Frases sobre sabio

Una colección de frases y citas sobre el tema del sabio, ser, hombre, hombro.

Un total de 840 citas, filtro:

Lin Yutang Foto
Friedrich Nietzsche Foto

„A los siete años yo ya sabía que a mí nunca me alcanzaría una palabra humana.“

—  Friedrich Nietzsche, libro Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es

Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es (1889)

Miguel de Cervantes Foto

„El más tonto sabe más en su casa que el sabio en la ajena.“

—  Miguel de Cervantes escritor español 1547 - 1616

Variante: Sabe más el tonto en su casa, que el sabio en la ajena.

Marc Bloch Foto
Sarah Dessen Foto
Sócrates Foto
Thomas Fuller Foto
Alejandra Pizarnik Foto

„Mátenme al alba. Con cuchillos [ilegible] y con cuchillas oxidadas. Estaré en cuclillas esperando. Salva tu amor. No lo salves. Desafección y mierda violenta que aprendió a expresarse en nuestros días mediante fórmulas atroces como «hacer el amor» y «asumir la responsabilidad» y «negar el pasado» y «el hombre es lo que se hace». No hay más que la memoria, maravilla sin igual, horror sin semejanza. Hace mucho que me entregué a las sombras. Y no me contenta mi destino sombrío, mi destino asombrado. Me han asolado, me han agostado. Libérame de ti pues te amo y no estás. No me hables. No te apostes en mis rincones preferidos. Estás aquí. Me deliras. Me cortas las cintas de colores que me aliaban a las niñas que fui. Me abandonas loca furiosa, comiendo sombras furiosamente, girando convulsa con las manos espantadas, revolcándome en tu huida hasta los atroces orgasmos y gritos de bestia asesinada. Pero te amo. A ti te asumo, ante ti sin pasado ni relojes ni sonidos. Sucia y susurrante, leve, ingrávida, llena de sangre y de sustancias sexuales, húmeda, mojada, reventando de calor, de sangre que pide. Me dañas la columna vertebral, tantos días despeñada sobre tu cuerpo imaginado. Me dañas la cabeza que di contra las paredes porque no sabía qué hacer salvo esto: que debía golpearme y castigarme ya que tú no venías. Con tu sonrisa de paraíso exactamente situado en el tiempo y en el espacio. Con tus ojos que sonríen antes que tus labios. En tus ojos encuentro mi persona súbitamente reconstruida. En tus ojos se acumulan mis fragmentos que se unen apenas me miras. En tus ojos vivo una vida de aire puro, de respiración fiel. En tus ojos no necesito del conocimiento, no necesito del lenguaje. En tus ojos me siento y sonrío y hay una niña azul en el jardín de un castillo. Ahora que no estás me atrae la caída, la mierda, lo abyecto, lo denigrante. Salgo a la calle y siento la suciedad, la ruina. Entro en los bares más siniestros y tomo un vino como sangre coagulada, como menstruación, y me rodean brujas negras, perros sarnosos, viejos mutilados y jóvenes putos de ambos sexos. Yo bebo y me miro en el espejo lleno de mierda de moscas. Después no me veo más. Después hablo en no sé cuál idioma. Hablo con estos desechos que no me echan, ellos me aceptan, me incorporan, me reconocen. Recito poemas. Discuto cuestiones inverosímiles. Acaricio a los perros y me chupo las manos. Sonrío a los mutilados. Me dejo tocar, palpar, manos en mi cuerpo adolescente que tanto te gustaba por ser ceñido y firme y suave. («La lisura de tu vientre, tus caderas de efebo solar, tu cintura hecha a la medida de mis manos cerrándose, tus pechos de niña salvaje que los deja desnudos aun cuando llueve, tu sexo y tus gritos rítmicos, que deshacían la ciudad y me llevaban a una selva musical en donde todo confabulaba para que los cuerpos se reconozcan y se amen con sonidos de leves tambores incesantes. Esas noches en que hacíamos el amor debajo de las grandes palabras que perdían su sentido, porque no había más que nuestros cuerpos rítmicos y esenciales… Y ahora llueve y tengo náuseas y vomito casi todo el día y siempre que hay un olor espantoso en la calle, un olor a paquete olvidado, a muerto olvidado. Y tengo miedo. Eso quería decir: que no estás y tengo miedo.»)“

—  Alejandra Pizarnik poeta argentina 1936 - 1972

Diarios: edición definitiva

Yogi Berra Foto

„Como sabía que tomaría el tren equivocado, salí más temprano.“

—  Yogi Berra jugador y entrenador estadounidense de béisbol 1925 - 2015

Ernesto Cardenal Foto
Philip K. Dick Foto
Orhan Pamuk Foto

„Fue el momento más feliz de mi vida y no lo sabía.“

—  Orhan Pamuk escritor turco y Premio Nobel de Literatura 1952

El Museo De La Inocencia

Thomas Fuller Foto
José Saramago Foto

„El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir.“

—  José Saramago escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués 1922 - 2010

Variante: El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir.
Fuente: discurso de aceptación del premio Nobel, Diario Ideal http://www.ideal.es/granada/20100618/mas-actualidad/cultura/saramago-frases-para-evitar-muerte-201006181746.html

Buda Gautama Foto
Platón Foto

„El amor es la alegría del bien, la maravilla de los sabios, el asombro de los dioses.“

—  Platón filósofo griego clásico que creo la teoría de las ideas -427 - -347 a.C.

Original en inglés: «Love is the joy of the good, the wonder of the wise, the amazement of the gods.»
Fuente: [Allott], Robin. The Great Mosaic Eye: Embodied Language Evolution and Society. Editorial Xlibris Corporation, 2012. ISBN 9781469146300, p. 451.

Anne Sexton Foto
Enrique Vila-Matas Foto
Ayn Rand Foto
Jean Jacques Rousseau Foto

„El que los más sabios gobiernen es el orden mejor y más natural.“

—  Jean Jacques Rousseau escritor, filósofo y músico franco-helvético definido como un ilustrado 1712 - 1778

Sin fuentes

Mahoma Foto
Idries Shah Foto
Ricardo Mella Foto
Patrick Rothfuss Foto
Søren Kierkegaard Foto

„Dejemos con toda libertad a los sabios el privilegio de no contradecirse nunca.“

—  Søren Kierkegaard prolífico filósofo y teólogo danés del siglo XIX 1813 - 1855

/ "Dejemos con toda tranquilidad a la gente sabia el orgullo de no caer nunca en contradicción."
Fuente: Diario de un seductor

Confucio Foto

„El hombre sabio busca lo que desea en su interior; el no sabio, lo busca en los demás.“

—  Confucio filósofo chino -551 - -479 a.C.

Citas sin referencias

Robert Anson Heinlein Foto
Idries Shah Foto
Cassandra Clare Foto

„ーEscribí algo para ti, ーla corrigió con una sonrisa y comenzó a tocar.

Ella escuchó emocionada; comenzó lento, sencillo, su control sobre el arco producía un sonido armónico. La melodía la lleno tan fresca y dulce como el agua, tan esperanzadora y adorable como un amanecer. Miró a sus dedos fascinada por el movimiento tan exquisito que hacia que las notas salieran del violín. El sonido se volvió mas profundo conforme el arco se movía mas rápido, el antebrazo de Jem se desplazaba hacia adelante y atrás, su delgado cuerpo parecía difuminarse con el movimiento de su hombro. Sus dedos se deslizaban cuidadosamente arriba y abajo, el tono de la música profundizó, como nubes de tormenta reuniéndose en un horizonte brillante, un río que se convertía en torrente. Las notas se estrellaban a sus pies aumentando el sonido, el cuerpo entero de Jem parecía moverse en sintonía con los sonidos que emanaban del instrumento, a pesar de que ella sabia que sus pies se encontraban firmes en el suelo. Su corazón encontró la paz con la música, los ojos de Jem estaban cerrados, las comisuras de sus labios mostraban un gesto de dolor. Una parte de ella quería correr a sus pies, rodearlo con sus brazos; la otra otra parte no quería que se detuviera la música, el hermoso sonido de él. Era como si él hubiera tomado su arco utilizándolo como un pincel para pintar, creando un lienzo en el cual su alma se muestra claramente. Cuando las ultimas notas se alzaron más y más alto, llegando a tocar el paraíso, Tessa estuvo consciente de que su rostro estaba húmedo, pero no fue hasta que la ultima nota dejo de sonar y él bajo el violín cuando se dio que estaba llorando.“

—  Cassandra Clare, Cazadores de Sombras: Los orígenes

The Infernal Devices: Clockwork Princess

Sócrates Foto

„Sólo Dios es el verdadero sabio.“

—  Sócrates filósofo griego clásico ateniense -470 - -399 a.C.

Lewis Carroll Foto
Charles Bukowski Foto
Heinrich Heine Foto
Johann Wolfgang von Goethe Foto
Juan Pablo Duarte Foto
Aleksandr Solzhenitsyn Foto

„Es la panacea del más sabio doctor
a todo mal que se inicia en la cabeza,
emular el ejemplo en la naturaleza:
alta dosis de alegría y buen humor.“

—  @tonypotosino

Contexto: 1ero de agosto. Día Mundial de la Alegría

https://pic.twitter.com/WlzNpEMxag



Patrick Rothfuss Foto
Marguerite Duras Foto
Patrick Rothfuss Foto

„Todo hombre sabio teme tres cosas: una tormenta en el mar, las noches sin luna y la ira un hombre amable“

—  Patrick Rothfuss, libro El temor de un hombre sabio

The Wise Man's Fear
Variante: Todos los hombres sabios temen tres cosas: la tormenta en el margo, la noche sin luna y la ira de un hombre apacible.

Aristoteles Foto

„El ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona.“

—  Aristoteles filósofo griego clásico -384 - -321 a.C.

James Hetfield Foto
Luca Prodan Foto
Henry Louis Mencken Foto
Patrick Rothfuss Foto
Patrick Rothfuss Foto
Gabriel García Márquez Foto
Patrick Rothfuss Foto
Benjamin Disraeli Foto
Adolf Hitler Foto

„Aquello que de ordinario denominamos "opinión pública" se basa sólo mínimamente en la experiencia personal del individuo y en sus conocimientos; depende más bien casi en su totalidad de la idea que el individuo se hace de las cosas a través de la llamada "información pública", que es persistente y tenaz. Del mismo modo que el credo religioso resulta de la educación, al paso que el sentimiento religioso duerme en lo más íntimo del ser, de la misma manera la opinión política de la masa es el resultado final del trabajo, a veces increíblemente arduo e intenso, de la inteligencia humana. La prensa es el factor responsable de mayor volumen en el proceso de la "educación" política, a la cual en este caso se le asigna con propiedad el nombre de propaganda; la prensa se encarga ante todo de esta labor de "información pública" y representa así una especie de escuela para adultos, sólo que esa "instrucción" no está en manos del Estado, sino bajo las garras de elementos que en parte son de muy baja ralea. Precisamente en Viena tuve en mi juventud la mejor oportunidad de conocer a fondo a los propietarios y fabricantes espirituales de esa máquina de educación colectiva. En un principio debí sorprenderme al darme cuenta del tiempo relativamente corto en que este pernicioso poder era capaz de crear un determinado ambiente de opinión, y esto incluso tratándose de casos de una mixtificación completa de las aspiraciones y tendencias que, a no dudar, existían en el sentir de la comunidad. En el transcurso de pocos días, esa prensa sabía hacer de un motivo insignificante una cuestión de Estado notable e, inversamente, en igual tiempo, relegar al olvido general problemas vitales o, más simplemente, sustraerlos a la memoria de las masas.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Quintiliano Foto

„El que parece sabio entre los tontos, parece tonto entre los sabios.“

—  Quintiliano retor romano del siglo I 35 - 96

Sin fuentes

Sylvia Plath Foto

„Me sentía sabia y cínica como el infierno.“

—  Sylvia Plath, libro La campana de cristal

La campana de cristal

Carlos Ruiz Zafón Foto
Jennifer Niven Foto
B.K.S. Iyengar Foto
Gerard Way Foto
Napoleon Bonaparte Foto

„Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado.“

—  Napoleon Bonaparte político y militar francés 1769 - 1821

Citas de Napoleón

Aristoteles Foto
William Crookes Foto
Geoffrey Chaucer Foto
Henri Murger Foto

„Mimi era una mujer encantadora y con un carácter que entonaba muy bien en las aficiones plásticas y poéticas de Rodolphe. Tenía veintidós años, era baja de estatura, menuda, mimosa. El rostro parecía el apunte de una cara aristocrática, pero los rasgos, bastante delicados y a los que parecía prestar un dulce resplandor el fulgor de los ojos azules y límpidos, tenían, en algunos momentos de contrariedad o de mal humor, un aspecto brutal, casi feroz, en el que un fisiólogo habría descubierto quizá el indicio de un hondo egoísmo o de una gran insensibilidad. Pero se le veía casi siempre un rostro adorable, de sonrisa joven y lozana, de mirada tierna o rebosante de imperiosa coquetería. La sangre joven le corría, cálida y rápida, por las venas y le teñía de tonos sonrosados la piel translúcida, blanca como las camelias. Aquella belleza enfermiza seducía a Rodolphe y, por las noches, pasaba con frecuencia muchas horas coronando de besos la frente pálida de su amante dormida, cuyos ojos húmedos y cansados brillaban, entornados, bajo la cortina de la espléndida cabellera morena. Pero lo que contribuyó a que Rodolphe se enamorase locamente de la señorita Mimi fueron sus manos, que, pese a los trabajos del hogar, sabía conservar más blancas que las de la diosa Ociosidad. Pero aquellas manos tan frágiles y tan bonitas, tan suaves bajo los labios que las acariciaban, aquellas manos de niña entre las que había depositado Rodolphe el corazón, otra vez en flor, aquellas manos blancas de la señorita Mimi no iban a tardar en mutilarle el corazón al poeta con sus uñas de color de rosa.“

—  Henri Murger escritor francés 1822 - 1861

Escenas de la vida bohemia

Christopher Hitchens Foto
Carl Gustav Jung Foto
Lin Yutang Foto
John Ruskin Foto

„Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía.“

—  John Ruskin Escritor inglés 1819 - 1900

Fuente: [Amate Pou], Jordi. Paseando por una parte de la Historia: Antología de citas. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial España, 2017. ISBN 9788417321871, p. 117.

Charles Baudelaire Foto
John C. Maxwell Foto
Agatha Christie Foto
Sylvia Plath Foto
A.A. Milne Foto
George Herbert Foto

„Quien no es buen mozo a los veinte años, ni fuerte a los treinta, ni rico a los cuarenta, ni sabio a los cincuenta, nunca será buen mozo, fuerte, rico o sabio.“

—  George Herbert 1593 - 1633

Fuente: Eric Marcus, Manual de pesimista, Editorial Norma, 1994, ISBN 958-04-2639-2, pagina 83.

Albert Hofmann Foto

„Hay experiencias de las que la mayoría de nosotros no se atreven a hablar, porque no se ajustan a la realidad cotidiana y desafían toda explicación racional. No se trata de particulares ocurrencias externas, sino más bien de acontecimientos de nuestra vida interior, que generalmente son descartados como invenciones de la imaginación y excluidos de nuestra memoria. De repente, el punto de vista familiar de nuestro entorno se transforma de una manera extraña, deliciosa, o alarmante: se nos aparece bajo una nueva luz, adquiere un significado especial. Esta experiencia puede ser tan ligera y fugaz como un soplo de aire, o puede que se grabe profundamente en nuestras mentes.
Un encantamiento de ese tipo, que yo experimenté en la infancia, se ha mantenido muy vivo en mi memoria desde entonces. Sucedió una mañana de mayo - se me ha olvidado el año - pero todavía puedo señalar el lugar exacto donde ocurrió, en una pista forestal en Martinsberg, junto a Baden, Suiza. Mientras caminaba por los bosques verdes, llenos de cantos de pájaros e iluminados por el sol de la mañana, todo a la vez se apareció bajo una luz extrañamente clara. ¿No sería algo que yo no hubiera sido capaz de percibir antes? ¿Estaba descubriendo de repente el bosque de primavera, tal como parecía en realidad? Brillaba con el resplandor más bello, hablando al corazón, como si quisiera acompañarme en su majestuosidad. Estaba lleno de una sensación indescriptible de alegría, unidad y maravillosa seguridad.
No tengo idea de cuánto tiempo me quedé allí fascinado. Pero recuerdo la preocupación que sentí cuando el resplandor se disolvió lentamente y yo caminaba: ¿cómo podía una visión que era tan real y convincente, tan directa y profundamente sentida - como podía terminar tan pronto? ¿Y cómo podría yo hablarle a nadie sobre esto, ya que mi alegría desbordante me obligaba a hacerlo, ya que sabía que no había palabras para describir lo que había visto? Parecía extraño que yo, como un niño, hubiera visto algo tan maravilloso, algo que los adultos, obviamente, no perciben - porque yo nunca había oído hablar de ello.
Cuando todavía era un niño, viví algunos otros de estos momentos de profunda euforia en mis paseos por bosques y prados. Fueron estas experiencias las que dieron forma a las líneas principales de mi visión del mundo y me convencieron de la existencia de una realidad milagrosa, impactante, insondable, que estaba oculto a la visión cotidiana.“

—  Albert Hofmann químico suizo 1906 - 2008

Clarice Lispector Foto
Isabel Allende Foto
Santiago Roncagliolo Foto
Aristofanés Foto

„Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos.“

—  Aristofanés comediógrafo de la Antigua Grecia -448 - -386 a.C.

Fuente: Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 108.

Patrick Rothfuss Foto
Adolf Hitler Foto

„Siguiendo el ejemplo de Francia, se podría restringir artificialmente la natalidad y de este modo evitar una superpoblación. La Naturaleza misma suele oponerse al aumento de población en determinados países o en ciertas razas, y esto en épocas de hambre o por condiciones climáticas desfavorables, así como tratándose de la escasa fertilidad del suelo. Por cierto que la Naturaleza obra aquí sabiamente y sin contemplaciones; no anula propiamente la capacidad de procreación, pero sí se opone ala conservación de la prole al someter a ésta a rigurosas pruebas y privaciones tan arduas, que todo el que no es fuerte y sano vuelve al seno de lo desconocido. El que entonces sobrevive, a pesar de los rigores de la lucha por la existencia, resulta mil veces experimentado, fuerte y apto para seguir generando, de tal suerte que el proceso de la selección puede empezar de nuevo. Actuando de ese modo brutal contra el individuo y llamándolo de nuevo momentáneamente a desaparecer, por no ser capaz de resistir la tempestad de la vida, la Naturaleza mantiene la Raza, la propia especie vigorosa y la hace capaz de las mayores realizaciones. La disminución del número implica así la vigorización del individuo y con ello, finalmente, la consolidación de la Raza. Otra cosa es que el hombre, por sí mismo, se empeñe en restringir su descendencia. Aquí es preciso considerar no sólo el factor natural, sino también el humano. El hombre cree saber más que esa cruel Reina de toda la sabiduría, la Naturaleza. Él no limita la conservación del individuo, sino la propia reproducción. Eso le parece a él (que siempre se ve a sí mismo y nunca a la Raza) más humano y más justificado que lo otro. Infelizmente, las consecuencias son también inversas. En cuanto a la Naturaleza, liberando la generación, somete, entre tanto, la conservación de la especie a una prueba de las más severas, escogiendo dentro de un gran número de individuos los que juzga mejores, y sólo a éstos preserva para la perpetuación de la especie; el hombre limita la procreación y se esfuerza denodadamente para que cada ser, una vez nacido, se conserve a cualquier precio. Esta corrección de la voluntad divina le parece ser tan sabia como humana, y él se alegra más de una vez por haber sobrepujado a la Naturaleza y hasta haber demostrado la insuficiencia de la misma. Y el hijo de Adán no quiere ver ni oír hablar que, en realidad, el número es limitado, pero a costa del abatimiento del individuo. Siendo limitada la procreación, por disminución del número de nacimientos, sobreviene, en lugar de la natural lucha por la vida (que sólo deja en pie al más fuerte y al más sano), como lógica consecuencia, el prurito de "salvar" a todo trance también al débil y hasta al enfermo, cimentando el germen de una progenie que irá degenerando progresivamente, mientras persista ese escarnio de la Naturaleza y sus leyes. El resultado final es que un pueblo tal perderá algún día el derecho a la existencia en este mundo, pues el hombre puede, durante un cierto tiempo, desafiarlas leyes eternas de la conservación, pero la venganza vendrá, más tarde o más temprano. Una generación más fuerte expulsará a los débiles, pues el ansia por la vida, en su última forma, siempre romperá todas las corrientes ridículas del llamado espíritu de humanidad individualista. En su lugar aparecerá una Humanidad natural, que destruirá la debilidad para engendrar la fuerza.“

—  Adolf Hitler Führer y Canciller Imperial de Alemania. Líder del Partido Nazi 1889 - 1945

Mi Lucha

Gari Kaspárov Foto
Amaia Montero Foto

„Cuenta un sabio de hoy que una estrella fugaz en el cielo azul tapaba al astro lunar“

—  Amaia Montero Cantautora española 1976

Pablo Benegas, "La Estrella y la Luna"
Dile al sol

Aristoteles Foto
Isabel Allende Foto
Claude Lévi-Strauss Foto
Felipe Stanhope de Chesterfield Foto