Frases sobre cadáver

Una colección de frases y citas sobre el tema del cadáver, muerte, muerte, hombre.

Un total de 92 citas, filtro:

Nicanor Parra Foto
Rudolf Virchow Foto
Mauricio Garcés Foto

„¡Eso es un cadáver ya!“

—  Mauricio Garcés actor mexicano 1926 - 1989

„¿Cuál es la razón de que sea tan fuerte el Bien?. Es sólo un camino. Yo nunca intentaré ni podré definirlo. Es básicamente odio a la Humanidad. Yo no tengo amigos, son chicos que se alían conmigo. Si mi novia se muere, yo no lloraré, abusaré del cadáver.“

—  Øystein Aarseth músico noruego 1968 - 1993

Fuente: Entrevista a Euronymous. Publicada en la revista The Sentinel, Rock & Metal site, publicada originalmente por la revista noruega Beat no.2 en 1993. La entrevista está coeditada por Lord Sauron y traducida al español por Burninboy. http://www.thesentinel.es/entrevista_euronymous.htm Consultado el 13 de febrero de 2019.

Fernando Vallejo Foto
Guillaume Apollinaire Foto
Juan Carlos Onetti Foto

„Cuando volví a verlo, cuando iniciamos esta segunda amistad que espero no terminará ya nunca, dejé de pensar en toda forma de ataque. Quedó resuelto que no le hablaría jamás de Inés ni del pasado y que, en silencio, yo mantendría todo aquello viviente dentro de mí. Nada más que esto hago, casi todas las tardes, frente a Roberto y las caras familiares del café. Mi odio se conservará cálido y nuevo mientras pueda seguir viviendo y escuchando a Roberto; nadie sabe de mi venganza, pero la vivo, gozosa y enfurecida, un día y otro. Hablo con él, sonrío, fumo, tomo café. Todo el tiempo pensando en Bob, en su pureza, su fe, en la audacia de sus pasados sueños. Pensando en el Bob que amaba la música, en el Bob que planeaba ennoblecer la vida de los hombres construyendo una ciudad de enceguecedora belleza para cinco millones de habitantes, a lo largo de la costa del río; el Bob que no podía mentir nunca; el Bob que proclamaba la lucha de los jóvenes contra los viejos, el Bob dueño del futuro y del mundo. Pensando minucioso y plácido en todo eso frente al hombre de dedos sucios de tabaco llamado Roberto, que lleva una vida grotesca, trabajando en cualquier hedionda oficina, casado con una mujer a quien nombra “mi señora”; el hombre que se pasa estos largos domingos hundido en el asiento del café, examinando diarios y jugando a las carreras por teléfono.

Nadie amó a mujer alguna con la fuerza con que yo amo su ruindad, su definitiva manera de estar hundido en la sucia vida de los hombres. Nadie se arrobó de amor como yo lo hago ante sus fugaces sobresaltos, los proyectos sin convicción que un destruido y lejano Bob le dicta algunas veces y que sólo sirven para que mida con exactitud hasta donde está emporcado para siempre.

No sé si nunca en el pasado he dado la bienvenida a Inés con tanta alegría y amor como diariamente le doy la bienvenida a Bob al tenebroso y maloliente mundo de los adultos. Es todavía un recién llegado y de vez en cuando sufre sus crisis de nostalgia. Lo he visto lloroso y borracho, insultándose y jurando el inminente regreso a los días de Bob. Puedo asegurar que entonces mi corazón desborda de amor y se hace sensible y cariñoso como el de una madre. En el fondo sé que no se irá nunca porque no tiene sitio donde ir; pero me hago delicado y paciente y trato de conformarlo. Como ese puñado de tierra natal, o esas fotografías de calles y monumentos, o las canciones que gustan traer consigo los inmigrantes, voy construyendo para él planes, creencias y mañanas distintos que tienen luz y el sabor del país de juventud de donde él llegó hace un tiempo. Y él acepta; protesta siempre para que yo redoble mis promesas, pero termina por decir que sí, acaba por muequear una sonrisa creyendo que algún día habrá de regresar al mundo de las horas de Bob y queda en paz en medio de sus treinta años, moviéndose sin disgusto ni tropiezo entre los cadáveres pavorosos de las antiguas ambiciones, las formas repulsivas de los sueños que se fueron gastando bajo la presión distraída y constante de tantos miles de pies inevitables.“

—  Juan Carlos Onetti Escritor uruguayo 1909 - 1994

Cuentos completos

Ho Chi Minh Foto

„Sólo hay que sentarse a la ribera de un río para ver pasar el cadáver de tu enemigo.“

—  Ho Chi Minh poeta, político comunista vietnamita, y presidente (1954 - 1969) de la República Democrática de Vietnam 1890 - 1969

Indalecio Prieto Foto
Jorge Altamira Foto
Friedrich Nietzsche Foto
David Toscana Foto
Jean Paul Sartre Foto
Terry Pratchett Foto
Terry Pratchett Foto
George Bernard Shaw Foto

„Un hombre de mi intensidad espiritual no come cadáveres“

—  George Bernard Shaw escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de literatura en 1925 y del Óscar en 1938 1856 - 1950

Fuente: [Pearson, Hesketh, Bernard Shaw: His Life and Personality, 1963, Atheneum Press]

Josemaría Escrivá de Balaguer Foto

„No concibo que pueda haber obediencia verdaderamente cristiana, si esa obediencia no es voluntaria y responsable. Los hijos de Dios no son piedras o cadáveres: son seres inteligentes y libres, y elevados todos al orden sobrenatural, como la persona que manda.“

—  Josemaría Escrivá de Balaguer sacerdote y santo católico español, fundador del Opus Dei 1902 - 1975

Conversaciones recoge una entrevista aparecida en la revista 'Palabra', octubre de 1967.[Sin fuentes]
Fuente: Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer
Fuente: Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, Rialp, Madrid, 2002, n. 2

Cary Grant Foto
Victor Hugo Foto
Milan Kundera Foto

„La muerte tiene dos aspectos: por una parte significa el no ser. Por otra significa el horrible ser del cadáver.“

—  Milan Kundera Novelista y poeta checo 1929

Novelas, El libro de la risa y el olvido (1978)

Heinrich Himmler Foto
Aristoteles Foto
George Carlin Foto
John Holloway Foto
Graham Coxon Foto
Peter Kürten Foto
Nélson Rodrigues Foto
Augusto Pinochet Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Alfonsina Storni Foto
Enrique Bunbury Foto

„Sin nada que perder y sin tan perdido, nació el cádaver de la luna.“

—  Enrique Bunbury músico español 1967

Esto se hace, eso no se hace - Hellville de Luxe
En solitario, Hellville de Luxe

Richard Matheson Foto
Vicente Blasco Ibáñez Foto
Andrzej Sapkowski Foto
Sogyal Rinpoche Foto
Charlaine Harris Foto
Carlos Ruiz Zafón Foto
Jordi Sierra i Fabra Foto

„Aquel gentío, aquellos gritos, 《¡Franco! ¡Franco! ¡Franco!》, aquellas banderas españolas… Nadie trabajaba esa tarde. Las empresas habían dado permiso a sus empleados para ir a recibir al 《salvador》de la patria. Y la gente, como una alfombra extendida sobre las calles, lo llenaba todo, hasta el último rincón. ¿La misma gente que había luchado por la República? ¿La misma cuyos padres, maridos o hijos habían caído en el frente? ¿La misma que soportó los atroces bombardeos que buscaban crear el máximo miedo en la población civil? ¿La misma que pasó hambre y frío? Aquella mañana del 26 de enero de 1939, viendo a las tropas victoriosas entrando por la Diagonal, se preguntó de dónde sacaban los supervivientes las banderas, y si el entusiasmo y la alegría eran reales o un simple alivio por el fin de la guerra. Habían pasado poco más de diez años y todo seguía igual o… Banderas, saludos fascistas, gritos de adhesión al vencedor.
¿Tan rápido el olvido?
¿Tanta necesidad de paz a cualquier precio?
¿Tanto miedo que masticar y tragar con tal de seguir adelante?
¿Y los más de cien mil cadáveres enterrados en cunetas y montañas, fosas comunes y cementerios, a la espera de un tiempo mejor en el que volver a merecer un respeto y recuperar su dignidad, mientras el régimen seguía fusilando y aumentando la cuenta?
El dictador volvía por tercera vez a Barcelona y allí estaba la ciudad rendida a sus pies.
Tal vez los que permanecían en sus casas fueran más numerosos, mucho más, pero ellos callaban.
También lo hacían algunos de los presentes, obligados a presenciar toda aquella parafernalia porque si no podían ser represaliados por sus empresas, que en caso de estar lejos habían puesto autocares para la movilidad de sus empleados. Era un día sin excusas. Hasta los enfermos debían curarse milagrosamente.“

—  Jordi Sierra i Fabra escritor y periodista 1947

Amélie Nothomb Foto
Arthur Rimbaud Foto
Ayn Rand Foto
Henning Mankell Foto
Stephen King Foto
Ernesto Cardenal Foto
Douglas Coupland Foto
Fernando Vallejo Foto
Charles Baudelaire Foto

„Madre de los juegos latinos y los deleites griegos,
Lesbos, donde los besos, lánguidos o gozosos,
cálidos como soles, frescos como las sandías,
son el adorno de noches y días gloriosos;
madre de los juegos latinos y los deleites griegos.

Lesbos, donde los besos son como cascadas
que se arrojan sin miedo en las simas sin fondo,
y fluyen, entrecortados de sollozos y risas,
tormentosos y secretos, hormigueantes y profundos;
¡Lesbos, donde los besos son como las cascadas!

Lesbos, donde las Frinés se atraen entre sí,
donde nunca un suspiro dejó de hallar un eco,
las estrellas te admiran tanto como a Pafos,
¡y Venus con razón puede envidiar a Safo!
Lesbos, donde las Frinés se atraen entre sí,

Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas,
que hacen que en sus espejos, ¡infecundo deleite!
las niñas de ojos hundidos, enamoradas de sus cuerpos,
acaricien los frutos ya maduros de su nubilidad;
Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas,

deja al viejo Platón fruncir su ceño austero;
obtienes tu perdón del exceso de besos,
reina del dulce imperio, tierra noble y amable,
y de refinamientos siempre sin agotar,
deja al viejo Platón fruncir su ceño austero.

Obtienes tu perdón del eterno martirio,
infligido sin tregua a los corazones ambiciosos,
que atrae lejos de nosotros la radiante sonrisa,
¡vagamente entrevista al borde de otros cielos!
¡Obtienes tu perdón del eterno martirio!

¿Qué Dios se atreverá a ser tu juez, oh Lesbos?,
y a condenar tu frente pálida por penosas labores,
si sus balanzas de oro no han pesado el diluvio,
de lágrimas que en el mar vertieron tus arroyos?
¿Qué Dios se atreverá a ser tu juez, oh Lesbos?

¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y lo injusto?
Vírgenes de corazón sublime, honra del Archipiélago,
vuestra religión es augusta como cualquiera,
¡y el amor se reirá del Infierno y del Cielo!
¿Qué quieren de nosotros las leyes de lo justo y lo injusto?

Pues Lesbos me ha elegido en la tierra entre todos,
para cantar el secreto de sus floridas vírgenes,
y desde la infancia que inicié en el negro misterio,
de las risas sin freno mezcladas con los llantos sombríos;
pues Lesbos me ha elegido en la tierra entre todos

y desde entonces velo en la cumbre del Léucato,
igual que un centinela de mirada segura y penetrante,
que vigila noche y día,, tartana o fragata,
cuyas formas a lo lejos se agitan en el azul;
y desde entonces velo en la cumbre del Léucato,

para saber si el mar es indulgente y bueno,
y si entre los sollozos que en la roca resuenan,
un día llevará a Lesbos, que perdona,
el cadáver adorado de Safo, que partió,
¡para saber si el mar es indulgente y bueno!

De Safo la viril, la amante y la poetisa,
¡por su palidez triste más hermosa que Venus!
—Al ojo azul venció el negro que mancilla
el tenebroso círculo trazado por las penas
¡de Safo la viril, la amante y la poetisa!

Presentándose al mundo más hermosa que Venus
y vertiendo el tesoro de su serenidad
y el brillo de su rubia juventud,
sobre el viejo Océano prendado de su hija;
¡presentándose al mundo más hermosa que Venus!

—De Safo, que murió el día de su blasfemia,
cuando, insultando el rito y el culto establecido,
convirtió su hermoso cuerpo en pasto supremo
de un bruto cuyo el orgullo castigó la impiedad
de aquella que murió el día de su blasfemia,

y desde entonces Lesbos lanza lamentaciones,
y, pese a los honores que le tributa el mundo,
cada noche le embriaga la voz de la tormenta,
¡que elevan hacia el cielo sus orillas desiertas!
¡y desde entonces Lesbos lanza lamentaciones!“

—  Charles Baudelaire, libro Las flores del mal

Les Fleurs du Mal

Isabel Allende Foto
Michael Connelly Foto
Javier Negrete Foto
Homero Foto
Taylor Caldwell Foto

„Mientras yo viva amado mío, no seré un cadaver“

—  Taylor Caldwell 1900 - 1985

Glory and the Lightning

Francisco Umbral Foto
Elena Poniatowska Foto
Rosa Montero Foto

„Esos vivos no eran más que proyectos de cadáveres.“

—  Rosa Montero, libro La ridícula idea de no volver a verte

La ridícula idea de no volver a verte

Mario Vargas Llosa Foto
Gabriel García Márquez Foto
Christopher Paolini Foto
William Ospina Foto
John Banville Foto

„Estas cosas son fáciles de decir, pues las palabras no sienten vergüenza y nunca se sorprenden (14)

Imágenes del pasado remoto se agolpan en mi cabeza, y la mitad de las veces soy incapaz de distinguir si son recuerdos o invenciones. Tampoco es que haya mucha diferencia, si es que hay alguna (14)

Hay quien afirma, que sin darnos cuenta, nos lo vamos inventando todo, adornándolo y embelleciéndolo, y me inclino a creerlo, pues Madame Memoria es una gran y sutil fingidora (14)

Me la debo de estar inventando (14)

En mi opinión, los nombres de las mujeres casadas nunca suenan bien. ¿Es porque todas se casan con los nombres equivocados, o, en cualquier caso, con los apellidos equivocados? (17)

…y en mi oído resonaban los tins y los plofs de sus tripas en su incesante labor de transubstanciación (18)

Ahora me pregunto si ella también estaba enamorada de mí, y esas muestras de gracioso desdén eran una manera de ocultarlo ¿O todo esto no es más que vanidad por mi parte? (25)

…y al presenciar todas aquellas cosas sentí el dolor dulce y agudo de la nostalgia, sin objeto pero definida, como el dolor fantasma de un miembro amputado (27)

…permanecimos echados boca arriba durante mucho tiempo, como si practicáramos para ser los cadáveres que seríamos algún día (34)

…y yo me quedé en medio de la sala, sin ser gran cosa, a duras penas yo mismo. Había momentos como ése, en los que uno estaba en punto muerto, por así decir, sin preocuparse de nada, a menudo sin fijarse en nada, a menudo sin ser realmente en ningún sentido vital (42)

El Tiempo y la Memoria son una quisquillosa empresa de decoradores de interiores, siempre cambiando los muebles y rediseñando y reasignando habitaciones (43)

En lugar de los tonos de color rosa y melocotón que había esperado –Rubens es en gran parte responsable de ello-, su cuerpo, de manera desconcertante, mostraba una variedad de tonos apagados que iban del blanco magnesio al plata y al estaño, un matiz mate de amarillo, ocre pálido, e incluso una especie de verde en algunos lugares y, en los recovecos, una sombra de malva musgoso (45)
¿Era eso estar enamorado, me pregunté, ese repentino y plañidero viento que te atravesaba el corazón? (62)

…no estaba acostumbrado todavía al abismo que se abre entre la comisión de un hecho y el recuerdo de lo cometido (65)

…la noche del último día ella ya me había dejado para siempre (75)

No todo significa algo (100)

Cómo anhelábamos en aquellos años, pasar aunque sólo fuera un día normal, un día en el que pudiéramos levantarnos por la mañana y desayunar sin preocuparnos por nada, leernos fragmentos del periódico el uno al otro y planear hacer cosas, y luego dar un paseo, y contemplar las vistas con una mirada inocente, y luego compartir un vaso de vino y por la noche irnos juntos a la cama (102)

Debe de ser difícil acostumbrarse a que no haya nada que hacer (107)

A lo largo de los años, los vagabundos, los auténticos vagabundos, han disminuido constantemente en calidad y cantidad (107)

Qué frágil resulta este absurdo oficio en el que me he pasado la vida fingiendo ser otras personas, y sobre todo fingiendo no ser yo mismo (119)

…tan sólo vulgarmente humana (123)

El quinto de los seis cigarrillos que según ella son su ración diaria (143)

…participar en una película es algo extraño, y al mismo tiempo no lo es en absoluto; se trata de una intensificación, una diversificación de lo conocido, una concentración en el yo ramificado; y todo eso es interesante, y confuso, y emocionante y perturbador (143)

El hecho es que me echó a perder a otras (157)

Era, como ya he dicho, todo un género en sí misma (158)

Los cisnes, con su belleza estrafalaria y sucia, siempre me dan la impresión de mantener una fachada de indiferencia tras la cual realmente viven una tortura de timidez y duda (173)“

—  John Banville escritor irlandés 1945

Julio Ramón Ribeyro Foto
Vladimir Nabokov Foto
Javier Negrete Foto
Idries Shah Foto

„¿Cuántos amigos tendrías si fueras de uno en uno, pidiéndoles que escondan un cadáver?“

—  Idries Shah 1924 - 1996

Sufi Thought and Action

Gabriel García Márquez Foto
Camilo José Cela Foto
Werner Herzog Foto
Cielo Latini Foto
Yasunari Kawabata Foto
Justin Cronin Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Paco Ignacio Taibo II Foto
Leon Uris Foto
Edvard Munch Foto

„Crecerán flores de mi pudriendo cadáver y seguiré viviendo en su floración.“

—  Edvard Munch pintor noruego 1863 - 1944

Fuente: Ravenal, John B. (en inglés). Jasper Johns and Edvard Munch: Inspiration and Transformation pp. 46, 92. Yale University Press, 2016. ISBN 0300220065, 9780300220063. https://books.google.es/books?hl=es&id=7Pu4DAAAQBAJ&q=powerful#v=snippet&q=powerful&f=false En Google Books. Consultado el 4 de enero de 2020.

Joan Báez Foto
Joan Báez Foto
Lady Gaga Foto

„He aprendido que el amor es como un ladrillo, se puede construir una casa o hundir un cadáver.“

—  Lady Gaga cantante estadounidense 1986

Fuente: http://twitter.com/#!/ladygaga/status/58690613226377216

Enrique Tierno Galván Foto
Brian Aldiss Foto

„Cuando muere la infancia, sus cadáveres se llaman adultos y entran en la sociedad, uno de los corteses nombres del Infierno. Es por eso que tememos a los niños, incluso si los amamos. Nos muestran el estado de nuestra decadencia.“

—  Brian Aldiss escritor de ciencia ficción británico 1925 - 2017

Original: «When childhood dies, its corpses are called adults and they enter society, one of the politer names of Hell. That is why we dread children, even if we love them. They show us the state of our decay».
Fuente: Warwak, Dave. Peep Show for Children Only. Editorial Lulu.com, 2008. ISBN 9781435718173, p. 37.

James Dean Foto

„Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver.“

—  James Dean actor estadounidense 1931 - 1955

En realidad, esta frase es una línea de diálogo de la película Llamad a cualquier puerta (en inglés, Knock on any door) de Nicholas Ray.
Atribuidas erróneamente

Adolf Eichmann Foto

„Nunca fui antisemita. … Mi naturaleza sensible se rebeló al ver cadáveres y sangre … Yo personalmente no tuve nada que ver con esto. Mi trabajo consistía en observarlo e informarlo.“

—  Adolf Eichmann Teniente Coronel de las SS nazi 1906 - 1962

Las memorias de Eichmann, False Gods , citadas en Gotz Aly, Hitler's Beneficiaries. Cómo los nazis compraron al pueblo alemán (Londres: Verso, 2007), págs. 16-17.

Edgar Allan Poe Foto

„Estamos propensos a tener la experiencia de la muerte de Pinelli con la exhumación del cadáver.“

—  Carlo Biotti Presidente del Tribunal de Milán, juez del Tribunal Supremo, miembro del Consejo de Administración de Milán fútbol 1901 - 1977

ibídem

Celedonio Flores Foto

„Tu chamuyo tan debute, decidor y campechano sólo bate fulerías de cadáver ilusión.“

—  Celedonio Flores poeta argentino 1896 - 1947

Tango: Nunca es tarde

Giorgio Antonucci Foto
Esta frase esperando revisión.