure of Man and the Apes]], en: Evidence as to Man's place in Nature (1863)

Thomas Jefferson Foto
Thomas Jefferson Foto
Immanuel Kant Foto
Immanuel Kant Foto
Immanuel Kant Foto
John Fitzgerald Kennedy Foto
Alfred Charles Kinsey Foto
George Bush Foto
Fernando Pessoa Foto

„La Decadencia es la pérdida total de inconsciencia; porque la inconsciencia es el fundamento de la vida.“

—  Fernando Pessoa, libro Libro del desasosiego

El libro del desasosiego (1913 - 1935)
Fuente: Fragmento 1.

Ayn Rand Foto
Pío XII Foto
Rudolf Steiner Foto
Charles Louis Montesquieu Foto
Frederick Soddy Foto
Ludwig Boltzmann Foto
Michael Behe Foto
Christiaan Huygens Foto
Frederic Kenyon Foto
Livio Foto

„Ningún crimen tiene fundamentos razonables.“

—  Livio historiador romano -59 - 17 a.C.

Émile Armand Foto
Michał Kalecki Foto

„Los fundamentos de la ética capitalista exigen que "usted gane su pan con el sudor de su frente"… a menos que usted posea medios privados.“

—  Michał Kalecki economista polaco 1899 - 1970

Fuente: Aspectos políticos del pleno empleo, 1943.

Marcelo Ríos Foto
Marcelino Champagnat Foto
Lenin Foto
Glenn T. Seaborg Foto
Alfonso X el Sabio Foto

„Estas obras no son mías porque las escriba yo sino porque yo he puesto sus fundamentos y razonamientos.“

—  Alfonso X el Sabio rey de Castilla 1221 - 1284

Sin fuentes
En alusión a Las partidas y el Códice de Santa María.

Confucio Foto
Laureano Gómez Foto
Agustín de Hipona Foto
Julio Camba Foto
Santiago Carrillo Foto
Buda Gautama Foto

„Todos los estados encuentran su origen en la mente. La mente es su fundamento y son creaciones de la mente.“

—  Buda Gautama religioso namekusei -563 - -483 a.C.

Capítulo 1, 1.
DHAMMAPADA

Elisa Carrió Foto
Tsung-Dao Lee Foto
John C. Maxwell Foto

„si hay poca o ninguna confianza, no hay fundamento para el éxito permanente.“

—  John C. Maxwell 1947

Cómo influenciar a las personas: Haga una diferencia en su mundo

John Perkins Foto

„Hoy esos hombres y mujeres van a Tailandia, a Filipinas, a Botswana, a Bolivia y a cualquier parte donde esperan encontrar gentes que necesitan con desesperación un trabajo. Van a esos países con la intención deliberada de explotar a los desdichados, a seres que tienen hijos desnutridos o famélicos, que viven en barrios de chabolas y que han perdido toda esperanza de una vida mejor; que incluso han dejado de soñar en un futuro. Esos hombres y mujeres salen de sus fastuosos despachos de Manhattan, de San Francisco o de Chicago, se desplazan entre los continentes y los océanos en lujosos jets, se alojan en hoteles de primera categoría y se agasajan en los mejores restaurantes que esos países puedan ofrecer. Luego salen a buscar gente desesperada.
Son los negreros de nuestra época. Pero ya no tienen necesidad de aventurarse en las selvas de África en busca de ejemplares robustos para venderlos al mejor postor en las subastas de Charleston, Cartagena o La Habana. Simplemente reclutan a esos desesperados y construyen una fábrica que confeccione las cazadoras, los pantalones vaqueros, las zapatillas deportivas, las piezas de automoción, los componentes para ordenadores y los demás miles de artículos que aquéllos saben colocar en los mercados de su elección. O tal vez prefieren no ser los dueños de esas fábricas, sino que se limitan a contratar con los negociantes locales, que harán el trabajo sucio por ellos.
Esos hombres y mujeres se consideran gente honrada. Regresan a sus países con fotografías de lugares pintorescos y de antiguas ruinas, para enseñárselas a sus hijos. Asisten a seminarios en donde se dan mutuas palmadas en las espaldas e intercambian consejos sobre cómo burlar las arbitrariedades aduaneras de aquellos exóticos países. Sus jefes contratan abogados que les aseguran la perfecta legalidad de lo que ellos y ellas están haciendo. Y tienen a su disposición un cuadro de psicoterapeutas y otros expertos en recursos humanos, para que les ayuden a persuadirse de que, en realidad, están ayudando a esas gentes desesperadas.
El esclavista a la antigua usanza se decía a sí mismo que su comercio trataba con una especie no del todo humana, a cuyos individuos ofrecía la oportunidad de convertirse al cristianismo. Al mismo tiempo, entendía que los esclavos eran indispensables para la supervivencia de su propia sociedad, de cuya economía constituían el fundamento. El esclavista moderno se convence a sí mismo (o a sí misma) de que es mejor para los desesperados ganar un dólar al día que no ganar absolutamente nada. Y además se les ofrece la oportunidad de integrarse en la más amplia comunidad global. Él o ella también comprenden que esos desesperados son esenciales para la supervivencia de sus compañías, y que son los fundamentos del nivel de vida que sus explotadores disfrutan. Nunca se detienen a reflexionar sobre las consecuencias más amplias de lo que ellos y ellas, su nivel de vida y el sistema económico en que todo eso se asienta están haciéndole al planeta, ni sobre cómo, finalmente, todo eso repercutirá en el porvenir de sus propios hijos.“

—  John Perkins, libro Confessions of an economic hit man

Confesiones de un gángster económico

Jean Jacques Rousseau Foto
Hans-Georg Gadamer Foto

„Hay en griego una palabra que ahora podrá parecer chocante, y que se lo parecía sin duda a los griegos, aunque no formulasen mayores interrogantes al respecto: la “philautía”, el “amor a sí mismo”. Pues bien, de eso se trata, de hallar en el amor a sí mismo el verdadero fundamento y condición de cualquier tipo de vinculación con otros y de vinculatividad para uno mismo (Gadamer, 2002, p. 82)

» […] ¿Es, pues, eso la verdadera amistad? No, tampoco es eso aún. La tesis más audaz es la que reza: la primera amistad que se necesita es la uno consigo mismo. Si no la hay, ni se está para el otro ni se llega a estar realmente vinculado con él. ¡Pero que lejos queda eso de lo que llamamos “vinculante”! (Gadamer, 2002, p. 83).

»[…] Evidentemente es amistad lo que añade Aristóteles: reconocerse en el otro y que el otro se reconozca en uno. Pero no sólo en el sentido de “así es ese”, sino también en el de concedernos recíprocamente el ser diferentes, más aún, por decirlo en palabras de Droysen: “Así tienes que ser, pues es así como te quiero” (Gadamer, 2002, p. 84).

»[…] De modo que, tal vez, el sentido más genuino y profundo de ese conocerse a sí mismo no sea otro que la certidumbre de que uno nunca percibe del todo hasta que qué punto está involucrado en su amor a sí mismo, incluso allí donde se piensa que es auténticamente amigo de otro. Pero si un auténtico acuerdo consigo mismo es condición previa para la amistad con otro, ¿qué es realmente esa amistad? (Gadamer, 2002, p. 84).

»[…] En la solidaridad que uno declara, ya sea libremente o a la fuerza, hay siempre, en cualquier caso, una renuncia a los intereses y preferencias más propios. La solidaridad nos hace renunciar a ciertas cosas en una cierta dirección, en un cierto momento, al servició de algún objetivo. (Gadamer, 2002, p. 86).

»[…] Desde luego la convivencia entre las personas sería imposible si no hubiese entre ellas algo así como una camaradería. (Gadamer, 2002, 87). Esto nos sitúa ante la tarea tanto de estar de acuerdo con nosotros mismos como de mantenernos de acuerdo con otros. No existe ninguna fuerza de la naturaleza que pueda lograr eso en nuestro lugar» (Gadamer, 2002, p. 88).“

—  Hans-Georg Gadamer filósofo alemán 1900 - 2002

Philosophical Hermeneutics

Jonathan Swift Foto

„Díjele que entre nosotros existía una sociedad de hombres educados desde su juventud en el arte de probar con palabras multiplicadas al efecto que lo blanco es negro y lo negro es blanco, según para lo que se les paga. El resto de las gentes son esclavas de esta sociedad. Por ejemplo: si mi vecino quiere mi vaca, asalaria un abogado que pruebe que debe quitarme la vaca. Entonces yo tengo que asalariar otro para que defienda mi derecho, pues va contra todas las reglas de la ley que se permita a nadie hablar por si mismo. Ahora bien; en este caso, yo, que soy el propietario legítimo, tengo dos desventajas. La primera es que, como mi abogado se ha ejercitado casi desde su cuna en defender la falsedad, cuando quiere abogar por la justicia -oficio que no le es natural- lo hace siempre con gran torpeza, si no con mala fe. La segunda desventaja es que mi abogado debe proceder con gran precaución, pues de otro modo le reprenderán los jueces y le aborrecerán sus colegas, como a quien degrada el ejercicio de la ley. No tengo, pues, sino dos medios para defender mi vaca. El primero es ganarme al abogado de mi adversario con un estipendio doble, que le haga traicionar a su cliente insinuando que la justicia está de su parte. El segundo procedimiento es que mi abogado dé a mi causa tanta apariencia de injusticia como le sea posible, reconociendo que la vaca pertenece a mi adversario; y esto, si se hace diestramente, conquistará sin duda, el favor del tribunal. Ahora debe saber su señoría que estos jueces son las personas designadas para decidir en todos los litigios sobre propiedad, así como para entender en todas las acusaciones contra criminales, y que se los saca de entre los abogados más hábiles cuando se han hecho viejos o perezosos; y como durante toda su vida se han inclinado en contra de la verdad y de la equidad, es para ellos tan necesario favorecer el fraude, el perjurio y la vejación, que yo he sabido de varios que prefirieron rechazar un pingüe soborno de la parte a que asistía la justicia a injuriar a la Facultad haciendo cosa impropia de la naturaleza de su oficio.

Es máxima entre estos abogados que cualquier cosa que se haya hecho ya antes puede volver a hacerse legalmente, y, por lo tanto, tienen cuidado especial en guardar memoria de todas las determinaciones anteriormente tomadas contra la justicia común y contra la razón corriente de la Humanidad. Las exhiben, bajo el nombre de precedentes, como autoridades para justificar las opiniones más inicuas, y los jueces no dejan nunca de fallar de conformidad con ellas.
Cuando defienden una causa evitan diligentemente todo lo que sea entrar en los fundamentos de ella; pero se detienen, alborotadores, violentos y fatigosos, sobre todas las circunstancias que no hacen al caso. En el antes mencionado, por ejemplo, no procurarán nunca averiguar qué derechos o títulos tiene mi adversario sobre mi vaca; pero discutirán si dicha vaca es colorada o negra, si tiene los cuernos largos o cortos, si el campo donde la llevo a pastar es redondo o cuadrado, si se la ordeña dentro o fuera de casa, a qué enfermedades está sujeta y otros puntos análogos. Después de lo cual consultarán precedentes, aplazarán la causa una vez y otra, y a los diez, o los veinte, o los treinta años, se llegará a la conclusión.
Asimismo debe consignarse que esta sociedad tiene una jerigonza y jerga particular para su uso, que ninguno de los demás mortales puede entender, y en la cual están escritas todas las leyes, que los abogados se cuidan muy especialmente de multiplicar. Con lo que han conseguido confundir totalmente la esencia misma de la verdad y la mentira, la razón y la sinrazón, de tal modo que se tardará treinta años en decidir si el campo que me han dejado mis antecesores de seis generaciones me pertenece a mí o pertenece a un extraño que está a trescientas millas de distancia.“

—  Jonathan Swift, libro Los viajes de Gulliver

Los viajes de Gulliver

Mario Vargas Llosa Foto
Fernando Pessoa Foto
Fernando Pessoa Foto

„Esta oración se podría considerar como el fundamento de donde se forman todas las demás peticiones.“

—  Dave Earley

Las 21 Oraciones Más Efectivas de la Biblia: 21 Most Effective Prayers of the Bible

Fernando Pessoa Foto
Gabriel García Márquez Foto
Mario Vargas Llosa Foto
Juan José Saer Foto

„El momento presente no tiene más fundamento que su parentesco con el pasado.“

—  Juan José Saer escritor argentino 1937 - 2005

El entenado

„La mente de piedra no se permite dudar y aborrece la autocrítica. Sus fundamentos son inmodificables e indiscutibles.“

—  Walter Riso 1951

El poder del pensamiento flexible: De una mente rígida a una mente libre y abierta al cambio

Ravi Zacharias Foto
Franz Kafka Foto
Viktor Frankl Foto
Patrick Rothfuss Foto
Henry David Thoreau Foto

„La desobediencia es el verdadero fundamento de la libertad. Los obedientes deben ser esclavos .“

—  Henry David Thoreau escritor, poeta y filósofo estadounidense 1817 - 1862

Fuente: [Amate Pou], Jordi. Paseando por una parte de la Historia: Antología de citas. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2017. ISBN 9788417321871.

Edward Snowden Foto
Charlotte Brontë Foto