Frases sobre república

Una colección de frases y citas sobre el tema del república.

Temas relacionados

Un total de 236 citas, filtro:


Francisco de Miranda Foto
José María Velasco Ibarra Foto
Pancho Villa Foto
Nicolás Avellaneda Foto
José Antonio Primo de Rivera Foto
Bartolomé de las Casas Foto
Bartolomé de las Casas Foto
Manuel Azaña Foto

„No quiero ser presidente de una República de asesinos.“

—  Manuel Azaña político español 1880 - 1940
Con fuente, Recogido por Claudio Sánchez Albornoz ( Entrevista con Sánchez Albornoz http://www.solidaridad.net/articulo3565_enesp.htm, 1976)

Manuel Azaña Foto

„Os permito, tolero, admito, que no os importe la República, pero no que no os importe España. El sentido de la Patria no es un mito“

—  Manuel Azaña político español 1880 - 1940
Con fuente, 18 de julio de 1936, nada más conocer la sublevación militar. http://www.elsemanaldigital.com/arts/41562.asp

Manuel Azaña Foto

„El museo del Prado es lo más importante para España, más que la Monarquía y la República juntas.“

—  Manuel Azaña político español 1880 - 1940
Sin fuente, Atribuida a Don Manuel Azaña en el fotograma final de "La hora de los Valientes" de Antonio Mercero, 1998).

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
José Martí Foto
Arturo Frondizi Foto

„Ninguna Nación que lo sea realmente, puede prescindir de su brazo armado, como celoso y aguerrido defensor de la soberanía territorial, en todas sus acepciones. Sin él, la República pierde una condición prioritaria para la vigencia del Estado Nacional: la de garantizar el monopolio del uso de la fuerza dentro de la sociedad.“

—  Arturo Frondizi abogado y político argentino. Presidente de la Nación Argentina (1958-1962) 1908 - 1995
Presidente, Source: BICENTENARIO: TESTIGO DEL CASTRENSE APOCALIPSIS-K http://diariopregon.blogspot.com/2010/12/bicentenario-testigo-del-castrense.html

Felipe González Foto
Arturo Frondizi Foto
Subcomandante Marcos Foto

„Debo empezar por unas disculpas ("mal comienzo", decía mi abuela).

¿De qué tenemos que pedir perdón? ¿De qué nos van a perdonar? ¿De no morirnos de hambre? ¿De no callarnos en nuestra miseria? ¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono? ¿De habernos levantado en armas cuando encontramos todos los otros caminos cerrados? ¿De no habernos atenido al Código Penal de Chiapas, el más absurdo y represivo del que se tenga memoria? ¿De haber demostrado al resto del país y al mundo entero que la dignidad humana vive aún y está en sus habitantes más empobrecidos? ¿De habernos preparado bien y a conciencia antes de iniciar? ¿De haber llevado fusiles al combate, en lugar de arcos y flechas? ¿De haber aprendido a pelear antes de hacerlo? ¿De ser mexicanos todos? ¿De ser mayoritariamente indígenas? ¿De llamar al pueblo mexicano todo a luchar de todas las formas posibles, por lo que les pertenece? ¿De luchar por libertad, democracia y justicia? ¿De no seguir los patrones de las guerrillas anteriores? ¿De no rendirnos? ¿De no vendernos? ¿De no traicionarnos? ¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo? ¿Los que, durante años y años, se sentaron ante una mesa llena y se saciaron mientras con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra que acabamos por dejar de tenerle miedo? ¿Los que nos llenaron las bolsas y el alma de declaraciones y promesas? ¿Los muertos, nuestros muertos, tan mortalmente muertos de muerte "natural", es decir, de sarampión, tosferina, dengue, cólera, tifoidea, mononucleosis, tétanos, pulmonía, paludismo y otras lindezas gastrointestinales y pulmonares? ¿Nuestros muertos, tan mayoritariamente muertos, tan democráticamente muertos de pena porque nadie hacía nada, porque todos los muertos, nuestros muertos, se iban así nomás, sin que nadie llevara la cuenta, sin que nadie dijera, por fin, el "¡YA BASTA!", que devolviera a esas muertes su sentido, sin que nadie pidiera a los muertos de siempre, nuestros muertos, que regresaran a morir otra vez pero ahora para vivir? ¿Los que nos negaron el derecho y don de nuestras gentes de gobernar y gobernarnos? ¿Los que negaron el respeto a nuestra costumbre, a nuestro color, a nuestra lengua? ¿Los que nos tratan como extranjeros en nuestra propia tierra y nos piden papeles y obediencia a una ley cuya existencia y justeza ignoramos? ¿Los que nos torturaron, apresaron, asesinaron y desaparecieron por el grave "delito" de querer un pedazo de tierra, no un pedazo grande, no un pedazo chico, sólo un pedazo al que se le pudiera sacar algo para completar el estómago?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?

¿El presidente de la república? ¿Los secretarios de estado? ¿Los senadores? ¿Los diputados? ¿Los gobernadores? ¿Los presidentes municipales? ¿Los policías? ¿El ejército federal? ¿Los grandes señores de la banca, la industria, el comercio y la tierra? ¿Los partidos políticos? ¿Los intelectuales? ¿Galio y Nexos? ¿Los medios de comunicación? ¿Los estudiantes? ¿Los maestros? ¿Los colonos? ¿Los obreros? ¿Los campesinos? ¿Los indígenas? ¿Los muertos de muerte inútil?

¿Quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?“

—  Subcomandante Marcos ideólogo del EZLN 1957

Leandro Alem Foto
Simón Bolívar Foto

„¡Que me manden salvar la República y salvo la América entera!“

—  Simón Bolívar militar y político venezolano 1783 - 1830
Sin fuentes

Guillermo Brown Foto
Francisco Morazán Foto
Cicerón Foto

„¿Qué otro regalo más grande y mejor se le puede ofrecer a la República que la educación de nuestros jóvenes?“

—  Cicerón jurista, político, filósofo, escritor y orador romano -106 - -43 a.C.
También reproducida como «Todos los hombres pueden caer en un error; pero sólo los necios perseveran en él».

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“

x