Frases sobre auténtico

Una colección de frases y citas sobre el tema del auténtico.

Temas relacionados

Un total de 218 citas, filtro:


Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Ben Okri Foto
Jean Paul Sartre Foto

„Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es.“

—  Jean Paul Sartre filósofo, escritor y activista francés 1905 - 1980

Fuente: [López Nava], Carlos. Lo que no enseñan en la escuela. Ediciones Granica, 2015. ISBN 9786070090028.

Elizabeth Gilbert Foto
Terry Pratchett Foto
Haruki Murakami Foto
ZPU Foto
William Faulkner Foto
Arquímedes Foto
Antonio de Nebrija Foto

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Amartya Sen Foto
Henry Miller Foto
Yehuda Berg Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Ho Chi Minh Foto

„Podrás perder mil batallas pero solamente al perder la risa habrás conocido la auténtica derrota.“

—  Ho Chi Minh poeta, político comunista vietnamita, y presidente (1954 - 1969) de la República Democrática de Vietnam 1890 - 1969

Murray Rothbard Foto

„Si, pues, el Estado es la vasta maquinaria de la delincuencia y de la agresión institucionalizadas, la "organización de los medios políticos" con el objetivo de enriquecerse, esto quiere decir que nos hallamos ante una organización criminal y que, por consiguiente, su categoría moral es radicalmente distinta de la de cualquiera de los legítimos dueños de propiedades. (…) Significa, por poner un ejemplo, que nadie tiene la obligación moral de obedecerle. En cuanto que es una organización criminal, cuyas rentas e ingresos proceden de impuestos delictivos, el Estado no puede poseer ningún justo derecho de propiedad. De donde se concluye que no puede ser ni inmoral ni injusto negarse a pagar los impuestos del Estado, ni adueñarse de sus propiedades (porque son propiedades en manos de agresores), ni rechazar órdenes, ni quebrantar contratos hechos con él (ya que no puede ser injusto romper pactos con criminales). En el terreno de la moral, y desde el punto de vista de una auténtica filosofía política, 'robar' al Estado significa arrancar la propiedad a unas manos criminales. (…). También es, a fortiori, moralmente lícito engañar al Estado. (…) Lo dicho no significa, por supuesto, que aconsejemos ni menos que exijamos la desobediencia civil, ni incitamos a la rebelión fiscal ni a robar y mentir al Estado. Estas actitudes son poco recomendables, sobre todo si se tiene en cuenta que el aparato estatal dispone de una 'force majeure'. Lo que pretendemos decir es que estas acciones son justas y moralmente lícitas. Las relaciones con el Estado deben guiarse por consideraciones de simple prudencia y pragmatismo, que implican que los individuos deben tratar con el Estado como un enemigo que es, por el momento, más poderoso.“

—  Murray Rothbard, libro La ética de la libertad

La ética de la libertad

Beatriz Villacañas Foto
Jorge Eliécer Gaitán Foto
Øystein Aarseth Foto
Roberto Arlt Foto

„Es inútil. El vacío auténtico, como un blindaje, acoraza su vida. Se detiene junto a una silla, la toma por el respaldar, hace ruido con ella golpeando las patas contra el piso; pero este ruido es insuficiente para desteñir el vacío teñido de gris. Deliberadamente hace pasar ante sus ojos paisajes anteriores, recuerdos, sucesos; pero su deseo no puede engarfiar en ellos, resbalan como los dedos de un hombre extenuado por los golpes de agua, en la superficie de una bola de piedra. Los brazos se le caen a lo largo del cuerpo, la mandíbula se le afloja. Es inútil cuanto haga para sentir remordimiento o para encontrar paz. Igual que las fieras enjauladas, va y viene por su cubil frente a la indestructible reja de su incoherencia. Necesita obrar, mas no sabe en qué dirección. Piensa que si tuviera la suerte de encontrarse en el centro de una rueda formada por hombres desdichados, en el pastizal de una llanura o en el sombrío declive de una montaña, él les contaría su tragedia. Soplaría el vien­to doblando los espinos, pero él hablaría sin reparar en las estrellas que empezaban a ser visibles en lo negro. Está seguro que aquel círculo de vagabundos comprendería su desgracia; pero allí, en el corazón de una ciudad, en una pieza perfectamente cúbica y sometida a disposiciones del digesto municipal, es ab­surdo pensar en una confesión. ¿Y si lo viera a un sacerdote y se confiara a él? Mas, ¿qué puede decirle un señor afeitado, con sotana y un inmenso aburri­miento empotrado en el caletre? Está perdido, ésa es la verdad; perdido para sí mismo.“

—  Roberto Arlt, libro Los lanzallamas

Los lanzallamas

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“