Frases sobre fruto

Una colección de frases y citas sobre el tema del fruto.

Temas relacionados

Un total de 268 citas, filtro:


Juan de la Cruz Foto

„El que obra razón es como el que come sustancia, y el que se mueve por el gusto de su voluntad como el que come fruta floja.“

—  Juan de la Cruz poeta místico y religioso carmelita descalzo del Renacimiento español 1542 - 1591

Fuente: http://www.portalcarmelitano.org/santos-carmelitas/juan-de-la-cruz/92-juan-de-la-cruz-obras-completas.html
Fuente: San Juan de la Cruz. Obras Completas. Editorial de Espiritualidad. Madrid, 1992. ISBN 8470681833. Pág. 93

Paracelso Foto

„Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.“

—  Paracelso Alquimista, médico y astrólogo de nacionalidad suiza 1493 - 1541

Variante: Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer
nada, no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende
también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una
cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo
tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.

Rafael Correa Foto
Camilo José Cela Foto
Roman Polanski Foto
José Gervasio Artigas Foto
José Gervasio Artigas Foto
José Gervasio Artigas Foto
Alessandro Baricco Foto

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Wafa Sultan Foto
Cicerón Foto

„Las raíces del estudio son amargas; los frutos, dulces.“

—  Cicerón jurista, político, filósofo, escritor y orador romano -106 - -43 a.C.

Karl Marx Foto
Alfonsina Storni Foto
Oscar Wilde Foto

„El sufrir es muy largo y no puede dividirse por los estaciones del año. Sólo nos es posible señalar su presencia y advertir su retorno. Para nosotros el tiempo no avanza: gira. Parece formar un círculo alrededor de este eje: el dolor. La paralizadora inmovilidad de una vida regulada, hasta en sus más ínfimos detalles, por una rutina inmutable, de suerte que conforme, bebemos, nos paseamos, dormimos y rezamos – o por lo menos, nos arrodillamos para rezar – conforme a los inflexibles dictados de un reglamento de hierro; esa inmovilidad que hace que cada día sea, con todos sus horrores, y hasta en sus más pequeños detalles, idéntico a sus hermanos, parece comunicarse a aquellas fuerzas exteriores, cuya existencia es una perpetua variación. Nada sabemos de la siembra ni de las cosechas, de los segadores doblados sobre las espigas o de los vendimiadores deslizándose entre las vides; de la hierba del jardín, ornada con el blanco manto de las flores caídas, sobre la cual se hallan esparcidos los frutos maduros. Nada sabemos, nada podemos saber.

Para nosotros sólo hay una estación, la del dolor. Parece incluso como si nos hubieran arrebatado hasta el sol y la luna. Fuera podrá brillar el día con tonos azulados o dorados, pero la luz que se filtra por el espeso cristal del ventanillo con barrotes de hierro bajo el cual nos hallamos sentados, es mísera y mortecina. En nuestra celda vecina reina constantemente la penumbra, y la noche invade siempre nuestro corazón. Y todo movimiento se detiene, igual que en el girar del tiempo, en la esfera del pensamiento.“

—  Oscar Wilde, libro De profundis

De Profundis

Papa Francisco Foto
George Washington Foto
Jean Baudrillard Foto

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“