Frases sobre pasar

Una colección de frases y citas sobre el tema del pasar, vida, vida, puede.

Un total de 548 citas, filtro:

Adolf Hitler Foto

„En aquel tiempo, en mi ingenuidad de joven, creí poder evidenciar los errores de su doctrina. En el pequeño círculo en el que me desenvolvía, me esforzaba, por todos los medios a mi alcance, de convencerlos de lo pernicioso de los errores del marxismo y pensaba lograr ese objetivo; pero lo contrario es lo que siempre acontecía. Parecía que el examen cada vez más profundo de la actuación desmoralizadora de las teorías marxistas en sus aplicaciones prácticas, servía sólo para volver cada vez más firmes las decisiones de los judíos. Cuanto más discutía con ellos, mejor aprendía su dialéctica. Partían éstos de la creencia en la estupidez de sus adversarios, y cuando eso no daba resultados, se hacían pasar ellos mismos por estúpidos. Si fallaban ambos recursos, rehusaban entender lo que se les decía y, de repente, cambiaban de tema, saliendo con argumentos que, una vez aceptados, trataban de aplicar a casos completamente diferentes. Entonces, cuando de nuevo eran alcanzados en el propio terreno, que les era familiar, fingían debilidad y alegaban no tener suficientes conocimientos sobre el particular. Por donde quiera que se golpease a estos apóstoles, ellos se escabullían como anguilas en manos de los adversarios; cuando alguna vez se lograba reducir a uno de ellos, porque, observado por los presentes, no le había ya quedado otro recurso que asentir, grande debía ser la sorpresa que al día siguiente se experimentaba al constatar que ese mismo judío no recordaba ni lo más mínimo de lo acontecido la víspera y seguía repitiendo los dislates de siempre, como si nada, absolutamente nada, hubiera acontecido. Se fingía encolerizado, sorprendido y, sobre todo, desmemoriado por completo, excepto que el debate había terminado por evidenciar la verdad de sus afirmaciones. Muchas veces quedé atónito.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Carolina Herrera Foto
Arthur Schopenhauer Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Lil Peep Foto
Gerard Way Foto
Miguel de Cervantes Foto
Mario Vargas Llosa Foto
Neil deGrasse Tyson Foto
Juan el Evangelista Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Vicente Huidobro Foto
Alfonsina Storni Foto
Isabel Allende Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Osamu Dazai Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Okakura Kakuzō Foto
Haruki Murakami Foto
Mohandas Gandhi Foto
Enrique Iglesias Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Helen Keller Foto
Patrick Rothfuss Foto
Thomas Bernhard Foto

„me habia quedado tambien casi por completo sin contactos con quienes anteriormente mehabia permitido confrontaciones, es decir, confrontaciones intelectuales en diálogos y discusiones, de todas esas personas, con mi inmersión cada vez más rigurosa en mi trabajo científico, em había apartado y mantenido alejado cada vez más y, como tuve que comprender de pronto, de la forma más peligrosa y, a partir de un momento determinado, no había tenido ya fuerzas para reanudar todos esos lazos intelectuales necesarios, ciertamente había comprendido de pronto que, sin esos contactos, difícilmente podría avanzar, que sin esos contactosm probablemente, en un plazo previsible, no podría ya pensar, que pronto tampoco podría ya existir, pero me faltaban fuerzas para detener, mediante mi propia inicativa, lo que veía ya que se me acercaba, la atrofia de mi pensamiento producida por el apartamiento voluntariamente provocado, de todas las personas suceptibles de un contacto que excediera del más imprescindible, del llamado vernáculo, simplemente del derivado de las necesidades más apremiantes de la existencia en mi casa y su entorno inmediato, y habían pasado años ya desde que había dejado de mantener correpondencia, totalmente absorbido en mis ciencias, había dejado pasar el momento en que todavía hubiera sido posible reanudar esos contactos y correspondencia abandonados, todos mis esfuerzos en ese sentido habían fracasado siempre, porque en el fondo me habían faltado ya por completo, si no las fuerzas para ello, sí, probablemente, la voluntad de hacerlo, y aunque en realidad había comprendido claramente que el camino que había tomado y había seguido ya durante años no era el verdadero camino, que sólo podía ser un camino hacia el aislamiento total, aislamiento no sólo de mi mente y de mi pensamiento, sino en realidad aislamiento de todo mi ser, de toda mi existencia, siempre espantada ya, de todos modos, por ese aislamiento, no había hecho ya nada para remediarlo, había seguido avanzando siempre por ese camino, aunque siempre horrorizado por su lógica, temiendo continuamente ese camino en el que, sin embargo, no hubiera podido ya dar la vuelta; había previsto ya muy pronto la catástrofe, pero no había podido evitarla y, en realidad, se había producido ya mucho antes de que yo la reconociera como tal. Por un lado, la necesidad de aislarse por amor al trabajo científico es la primera de las necesidades deun intelectual, por otro, sin embargo, el peligro de que ese aislamiento se produzca de una forma demasiado radical que, en fin de cuentas, no tenga ya consecuencias estimulantes como se pretendía, sino inhibidoras e incluso aniquiladoras, en el trabajo intelectual es el mayor de los peligros y, a partir de cierto momento, mi aislamiento del entorno por amor a mi trabajo científico (sobre los anticuerpos) había tenido precisamente esas consecuencias aniquiladoras en mi trabajo científico. La comprensión llega siempre, como había tenido que reconocer en mi mente de la forma más dolorosa, demasiado tarde y sólo queda, si es que queda algo, la desesperación, o sea, la comprensión directa del hecho de que ese estado devastador y, por tanto, intelectual, sentimental y, en fin de cuentas corporalmente devastador, surgido de pronto, no puede cambiarse ya, ni por ningún medio.“

—  Thomas Bernhard, libro Yes

Yes

Anaïs Nin Foto
Antoine de Saint-Exupéry Foto

„El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe a dónde va.“

—  Antoine de Saint-Exupéry escritor y aviador francés 1900 - 1944

Sin fuentes

Yehuda Berg Foto
Clarice Lispector Foto

„Mira a todos a tu alrededor y ve lo que hemos hecho de nosotros y de eso considerado como victoria nuestra de cada día. No hemos amado por encima de todas las cosas. No hemos aceptado lo que no se entiende porque no queremos pasar por tontos. Hemos amontonado cosas y seguridades por no tenernos el uno al otro. No tenemos ninguna alegría que no haya sido catalogada. Hemos construido catedrales y nos hemos quedado del lado de afuera, pues las catedrales que nosotros mismos construimos tememos que sean trampas. No nos hemos entregado a nosotros mismos, pues eso sería el comienzo de una vida larga y la tememos. Hemos evitado caer de rodillas delante del primero de nosotros que por amor diga: tienes miedo. Hemos organizado asociaciones y clubs sonrientes donde se sirve con o sin soda. Hemos tratado de salvarnos, pero sin usar la palabra salvación para no avergonzarnos de ser inocentes. No hemos usado la palabra amor para no tener que reconocer su contextura de odio, de amor, de celos y de tantos otros opuestos. Hemos mantenido en secreto nuestra muerte para hacer posible nuestra vida. Muchos de nosotros hacen arte por no saber cómo es la otra cosa. Hemos disfrazado con falso amor nuestra indiferencia, sabiendo que nuestra indiferencia es angustia disfrazada. Hemos disfrazado con el pequeño miedo el gran miedo mayor y por eso nunca hablamos de lo que realmente importa. Hablar de lo que realmente importa es considerado una indiscreción. No hemos adorado por tener la sensata mezquindad de acordarnos a tiempo de los falsos dioses. No hemos sido puros e ingenuos para no reírnos de nosotros mismos y para que al fin del día podamos decir «al menos no fui tonto» y así no quedarnos perplejos antes de apagar la luz. Hemos sonreído en público de lo que no sonreiríamos cuando nos quedásemos solos. Hemos llamado debilidad a nuestro candor. Nos hemos temido uno al otro, por encima de todo. Y todo eso lo consideramos victoria nuestra de cada día.“

—  Clarice Lispector escritora ucraniana-brasileña 1920 - 1977

Aprendizaje o El libro de los placeres

Pierre Joseph Proudhon Foto
Arturo Prat Foto
James Hetfield Foto
Napoleon Bonaparte Foto

„Antes de pensar en la injuria que hemos recibido, hay que dejar pasar cuanto menos una noche.“

—  Napoleon Bonaparte político y militar francés 1769 - 1821

Citas de Napoleón

Robert Kiyosaki Foto
Gabriel García Márquez Foto
Bertolt Brecht Foto

„Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse tendrá que pasar al ataque.“

—  Bertolt Brecht biografía, dramaturgo y poeta alemán, creador del llamado teatro épico 1898 - 1956

Lluís Companys Foto
Damien Echols Foto

„Lo que los escritos de Crowley, lo que estaba recibiendo, lo que estaba señalando, es que la única razón por la que estás aquí es para hacer lo que, como quieras llamarlo, Dios, la mente divina, lo que sea, te puso aquí para hacer. Eso es lo que quiso decir cuando dijo "Haz lo que quieras, será toda la Ley", significa que si haces lo que estás aquí para hacer, todo lo demás va a encajar, pero antes de que sepas cuál es tu voluntad muchas veces, tienes que pasar por el proceso de despertar, ya sabes, lo que llaman iluminación en el oriente o cruzar el abismo en el Occidente. Bueno, cada vez que atraviesas este proceso, de repente todo lo que no eres tú, todo lo que es ego, comienza a desvanecerse y comienzas a ver lo que realmente eres y lo que realmente no eres. Ahora, cuando eso suceda, causará cambios profundos en tu vida, porque el noventa y nueve por ciento de lo que hacemos en nuestras vidas es impulsado por el ego, y por ego no me refiero cuando piensas en personas que están llenas de sí mismas, eso no es lo que significa. El ego es cualquier cosa dentro de tu psique, cualquier cosa dentro de tu conciencia que crea la ilusión de que estás separado de otras personas, de Dios, del universo, de cualquier cosa, cualquier sensación de separación que tengas es ego. Bueno, ¿qué sucede cada vez que trasciendes eso, cada vez que eso comienza a desintegrarse, cada vez que comienzas a ver a través de la ilusión del ego?, comienzas a ver para qué estás aquí, y tu primera pista de para qué estás aquí, de cuál es tu voluntad, es aquello que de verdad te hace feliz, qué es aquello en lo que te pierdes, te sumerges tanto en ello, que no piensas en nada más, eso es lo que es tu voluntad. Bueno, cuando empiezas a llegar a ese punto, empiezas a mirar a tu alrededor y te das cuenta del desastre que has hecho con tu vida. Podría ser algo tan profundo como el ejemplo que doy, ya que he visto personas que dicen que cada vez que atraviesan este proceso se dan cuenta de que nacieron con el sexo equivocado, como "De repente me despierto y me doy cuenta de que no quiero ser un hombre, quiero tener la experiencia de ser una mujer, para eso estoy aquí ", bueno, si reprimes eso y dices "eso cambiaría mi vida entera" y empiezas a presionar eso abajo, entonces va a crear tensión psíquica, fuerza y ​​presión que se manifestará en todas las fuentes de formas, (Duncan responde: "Enfermedad") te hará aún más miserable en la vida … ¡Sí! Puede ser cualquier cosa, desde cáncer hasta que todas tus relaciones se desintegren, pierdas tu trabajo, sea lo que sea, porque básicamente estás luchando contra Dios.“

—  Damien Echols 1974

Fuente: The Duncan Trussell Family Hour Podcast #314 with Damien Echols.

Noam Chomsky Foto
Trudi Canavan Foto
Françoise Sagan Foto

„Mi pasatiempo favorito es dejar pasar el tiempo, tener tiempo, tomarme mi tiempo, perder el tiempo, vivir a contratiempo.“

—  Françoise Sagan escritora francesa 1935 - 2004

Fuente: [Albaigès Olivart] (1997), p. 565

Platón Foto
Will Rogers Foto

„La Antigua Roma decayó porque tenía un Senado, ¿qué nos va a pasar a nosotros que tenemos un Senado y un Congreso?“

—  Will Rogers actor estadounidense 1879 - 1935

Fuente: Dreams Come Due : Government and Economics as If Freedom Mattered'Texto en cursiva (1986) by John Galt, p. 235

Agnetha Fältskog Foto
Gerard Way Foto

„Se levanta y hace la cama, luego recoge del suelo unos libros de bolsillo (novelas policíacas) y los pone en la librería. Tiene ropa que lavar antes de irse, ropa que guardar, medias que emparejar y meter en los cajones. Envuelve la basura en papel de periódico y baja tres pisos para dejarla en el cubo de la basura. Saca los calcetines de Cal de detrás de la cama y los sacude, dejándolos sobre la mesa de la cocina. Hay trapos que lavar, hollín en el alféizar de las ventanas, cacerolas en remojo por fregar, hay que poner un plato bajo el radiador por si funciona durante la semana (se sale). Oh. Aj. Que se queden las ventanas como están, aunque a Cal no le gusta verlas sucias. Esa espantosa tarea de restregar el retrete, pasarle el plumero a los muebles. Ropa para planchar. Siempre se caen cosas cuando recoges otras. Se agacha una y otra vez. La harina y el azúcar se derraman sobre los estantes que hay encima de la pila y tiene que pasar un paño; hay manchas y salpicaduras, hojas de rábano podridas, incrustaciones de hielo dentro de la vieja nevera (hay que mantener la puerta abierta con una silla, para que se descongele). Pedazos de papel, caramelos, cigarrillos y ceniza por toda la habitación. Tiene que quitarle el polvo a todo. Decide limpiar las ventanas a pesar de todo, porque quedan más bonitas. Estarán asquerosas después de una semana. Por supuesto, nadie la ayuda. Nada tiene la altura adecuada. Añade los calcetines de Cal a la ropa de ambos que tiene que llevar a la lavandería de autoservicio, hace un montón separado con la ropa de él que tiene que coser, y pone la mesa para sí misma. Raspa los restos de comida del plato del gato, y le pone agua limpia y leche. «Mr. Frosty» no parece andar por allí. Debajo de la pila encuentra un paño de cocina, lo recoge y lo cuelga sobre la pila, se recuerda a sí misma que tiene que limpiar allí abajo más tarde, y se sirve cereales, té, tostadas y zumo de naranja. (El zumo de naranja es un paquete del gobierno de naranja y pomelo en polvo y sabe a demonios.) Se levanta de un salto para buscar la fregona debajo de la pila, y el cubo, que también debe estar por allí. Es hora de fregar el suelo del cuarto de baño y el cuadrado de linóleo que hay delante de la pila y la cocina. Primero termina el té, deja la mitad del zumo de naranja y pomelo (haciendo una mueca) y algo del cereal. La leche vuelve a la nevera —no, espera un momento, tírala—, se sienta un minuto a escribir una lista de comestibles para comprarlos en el camino del autobús a casa, cuando vuelva dentro de una semana. Llena el cubo, encuentra el jabón, lo deja, friega sólo con agua. Lo guarda todo. Lava los platos del desayuno. Coge una novela policíaca y la hojea, sentada en el sofá. Se levanta, limpia la mesa, recoge la sal que ha caído en la alfombra y la barre. ¿Eso es todo? No, hay que arreglar la ropa de Cal y la suya. Oh, déjalo. Tiene que hacer la maleta y preparar la comida de Cal y la suya (aunque él no se marcha con ella). Eso significa volver a sacar las cosas de la nevera y volver a limpiar la mesa, dejar pisadas en el linóleo otra vez. Bueno, no importa. Lava el plato y el cuchillo. Ya está. Decide ir por la caja de costura para arreglar la ropa de él, cambia de opinión. Coge la novela policíaca. Cal dirá: «No has cosido mi ropa.» Va a coger la caja de costura del fondo del armario, pisando maletas, cajas, la tabla de plancha, su abrigo y ropa de invierno. Pequeñas manos salen de la espalda de Jeannine y recogen lo que ella tira. Se sienta en el sofá y arregla el desgarrón de la chaqueta de verano de él, cortando el hilo con los dientes. Vas a estropearte el esmalte. Botones. Zurce tres calcetines. (Los otros están bien.) Se frota los riñones. Cose el forro de una falda que está descosido. Limpia zapatos. Hace una pausa y mira sin ver. Luego reacciona y con aire de extraordinaria energía saca la maleta mediana del armario y empieza a meter su ropa para“

—  Joanna Russ, libro El hombre hembra

The Female Man

Terry Pratchett Foto
Susan Elizabeth Phillips Foto
Jorge Luis Borges Foto

„Los peronistas son personas que se hacen pasar por peronistas para sacar ventaja.“

—  Jorge Luis Borges escritor argentino 1899 - 1986

Sin fuentes

Susan Sontag Foto
Dave Mustaine Foto
Paulo Coelho Foto
Michel Houellebecq Foto
Antonio Machado Foto
Elizabeth Gilbert Foto
Máximo Gorki Foto

„Todo pasará, pero lo hecho, hecho queda.“

—  Máximo Gorki escritor y político ruso identificado con el movimiento revolucionario soviético 1868 - 1936

Sin fuentes
Misceláneas

Henning Mankell Foto
Bertolt Brecht Foto
Boris Vian Foto

„Al pasar cogió un puñado de cerezas de un plato y Wolf se hizo a un lado para dejarla salir. Tocaban la noche con todo su cuerpo.“

—  Boris Vian escritor francés 1920 - 1959

L'herbe rouge - roman / Les lurettes fourrées - nouvelles

Robert Oppenheimer Foto
Jenny Han Foto

„Podrías pasar menos tiempo horneando y un poco más viviendo la vida“

—  Jenny Han escritora estadounidense 1980

P.S. I Still Love You

Avril Lavigne Foto
Elvira Lindo Foto
Fernando Savater Foto

„¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida?
Pues no ser imbéciles. La palabra «imbécil» es más sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín baculus que
significa «bastón»: el imbécil es el que necesita bastón para
caminar. Que no se enfaden con nosotros los cojos ni los
ancianitos, porque el bastón al que nos referimos no es el que se
usa muy legítimamente para ayudar a sostenerse y dar pasitos a un cuerpo quebrantado por algún accidente o por la edad. El imbécil puede ser todo lo ágil que se quiera y dar brincos como una gacela olímpica, no se trata de eso. Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del ánimo: es su espíritu el debilucho y cojitranco, aunque su cuerpo pegue unas volteretas de órdago. Hay imbéciles de varios modelos, a elegir:
a) El que cree que no quiere nada, elque dice que todo le da igual,
el que vive en un perpetuo bostezo o en siesta permanente, aunque tenga los ojos abiertos y no ronque.
b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y
lo contrario de lo que se le presenta: marcharse y quedarse, bailar y estar sentado, masticar ajos y dar besos sublimes, todo a la vez.
c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo.
Imita los quereres de sus vecinos o les lleva la contraria porque sí,
todo lo que hace está dictado por la opinión mayoritaria de los que
le rodean: es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.
d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, más o menos,
sabe por qué lo quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca
fuerza. A fin de cuentas, termina siempre haciendo lo que no quiere y dejando lo que quiere para mañana, a ver si entonces se
encuentra más entonado.
e) El que quiere con fuerza y ferocidad, en plan bárbaro, pero se
ha engañado a sí mismo sobre lo que es la realidad, se despista
enormemente y termina confundiendo la buena vida con aquello
que va a hacerle polvo.
Todos estos tipos de imbecilidad necesitan bastón, es decir, necesitan apoyarse en cosas de fuera, ajenas, que no tienen nada que ver con la libertad y la reflexión propias. Siento decirte que los
imbéciles suelen acabar bastante mal, crea lo que crea la opinión
vulgar. Cuando digo que «acaban mal» no me refiero a que
terminen en la cárcel o fulminados por un rayo (eso sólo suele pasar en las películas), sino que te aviso de que suelen fastidiarse a sí mismos y nunca logran vivir la buena vida esa que tanto nos
apetece a ti y a mí. Y todavía siento más tener que informarte qué
síntomas de imbecilidad solemos tener casi todos; vamos, por lo
menos yo me los encuentro un día sí y otro también, ojalá a ti te
vaya mejor en el invento…
Conclusión: ¡alerta!, ¡en guardia!, ¡la
imbecilidad acecha y no perdona!“

—  Fernando Savater, libro Ética para Amador

Ética para Amador

Niall Ferguson Foto
Mortimer J. Adler Foto

„Cuando compramos un libro establecemos una propiedad, como ocurre con la ropa o los muebles; pero el acto de comprar no representa sino el preludio de la posesión en el caso de un libro. Sólo se posee completamente un libro cuando pasa a formar parte de uno mismo, y la mejor forma de pasar a formar parte de él —lo que viene a ser lo mismo— es escribir en él.

¿Por qué es indispensable subrayar un libro para leerlo? En primer lugar, porque así nos mantenemos despiertos, totalmente despiertos y no sólo conscientes. En segundo lugar, leer, si lo hacemos activamente, equivale a pensar, y el pensamiento tiende a expresarse en palabras, escritas o habladas. La persona que asegura saber lo que piensa pero no puede expresarlo normalmente no sabe lo que piensa. En tercer lugar, anotar las propias reacciones ayuda a recordar las ideas del autor.

La lectura de un libro debería ser una conversación entre el lector y el escritor. Lo más probable es que éste sepa más sobre el tema que aquél; en otro caso, el lector no se molestaría en leer su obra, pero la comprensión supone una tarea doble: la persona que aprende tiene que plantearse preguntas y planteárselas al enseñante, e incluso tiene que estar dispuesta a discutir con éste una vez que ha entendido lo que dice. Literalmente, subrayar un libro equivale a la expresión de las diferencias o de la coincidencia del lector con el escritor, y supone el mayor honor que aquél le puede rendir a éste.“

—  Mortimer J. Adler, libro How to Read a Book

How to Read a Book: The Classic Guide to Intelligent Reading

Suzanne Collins Foto
Jane Austen Foto
Jane Austen Foto
Christian Chávez Foto
Ray Loriga Foto
Ho Chi Minh Foto

„Sólo hay que sentarse a la ribera de un río para ver pasar el cadáver de tu enemigo.“

—  Ho Chi Minh poeta, político comunista vietnamita, y presidente (1954 - 1969) de la República Democrática de Vietnam 1890 - 1969

Max Lucado Foto
Patrick Rothfuss Foto
Eduardo Galeano Foto
Ravi Zacharias Foto
Haruki Murakami Foto
Lucio Anneo Seneca Foto

„Vivir siempre en la comodidad y pasar sin una pena en el alma es ignorar la otra mitad de la naturaleza.“

—  Lucio Anneo Seneca, libro Cartas a Lucilio

Fuente: [Sebastián Arribas] (2010), p. 9.
Fuente: Cartas a Lucilio.

Selena Gomez Foto

„Me hiciste creer que me había equivocado cuando sabías que tenía razón Ahora tengo que tratar de luchar para pasar el día“

—  Selena Gomez cantante pop de Estados Unidos 1992

Middle Of Nowhere
Fragmento de canciones

Chris Brown Foto
Ernest Hemingway Foto
Rabindranath Tagore Foto
Friedrich Nietzsche Foto
Zac Efron Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Etgar Keret Foto
Nicole Krauss Foto

„Érase una vez un niño que amaba a una niña, y la risa de ella era como una pregunta que él quería pasar la vida contestando“

—  Nicole Krauss, The History of Love

The History of Love
Variante: Érase una vez un niño que amaba a una niña, y la risa de ella era como una pregunta que él quería pasar la vida contestando.

Victor Hugo Foto

„Pongámonos de acuerdo en qué es la igualdad, pues si la libertad es la cima, la igualdad es la base. La igualdad, ciudadanos, no es que toda la vegetación esté enrasada, una sociedad de hierbas largas y de robles bajos; un vecindario de envidias que se castren entre sí; es, en el ámbito civil, que todas las aptitudes tengan las mismas oportunidades; en el ámbito político, es que todos los votos valgan lo mismo; en el ámbito religioso, es que todas las conciencias tengan los mismos derechos. La Igualdad tiene un órgano: la instrucción gratuita y obligatoria. El derecho al alfabeto, por ahí es por donde hay que empezar. La escuela primaria obligatoria para todos; la escuela secundaria brindada a todos, ésa es la ley. De la escuela idéntica sale la sociedad igual. ¡La enseñanza, sí! ¡Luz! ¡Luz! Todo viene de la luz y todo va a la luz. Ciudadanos, el siglo XIX es grande, pero el siglo XX será feliz. Y ya no pasará nada que tenga que ver con la historia vieja; no tendremos ya que temer, como ahora, una conquista, una invasión, una usurpación, una rivalidad a mano armada de naciones, una interrupción de la civilización que dependa de un matrimonio de reyes, de un nacimiento en el seno de las tiranías hereditarias, de un reparto de pueblos obra de un congreso, de un desmembramiento porque se hunda una dinastía, de un combate entre dos religiones que choquen de frente como dos carneros del reino de la oscuridad, en el puente de lo infinito; no tendremos ya que temer la hambruna, ni la explotación, ni la prostitución fruto de la desesperación ni el desvalimiento, ni la miseria fruto del paro, ni el patíbulo, ni la espada, ni las batallas, ni todos los robos de salteador del azar en el bosque de los acontecimientos. Casi podríamos decir que ya no habrá acontecimientos. Los hombres serán felices. El género humano cumplirá su ley como cumple la suya el globo terrestre; se restablecerá la armonía entre el alma y el astro; el alma gravitará en torno a la verdad igual que el astro en torno a la luz.“

—  Victor Hugo, libro Los miserables

Les Misérables

Cormac McCarthy Foto
Milan Kundera Foto
Isabel Allende Foto
Charles Bukowski Foto
Billie Joe Armstrong Foto