Frases sobre daño

Una colección de frases y citas sobre el tema del daño.

Temas relacionados

Un total de 243 citas, filtro:


Juan Rulfo Foto
William Shakespeare Foto
Gerard Way Foto

„Nunca les dejaré hacerte daño, lo prometo.“

—  Gerard Way músico e historietista estadounidense 1977

Canción: 'Vampires will never hurt you'

Noah Gordon Foto
Ernest Hemingway Foto
Rick Warren Foto
Alejandra Pizarnik Foto
Arturo Pérez-Reverte Foto
Milan Kundera Foto

„Pero es precisamente el débil quien tiene que ser fuerte y saber marcharse cuando el fuerte es demasiado débil para ser capaz de hacer daño al débil.“

—  Milan Kundera, libro La insoportable levedad del ser

The Unbearable Lightness of Being
Novelas, La insoportable levedad del ser (1984)
Variante: Pero es precisamente el debil quien debe ser fuerte y saber marcharse cuando el fuerte es demasiado debil para ser capaz de hacerle daño al debil

Help us translate English quotes

Discover interesting quotes and translate them.

Start translating
Hipócrates Foto

„Si no puedes hacer el bien, por lo menos no hagas daño.“

—  Hipócrates médico griego, considerado el padre de la Medicina -460 - -370 a.C.

Jane Goodall Foto
Ivan Illich Foto
Joaquín Sabina Foto
Esta traducción está esperando su revisión. ¿Es correcto?
Alan Moore Foto
Jackie Chan Foto

„El cine refleja la cultura y no hay daño en la adaptación de la tecnología, pero no a costa de perder su originalidad.“

—  Jackie Chan artista marcial, comediante, cantante, actor madafaka acróbata, doble de acción, coordinador de dobles de acción, dir... 1954

José Antonio Fortea Foto
Patrick Rothfuss Foto

„Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera puerta es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que <> es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.“

—  Patrick Rothfuss, libro El nombre del viento

The Name of the Wind
Variante: Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que «el tiempo todo lo cura» es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.

„Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Etiam egestas wisi a erat. Morbi imperdiet, mauris ac auctor dictum.“