Frases sobre trabajo

Una colección de frases y citas sobre el tema del trabajo.

Temas relacionados

Un total de 1350 citas, filtro:


Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Vincent Van Gogh Foto
José María Arguedas Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Henri Fayol Foto
Robert Baden-Powell Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Thomas Sowell Foto
Mika Waltari Foto
Gerard Way Foto
George Carlin Foto
Patrick Rothfuss Foto
Leonardo Torres Quevedo Foto

„…cuando se me presentó el momento de tomar puesto en el Escalafón estaba ya convencido de mi poco amor al trabajo metódico y disciplinado de las oficinas, y renuncié a él para dedicarme a pensar en mis cosas; ya estaba poseído por la fiebre del inventor que había de padecer toda mi vida.“

—  Leonardo Torres Quevedo ingeniero e inventor español 1852 - 1936

(Su quehacer, a lo largo de toda la existencia, con expresión suya, consistió en “dedicarse a pensar en sus cosas”; es decir, a inventar.) http://www.vilga.org/LTQ10/images/GRSMETorresQuevedo1.pdf

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Charles Bukowski Foto
Martín Lutero Foto

„El corazón de un hombre es una rueda de molino que trabaja sin cesar; si nada echáis a moler corréis el riesgo de que se triture a sí misma.“

—  Martín Lutero Profesor de Teología, monge y sacerdote alemán, figura principal de la Reforma Protestante 1483 - 1546

Sin fuentes

Carlos Cuauhtémoc Sánchez Foto
Eva Perón Foto
Erich Fromm Foto
José Cecilio del Valle Foto
Teresa de Calcuta Foto

„Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos.“

—  Teresa de Calcuta monja católica de origen albanés 1910 - 1997

Fuente: Citado en Jáuregui, Hugo. Madre Teresa. Dar y amar, un camino hacia Dios. Ediciones LEA. ISBN 9789876344968.

Oscar Wilde Foto

„Son muy pocos aquellos de entre nosotros que no se han despertado a veces antes del alba, o después de una de esas noches sin sueños que casi nos hacen amar la muerte, o de una de esas noches de horror y de alegría monstruosa, cuando se agitan en las cámaras del cerebro fantasmas más terribles que la misma realidad, rebosantes de esa vida intensa, inseparable de todo lo grotesco, que da al arte gótico su imperecedera vitalidad, puesto que ese arte bien parece pertenecer sobre todo a los espíritus atormentados por la enfermedad del ensueño. Poco a poco, dedos exangües surgen de detrás de las cortinas y parecen temblar. Adoptando fantásticas formas oscuras, sombras silenciosas se apoderan, reptando, de los rincones de la habitación para agazaparse allí. Fuera, se oye el agitarse de pájaros entre las hojas, o los ruidos que hacen los hombres al dirigirse al trabajo, o los suspiros y sollozos del viento que desciende de las montañas y vaga alrededor de la casa silenciosa, como si temiera despertar a los que duermen, aunque está obligado a sacar a toda costa al sueño de su cueva de color morado. Uno tras otro se alzan los velos de delicada gasa negra, las cosas recuperan poco a poco forma y color y vemos cómo la aurora vuelve a dar al mundo su prístino aspecto. Los lívidos espejos recuperan su imitación de la vida. Las velas apagadas siguen estando donde las dejamos, y a su lado descansa el libro a medio abrir que nos proponíamos estudiar, o la flor preparada que hemos lucido en el baile, o la carta que no nos hemos atrevido a leer o que hemos leído demasiadas veces. Nada nos parece que haya cambiado. De las sombras irreales de la noche renace la vida real que conocíamos. Hemos de continuar allí donde nos habíamos visto interrumpidos, y en ese momento nos domina una terrible sensación, la de la necesidad de continuar, enérgicamente, el mismo ciclo agotador de costumbres estereotipadas, o quizá, a veces, el loco deseo de que nuestras pupilas se abran una mañana a un mundo remodelado durante la noche para agradarnos, un mundo en el que las cosas poseerían formas y colores recién inventados, y serían distintas, o esconderían otros secretos, un mundo en el que el pasado tendría muy poco o ningún valor, o sobreviviría, en cualquier caso, sin forma consciente de obligación o de remordimiento, dado que incluso el recuerdo de una alegría tiene su amargura, y la memoria de un placer, su dolor.“

—  Oscar Wilde, libro El retrato de Dorian Gray

The Picture of Dorian Gray

John Stuart Mill Foto
Manfred Max-Neef Foto

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“